...un nom­bre con his­to­ria

NA­CI­DO DE LA TRA­DI­CIÓN RE­BEL­DE DE UN PUE­BLO ABO­RI­GEN, LA PO­PU­LAR DE­NO­MI­NA­CIÓN PERVIVE A TRA­VÉS DE UNA EXI­TO­SA TRA­DI­CIÓN RONERA DE CA­SI UN SI­GLO DE AN­TI­GÜE­DAD

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Gastronomia -

Con di­ver­sas ver­sio­nes so­bre su sur­gi­mien­to y una ubi­ca­ción has­ta el mo­men­to des­co­no­ci­da, el nom­bre del po­bla­do de Yu­ca­yo apa­re­ció en la his­to­ria a par­tir de la lle­ga­da del pri­mer eu­ro­peo a la bahía de Gua­ni­ma, co­mo la lla­ma­ban los na­ti­vos. Ocu­rrió en 1509 cuan­do Se­bas­tián de Ocampo reali­zó el bo­jeo al ar­chi­pié­la­go con el pro­pó­si­to de de­mos­trar su in­su­la­ri­dad.

Po­co tiem­po des­pués la es­pa­cio­sa ra­da cam­bia­ría de de­no­mi­na­ción ba­jo trá­gi­cas cir­cuns­tan­cias, a par­tir de las cua­les co­men­zó a co­no­cer­se co­mo la Bahía de la Ma­tan­za. Exis­ten va­rias teo­rías que in­ten­tan dar res­pues­ta a la lle­ga­da de es­te cu­rio­so tí­tu­lo. En­tre to­das se im­po­ne la te­sis del ex­ter­mi­nio de un gru­po de es­pa­ño­les a ma­nos de los abo­rí­ge­nes.

Tras el fra­ca­so de la co­lo­nia de Ura­bá en las ac­tua­les cos­tas de Co­lom­bia, fun­da­da en 1508, sus ha­bi­tan­tes de­ci­die­ron par­tir ha­cia La Es­pa­ño­la. Na­ve­ga­ron sin rum­bo has­ta nau­fra­gar en las cos­tas de Cu­ba, en la re­gión de Gua­ni­gua­ni­co. So­lo so­bre­vi­vie­ron 27 hom­bres y 2 mu­je­res, quie­nes por ins­tin­to sa­lie­ron cos­tean­do por el nor­te con rum­bo al orien­te. En el ca­mino fue­ron re­ci­bi­dos por di­fe­ren­tes ca­ci­caz­gos has­ta lle­gar a la bahía de Gua­ni­ma, la cual re­pre­sen­ta­ba un for­mi­da­ble obs­tácu­lo na­tu­ral en esa épo­ca. Dos ríos cau­da­lo­sos, ro­dea­dos de gran­des pan­ta­nos y tu­pi­dos bos­ques, se ex­ten­dían an­te la mi­ra­da de los re­cién lle­ga­dos.

En el en­torno la­cus­tre ha­bi­ta­ba un gru­po de abo­rí­ge­nes en un po­bla­do de­no­mi­na­do Yu­ca­yo, el cual, has­ta el pre­sen­te, no ha si­do po­si­ble ubi­car con exac­ti­tud. Los in­do­cu­ba­nos es­ta­ban ba­jo la je­fa­tu­ra del ca­ci­que Gua­yu­ca­yex. Bien por la ló­gi­ca de­fen­sa del sue­lo na­tal o por­que tal vez co­no­cía de las atro­ci­da­des co­me­ti­das en otros si­tios por los hom­bres blan­cos, el la­dino ca­ci­que les ofre­ció la po­si­bi­li­dad de cru­zar la ra­da en sus frá­gi­les ca­noas. Cuan­do los his­pa­nos se ha­lla­ban en aguas pro­fun­das, los re­me­ros in­dí­ge­nas vol­ca­ron los es­qui­fes y la ma­yo­ría mu­rió aho­ga­da. Un gru­po me­nor fue ata­ca­do y ul­ti­ma­do en tie­rra. Que­da­ron en po­der de Gua­yu­ca­yex un hom­bre y dos mu­je­res que con­si­guie­ron sal­var­se.

Tres años más tar­de Die­go Ve­láz­quez co­men­zó la con­quis­ta y co­lo­ni­za­ción de la Is­la, lle­van­do por la cos­ta a Pán­fi­lo de Nar­váez y al frai­le Bar­to­lo­mé de las Ca­sas. Fue en Ca­raha­tas don­de re­ci­bió la no­ti­cia de unos cas­te­lla­nos en po­der de los abo­rí­ge­nes, en su res­ca­te en­vió un gru­po de re­me­ros, quie­nes lo­gra­ron traer de vuel­ta pri­me­ro a las dos mu­je­res, y lue­go a Gar­cía Me­xía. Ellos con­ta­ron su odi­sea y Ve­láz­quez se lo hi­zo sa­ber al Rey des­de Tri­ni­dad, en su Car­ta de Re­la­ción del 1ro. de abril de 1514. Des­de en­ton­ces a la bahía se le lla­mó Ma­tan­zas, a par­tir del pri­mer ac­to de hos­ti­li­dad eje­cu­ta­do por los in­do­cu­ba­nos con­tra los eu­ro­peos in­va­so­res de su te­rri­to­rio, con­du­ci­do por el úl­ti­mo ca­ci­que de Yu­ca­yo, pri­me­ro en de­fen­der la in­de­pen­den­cia de su pa­tria ame­na­za­da.

