Pi­nar del Río

Guía de Excelencias Cuba - - Sumario -

Es la pro­vin­cia más oc­ci­den­tal de Cu­ba y es­tá con­si­de­ra­da co­mo un pa­raí­so na­tu­ral. Su te­rri­to­rio com­pren­de dos áreas de­cla­ra­das por la UNES­CO Re­ser­vas de la Bios­fe­ra, la Sierra del Ro­sa­rio y la Pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes. Dis­tin­gui­da co­mo la “Ca­te­dral Na­tu­ral de Cu­ba”, Pi­nar del Río es mun­dial­men­te co­no­ci­da por el Va­lle de Vi­ña­les y por ser la tie­rra don­de se cul­ti­va el me­jor ta­ba­co del mun­do.

Ca­pi­tal: Pi­nar del Río

Ex­ten­sión: 8 884,51 km2

Mu­ni­ci­pios: Pi­nar del Río, Con­so­la­ción del Sur, Los Pa­la­cios, La Pal­ma, Mi­nas de Ma­taham­bre, Vi­ña­les, San Luis, San Juan y Mar­tí­nez, Gua­ne, Man­tua y San­dino

Gen­ti­li­cio: pi­na­re­ño/a

Lí­mi­tes: li­mi­ta al nor­te con el Gol­fo de Mé­xi­co, al es­te con la pro­vin­cia de Ar­te­mi­sa, al sur con el mar Ca­ri­be, y al oes­te con el Ca­nal de Yu­ca­tán.

Ac­ce­sos: las prin­ci­pa­les vías de ac­ce­so son te­rres­tres, des­de La Ha­ba­na se pue­de lle­gar por la Au­to­pis­ta Na­cio­nal. Es po­si­ble lle­gar por me­dio del fe­rro­ca­rril, mien­tras que por vía ma­rí­ti­ma se pue­de ac­ce­der a tra­vés de la Ma­ri­na Ga­vio­ta Ca­bo de San An­to­nio en la Pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes.

LU­GA­RES DE IN­TE­RÉS

PAR­QUE NA­CIO­NAL GUA­NAHA­CA­BI­BES Pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes, San­dino De­cla­ra­do por la Unes­co Re­ser­va de la Bios­fe­ra en 1987, al­ber­ga arre­ci­fes co­ra­li­nos, man­gla­res y di­sí­mi­les es­pe­cies de plan­tas en­dé­mi­cas. Po­see cer­ca de 140 si­tios ar­queo­ló­gi­cos re­la­cio­na­dos con los pri­me­ros gru­pos po­bla­cio­na­les que se asen­ta­ron en la re­gión. Lo­ca­li­za­das en la cos­ta sur de la pe­nín­su­la, des­de Ca­bo Co­rrien­te has­ta el Ca­jón, se en­cuen­tran las me­jo­res pla­yas are­no­sas don­de ca­da año de­po­si­tan sus hue­vos de­ce­nas de tor­tu­gas y ca­gua­mas.

Sus bosques sir­ven de re­fu­gio a ju­tías, igua­nas, cer­dos sal­va­jes, ve­na­dos, va­rias es­pe­cies de la­gar­tos, can­gre­jos de tie­rra y más de 170 es­pe­cies de aves. La ac­ti­vi­dad pes­que­ra es­tá prohi­bi­da en la ma­yor par­te de sus cos­tas. Re­cien­te­men­te se desa­rro­lla una in­fra­es­truc­tu­ra es­pe­cial pa­ra la ex­plo­ta­ción del tu­ris­mo eco­ló­gi­co, y den­tro de es­te la pes­ca de­por­ti­va en la mo­da­li­dad de cap­tu­ra y li­be­ra, sin oca­sio­nar gran­des da­ños a la fau­na ma­ri­na.

