MA­TAN­ZAS TRA­DI­CIÓN Y CUL­TU­RA

LA ATE­NAS DE CU­BA ES TIE­RRA CON­SA­GRA­DA POR SUS VA­LO­RES EN EL ÁM­BI­TO DE LAS AR­TES. EL ES­PLEN­DOR CUL­TU­RAL QUE LA HI­CIE­RA NO­TO­RIA EN SI­GLOS PA­SA­DOS, LA ILU­MI­NA TO­DA­VÍA CON IN­TEN­SI­DAD

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Matanzas Tradición Y Cultura - TEX­TO / FO­TOS / RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS RAÚL ABREU/ AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS / FO­TOS YADIEL DU­RÁN / JU­LIO CÉ­SAR GAR­CÍA / AL­BA LEÓN

Lo hu­mano y lo di­vino se en­tre­la­zan con ad­mi­ra­ble ar­mo­nía en Ma­tan­zas. Es, sen­ci­lla­men­te, una tie­rra ben­de­ci­da por las mu­sas. Se di­ce que esas di­vi­ni­da­des, ins­pi­ra­do­ras de ar­te y co­no­ci­mien­to, ba­ja­ban a la tie­rra pa­ra su­su­rrar ideas e ilu­mi­nar a aque­llos mor­ta­les que las in­vo­ca­ran. Al pa­re­cer, las mi­to­ló­gi­cas dio­sas se vol­vie­ron asi­duas de la Ciu­dad de los Puen­tes. Dí­ga­se mú­si­ca, ar­tes plás­ti­cas, li­te­ra­tu­ra o tea­tro, to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas tu­vie­ron y tie­nen en Ma­tan­zas in­me­jo­ra­bles re­pre­sen­tan­tes.

El es­plen­dor cul­tu­ral que hi­cie­ra no­to­ria a Ma­tan­zas en si­glos pa­sa­dos, des­te­lla to­da­vía con in­ten­si­dad. Un re­cuen­to jus­to de to­do lo que ac­tual­men­te va­le y bri­lla en el uni­ver­so de las ar­tes en esa ur­be, que re­cien­te­men­te ce­le­bró su aniver­sa­rio 325, que­da­ría es­tre­cho en es­tas pá­gi­nas. Ex­ce­len­cias le pro­po­ne un bo­ce­to, mo­des­to qui­zá, con el an­he­lo de que se ani­me us­ted a ex­plo­rar, y así com­ple­tar el lien­zo.

MÚ­SI­CA

Las tra­di­cio­nes afri­ca­nas, traí­das a Cu­ba por los ne­gros es­cla­vos, tu­vie­ron en los en­tor­nos yu­mu­ri­nos un en­cla­ve po­de­ro­so. Co­mo tes­ti­mo­nios so­no­ros de una cul­tu­ra que se afian­zó, se ele­va­ron los can­tos y los so­ni­dos de los tam­bo­res. Se al­zó la rum­ba, y na­cía de esa ma­ne­ra una de nues­tras ma­ni­fes­ta­cio­nes mu­si­ca­les de ma­yor pres­ti­gio fol­cló­ri­co y po­pu­lar.

Re­co­no­ci­da co­mo una mez­cla fes­ti­va de mú­si­cas y dan­zas, el 30 no­viem­bre de 2016 en Pa­rís, el Co­mi­té In­ter­gu­ber­na­men­tal de la UNES­CO de­ci­dió in­cluir a la rum­ba cu­ba­na en la lis­ta re­pre­sen­ta­ti­va de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad. Al­gu­nas de sus re­fe­ren­cias más an­ti­guas da­tan de 1880, so­bre to­do en las zo­nas de Sa­ba­ni­lla, Unión de Re­yes y Co­lón. En­tre sus in­tér­pre­tes más en­cum­bra­dos es­tá el le­gen­da­rio Jo­sé Ro­sa­rio Ovie­do, más co­no­ci­do por «Ma­lan­ga», a quien no po­cos es­tu­dio­sos han ti­tu­la­do co­mo el me­jor bai­la­dor de es­ta va­rian­te.

Allí, don­de el río Yu­mu­rí be­sa la tie­rra, en un ba­rrio co­no­ci­do co­mo La Ma­ri­na, sur­ge en 1952 Los Mu­ñe­qui­tos de Ma­tan­zas, ba­jo el nom­bre de Gua­guan­có Ma­tan­ce­ro. En su dis­co­gra­fía se in­clu­yen los fo­no­gra­mas El gua­guan­có de Ma­tan­zas, Los Mu­ñe­qui­tos de Ma­tan­zas, La rum­ba soy

yo, que se al­zó con un Grammy La­tino; Rum­ba ca­lien­te, Real rum­ba, Rum­be­ros de co­ra­zón y Tam­bor de fue­go, en­tre otras.

Cin­co años des­pués del sur­gi­mien­to de Los Mu­ñe­qui­tos irrum­pe en el pa­no­ra­ma mu­si­cal el

gru­po fol­cló­ri­co Afro­cu­ba, na­ci­do co­mo Gua­guan­có Neo­po­blano. Ese su­ce­so ar­tís­ti­co apor­tó nue­vos bríos al res­ca­te y pre­ser­va­ción de las raí­ces afri­ca­nas más pu­ras del pan­teón yo­ru­ba, ara­rá, ban­tú y aba­kuá. Su crea­dor fue el pres­ti­gio­so per­cu­sio­nis­ta y can­tan­te Fran­cis­co Za­mo­ra «Mi­ni­ni». Me­re­ce­dor de múl­ti­ples pre­mios, su queha­cer se dis­tin­gue por la ori­gi­na­li­dad, el ri­gor fol­cló­ri­co, la be­lle­za de su pro­yec­ción y la con­tem­po­ra­nei­dad de sus pre­sen­ta­cio­nes.

