S

Habanos - - Entrevista -

er un ha­ba­no­som­me­lier va mu­cho más allá de co­no­cer y amar al Habano. Pa­ra ayu­dar a des­cu­brir sus ver­da­de­ras vir­tu­des se ne­ce­si­ta ser epi­cú­reo, si­ba­ri­ta… un gour­met de­pu­ra­do que en­cuen­tre esos «ca­sa­mien­tos» idea­les del ta­ba­co con pro­duc­tos de su ta­lla, o que nos in­vi­te a dis­fru­tar­lo so­lo, sin pri­sas, al fi­nal de una bue­na me­sa. Pre­di­ca­dor del buen gus­to, tras­cien­de el res­tau­ran­te pa­ra con­ver­tir­se en un guía, un ar­tis­ta, un eru­di­to del hu­mo que nos con­du­ce por un ca­mino de sen­sa­cio­nes y nos en­se­ña a con­fiar en él.

Bien lo sa­be el chi­leno Fe­li­pe Rojas Bru­na, mo­nar­ca ab­so­lu­to de la pa­sa­da edi­ción del Con­cur­so In­ter­na­cio­nal Ha­ba­no­som­me­lier, una con­tien­da que año tras año pre­mia al más com­ple­to pro­fe­sio­nal del sec­tor, al Ti­tán de Ti­ta­nes de to­do el ma­pa­mun­di.

Con él con­ver­sa­mos pa­ra co­no­cer có­mo lle­gó es­te chi­leno al mun­do de los Ha­ba­nos, y có­mo con­quis­tó la ci­ma de un pro­duc­to de esen­cias tan cu­ba­nas.

«To­do co­men­zó apro­xi­ma­da­men­te sie­te años atrás. En una reunión de ami­gos uno de ellos nos ofre­ció un Habano. Me que­dé al­go im­pá­vi­do por­que no ha­bía te­ni­do el placer de fu­mar. Por suer­te fue al­go má­gi­co. El aroma, sa­bor y ele­gan­cia re­pen­ti­na­men­te des­per­ta­ron en mí un amor que ha ido cre­cien­do día a día».

¿Qué im­por­tan­cia le con­ce­de al Con­cur­so In­ter­na­cio­nal Ha­ba­no­som­me­lier y qué sin­gu­la­ri­da­des tie­ne con res­pec­to a otras com­pe­ti­cio­nes si­mi­la­res que pue­dan exis­tir en el mun­do?

Es sin du­da el con­cur­so más im­por­tan­te y úni­co exis­ten­te pa­ra som­me­lie­res es­pe­cia­lis­tas en ta­ba­co fino, llá­me­se Habano o pu­ros. Es una gran vi­tri­na pa­ra no­so­tros co­mo pro- fe­sio­na­les es­pe­cia­lis­tas en be­bi­das y ta­ba­co que tra­ba­ja­mos en es­te mun­do, una opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar fren­te a tan di­ver­so pú­bli­co la gran can­ti­dad de in­for­ma­ción que ate­so­ra el Habano en cuan­to a his­to­ria, cul­tu­ra, sa­bo­res, vitolas, por­ta­fo­lio de mar­cas, ma­ri­da­jes y ser­vi­cio.

«El ser­vi­cio es un ri­tual que con­lle­va una prác­ti­ca sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra el ha­ba­no­som­me­lier, el cual bus­ca en­tre­gar de la me­jor for­ma la de­gus­ta­ción de un pro­duc­to de lar­ga y com­ple­ja ela­bo­ra­ción. Por ello, cui­da­mos que el clien­te pue­da dis­fru­tar de sus gran­des cua­li­da­des.

«El con­cur­so es una ins­tan­cia muy im­por­tan­te que enal­te­ce al Habano y tam­bién al ha­ba­no­som­me­lier, que tras­mi­te to­da la cul­tu­ra de es­te pro­duc­to al con­su­mi­dor».

¿Par­ti­ci­pa­ba por pri­me­ra vez?

Así es. Pe­ro ve­nir en otras opor­tu­ni­da­des a par­ti­ci­par de di­fe­ren­tes cur­sos y a pre­sen­ciar el cam­peo­na­to fue sin du­da de­ter­mi­nan­te pa­ra de­ci­dir con­cur­sar.

¿Qué se­ña­la­ría co­mo lo más di­fí­cil de esa con­tien­da?

Uno se en­fren­ta pri­me­ro que to­do a sus ner­vios. Es­ta­ba to­tal­men­te al tan­to de que los otros com­pe­ti­do­res eran muy bue­nos, pe­ro pa­ra mí es­tar lo más en­fo­ca­do y con­cen­tra­do po­si­ble era la prio­ri­dad, y mi ma­yor di­fi­cul­tad.

¿Es­pe­ra­ba lle­gar has­ta el fi­nal o le sor­pren­dió el re­sul­ta­do?

Una vez que reali­cé las pri­me­ras prue­bas en la pre­li­mi­nar sen­tí que ha­bía es­ta­do a la al­tu­ra de la si­tua­ción. Si bien tu­ve erro­res, que lue­go co­rre­gí, sen­tí que por mi desem­pe­ño lo­gra­do has­ta ese mo­men­to te­nía opor­tu­ni­da­des de avan­zar a la fi­nal.

¿Pu­die­ra re­cor­dar­nos las pro­pues­tas de ma­ri­da­je que hi­zo en­ton­ces?

Pre­sen­té un Mon­te Frai­le, un pis­co ori­gi­na­rio de mi país que ma­ce­ré por dos días con un me­lo­co­tón se­co. Es­te fru­to es de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.