Ma­ri­na Ca­bo de San An­to­nio 2 Telf. 048 75 0118

Es­tá lo­ca­li­za­da en el ex­tre­mo más oc­ci­den­tal de la Pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes, jus­to a 7 km del Fa­ro de Ron­ca­li, cons­trui­do en 1859. Ro­dea­da por el mar y el bos­que, es­tá en un área co­no­ci­da co­mo Los Morros de Pie­dra. Ap­ta pa­ra la pes­ca, el bu­ceo y la na­ve­ga­ción en ya­te, es ideal pa­ra la re­car­ga de com­bus­ti­ble y el abas­te­ci­mien­to de ví­ve­res, de­bi­do a su ex­cep­cio­nal po­si­ción geo­grá­fi­ca, de ca­ra al Gol­fo de Mé­xi­co, es am­plia­men­te vi­si­ta­da por el trá­fi­co ma­rí­ti­mo.

Pla­ya Ma­ría la Gor­da Pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes, San­dino. Des­lum­bra por la ri­que­za y gran be­lle­za de sus fon­dos ma­ri­nos que ate­so­ran la ma­yor po­bla­ción de co­ral ne­gro de Cu­ba. De­be su nom­bre a la le­yen­da de Ma­ría la Gor­da, quien jun­to a otras mu­je­res fue aban­do­na­da por pi­ra­tas en la zo­na. Con el pa­so de los años y unas cuan­tas li­bras de más, Ma­ría se con­vir­tió en la re­gen­ta de un afa­ma­do bur­del. Si­tio ideal pa­ra el des­can­so y el bu­ceo pro­fe­sio­nal, cuen­ta con el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Bu­ceo Ma­ría la Gor­da (Telf. 048 77 8131), con ser­vi­cios de ren­ta de equi­pa­mien­to y ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal. Sus fon­dos ofre­cen es­pec­ta­cu­la­res con­tras­tes de co­lor y tras­pa­ren­cias, idea­les pa­ra la prác­ti­ca de la fo­to­gra­fía su­ba­cuá­ti­ca. A 200 m de la pla­ya se lo­ca­li­zan los res­tos del nau­fra­gio de un ga­león es­pa­ñol. Co­mún­men­te en la zo­na es po­si­ble ob­ser­var ti­bu­ro­nes ba­lle­na. SEN­DE­RIS­MO Y OB­SER­VA­CIÓN DE AVES Es­ta­ción Eco­ló­gi­ca, (Telf. 048 75 0366)

Ofre­ce ca­mi­na­tas, re­co­rri­dos pa­ra la ob­ser­va­ción de aves y un sa­fa­ri al Ca­bo de San An­to­nio, que en ve­rano in­clu­ye la ob­ser­va­ción del desove de tor­tu­gas. La es­ta­ción cuen­ta con un ma­pa 3-D, ade­más de in­for­ma­ción so­bre la eco­lo­gía lo­cal.

Sen­de­ro Bos­que Mar: Apro­xi­ma­da­men­te de 1,5 km de ex­ten­sión, par­tien­do de la Es­ta­ción Eco­ló­gi­ca ha­cia el mar, in­clu­ye guías es­pe­cia­li­za­dos. En­cie­rra en el re­co­rri­do una ca­ver­na con un ce­no­te de es­pec­ta­cu­la­res aguas pa­ra la na­ta­ción.

Sen­de­ro Cue­va Las Per­las: Re­co­rri­do de apro­xi­ma­da­men­te 1,5 km a tra­vés del sis­te­ma ca­ver­na­rio del mis­mo nom­bre.

Sen­de­ro El Te­so­ro de Ma­ría: Re­co­rri­do de apro­xi­ma­da­men­te 4 ho­ras al­re­de­dor de Ma­ría La Gor­da.