Lu­gar ci­me­ro en el uni­ver­so mu­si­cal a ni­vel in­ter­na­cio­nal ha da­do el dan­zón a Cu­ba, sur­gi­do del ta­len­to de Mi­guel Fail­de. En 1879 se es­tre­na en Ma­tan­zas Las Al­tu­ras de Sim­pson, un te­ma con el cual vio la luz el gé­ne­ro re­co­no­ci­do co­mo el Bai­le Na­cio­nal y me­re­ce­dor de la con­di­ción Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la na­ción cu­ba­na.

No fue otro que el ta­ta­ra­nie­to de Mi­guel, Et­hiel, el en­car­ga­do de re­vi­ta­li­zar el rit­mo. El jo­ven mú­si­co fun­dó en 2012 la Or­ques­ta Tí­pi­ca que os­ten­ta con or­gu­llo el nom­bre de su ilus­tre an­te­ce­sor. Tam­bién creó y pre­si­dió el En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal Dan­zo­ne­ro Mi­guel Fail­de in Me­mó­riam que ya va por tres edi­cio­nes. Su an­he­lo es enamo­rar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, pa­ra que se vuel­va a vi­vir el en­can­to de bai­lar «en un so­lo la­dri­lli­to». Lle­gó la Fail­de (2015), pri­mer ál­bum de la agru­pa­ción, fue no­mi­na­do en las ca­te­go­rías Mú­si­ca Po­pu­lar Tra­di­cio­nal y Ópe­ra Pri­ma, en el cer­ta­men Cu­ba­dis­co 2016.

De­san­dar la ru­ta mu­si­cal en es­te te­rri­to­rio im­pli­ca ha­cer una pa­ra­da in­elu­di­ble en la mú­si­ca cam­pe­si­na, pues ha da­do cu­na a al­gu­nas de sus vo­ces más re­pre­sen­ta­ti­vas. Bas­te re­cor­dar a Ce­li­na Gon­zá­lez (1928-2015). Can­tan­te y com­po­si­to­ra, la Rei­na del pun­to cu­bano fue la ex­po­nen­te más su­bli­me de las cos­tum­bres so­no­ras de los cam­pos crio­llos –su na­tal Jo­ve­lla­nos es una lo­ca­li­dad de gran arrai­go tan­to en la dé­ci­ma co­mo en el pun­to gua­ji­ro–, por la po­ten­cia de su voz, sin­ce­ra y cla­ra, y por su fidelidad a sus raí­ces.

Con­ti­nua­do­ra de Ce­li­na y de­fen­so­ra del gé­ne­ro Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad, es Con­chi­ta To­rres. Des­de los sie­te años su vi­da gi­ró en torno a la in­ter­pre­ta­ción de esas me­lo­días. Lle­va más de cin­co dé­ca­das ha­cien­do re­tum­bar, des­de el pe­cho y la gar­gan­ta, rit­mos co­mo el son, la gua­ra­cha, la gua­ji­ra y la to­na­da. Es crea­do­ra de los gru­pos Se­re­na­ta Yumurina y Cu­ba Nue­va, ga­na­do­ra de pre­mios Cu­ba­dis­co y ha si­do no­mi­na­da a los Grammy.

Ha­blan­do de tra­di­cio­nes, to­ca el turno a la Ban­da Pro­vin­cial de Con­cier­tos, con más de si­glo y me­dio de exis­ten­cia, es par­te de la iden­ti­dad so­no­ra de la ur­be de los puen­tes. Se­gún fuen­tes con­sul­ta­das, Jo­sé M. Cue­te­ra Vi­la, quien fue­ra his­to­ria­dor de la ciu­dad, si­túa su sur­gi­mien­to en 1856 co­mo Ban­da de Mú­si­ca del Cuer­po de Hon­ra­dos Obre­ros y Bom­be­ros de Ma­tan­zas. Es to­ma­da co­mo la más an­ti­gua de Cu­ba en su mo­da­li­dad.

Y si de plu­ra­li­dad de so­ni­dos y ar­mo­nía se tra­ta, de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ma­tan­zas (OSM) hay mu­cho que de­cir. Tu­vo su an­te­ce­den­te en la Or­ques­ta de Cá­ma­ra, obra de la So­cie­dad Ami­gos de la Cul­tu­ra Cu­ba­na y el Ate­neo de Ma­tan­zas (1950). Se oficializó en 1962 y des­de en­ton­ces ha es­ta­do ba­jo la ba­tu­ta de vir­tuo­sos di­rec­to­res co­mo Ma­rio Ar­gen­ter Sie­rra, Ra­fael So­ma­vi­lla, Rey­nold Ál­va­rez Otero, Gui­do Ló­pez Ga­vi­lán, Ele­na He­rre­ra Pe­ra­za, En­ri­que Pé­rez Me­sa y Es­ter Gon­zá­lez Tris­tá. En la ac­tua­li­dad tie­ne co­mo di­rec­to­ra ti­tu­lar a Ylea­na M. Mo­li­ner Cas­ta­ñer.

Abril tie­ne una con­no­ta­ción es­pe­cial pa­ra mu­chos ma­tan­ce­ros. Ese mes lle­ga la flo­ra­ción y tam­bién los Con­cier­tos Co­ra­les de Pri­ma­ve­ra, ini­cia­ti­va del Co­ro de Cá­ma­ra. El maes­tro Oc­ta­vio Ma­rín fue su ar­tí­fi­ce en 1961. Se ca­rac­te­ri­za por tra­ba­jar un am­plí­si­mo re­per­to­rio que abar­ca obras del si­glo XVI has­ta las más re­pre­sen­ta­ti­vas de la mú­si­ca co­ral con­tem­po­rá­nea cu­ba­na y uni­ver­sal.

