En­cuen­tro ins­pi­ra­ción en los cu­ba­nos

EX­CE­LEN­CIAS LO IN­VI­TA A CO­NO­CER LA HIS­TO­RIA DE ED­WARD NICHOLLS, UN BRI­TÁ­NI­CO QUE HA VIAJADO A CU­BA TRAS LOS PA­SOS DE SU CÉ­LE­BRE ANTEPASADO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Habana 500 - TEX­TO / BY RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS FO­TOS / PHOTOS AR­CHI­VOS EX­CE­LEN­CIAS

Ed­ward Nicholls tra­ba­ja pa­ra un ban­co en Sin­ga­pur, en el departamento de Ad­qui­si­cio­nes. En 2014 via­jó por pri­me­ra vez a Cu­ba tras las hue­llas de su antepasado Domingo del Mon­te, una de las fi­gu­ras más ilus­tres que tu­vo la cul­tu­ra cu­ba­na en el si­glo XIX.

Aque­lla vi­si­ta se con­vir­tió en el im­pul­so ini­cial de la ex­pe­rien­cia que vi­ve des­de ha­ce me­ses es­te bri­tá­ni­co en La Ha­ba­na, lue­go de so­li­ci­tar un año sa­bá­ti­co a su je­fe pa­ra es­cri­bir una no­ve­la en es­te rin­cón del Ca­ri­be. En un bar de La Ha­ba­na Vie­ja,

Ex­ce­len­cias con­ver­só con quien es, des­de en­ton­ces, un aman­te apa­sio­na­do de la his­to­ria y la gen­te que de­fi­nen a es­ta Isla.

¿Cuál es la tra­ma del li­bro?

«Es la his­to­ria de una tri­bu afri­ca­na es­cla­vi­za­da y enviada a es­ta isla en el si­glo XIX. Tra­ta de una fa­mi­lia que es­tá se­pa­ra­da y, a pe­sar de per­ma­ne­cer en un país con una cul­tu­ra tan le­ja­na a la de ellos, lu­cha por re­en­con­trar­se nue­va­men­te. Abor­da tam­bién la bru­ta­li­dad de los des­pia­da­dos due­ños de las plan­ta­cio­nes.

«La cul­tu­ra afri­ca­na jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en lo que es hoy es­te país, por eso que­ría que fue­ra el te­ma cen­tral del li­bro. Domingo del Mon­te era ori­gi­nal­men­te el per­so­na­je prin­ci­pal; sin em­bar­go, a me­di­da que pro­fun­di­za­ba en el pe­río­do, com­pren­dí que ha­bía dos his­to­rias que se com­ple­men­ta­ban mu­tua­men­te».

¿Se men­cio­na­ba a Domingo del Mon­te a me­nu­do en su ho­gar?

«Siem­pre su­pe que mi abue­la era cu­ba­na, pe­ro no des­cu­brí na­da más has­ta que tu­ve 20 años. Re­cuer­do que es­ta­ba sen­ta­do a la me­sa con mi pa­pá cuan­do co­men­za­mos a ha­blar so­bre mi abue­la. Mi pa­dre di­jo que una vez le ha­bía con­ta­do acer­ca de sus la­zos fa­mi­lia­res con un cu­bano fa­mo­so que ha­bía desem­pe­ña­do un im­por­tan­te pa­pel en la cul­tu­ra de es­te país. To­do lo que te­nía era un nom­bre: Domingo del Mon­te. A par­tir de ese mo­men­to, me en­car­gué de co­no­cer­lo y de in­da­gar acer­ca de su queha­cer».

¿Có­mo lle­ga esa mo­ti­va­ción pa­ra es­cri­bir es­ta no­ve­la en Cu­ba?

«En ese pri­mer via­je apren­dí mu­cho so­bre la gen­te, la cul­tu­ra, la his­to­ria del país, y tu­ve tam­bién al­go más de in­for­ma­ción so­bre los an­te­pa­sa­dos de mi fa­mi­lia. Nun­ca an­tes ha­bía es­cri­to una no­ve­la, pe­ro a me­di­da que re­co­rría la Isla, co­men­zó a for­mar­se una tra­ma en mi men­te.

«To­dos los días ca­mino por las ca­lles pa­ra sen­tir la his­to­ria de es­ta Isla y ver sus per­so­na­jes co­ti­dia­nos, y su in­creí­ble ar­qui­tec­tu­ra y cul­tu­ra. Es ins­pi­ra­dor sen­tar­se y es­cri­bir en las ciu­da­des (La Ha­ba­na y Tri­ni­dad), don­de tie­ne lu­gar mi his­to­ria, e ima­gi­nar có­mo era la vi­da ha­ce 150 años. Me sien­to afor­tu­na­do de te­ner es­ta opor­tu­ni­dad. Es­to pue­de so­nar co­mo un cli­ché, pe­ro en­cuen­tro ins­pi­ra­ción en los cu­ba­nos con los que me en­cuen­tro a dia­rio. Sa­bía que Domingo del Mon­te fue una per­so­na­li­dad im­por­tan­te, pe­ro no sa­bía cuán­tos cu­ba­nos co­no­cían su vi­da y obra.

«Me ase­gu­ré de te­ner el ár­bol ge­nea­ló­gi­co en to­do mo­men­to, por­que cuan­do di­go que es­toy em­pa­ren­ta­do con Del Mon­te, la ma­yo­ría de la gen­te no me cree; pe­ro cuan­do mues­tro el ár­bol ge­nea­ló­gi­co me sien­to co­mo si fue­ra de la reale­za. Por otro la­do, los es­cla­vos afri­ca­nos tu­vie­ron un im­pac­to im­por­tan­te en la cul­tu­ra cu­ba­na de hoy día, así que cuan­do las per­so­nas me pre­gun­tan so­bre mi li­bro, per­so­nas con he­ren­cia afri­ca­na, siem­pre re­ci­bo más in­for­ma­ción y mu­cha más ins­pi­ra­ción re­pen­ti­na pa­ra se­guir ade­lan­te. Me emo­cio­na mi no­ve­la por­que en­tu­sias­ma a las per­so­nas a las que se las men­ciono. Eso es ins­pi­ra­ción su­fi­cien­te pa­ra que si­ga es­cri­bien­do».

¿Tie­ne al­gún ri­tual es­pe­cí­fi­co al mo­men­to de es­cri­bir?

«Bueno, esa es una bue­na pre­gun­ta. Has­ta es­te mo­men­to no he te­ni­do nin­guno. He he­cho va­rios cur­sos que ha­blan so­bre có­mo es­ta­ble­cer per­so­na­jes, tra­mas, si­tua­cio­nes, pun­tos de vis­ta, et­cé­te­ra. Pe­ro, so­bre to­do, ten­go la voz de mi her­ma­na (una ver­da­de­ra es­cri­to­ra) en mi ca­be­za di­cién­do­me: "no lo ha­gas bien, sim­ple­men­te es­crí­be­lo". Así que pa­ra el mes de agos­to me tra­cé el ob­je­ti­vo de es­cri­bir mil pa­la­bras

To­dos los días ca­mino por las ca­lles pa­ra sen­tir la his­to­ria de es­ta Isla. Es ins­pi­ra­dor

sen­tar­se y es­cri­bir en las ciu­da­des don­de tie­ne lu­gar mi his­to­ria, e ima­gi­nar có­mo era

la vi­da ha­ce 150 años

Every day, I walk th­rough the streets to feel the his­tory of this Is­land. It is ins­pi­ring

to sit and wri­te in the ci­ties whe­re my story ta­kes pla­ce, and to ima­gi­ne what li­fe

was li­ke 150 years ago

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.