NA­CE UNA MAR­CA

La mar­ca Yu­ca­yo na­ció co­mo par­te de los pro­duc­tos que co­mer­cia­li­za­ba la Com­pa­ñía Li­co­re­ra Ma­tan­zas S.A., los cua­les se im­pu­sie­ron en el mer­ca­do cu­bano e in­ter­na­cio­nal. Los em­bar­ques pe­rió­di­cos a Es­ta­dos Uni­dos y a otras na­cio­nes da­ban fe de la ca­li­dad de es­ta be­bi­da, que en sus ini­cios lle­gó a en­va­sar al­re­de­dor de 400 000 L men­sual­men­te.

El ron ba­se se fa­bri­ca­ba con di­lu­ción de al­cohol y de aguar­dien­te en bo­co­yes de 500 L car­ga­dos de car­bón ve­ge­tal y are­na sí­li­ce, al que se aña­día man­za­ni­lla es­pa­ño­la pa­ra me­jo­rar el bou­quet. Des­pués per­ma­ne­cía en pi­pas de ro­ble blan­co ame­ri­cano de 180 L de ca­pa­ci­dad por un pe­río­do de seis me­ses.

Con el trans­cur­so del tiem­po los pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos han pro­gre­sa­do, pe­ro nun­ca en de­tri­men­to de la re­co­no­ci­da ca­li­dad de es­ta be­bi­da ge­nui­na­men­te ma­tan­ce­ra. Des­de su fun­da­ción has­ta la ac­tua­li­dad, la Ronera Yu­ca­yo des­ta­ca con sus pro­duc­cio­nes de di­ver­sas lí­neas: Yu­ca­yo, Car­ta Blan­ca, Do­ra­do, Re­fino, Silver Dry y Vod­ka. A ellos se aña­de el Yu­ca­yo 325, ela­bo­ra­do con mo­ti­vo del se­ña­la­do aniver­sa­rio de la ciu­dad. En­tre sus pro­yec­cio­nes a cor­to pla­zo se pre­vé in­cluir el Yu­ca­yo Añe­jo.

El área de fa­bri­ca­ción cuen­ta con 6 na­ves de añe­ja­mien­to con un ti­po de mon­ta­je es­pe­cí­fi­co, de­no­mi­na­do so­le­ras ga­lle­gas, don­de se ha­llan las pi­pas de ro­ble blan­co ame­ri­cano, que ca­da cier­to pe­río­do se re­ge­ne­ran pa­ra alar­gar su vi­da útil.

En el área de pro­duc­ción se ga­ran­ti­za la ca­li­dad de sus tres pro­duc­tos fun­da­men­ta­les: en una na­ve se en­cuen­tra el aguar­dien­te en un pro­ce­so de añe­ja­mien­to du­ran­te va­rios años, mien­tras que en las otras na­ves es­tá el ron ba­se com­pues­to por una mez­cla de al­cohol y aguar­dien­te.

La pro­duc­ción se ga­ran­ti­za por un pe­que­ño co­lec­ti­vo que ase­gu­ra que se cum­plan los re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­te ti­po de ron, a par­tir de con­tar con la ma­te­ria pri­ma re­que­ri­da. Sus pro­duc­cio­nes se di­ri­gen ha­cia sec­to­res co­mo la gas­tro­no­mía, el tu­ris­mo y la em­pre­sa Tro­pi­cal Is­lands. Es­te pro­duc­to ma­tan­ce­ro tie­ne ca­li­dad cer­ti­fi­ca­da y go­za de bue­na acep­ta­ción en los con­su­mi­do­res.

A la Uni­dad Em­pre­sa­rial de Ba­se Em­ber Ma­ya­be­que per­te­ne­ce la Co­mer­cia­li­za­do­ra de Va­ra­de­ro don­de se re­cep­cio­nan y co­mer­cia­li­zan otras mar­cas del país, co­mo los ro­nes Pi­ni­lla, El Va­lle, Are­cha, Le­gen­da­rio y el agua Ama­ro y el Co­pey, así co­mo vi­na­gres y vi­nos se­cos. Em­ber Ma­ya­be­que se ha­lla en­tre las em­pre­sas que res­ca­tan la tra­di­ción ronera del cen­tro de Cu­ba. Con su pro­duc­to es­tre­lla, Yu­ca­yo, le rin­de ho­no­res a las más pro­fun­das raí­ces yu­mu­ri­nas y con­ti­núa ha­cien­do his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.