SABANALAMAR Re­fu­gio na­tu­ral de flo­ra y fau­na lo­ca­li­za­do 60 km al oes­te de Pi­nar del Río, en la lla­nu­ra sur de la re­gión. Úni­co eco­sis­te­ma don­de los vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar de va­rias atrac­cio­nes co­mo tran­si­tar el Sen­de­ro Are­nas Blan­cas, vi­si­tar el cria­de­ro de co­co­dri­los, ob­ser­var más de 105 es­pe­cies de aves co­mo la car­ta­cu­ba, el to­co­ro­ro, co­lo­nias de pa­lo­mas de di­fe­ren­tes es­pe­cies y pá­ja­ros car­pin­te­ros.

VUEL­TA ABA­JO La re­gión de Vuel­ta Aba­jo, tie­ne co­mo cen­tro el pue­blo de San Juan y Mar­tí­nez, se ubi­ca al­re­de­dor de 15 km al su­r­oes­te de la ciu­dad de Pi­nar del Río. Po­see una com­bi­na­ción ex­ce­len­te de cli­ma, tie­rra y sol, que ha­cen que el ta­ba­co cul­ti­va­do allí sea con­si­de­ra­do el me­jor del mun­do. Cen­ca de 6 500 hec­tá­reas de tie­rra es­tán de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te al cul­ti­vo de ta­ba­co y son co­no­ci­das co­mo ve­gas. Es po­si­ble vi­si­tar en la re­gión la Fin­ca El Pi­nar San Luis, que du­ran­te seis ge­ne­ra­cio­nes, des­de 1845, ha per­te­ne­ci­do a la fa­mi­lia del afa­ma­do ve­gue­ro Ale­jan­dro Ro­bai­na.

CIU­DAD DE PI­NAR DEL RÍO Fue fun­da­da en 1699 y re­ci­bió el tí­tu­lo ofi­cial de ciu­dad en 1867. Su Cen­tro His­tó­ri­co Ur­bano se ca­rac­te­ri­za por gran di­ver­si­dad de es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos y por la be­lle­za y pul­cri­tud de sus ca­lles.

Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les Pa­la­cio Guash Mar­tí Es­te No. 202, esq. Ave. Co­man­dan­te Pi­na­res Telf. 048 77 9483

Mues­tra la his­to­ria na­tu­ral de la pro­vin­cia. En­tre sus prin­ci­pa­les pie­zas cuen­ta con fó­si­les de di­no­sau­rios in­clu-

yen­do un ti­ra­no­sau­rio rex y un Me­ga­loc­nus ro­dens, es­pe­cie de roe­dor gi­gan­te ex­tin­to que ha­bi­tó la re­gión ha­ce mi­les de años. El mu­seo se ubi­ca en el or­na­men­ta­do edi­fi­cio co­no­ci­do co­mo Pa­la­cio Guash, cons­trui­do en 1914 por el doc­tor es­pa­ñol Fran­cis­co Guash, quien re­creó en el mis­mo, ele­men­tos de di­fe­ren­tes es­ti­los ar­tís­ti­cos y ar­qui­tec­tó­ni­cos apre­cia­dos en sus Via­jes. De es­te mo­do, la co­lum­na­ta que so­por­ta la en­tra­da es­tá com­pues­ta por co­lum­nas ate­nien­ses ador­na­das con mo­ti­vos egip­cios. Mien­tras que gri­fos gó­ti­cos y gár­go­las ador­nan la fa­cha­da.

Tea­tro Jo­sé Ja­cin­to Mi­la­nés Ca­lle Jo­sé Mar­tí No. 60, en­tre Re­creo y Co­lón, Telf. 048 75 3871

El 28 de no­viem­bre de 1898 to­mó su nom­bre ac­tual en honor al poe­ta ma­tan­ce­ro Jo­sé Ja­cin­to Mi­la­nés. An­te­rior­men­te lla­ma­do Tea­tro Lo­pe de Ve­ga, cons­ti­tu­ye una jo­ya de la ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca tar­día de la re­gión. Fue re­cien­te­men­te reabier­to tras va­rios años de res­tau­ra­ción. Im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des de la cul­tu­ra cu­ba­na e in­ter­na­cio­nal se han pre­sen­ta­do en su es­ce­na­rio. Mu­seo Pro­vin­cial de His­to­ria Mar­tí Es­te No. 58, en­tre Co­lón e Isa­bel Ru­bio, Telf. 048 75 4300