Des­de 1986 es tu­te­la­do por el doc­tor Jo­sé An­to­nio Mén­dez Va­len­cia (ini­cia­dor de la Cá­te­dra de Can­to y Di­rec­ción Co­ral del Con­ser­va­to­rio ma­tan­ce­ro y po­see­dor del lau­ro Jo­sé Whi­te de la UNEAC de esa pro­vin­cia, en­tre otros). El dis­co

San Juan mur­mu­ran­te fue me­re­ce­dor del Pre­mio Cu­ba­dis­co, en el año 2013.

Más cer­cano en el tiem­po y con la tro­va co­mo eje me­ló­di­co, con una obra igual­men­te im­pre­sio­nan­te, es­tá el dúo de Lien y Rey. Lien Ro­drí­guez Ló­pez, de for­ma­ción aca­dé­mi­ca che­lis­ta (se desem­pe­ña co­mo gui­ta­rris­ta, can­tan­te y com­po­si­to­ra) y Rey­nal­do Pan­to­ja Ver­ga­ra, tre­se­ro, can­tan­te, com­po­si­tor y arre­glis­ta, con­for­man un bi­no­mio apa­re­ci­do en el pa­no­ra­ma mu­si­cal en 1996. Sus tex­tos mo­vi­li­zan pen­sa­mien­to y emo­ción por igual. Tes­ti­mo­nio de ello son sus fo­no­gra­mas Hay una can­ción, Pro­cu­ra­ré, A fue­go

abier­to (Pre­mio Cu­ba­dis­co en la ca­te­go­ría de Me­jor ál­bum vo­cal ins­tru­men­tal), Tríp­ti­co de la

Lu­na, Abra­zos, Leí­dos y es­cri­bi­dos e IS­LA.

AR­TES ES­CÉ­NI­CAS

El uni­ver­so tea­tral ma­tan­ce­ro se ha ca­rac­te­ri­za­do, des­de épo­cas pa­sa­das, por es­tar siem­pre a la van­guar­dia, ya sea con la ad­mi­ra­ble la­bor de con­no­ta­dos au­to­res o con el queha­cer in­can­sa­ble de tea­tris­tas. In­sig­ne en esa faena es Tea­tro Pa­pa­lo­te, en­ca­be­za­do por el maes­tro Re­né Fer­nán­dez, dra­ma­tur­go, ac­tor, di­rec­tor ar­tís­ti­co, pe­da­go­go y pro­mo­tor, Pre­mio Na­cio­nal de Tea­tro, Maes­tro de Ju­ven­tu­des y re­co­no­ci­do co­mo Dra­ma­tur­go Ins­pi­ra­dor del Mun­do. La com­pa­ñía se creó en 1962 y es re­co­no­ci­da na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal­men­te por su de­fen­sa y re­no­va­ción de la prác­ti­ca ti­ti­ri­te­ra. Sus tex­tos se nu­tren de la cul­tu­ra po­pu­lar tra­di­cio­nal, clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra in­fan­til y el tra­ta­mien­to de pro­ble­má­ti­cas ac­tua­les con­cer­nien­tes a ni­ños y jó­ve­nes.

En­tre sus tí­tu­los más co­no­ci­dos se ha­llan Ro­man­ce del Pa­pa­lo­te que que­ría lle­gar a la lu­na, Okin

ei­ye ayé, His­to­ria de bu­rros y Feo. Pa­pa­lo­te ha ge­ne­ra­do even­tos co­mo el Ta­ller In­ter­na­cio­nal de Tea­tro de Tí­te­res de Ma­tan­zas, Es­tu­dio de Pri­ma­ve­ra y Na­ri­ces Ro­jas; el pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio La Ca­lle de los Tí­te­res (Pre­mio de Cul­tu­ra Co­mu­ni­ta­ria 2005), así co­mo ex­po­si­cio­nes, con­cur­sos y pu­bli­ca­cio­nes, con gran im­pul­so al ar­te ti­ti­ri­te­ro.

En­co­mia­ble es tam­bién la la­bor de Tea­tro de las Es­ta­cio­nes pa­ra im­pul­sar el mo­vi­mien­to de tea­tro de fi­gu­ras. Su fun­da­dor y di­rec­tor es el ac­tor, ti­ti­ri­te­ro, in­ves­ti­ga­dor tea­tral y pro­fe­sor Ru­bén Da­río Sa­la­zar (Pre­mio Bre­ne de las Ar­tes Es­cé­ni­cas de la UNEAC en Ma­tan­zas, por la obra de la vi­da), quien ini­cia su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en 1987 co­mo miem­bro, pre­ci­sa­men­te, de Pa­pa­lo­te. Y co­mo es muy cier­to eso de que quien a buen ár­bol se arri­ma, bue­na som­bra lo co­bi­ja, Tea­tro de las Es­ta­cio­nes, que en 2019 an­da­rá ce­le­bran­do su aniver­sa­rio 25, se ha eri­gi­do co­mo una de las agru­pa­cio­nes más que­ri­das y res­pe­ta­das de la es­ce­na na­cio­nal, lle­van­do ade­lan­te una pro­duc­ción de al­tos pre­su­pues­tos es­té­ti­cos, me­dian­te la in­da­ga­ción en el pa­tri­mo­nio na­cio­nal, las co­rrien­tes con­tem­po­rá­neas, el nue­vo len­gua­je de la dra­ma­tur­gia, y las re­la­cio­nes con to­das las ar­tes.

En­tre sus mon­ta­jes sig­ni­fi­ca­ti­vos, mu­chos ga­na­do­res del Pre­mio Vi­lla­nue­va de la crí­ti­ca tea­tral, se pu­die­ran men­cio­nar: Re­tra­to de un

ni­ño lla­ma­do Pa­blo, Pi­no­cho co­ra­zón-ma­de­ra, Los za­pa­ti­cos de ro­sa, La ca­ja de los ju­gue­tes, Por

el Mon­te Ca­ru­lé (pre­mio a la me­jor pro­duc­ción en tea­tro in­fan­til, me­jor in­ter­pre­ta­ción y me­jor di­rec­ción, de la Aso­cia­ción de Cro­nis­tas de Es­pec­tácu­los de Nue­va York), Cuen­to de amor en un ba­rrio ba­rro­co, Re­ta­bli­llo de Don Cris­tó­bal y la

Se­ñá Ro­si­ta, Los dos prín­ci­pes y El irre­pre­sen­ta­ble pa­seo de Bus­ter Kea­ton.

