N

Habanos - - Entrevista -

un­ca ha fu­ma­do pe­ro se con­si­de­ra un can­tor del ta­ba­co, no so­lo por­que des­cien­de de una familia de ta­ba­que­ros, sino por­que con­tem­pla en el hu­mo de los Ha­ba­nos, en gran me­di­da, los sue­ños del cu­bano, la con­fluen­cia per­fec­ta en­tre la mú­si­ca, la poe­sía, la li­te­ra­tu­ra y des­de lue­go el ser na­cio­nal.

Eu­se­bio Leal Spen­gler, His­to­ria­dor de La Ha­ba­na, dis­fru­ta que la fies­ta del ta­ba­co se con­vier­ta en un he­cho uni­ver­sal ca­da año, y lue­go de dos dé­ca­das, es in­ne­ga­ble pa­ra él que ca­da fes­ti­val ca­ta­pul­te la iden­ti­dad cu­ba­na.

“Des­de que se men­cio­na por pri­me­ra vez por Cris­tó­bal Co­lón el en­cuen­tro de esos hom­bres que pa­re­cían lle­var un ti­zón en­cen­di­do en los la­bios, has­ta hoy, el ta­ba­co se con­vir­tió en la evo­lu­ción de la obra más ca­li­fi­ca­da de la ar­te­sa­nía pro­duc­ti­va de Cu­ba. Yo creo que en el ta­ba­co cu­bano es­tá el re­duc­to de la be­lle­za ar­te­sa­nal del cu­bano, tan­to por su ori­gen, quie­ro de­cir, lo que pa­sa en la ve­ga, has­ta lo que ocu­rre en la fá­bri­ca, has­ta lo que ocu­rre con el fu­ma­dor, el co­no­ce­dor, so­bre to­do el que aca­ri­cia, cui­da, ama y dis­fru­ta del ta­ba­co.

“En el hu­mo del Habano es­tán en gran me­di­da los sue­ños del cu­bano. No se pue­de ha­blar de la ta­ba­que­ría ni del pu­ro Habano sin re­cor­dar las lu­chas de los ve­gue­ros, el exi­lio de los tra­ba­ja­do­res du­ran­te las gran­des gue­rras por la in­de­pen­den­cia, las ma­nu­fac­tu­ras en Ca­yo Hue­so y New York City, y des­de lue­go, la obra apos­tó­li­ca de Jo­sé Mar­tí que es­tá li­ga­da a es­to”.

Su familia pi­na­re­ña y to­dos los tra­ba­ja­do­res de los pue­blos ob­tu­vie­ron co­mo una con­quis­ta la­bo­ral el des­pla­za­mien­to de los ta­lle­res de Pi­nar del Río, fun­da­men­tal­men­te de Gua­na­jay y de to­da la zo­na de Ar­te­mi­sa pa­ra La Ha­ba­na. Cuen­ta que pro­ta­go­ni­za­ron ba­ta­llas sin­di­ca­les, que traían a las tor­ce­do­ras, a las des­pa­li­lla­do­ras, a las ca­pe­ras en la ma­dru­ga­da, a las cua­tro de la ma­ña­na, has­ta la fá­bri­ca de Jo­sé Le­pie­dra, en Ma­ria­nao. Re­cuer­da que cuan­do lle­ga­ban sus tíos a la ca­sa se sen­tía el per­fu­me que lle­va­ba im­pre­so en la ro­pa, no del ta­ba­co fu­ma­do, sino del ta­ba­co ela­bo­ra­do.

El Fes­ti­val del Habano, ce­le­bra­do des­de ha­ce 20 años en la ca­pi­tal de Cu­ba, ha si­do una ven­ta­na abier­ta al mun­do en años en que se tra­tó de en­claus­trar a nues­tro país, afir­ma. “Creo que el ta­ba­co ha si­do el me­jor em­ba­ja­dor de Cu­ba por- que fue pre­ci­sa­men­te el Habano per­se­gui­do, no po­día en­trar a Es­ta­dos Uni­dos, no po­día en­trar allá más que un po­qui­to. Esa ca­ja de ce­dro que no trans­mi­te un olor, sino que con­ser­va el de la ho­ja cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­da, ha si­do co­mo la car­ta de pre­sen­ta­ción cua­li­ta­ti­va de Cu­ba. To­do el mun­do es­pe­ra con an­sie­dad que le re­ga­len una ca­ja de ta­ba­co, al me­nos tres ta­ba­cos, un ma­zo de ta­ba­co. Cuan­do ha­blo de ma­zo ha­blo de una ex­pre­sión an­ti­gua que se usa na­da más en el mun­do de los ta­ba­que­ros,

Si de mo­men­tos es­pe­cia­les se tra­ta, jus­to du­ran­te la ce­le­bra­ción de la ci­ta in­ter­na­cio­nal más re­co­no­ci­da de los Ha­ba­nos, Leal Spen­gler re­me­mo­ra aque­llos don­de Fi­del fue pro­ta­go­nis­ta cen­tral y cuan­do él mis­mo ofre­ció ca­jas de ta­ba­co fir­ma­das por él que se subas­ta­ron con fi­nes al­truis­tas pa­ra la sa­lud pú­bli­ca de Cu­ba o pa­ra al­gu­nos pro­yec­tos de ca­rác­ter mun­dial por la paz, co­mo fue la Ca­pi­lla del hom­bre, obra de Os­val­do Gua­ya­sa­mín, “Es­tas ca­jas cons­ti­tu­yen hoy la me­jor he­ren­cia del afec­to, el me­jor tes­ti­mo­nio de que él, en un mo­men­to opor­tuno, sa­cri­fi­có su pro­pio placer de fu­mar a cam­bio de lu­char por la sa­lud pú­bli­ca en el mun­do”.

Eu­se­bio Leal ha par­ti­ci­pa­do en no po­cos Fes­ti­va­les del Habano y re­cuer­da al­gu­nos con es­pe­cial ca­ri­ño. “Ten­go una con­fe­ren­cia que pa­ra mí re­sul­tó me­mo­ra­ble que fue co­mo una abs­trac­ción re­cor­dan­do y ha­blan­do del ta­ba­co, co­mo un diá­lo­go de pen­sa­mien­to. Ela­bo­rar y pen­sar y lle­gar a tra­vés de la me­mo­ria a la his­to­ria del ta­ba­co, que co­mo sa­ben es tan lar­ga que sue­le usar­se en­tre los cu­ba­nos la bro­ma de que y eso fue un po­co lo que hi­ce en­ton­ces”.

Cuan­do se le pre­gun­ta el sig­ni­fi­ca­do del Habano en Cu­ba, el his­to­ria­dor de la ciu­dad no ti­tu­bea. “Iden­ti­dad, per­so­na­li­dad, dig­ni­dad. El ta­ba­co no es­tá mez­cla­do con la san­gre del es­cla­vo por­que el ta­ba­co fue siem­pre una crea­ción li­bre, des­de la ve­ga has­ta el tren don­de es­tán los obre­ros ha­cién­do­lo, tor­cien­do­lo y pre­pa­rán­do­lo. El ta­ba­co es y se­gui­rá sien­do un sím­bo­lo de li­ber­tad. Y creo que en la ma­ne­ra de rea­li­zar­se el ta­ba­co, que es en los la­bios del fu­ma­dor o de la fu­ma­do­ra, y con­ver­tir­se en hu­mo se rea­li­za un po­co ese sue­ño del hom­bre, ese sue­ño de tras­cen­der, y de go­zar y dis­fru­tar que el ac­to del fu­mar pa­ra los fu­ma­do­res su­po­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.