Aco­ge im­por­tan­tes do­cu­men­tos de la re­gión des­de la épo­ca pre­co­lom­bi­na has­ta la ac­tua­li­dad. Abrió sus puer­tas co­mo mu­seo el 14 de di­ciem­bre de 1979 con una sa­la ex­po­si­ti­va, ex­ten­dien­do su co­lec­ción, dos años des­pués, has­ta al­can­zar otras cin­co sa­las. El edi­fi­cio que ocu­pa fue cons­trui­do en 1874 en es­ti­lo neo­clá­si­co. Po­see un am­plio co­rre­dor sos­te­ni­do por al­tas co­lum­nas y de­li­mi­ta­do por un her­mo­so mu­ro. Sus am­plias es­tan­cias in­te­rio­res y co­rre­do­res bor­dean el pa­tio in­te­rior rec­tan­gu­lar, ca­rac­te­rís­ti­co de la ar­qui­tec­tu­ra de la re­gión.

Fá­bri­ca de Be­bi­das Ca­sa Ga­ray Isa­bel Ru­bio Sur No. 189, en­tre Ce­fe­rino Fer­nán­dez y Frank País, Telf. 048 75 2966

La fá­bri­ca pro­ce­sa y ela­bo­ra la de­li­cio­sa y aro­má­ti­ca be­bi­da Gua­ya­bi­ta del Pi­nar, in­dus­tria­li­za­da y co­mer­cia­li­za­da des­de

1892. Se­llo de iden­ti­dad de la pro­vin­cia, que com­bi­na lo me­jor de las tra­di­cio­nes li­co­re­ras es­pa­ño­las y las de­li­cias de un fru­to sil­ves­tre en­dé­mi­co del te­rri­to­rio, Psi­dium gua­ya­bi­ta. Úni­ca de su ti­po en el mun­do, es­ta be­bi­da man­tie­ne la au­ten­ti­ci­dad, ca­li­dad, de­man­da y ex­clu­si­vi­dad, así co­mo sus tra­di­cio­nes ar­te­sa­na­les de en­va­se, ta­pa­do, eti­que­ta­do y em­ba­la­je.

FÁ­BRI­CA DE TA­BA­COS FRAN­CIS­CO DONATIÉN Ca­lle An­to­nio Ma­ceo Oes­te No. 157, esq. Aje­te, Telf. 048 77 3069

Ubi­ca­da en una de las cons­truc­cio­nes em­ble­má­ti­cas de la ar­qui­tec­tu­ra pi­na­re­ña del si­glo XIX. El edi­fi­cio cons­trui­do en 1833, aco­ge una im­por­tan­te fá­bri­ca de ta­ba­cos don­de se pro­du­cen los mun­dial­men­te co­no­ci­dos Ha­ba­nos, me­dian­te mé­to­dos ar­te­sa­na­les con va­rios si­glos de an­ti­güe­dad. A la en­tra­da del in­mue­ble, el vi­si­tan­te pue­de en­con­trar un va­ria­do sur­ti­do de las me­jo­res vi­to­las y di­fe­ren­tes mar­cas en la Ca­sa del Ha­bano Vuel­ta Aba­jo. VA­LLE Y PAR­QUE NA­CIO­NAL DE VI­ÑA­LES Se ubi­ca en la Sierra de los Ór­ga­nos, exac­ta­men­te en el gru­po mon­ta­ño­so de la Cor­di­lle­ra de Gua­ni­gua­ni­co. Es un área pro­te­gi­da dis­tin­gui­da por la pre­sen­cia de mo­go­tes, for­ma­cio­nes mon­ta­ño­sas de ci­ma pla­na, úni­cas en la Is­la. Es­tá con­si­de­ra­do por ex­per­tos co­mo el pai­sa­je más es­pec­ta­cu­lar de Cu­ba, fue de­cla­ra­do por la UNES­CO Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, en la ca­te­go­ría de Pai­sa­je Cul­tu­ral, en el año 1999.