El ele­va­do vue­lo ar­tís­ti­co de mu­chas de los es­pec­tácu­los de esas dos agru­pa­cio­nes se ha de­bi­do, en bue­na me­di­da, a la la­bor de un ma­go lla­ma­do Ze­nén Ca­le­ro, quien di­ri­ge la ga­le­ría El Re­ta­blo, es­pe­cia­li­za­da en la pre­ser­va­ción de la ima­gen del tí­te­re. Es ca­ta­lo­ga­do co­mo el más des­ta­ca­do di­se­ña­dor de tea­tro de fi­gu­ras en ac­ti­vo.

La for­ma­ción de jó­ve­nes ac­to­res, con el ob­je­ti­vo de ha­cer un tea­tro ca­da vez más pa­re­ci­do a su pú­bli­co es la esen­cia de Tea­tro Ica­rón. La agru­pa­ción cons­ti­tu­ye el re­sul­ta­do del queha­cer de la ac­triz Mi­riam Mu­ñoz. Su his­to­ria se re­mon­ta al pro­yec­to Alas Tea­tro, fun­da­do en 2001. Al si­guien­te año cam­bió su nom­bre por el que lo dis­tin­gue hoy. En su re­per­to­rio se in­clu­yen pie­zas del con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano y cu­bano co­mo Flo­res de pa­pel y La ven­ta­na

te­ji­da (re­co­no­ci­das en edi­cio­nes del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Pe­que­ño For­ma­to de La Ha­ba­na), Es­pan­ta­pá­ja­ros, Man­te­ca, Ca­lien­te, ca­lien­te que te que­mas y Las pe­nas que a mí me ma­tan, en­tre mu­chas otras.

Fue­ra de las tra­di­cio­na­les sa­las, El Mi­rón Cu­bano ha desa­rro­lla­do lo más so­bre­sa­lien­te de su crea­ción al aco­plar­se a la co­ti­dia­ni­dad de los ba­rrios, de las ca­lles y de la gen­te. Den­tro de esa mo­da­li­dad es­cé­ni­ca se ha po­si­cio­na­do en­tre los más des­ta­ca­dos co­lec­ti­vos de ar­te ca­lle­je­ro en Cu­ba y Amé­ri­ca La­ti­na. El na­ci­mien­to de la com­pa­ñía se ubi­ca en la dé­ca­da del 60 del pa­sa­do si­glo y con­tó con la guía del lau­rea­do dra­ma­tur­go Al­bio Paz, com­pro­mi­so que fue asu­mi­do lue­go por Fran­cis­co Ro­drí­guez Cabrera.

Ba­la­da del Ma­rino, Pa­sos ca­lle­je­ros, Juan Can­de­la, Ga­to Cu­rru­ta­co y El Vie­jo y el Mar son mon­ta­jes que evi­den­cian la ar­dua ex­pe­ri­men­ta­ción del gru­po con di­ver­sas es­truc­tu­ras dra­ma­túr­gi­cas pa­ra con­quis­tar a los es­pec­ta­do­res en los es­pa­cios pú­bli­cos, y así mo­ti­var­los a re­gre­sar siem­pre.

Co­mo uno de los con­jun­tos jó­ve­nes más pro­me­te­do­res del tea­tro na­cio­nal con­tem­po­rá­neo irrum­pió en la es­ce­na El Por­ta­zo. Con CCPC,

Cu­ban´s Cof­feeby Por­ta­zo Coo­pe­ra­ti­ve se eri­ge con el Pre­mio Vi­lla­nue­va de la Crí­ti­ca 2015. Lo con­du­ce Pe­dro Fran­co, quien en 2012 de­ci­de crear el gru­po y tra­ba­jar por tri­lo­gías. La pri­me­ra, co­mo par­te de En zo­na, reunió a Por gus­to, An­tí­go­na y Se­men. Lue­go Es­tre­na­ron CCPC, que le dio pa­so a La Re­pú­bli­ca Light (2018). Se pre­vé que el trío se com­ple­te en 2021. La in­ten­ción de El Por­ta­zo es es­tre­me­cer, epa­tar y aco­plar­se con el pú­bli­co a tra­vés de te­mas en los cua­les se vea re­pre­sen­ta­do.

En el ám­bi­to dan­za­rio so­bre­sa­le Dan­za Es­pi­ral, con Li­liam Pa­drón al fren­te. La in­ten­si­dad de sus co­reo­gra­fías y pre­sen­ta­cio­nes enér­gi­cas, don­de se fun­den dan­za, tea­tro, ar­tes plás­ti­cas y mú­si­ca, han mar­ca­do la es­té­ti­ca del con­jun­to. Es­pi­ral or­ga­ni­za ade­más el con­cur­so na­cio­nal de co­reo­gra­fía e in­ter­pre­ta­ción Dan­za­nDos, –de­ve­ni­da va­lio­sa opor­tu­ni­dad pa­ra es­ti­mu­lar y pro­mo­ver ten­den­cias de van­guar­dia en la crea­ción del ar­te dan­za­rio en Cu­ba, des­de el pe­que­ño for­ma­to.

Fue fun­da­da en 1987. Lo­gró ser ava­la­da por su pro­yec­ción es­cé­ni­ca co­mo una de las ini­cia­do­ras de la lla­ma­da Nue­va Ola de la Dan­za Cu­ba­na, con crea­cio­nes por­ta­do­ras de otra ma­ne­ra de pen­sar y bai­lar. Des­de el si­len­cio, Ote­lo, Lost, Pe­ces en las ma­nos, Las lu­nas de Lor­ca, La Vi­da en

Ro­sa, La con­sa­gra­ción y El Pa­raí­so per­di­do son al­gu­nas de sus pie­zas.

