325 ANIVER­SA­RIO SAN CAR­LOS y SAN SE­VE­RINO de MA­TAN­ZAS

Guía de Excelencias Cuba - - Regiones De Cuba -

PLa ate­nas de cu­ba, ciu­dad de ca­ci­ques y con­quis­ta­do­res, pi­ra­tas e is­le­ños, poe­tas y can­to­res, ríos y pai­sa­jes. pin­to­res­ca e his­tó­ri­ca a un tiem­po, ma­tan­zas, la ve­ne­cia de amé­ri­ca la­ti­na

osee­do­ra de un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral que enor­gu­lle­ce a la na­ción y la iden­ti­fi­ca po­pu­lar­men­te co­mo la Ate­nas de Cu­ba, la ciu­dad de Ma­tan­zas vi­ve ai­res de re­no­va­ción en vís­pe­ras de su 325 aniver­sa­rio. El pró­xi­mo 12 de oc­tu­bre de 2018, la ciu­dad, se vestirá de ga­la pa­ra aco­ger a to­dos aque­llos deseen enamo­rar­se de una de las ur­bes más be­llas de la Is­la y ce­le­brar en­tre ríos y puen­tes su ono­más­ti­co.

Fun­da­da el 12 de oc­tu­bre de 1693 con el nom­bre de San Car­los y San Se­ve­rino de Ma­tan­zas. Los es­pa­ño­les la lla­ma­ron la Ve­ne­cia de Amé­ri­ca por sus ríos, pa­sa­re­las y ca­na­les. Es atra­ve­sa­da por tres cau­da­lo­sos ríos: el Ca­ní­mar, Yu­mu­rí y San Juan, y sus nu­me­ro­sos afluen­tes, por es­to tam­bién se le lla­ma La Ciu­dad de los Puen­tes.

Su desa­rro­llo cul­tu­ral y li­te­ra­rio, co­men­zó a par­tir de 1813, año en que ini­ció el Si­glo de Oro de Ma­tan­zas. Eran los tiem­pos en que Jo­sé Ma­ría He­re­dia ha­cía ver­sos y en­sa­yos tea­tra­les.

Su tra­di­ción mu­si­cal ha si­do no­to­ria den­tro de la cul­tu­ra cu­ba­na. Aquí fue don­de el 1ro de enero de 1879 se in­ter­pre­tó por primera vez el Dan­zón Las Al­tu­ras de Sim­pson, de la au­to­ría del ma­tan­ce­ro Mi­guel Faíl­de, re­co­no­ci­do co­mo el Bai­le Na­cio­nal de Cu­ba.

Cu­na de nues­tra poe­ti­za y enamo­ra­da mu­jer de azu­les ojos y be­llo ver­so, Ca­ril­da Oli­ver La­bra, la vio ir­se a la in­mor­ta­li­dad de la me­mo­ria de su tie­rra es­te año, en vís­pe­ras de su aniver­sa­rio. Con go­zo y pe­sar en el al­ma, Ma­tan­zas, La Ate­nas de Cu­ba, des­pi­de a su no­via con un ver­so pro­pio, ma­tan­ce­ro, cu­bano y universal.

To­do te de­bo, Ma­tan­zas: La Bi­blio­te­ca, el es­te­ro, te­ner al­ma y no di­ne­ro… Te de­bo las es­pe­ran­zas. A mi pe­cho te aba­lan­zas Con una pa­sión tan fuer­te Que no bas­ta con sa­ber­te en mi san­gre, de­te­ni­da: ya que te de­bo la vi­da te quie­ro de­ber la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.