En el área de Vi­ña­les se co­no­ce de la exis­ten­cia de 47 si­tios ar­queo­ló­gi­cos, 19 de ellos es­tán re­la­cio­na­dos a co­mu­ni­da­des abo­rí­ge­nes prehis­pá­ni­cas, don­de pue­den apre­ciar­se evi­den­cias de sus cos­tum­bres fu­ne­ra­rias. Mien­tras que los res­tan­tes 28 es­tán re­la­cio­na­dos con la pre­sen­cia en la zo­na de es­cla­vos ci­ma­rro­nes afri­ca­nos.

El po­bla­do de Vi­ña­les, ubi­ca­do a 26 km al nor­te de Pi­nar del Río, fue fun­da­do en 1875 y cuen­ta en­tre sus lu­ga­res de in­te­rés con:

Pla­za Ma­yor de Vi­ña­les Sal­va­dor Cis­ne­ros y Ce­fe­rino Fer­nán­dez

Si­tio ideal pa­ra la re­la­ja­ción y el dis­fru­te de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, es­tá ro­dea­da de pal­mas reales y po­see en su cen­tro un bus­to de Mar­tí. Los prin­ci­pa­les edi­fi­cios a su al­re­de­dor son, la pe­que­ña Igle­sia del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, cons­trui­da en 1883, la Ca­sa de la Cul­tu­ra con su Galería de Ar­te, que aco­ge even­tos cul­tu­ra­les y mues­tras de ar­te­sa­nías lo­ca­les, y un Cen­tro Cul­tu­ral que rin­de tri­bu­to al mú­si­co Po­lo Mon­ta­ñez.

Gran Ca­ver­na de San­to To­más Si­tua­da a 18 km del po­bla­do de Vi­ña­les, es­tá con­si­de­ra­do co­mo el sis­te­ma ca­ver­na­rio más im­por­tan­te de Cu­ba y uno de los más ex­ten­sos de La­ti­noa­mé­ri­ca. Po­see más de 46 km de ga­le­rías ori­gi­na­dos por la ac­ción de las aguas sub­te­rrá­neas y 8 ni­ve­les aún en es­tu­dio. Por su gran va­lor na­tu­ral fue de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal. Des­tino de es­pe­cial in­te­rés pa­ra los aman­tes de la aven­tu­ra y la es­pe­leo­lo­gía, cuen­ta con los ser­vi­cios de guías y al­qui­ler de equi­pa­mien­to pa­ra el re­co­rri­do por sus di­fe­ren­tes ca­ver­nas.

Mu­ral de la Prehis­to­ria Ubi­ca­do en el Va­lle Dos Her­ma­nas, fue pin­ta­do en uno de los la­dos del Mo­go­te Pi­ta por Leo­vi­gil­do Gon­zá­lez, quien fue­se Di­rec­tor de Car­to­gra­fía de la Aca­de­mia de Cien­cias de Cu­ba, con la ayu­da de 25 cam­pe­si­nos del lu­gar. Con 120 m de al­tu­ra y 260 m de lar­go, re­pre­sen­ta el pro­ce­so evo­lu­ti­vo de di­fe­ren­tes es­pe­cies, des­de mo­lus­cos, di­no­sau­rios, y ma­mí­fe­ros, has­ta lle­gar a los pri­me­ros po­bla­do­res del va­lle, gru­pos abo­rí­ge­nes co­no­ci­dos co­mo gua­naha­ta­be­yes.