El pa­tri­mo­nio es­cé­ni­co de la pro­vin­cia es ad­mi­ra­ble. Pa­ra pro­te­ger­lo y di­fun­dir­lo lle­gó la Ca­sa de la Me­mo­ria Es­cé­ni­ca, el 29 de abril de 1994, otro­ra Cen­tro de In­for­ma­ción e In­ves­ti­ga­cio­nes de las Ar­tes Es­cé­ni­cas de Ma­tan­zas. Pres­ta ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos en in­for­ma­ción (dan­za, ba­llet, tea­tro, ar­te cir­cen­se) me­dian­te una Bi­blio­te­ca, Ar­chi­vos Do­cu­men­ta­les, He­me­ro­te­ca, Ico­no­te­ca, Vi­deo­te­ca y Cas­se­te­ca. Su Mu­seo de dra­ma­tur­gia, úni­co de su ti­po en la Is­la, cuen­ta con 14 pie­zas he­chas en ma­de­ra.

EN­SE­ÑAN­ZA AR­TÍS­TI­CA

La en­se­ñan­za ar­tís­ti­ca de la ciu­dad de los poe­tas ha es­ta­do siem­pre a la al­tu­ra del de­ve­nir cul­tu­ral de la pro­vin­cia. Así lo de­mues­tra la Es­cue­la Vo­ca­cio­nal de Ar­te (EVA) Al­fon­so Pé­rez Isaac. El plan­tel, re­co­no­ci­do por la ca­li­dad de su la­bor y que ate­so­ra con or­gu­llo la Me­da­lla de Oro ob­te­ni­da en el Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Aca­de­mias de Ba­llet, re­ci­be a es­tu­dian­tes que cur­san des­de ter­cer has­ta no­veno gra­dos (pri­ma­ria y se­cun­da­ria), con el fin de pre­pa­rar­se pa­ra do­mi­nar las prin­ci­pa­les téc­ni­cas de ba­llet, dan­za y mú­si­ca en di­fe­ren­tes es­pe­cia­li­da­des. Fun­da­do el 21 de ju­lio de 1984, es­te Cen­tro se­ria­men­te in­te­gra­do al tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio en el te­rri­to­rio, se en­car­ga de la for­ma­ción in­te­gral de los fu­tu­ros ar­tis­tas.

Otra ins­ti­tu­ción ci­me­ra en el co­no­ci­mien­to de las ar­tes es la Es­cue­la Pro­fe­sio­nal de Ar­te. Su prin­ci­pal an­te­ce­den­te, la afa­ma­da Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas, se inau­gu­ró ofi­cial­men­te en el año 1941 y fue equi­pa­ra­da, por la ex­ce­len­cia de su la­bor for­ma­do­ra, a la Aca­de­mia Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes San Ale­jan­dro, de La Ha­ba­na.

Co­mo par­te de ese sis­te­ma de en­se­ñan­za ar­tís­ti­ca, la Es­cue­la Pro­fe­sio­nal de Ar­te sig­ni­fi­ca un va­lio­so apor­te en el apren­di­za­je de la plás­ti­ca, la mú­si­ca y la for­ma­ción de ins­truc­to­res. Sus más de 100 es­tu­dian­tes ga­ran­ti­za­rán que en el fu­tu­ro la cul­tu­ra si­ga sien­do uno de los pi­la­res de la iden­ti­dad ma­tan­ce­ra.

LI­TE­RA­TU­RA

La li­te­ra­tu­ra cu­ba­na y uni­ver­sal ha lle­ga­do a mi­llo­nes de lec­to­res gra­cias a uno de los más im­por­tan­tes se­llos del país: Edi­cio­nes Ma­tan­zas. Más de 700 tí­tu­los de va­ria­dos gé­ne­ros, es­té­ti­cas y en­fo­ques; y una ci­fra su­pe­rior a los 362 au­to­res pu­bli­ca­dos –de ellos 195 ma­tan­ce­ros– ava­lan el in­ten­so queha­cer de esa edi­to­rial, se­gún da­tos re­co­gi­dos en un ca­tá­lo­go per­te­ne­cien­te a la pro­mo­to­ra cul­tu­ral Jac­que­li­ne Mén­dez. El pri­mer li­bro rea­li­za­do (1978) fue la an­to­lo­gía Poe­tas

en Ma­tan­zas II, la cual con­tó con se­lec­ción de Ca­ril­da Oli­ver La­bra, Li­na Gar­cía Oña y Luis Lo­ren­te. Ac­tual­men­te su di­rec­tor es Al­fre­do Zal­dí­var, Pre­mio Na­cio­nal de Edi­ción.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, vo­lú­me­nes que han vis­to la luz ba­jo esa ca­sa han al­can­za­do nu­me­ro­sos lau­ros: Pre­mio de la Aca­de­mia de la Len­gua, los pre­mios de la Crí­ti­ca Li­te­ra­ria, de la Crí­ti­ca Cien­tí­fi­co-Téc­ni­ca y de la Crí­ti­ca His­to­rio­grá­fi­ca Ra­mi­ro Gue­rra, los lau­ros Raúl Mar­tí­nez (de di­se­ño), Jo­sé Ro­drí­guez Feo (de tra­duc­ción), Jo­sé Lu­ciano Fran­co, La Ro­sa Blan­ca y La puer­ta de pa­pel.

