58 ESPECIAL / SPECIAL

SI­GLOS DES­PUÉS DE LA OCU­PA­CIÓN IN­GLE­SA EN CU­BA, TO­DA­VÍA PER­DU­RA EN EL IMA­GI­NA­RIO DEL CU­BANO LAS HUE­LLAS DE AQUE­LLA PRE­SEN­CIA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario Sumary - TEX­TO / BY JORGE MÉNDEZ RODRÍGUEZ – ARENCIBIA PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO./ CEO OF THE CU­BAN GAS­TRO­NOMY AND TOURISM ACADEMY FO­TOS / PHOTOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Del Tá­me­sis al Ca­ri­be / From the Tha­mes to the Ca­rib­bean

Sin pre­ten­sión al­gu­na de ape­lar al re­vi­sio­nis­mo, lo in­de­le­ble de la his­to­ria con­lle­va aso­ciar, co­mo hi­to de lo bri­tá­ni­co en Cu­ba, la tan bre­ve es­tan­cia co­mo pau­ta­do­ra mar­ca de­ri­va­da de la To­ma de La Ha­ba­na por los in­gle­ses, en 1762.

No obs­tan­te lo irre­me­dia­ble de te­ner que lla­mar enemi­gos a los in­gle­ses de en­ton­ces, es digno re­co­no­cer el au­tén­ti­co pun­do­nor de­mos­tra­do por la al­ta ofi­cia­li­dad bri­tá­ni­ca an­te la va­len­tía del Ca­pi­tán de Navío Luis Vicente Ve­las­co, uno de los más des­ta­ca­dos co­man­dan­tes de la Ar­ma­da Real Es­pa­ño­la, quien he­roi­ca­men­te mu­rie­ra por la de­fen­sa del Cas­ti­llo de los Tres Reyes del Mo­rro.

Pe­ro, an­te cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, más cu­ba­nía. Los crio­llos no pu­die­ron abs­te­ner­se de «sa­car­le las­cas» a lo que ocu­rrió y en­ri­que­cer lo ver­nácu­lo de nues­tro acer­vo. Así, se atri­bu­ye a la épo­ca aquí re­fe­ri­da el ori­gen de va­rias frases del ha­bla po­pu­lar, co­mo: «Lle­gó la ho­ra de los ma­me­yes», pa­ra ad­ver­tir el mo­men­to en que apa­re­cían los ocu­pan­tes in­gle­ses, con áni­mo de bur­la, por el co­lor ro­ji­zo de sus ca­sa­cas, si­mi­lar a la pul­pa de la de­li­cio­sa fru­ta tro­pi­cal. Por ana­lo­gía con la le­gen­da­ria va­len­tía du­ran­te la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca del mi­li­ciano Jo­sé Antonio Gó­mez de Bu­llo­nes, cu­ba­na­men­te lla­ma­do Pe­pe Antonio, se em­plea la ex­pre­sión: «Ha­cer las co­sas de a Pe­pe», equi­va­len­te a ac­tuar por la fuer­za o con­tra­rio a un or­de­na­mien­to. Asi­mis­mo, an­te las du­das de ser par­ti­da­rio de los es­pa­ño­les o si se man­te­nía una ac­ti­tud a fa­vor de los in­gle­ses, se in­cre­pa­ba al cues­tio­na­do pre­gun­tán­do­le: «¿Tú no es­ta­rás tra­ba­jan­do pa­ra el in­glés?».

MASONERÍA IN­GLE­SA EN CU­BA

Se asu­me, co­mo pri­mi­cia de es­ta fra­ter­ni­dad en la Isla, un do­cu­men­to que da­ta de 1763, du­ran­te la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca, ex­pe­di­do por la Lo­gia Mi­li­tar In­gle­sa nú­me­ro 218 del re­gis­tro de Ir­lan­da, ads­crip­ta al Re­gi­mien­to 48 de es­te cuer­po ar­ma­do. Se tra­ta de un cer­ti­fi­ca­do del gra­do de Maes­tro a nom­bre de Ale­xan­der Cock­burn. La pre­sen­cia fran­ce­sa, a fi­na­les del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX, fo­men­tó y ex­ten­dió la crea­ción de las pri­me­ras lo­gias cu­ba­nas, co­mo fue la fun­da­ción del Tem­plo de las Vir­tu­des Teo­lo­ga­les No. 103, en La Ha­ba­na, el 17 de di­ciem­bre de 1804, y que re­ci­bió la pa­ten­te de re­co­no­ci­mien­to de la Gran Lo­gia de Pen­sil­va­nia. En la ac­tua­li­dad se con­ti­núa con la prác­ti­ca de los ri­tos York y es­co­cés en nues­tro país.

MÚ­SI­CA PA­RA HELADOS Y JUE­GOS IN­FAN­TI­LES

Sin te­ner la me­nor idea de los tí­tu­los de cier­tas pie­zas mu­si­ca­les ni de sus au­to­res y le­tras, des­de me­dia­dos del si­glo xx los cu­ba­nos –al igual que bue­na par­te del mun­do– iden­ti­fi­can rá­pi­da­men­te la cer­ca­nía de los «ca­rri­tos del he­la­do». Una es­te­reo­ti­pa­da po­li­fo­nía en to­nos ca­rac­te­ri­za la so­no­ri­dad anun­cian­te de es­ta siem­pre bien re­ci­bi­da mer­can­cía. Uni­ver­sa­li­za­dos, qui­zá, por la

fuer­za de la cos­tum­bre, te­mas co­mo: Ho­me Sweet Ho­me; Oh,my Dar­ling Cle­men­ti­ne; Oh,

Su­san­na; Happ­yBirth­day; o al­gún que otro frag­men­to de los gran­des clá­si­cos eu­ro­peos, ac­túan co­mo ca­ta­li­za­do­res del go­zo de co­mer los gé­li­dos man­ja­res am­bu­lan­tes. Y den­tro de di­chos ar­ti­fi­cios del mar­ke­ting mu­si­ca­li­za­do, se en­cuen­tra la pie­za Lon­don

Brid­ge is Fa­lling Down, que da­ta de 1774 y des­cri­be con pe­ga­jo­sa can­ción la caí­da y re­cons­truc­ción del fa­mo­so Puente de Lon­dres. Tam­bién se can­ta­ba en Cu­ba, en las es­cue­las pri­ma­rias, co­mo par­te de los jue­gos in­fan­ti­les, en tan­to que ameno re­cur­so di­dác­ti­co pa­ra ejer­ci­tar el idio­ma in­glés:

Lon­don Brid­ge is fa­lling down, / Fa­lling

down, fa­lling down / Lon­don Brid­ge is fa­lling down, My fair lady.

pEn es­te em­ble­má­ti­co bar cu­bano tu­vo lu­gar la fil­ma­ción del fa­mo­so fil­me Nues­tro hom­bre en La Ha­ba­na, adap­ta­ción de la no­ve­la del es­cri­tor in­glés Henry Graham Gree­ne. In this em­ble­ma­tic Cu­ban bar, the fa­mous film Our Man in Ha­va­na was shot, scree­ned from the no­vel by En­glish wri­ter Henry Graham Gree­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.