Co­mu­ni­dad de Los Acuá­ti­cos La Pe­ni­ten­cia, Sierra del In­fierno, Vi­ña­les

Pe­que­ña co­mu­ni­dad re­si­den­te des­de 1943 en la Sierra del In­fierno. Sus po­bla­do­res, ins­pi­ra­dos en la fi­lo­so­fía de la sa­na­do­ra An­to­ñi­ca Iz­quier­do, pro­fe­san una pro­fun­da fe al po­der cu­ra­ti­vo del agua. De­bi­do a su creen­cia, no par­ti­ci­pan en nin­gu­na ac­ti­vi­dad de ca­rác­ter po­lí­ti­co, se nie­gan a por­tar do­cu­men­tos ofi­cia­les de iden­ti­dad y pa­ra cu­rar sus do­len­cias so­lo em­plean agua. El di­fí­cil ac­ce­so al asen­ta­mien­to de su co­mu­ni­dad y sus sen­ci­llos mo­dos de vi­da los con­vier­ten en una cu­rio­si­dad pa­ra los vi­si­tan­tes de Vi­ña­les que deseen apre­ciar la be­lle­za de es­tas tie­rras vír­ge­nes.

Pa­len­que de los Ci­ma­rro­nes o Cue­va de Jo­sé Mi­guel Es­ta ca­ver­na se ubi­ca en una ex­ca­va­ción al es­te de la Sierra de Vi­ña­les. Re­crea un asen­ta­mien­to de es­cla­vos que hu­ye­ron de sus amos ha­cia las mon­ta­ñas y allí en­con­tra­ron re­fu­gio. Los vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar re­pre­sen­ta­cio­nes fol­kló­ri­cas pro­ve­nien­tes de las cul­tu­ras afro­cu­ba­nas. El si­tio es am­plia­men­te co­no­ci­do co­mo la Cue­va de Jo­sé Mi­guel des­de la vi­si­ta que rea­li­za­ra el an­ti­guo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Jo­sé Mi­guel Gó­mez. Los vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar de una ca­mi­na­ta a tra­vés del in­te­rior de la ca­ver­na, que ter­mi­na con la vi­si­ta a un res­tau­ran­te es­pe­cia­li­za­do en sa­bo­res lo­ca­les, El Pa­len­que de los Ci­ma­rro­nes (Ca­rre­te­ra a Puer­to Es­pe­ran­za km 34, Vi­ña­les/ Telf. 048 79 6290).

Cue­va del In­dio 9 Ubi­ca­da apro­xi­ma­da­men­te a 5,5 km al nor­te del po­bla­do de Vi­ña­les, fue nom­bra­da de es­te mo­do por los res­tos abo­rí­ge­nes en­con­tra­dos en su in­te­rior. Lle­ga a al­can­zar 300 m de am­pli­tud. En su in­te­rior dis­cu­rre el río sub­te­rrá­neo San Vicente, que pue­de ser re­co­rri­do en bo­te. El pa­seo per­mi­te apre­ciar las in­tere­san­tes for­ma­cio­nes de es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas, así

co­mo pin­tu­ras y ta­llas rea­li­za­das por los abo­rí­ge­nes.

PAR­QUE NA­CIO­NAL LA GÜI­RA 10 Abar­ca 21 853,8 hec­tá­reas de na­tu­ra­le­za virgen en las más ele­va­das cum­bres de la Sierra de los Ór­ga­nos. Gran par­te del par­que ocu­pa los te­rre­nos de la an­ti­gua ha­cien­da del la­ti­fun­dis­ta Jo­sé Ma­nuel Cor­ti­na, la más gran­de de Pi­nar del Río y una de las más ex­ten­sas del país. Lue­go del Triun­fo de la Re­vo­lu­ción los te­rre­nos na­cio­na­li­za­dos fue­ron con­ver­ti­dos en una re­ser­va na­tu­ral, que es em­plea­da en la prác­ti­ca del tu­ris­mo eco­ló­gi­co.