Si mu­chos es­cri­to­res con­fia­ron en Edi­cio­nes Ma­tan­zas pa­ra pu­bli­car sus obras, otros tan­tos han he­cho lo mis­mo con Edi­cio­nes Vi­gía, que tu­vo tam­bién en Zal­dí­var a su au­tor. Se di­ce que una gran par­te de los ga­lar­do­na­dos con el Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra han to­ca­do su puer­ta pa­ra pre­sen­tar tex­tos que asom­bren con ese em­pa­que to­tal­men­te ma­nu­fac­tu­ra­do. El de­rro­che de ima­gi­na­ción co­bra vi­da en ma­te­ria­les rús­ti­cos, pa­pe­les desecha­bles, ele­men­tos na­tu­ra­les, tex­ti­les, vi­drios y otros. Sus tra­ba­ja­do­res cum­plen así con su pro­pó­si­to de ha­cer de los li­bros ver­da­de­ras obras de ar­te.

En sus co­lec­cio­nes apa­re­cen las pres­ti­gio­sí­si­mas fir­mas de Cin­tio Vi­tier, Fi­na Gar­cía Ma­rruz, Dul­ce Ma­ría Loy­naz, Mi­guel Bar­net y mu­chos otros en­cum­bra­dos de nues­tras le­tras. En abril de 2008, Vi­gía se al­zó con el pre­mio Es­tre­lla In­ter­na­cio­nal a la ca­li­dad en la ca­te­go­ría Oro, du­ran­te la XII Con­ven­ción In­ter­na­tio­nal Star for Lea­ders­hip in Qua­lity, de Pa­rís, que for­ma par­te del pro­gra­ma anual de Pre­mios Bu­si­ness Ini­tia­ti­ve Di­rec­tions.

Otro de los pi­la­res fun­da­men­ta­les de la pro­duc­ción li­te­ra­ria en Ma­tan­zas es Edi­cio­nes Al­da­bón. En sus dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia, el se­llo de la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz ha da­do a co­no­cer has­ta la fe­cha más de 80 li­bros de poe­sía, na­rra­ti­va y en­sa­yo. Los dos tex­tos inau­gu­ra­les fue­ron los cua­der­nos de ver­sos: Poe­mas tem­pra­nos, de Is­rael Do­mín­guez, y El si­len­cio

nos mur­mu­ra, de Nay­ris Fer­nán­dez.

CUL­TU­RA CO­MU­NI­TA­RIA

El 2 de di­ciem­bre 1992 se es­tre­na­ba en el an­fi­tea­tro de Pla­ya Girón una pues­ta en es­ce­na ti­tu­la­da La Ho­gue­ra, del es­cri­tor Saúl Ro­ger. La obra era asu­mi­da por jó­ve­nes ac­to­res des­co­no­ci­dos, pe­ro de mu­cho ta­len­to. El su­ce­so que­dó re­gis­tra­do pa­ra la pos­te­ri­dad co­mo la pri­me­ra pre­sen­ta­ción ofi­cial de lo que ini­cial­men­te se co­no­ció co­mo Pro­yec­to Ar­tís­ti­co Ex­pe­ri­men­tal Cié­na­ga de Za­pa­ta, y que des­pués al­can­zó re­nom­bre co­mo Con­jun­to Ar­tís­ti­co Co­mu­ni­ta­rio Ko­ri­ma­kao, fun­da­do por el Co­man­dan­te de la Re­vo­lu­ción Faus­tino Pé­rez y el ac­tor Ma­nuel Por­to, quien lle­va sus rien­das des­de en­ton­ces.

Ko­ri­ma­kao ha con­tri­bui­do al pro­gre­so de la apre­cia­ción ar­tís­ti­ca de las per­so­nas, no so­lo en la re­gión, sino en gran par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal. Los pre­cep­tos, ob­je­ti­vos ar­tís­ti­cos y so­cia­les, así co­mo el có­di­go de éti­ca de di­cha ins­ti­tu­ción es­tán muy cla­ros. La lí­nea de tra­ba­jo del pro­yec­to es­tá en­ca­mi­na­da a enal­te­cer y di­ver­si­fi­car la vi­da en la co­mu­ni­dad, pre­ser­var las raí­ces, lle­var cul­tu­ra has­ta los lu­ga­res más le­ja­nos y con­tri­buir al me­jo­ra­mien­to hu­mano.

Ade­más, en la pro­vin­cia exis­ten apro­xi­ma­da­men­te 16 gru­pos por­ta­do­res de tra­di­cio­nes afri­ca­nas. Ejem­plo de ello es el gru­po Gan­gá Lon­go­bá, la úl­ti­ma fa­mi­lia gan­gá que que­da en La­ti­noa­mé­ri­ca.

AR­TES PLÁS­TI­CAS

Han si­do mu­chos los hi­jos de es­ta tie­rra que han des­co­lla­do en las ar­tes plás­ti­cas. Fran­cis­co Co­bo Pé­rez es uno de ellos. Na­ció el 4 de di­ciem­bre de 1915 y es­tu­dió en la Aca­de­mia Pri­va­da de Al­ber­to Ta­ras­có, se gra­duó de pin­tu­ra y es­cul­tu­ra en la Aca­de­mia de San Ale­jan­dro, La Ha­ba­na, 1947. Gran par­te de su obra se desa­rro­lló co­mo pai­sa­jis­ta. Una de sus pie­zas más acla­ma­das se nom­bra La si­lla (1970), pin­tu­ra co­lla­ge con evo­ca­cio­nes cu­bis­tas. A par­tir de la dé­ca­da de los 80 del si­glo pa­sa­do se des­ta­có por sus óleos de ma­ri­nas, fram­bo­ya­nes y ca­te­dra­les. De él di­jo Ca­ril­da Oli­ver: «Con­tem­plar una ex­po­si­ción de Fran­cis­co Co­bo es co­no­cer la ciu­dad de Ma­tan­zas sin ca­mi­nar­la, ave­ri­guar­le la

raíz ocul­ta, el mis­te­rio de

sus no­ches se­cre­tas, la sa­via an­ces­tral de su em­bru­ja­mien­to».

La es­cul­tu­ra, en tan­to, se lu­ce de la mano de Agus­tín Dra­ke Al­da­ma, re­fe­ren­te del tra­ba­jo con me­tal en el país. Po­see una ex­ten­sa obra, lo cual le ha per­mi­ti­do par­ti­ci­par en más de 80 ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas y per­so­na­les. Con sus crea­cio­nes fa­bu­lo­sas ha si­do pre­mia­do en cer­tá­me­nes co­mo el Sa­lón Na­cio­nal de Pin­tu­ra, Es­cul­tu­ra y Gra­ba­do (1976), el Sim­po­sio de Es­cul­tu­ra de Pe­que­ño For­ma­to (1986) o la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te­sa­nía (FIART, 1993 y 1997). Fi­gu­ró en­tre los no­mi­na­dos al Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas en 2002. Un lus­tro des­pués fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Pro­vin­cial de Ma­tan­zas por la obra de la vi­da.

Au­tén­ti­ca­men­te crio­llo es tam­bién Ma­nuel Her­nán­dez. Di­cha cua­li­dad es vi­si­ble en to­da su crea­ción ya sea co­mo ca­ri­ca­tu­ris­ta, pin­tor o ce­ra­mis­ta. Ca­si to­das las pu­bli­ca­cio­nes han de­man­da­do su obra por la cer­te­za de sus jui­cios grá­fi­cos, re­la­cio­na­dos con di­sí­mi­les asun­tos de la so­cie­dad, la cul­tu­ra y la eco­no­mía. De su fuer­za crea­ti­va han da­do fe pu­bli­ca­cio­nes co­mo Gran­ma, Bohe­mia, El ha­ba­ne­ro, Ju­ven­tud Re­bel­de

y su su­ple­men­to De­de­té, Pa­lan­te, Girón...

En el de­ce­nio de 1980 a 1990 es­tu­vo in­clui­do en­tre los 100 ca­ri­ca­tu­ris­tas más im­por­tan­tes del mun­do. Ha ob­te­ni­do nu­me­ro­sos ga­lar­do­nes co­mo el Pre­mio Eso­po de Oro en Ga­bro­vo, Bul­ga­ria, la más al­ta dis­tin­ción in­ter­na­cio­nal del hu­mor grá­fi­co; la Me­da­lla Pa­blo Pi­cas­so, otor­ga­da por el Con­se­jo Mun­dial de la UNES­CO; y el Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo Jo­sé Mar­tí, en 2001.

Ha­ce unos años vol­vió a su vie­jo ofi­cio de la pin­tu­ra y des­de 1992 tra­ba­ja la téc­ni­ca de la ma­yó­li­ca.

En la ri­be­ra del río San Juan hay una ga­le­ría al ai­re li­bre, un pa­seo es­cul­tó­ri­co. La ini­cia­ti­va fue con­ce­bi­da por el ar­tis­ta Os­many Be­tan­court, «Lo­lo». Cur­só es­tu­dios en la EVA de Ma­tan­zas y pos­te­rior­men­te se gra­duó en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas de La Ha­ba­na, en las es­pe­cia­li­da­des de es­cul­tu­ra y di­bu­jo. Se dis­tin­gue por sus pie­zas en bron­ce y re­si­na. Lo­lo bus­ca con­ti­nua­men­te mo­ti­var la re­fle­xión y mo­vi­li­zar el pen­sa­mien­to. Los te­mas so­cia­les y la co­ti­dia­nei­dad son cons­tan­tes en sus crea­cio­nes, im­preg­na­das de una par­ti­cu­lar vi­sua­li­dad con­tem­po­rá­nea.

FON­DO CU­BANO DE BIE­NES CUL­TU­RA­LES

El Fon­do Cu­bano de Bie­nes Cul­tu­ra­les (FCBC) es una em­pre­sa que per­te­ne­ce al Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Cu­ba, es­ta re­pre­sen­ta, pro­mue­ve y co­mer­cia­li­za, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal­men­te, las obras de los crea­do­res de las ar­tes plás­ti­cas y las apli­ca­das. Du­ran­te el año 2018, la fi­lial de esa ins­ti­tu­ción en Ma­tan­zas em­pren­dió en­co­mia­bles obras, co­mo la inau­gu­ra­ción del Cen­tro Cul­tu­ral Au­ro­ra y el Cen­tro Cul­tu­ral La Ate­nas de Cu­ba, ade­más de la Ca­sa de Cul­tu­ra de San­ta Mar­ta y la Bi­blio­te­ca, es­tos úl­ti­mos en Va­ra­de­ro.

La Au­ro­ra re­vis­te sin­gu­lar im­por­tan­cia por­que allí tie­nen un es­pa­cio ne­ce­sa­rio to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes del ar­te pa­ra el dis­fru­te de la po­bla­ción. En el lu­gar pri­ma la aten­ción al de­ta­lle y la ca­li­dad del di­se­ño.

El FCBC se pri­vi­le­gia con una nó­mi­na de ar­te­sa­nos de pri­me­ra lí­nea, una red mi­no­ris­ta y otra ma­yo­ris­ta de ven­tas, una tien­da del mue­ble y un ta­ller de ce­rá­mi­ca. Sus es­pa­cios de co­mer­cia­li­za­ción se apro­xi­man a la vein­te­na y po­seen víncu­los con 795 crea­do­res en las di­fe­ren­tes lí­neas de ne­go­cios. Tra­ba­ja con un am­plio ca­tá­lo­go de ex­por­ta­ción y una sin­gu­lar ofer­ta de pro­duc­tos cul­tu­ra­les, ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer los más di­sí­mi­les gus­tos.