CUE­VA DE LOS POR­TA­LES 11 Se ubi­ca en las mon­ta­ñas del Par­que Na­cio­nal La Güi­ra y aco­ge en su in­te­rior el Río San Die­go. En es­te lu­gar el Ché es­ta­ble­ció la co­man­dan­cia del ejér­ci­to de la re­gión du­ran­te la Cri­sis de Oc­tu­bre en 1962. Ac­tual­men­te se han es­tu­dia­do 4 km de sus ga­le­rías e igual nú­me­ro de ni­ve­les, fue de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal en 1978. Po­see la Ba­se de Cam­pis­mo Cue­va Los Por­ta­les (Telf. 048 63 6749) a la que los vi­si­tan­tes pue­den lle­gar en tras­por­te pro­pio y al­qui­lar rús­ti­cas ca­ba­ñas y tien­das de cam­pa­ña.

SAN DIE­GO DE LOS BA­ÑOS 12 San Die­go de los Ba­ños se ubi­ca en las már­ge­nes del Río San Die­go, a 60 km al es­te de Pi­nar del Río. Sus aguas mi­ne­ro-me­di­ci­na­les fue­ron des­cu­bier­tas en el si­glo XVII. De tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te en­tre los 37 y 40 °C, son idea­les pa­ra tra­ta­mien­tos con­tra el reu­ma­tis­mo, afec­cio­nes de la piel, en­tre otras en­fer­me­da­des.

El pue­blo cuen­ta con el Ho­tel Mi­ra­dor San Die­go (Ca­lle 23

Fi­nal, San Die­go, Los Pa­la­cios/ Telf. 048 77 8338), ade­más del Bal­nea­rio San Die­go (Telf. 048 54 8812) con pis­ci­nas sub­te­rrá­neas pa­ra ba­ños me­di­ci­na­les, lu­ga­res idea­les pa­ra el tu­ris­mo ter­mal y de na­tu­ra­le­za.

CA­YOS DEL AR­CHI­PIÉ­LA­GO DE LOS CO­LO­RA­DOS Ca­yo Pa­raí­so (Ca­yo Mé­gano de Ca­si­guas): Pri­me­ro de los ca­yos del Ar­chi­pié­la­go de los Co­lo­ra­dos, po­see fon­dos ma­ri­nos sen­sa­cio­na­les pa­ra el sub­ma­ri­nis­mo. Er­nest He­ming­way te­nía es­pe­cial ape­go a es­tas pla­yas. So­lo es po­si­ble lle­gar a él en bo­te. Po­see so­ber­bios co­ra­les y a 8 m de pro­fun­di­dad se pue­den ex­plo­rar los res­tos de un ve­le­ro hun­di­do. La pre­sen­cia de He­ming­way es re­cor­da­da con un dis­cre­to mo­nu­men­to al la­do de un pe­que­ño mue­lle de ma­de­ra.

Ca­yo Le­vi­sa: Con aguas 13 cris­ta­li­nas, po­see una im­pre­sio­nan­te ba­rre­ra de co­ral y más de 3 km de pla­ya don­de es po­si­ble dis­fru­tar de ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas co­mo el al­qui­ler de ca­ta­ma­rán o ka­yaks, bu­ceo en la ba­rre­ra de co­ral, bu­ceo diurno y noc­turno, así co­mo cur­sos de sub­ma­ri­nis­mo, y via­jes al­re­de­dor de los es­tua­rios de Le­vi­sa.

Ca­yo Ju­tías: Es­tá co­nec­ta­do a la Is­la por un pe­dra­plén, y po­see un fa­ro en­tre sus prin­ci­pa­les atrac­cio­nes. Se ca­rac­te­ri­za por la ri­ca bio­di­ver­si­dad de sus man­gla­res, que con­tri­bu­ye a la es­ta­bi­li­dad de los eco­sis­te­mas del ca­yo. En la cos­ta sur po­see aguas idea­les pa­ra la prác­ti­ca de deportes acuá­ti­cos co­mo el bu­ceo y la pes­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.