ASO­CIA­CIÓN CU­BA­NA DE AR­TE­SA­NOS Y AR­TIS­TAS

El 7 de ju­lio de 1988 ini­ció su queha­cer la fi­lial de Ma­tan­zas de la Aso­cia­ción Cu­ba­na de Ar­te­sa­nos y Ar­tis­tas (ACAA), ins­ti­tu­ción que nu­clea el desa­rro­llo ar­te­sa­nal en el te­rri­to­rio. So­bre­sa­le por ofre­cer una pro­gra­ma­ción sos­te­ni­da en fun­ción del desa­rro­llo cul­tu­ral de es­ta pro­vin­cia. Se si­túa en­tre las de me­jo­res re­sul­ta­dos a ni­vel na­cio­nal, gra­cias al no­ta­ble ni­vel ar­tís­ti­co y pro­fe­sio­nal de su mem­bre­sía, que su­pera los 5 550 afi­lia­dos.

Tie­ne co­mo se­de un se­duc­tor lu­gar devenido im­por­tan­te cen­tro de pro­mo­ción cul­tu­ral de la ciu­dad. La res­tau­ra­ción del in­mue­ble ob­tu­vo men­ción del Pre­mio Na­cio­nal de Res­tau­ra­ción y Con­ser­va­ción (2004) del Con­se­jo Na­cio­nal de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral. Allí con­cu­rren cien­tos de ar­te­sa­nos, es­tu­dian­tes, y tra­ba­ja­do­res de di­fe­ren­tes sec­to­res, quie­nes tie­nen ac­ce­so a la bi­blio­te­ca, el bar ca­fe­te­ría y a otros es­pa­cios ha­bi­li­ta­dos pa­ra ta­lle­res y cur­sos so­bre las es­pe­cia­li­da­des de la ar­te­sa­nía ar­tís­ti­ca.

ARTEX

Pro­mo­cio­nes ar­tís­ti­cas y li­te­ra­rias Artex S.A. es una em­pre­sa cu­ba­na que per­te­ne­ce al Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Es la prin­ci­pal pro­mo­to­ra y co­mer­cia­li­za­do­ra del ar­te cu­bano, ma­te­ria­li­za­do a tra­vés de la ex­por­ta­ción e im­por­ta­ción de pro­duc­tos y ser­vi­cios cul­tu­ra­les.

Aquí lo más au­tóc­tono del queha­cer cul­tu­ral tie­ne si­tio pri­vi­le­gia­do en cen­tros co­mo Com­pás Bar, La Sal­sa, Las Pal­mas, Tra­di­ción, Pal­mar de Jun­co, Los Co­cos y la Sa­la de Con­cier­to Jo­sé Whi­te, en­tre mu­chos más.

Be­lle­za na­tu­ral, ri­que­za ar­tís­ti­ca y exu­be­ran­te vi­da cul­tu­ral se com­ple­tan con un pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co de in­cues­tio­na­ble no­to­rie­dad, don­de se yer­guen tes­ti­gos del pa­sa­do y or­gu­llo del pre­sen­te el Tea­tro Sau­to, la bo­ti­ca fran­ce­sa del si­glo XIX, los puen­tes, el Fuer­te de San Se­ve­rino, el Mu­seo Pa­la­cio de Jun­co, la Pla­za de La Vi­gía, el Par­que de La Li­ber­tad y la Bi­blio­te­ca Pro­vin­cial. Ma­tan­zas es si­nó­ni­mo de inago­ta­ble ins­pi­ra­ción y mu­chos son los he­re­de­ros del le­ga­do de Mi­guel Fail­de, Jo­sé Whi­te, Dá­ma­so Pé­rez Pra­do, Jo­sé Ja­cin­to Mi­la­nés, Plá­ci­do, Do­min­go del Mon­te, Bo­ni­fa­cio Byr­ne, Ca­ril­da Oli­ver, Do­ra Alon­so, Vir­gi­lio Pi­ñe­ra, Abe­lar­do Es­to­rino o Es­te­ban Char­trand. A Ma­tan­zas se le ha bau­ti­za­do bien: Ate­nas de Cu­ba es un nom­bre a la me­di­da.

(1)

(4)

(6)

(5)

(7)(9)(11)

(8)(10)(12)

(13)

(14)

(15)(16)

(18)(17)

(19)

(21)

(20)

(23)

(22)

(25) (1)- Et­hiel Fail­de y su Or­ques­ta tí­pi­ca Mi­guel Fail­de. (2)- Co­ro de Cá­ma­ra de Ma­tan­zas, li­de­ra­do por el doc­tor Jo­sé An­to­nio Mén­dez Va­len­cia.(3)- Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ma­tan­zas.(4)- Los Mu­ñe­qui­tos de Ma­tan­zas.(5)- Con­jun­to Afro­cu­ba.(6)- Dúo Lien y Rey.(7)- El Por­ta­zo.(8)- Tea­tro de Las Es­ta­cio­nes.(9)- Ca­sa de la Me­mo­ria Es­cé­ni­ca.(10)- El Mi­rón cu­bano.(11)- Tea­tro Ica­rón.(12)- Tea­tro Pa­pa­lo­te.(13)- Com­pa­ñía Dan­za Es­pi­ral.(14)- Es­cue­la Pro­fe­sio­nal de Ar­te.(15)- Edi­cio­nes Vi­gía.(16)- Lo­go de Edi­cio­nes Ma­tan­zas.(17)- Con­jun­to ar­tís­ti­co co­mu­ni­ta­rio Ko­ri­ma­kao. (18)- Os­many Be­tan­court «Lo­lo» en su ta­ller.(19)- Agus­tín Dra­ke.(20)- Obra de Fran­cis­co Co­bo.(21)- Ma­nuel Her­nán­dez.(22)- Ga­le­ría Es­pa­cio 34.(23)- Cen­tro Cul­tu­ral Au­ro­ra.(24)- Aso­cia­cion de ar­te­sa­nos y ar­tis­tas de Cu­ba. (25)- Fa­cha­da de la Sa­la de Con­cier­to Jo­sé Whi­te. Ima­gen de por­ta­da: Fran­cis­co Co­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.