C

Habanos - - Entrevista -

ada ciu­dad po­see si­tios le­gen­da­rios que, de­bi­do a su his­to­ria y sin­gu­la­ri­dad per­du­ran en el tiem­po a pe­sar de los ava­ta­res. La Ha­ba­na se pre­cia de te­ner en su seno dos de las jo­yas de la res­tau­ra­ción en Cu­ba, que uni­das a la le­yen­da de gran­des de la es­ce­na mun­dial, con­ti­núan en la pre­fe­ren­cia del pú­bli­co gra­cias a la acer­ta­da ges­tión de la em­pre­sa Res­tau­ran­tes de La Ha­ba­na. Los res­tau­ran­tes Mon­seig­neur y Em­pe­ra­dor que, mar­ca­dos por el en­can­to de más de 60 años en la es­ce­na gas­tro­nó­mi­ca de la ciu­dad, re­na­cen hoy con el es­plen­dor de épo­cas pa­sa­das.

El Mon­seig­neur, ubi­ca­do fren­te al Ho­tel Na­cio­nal de Cu­ba, en el só­tano de una edi­fi­ca­ción mo­der­na, si­ta en Ca­lle O No. 120 A en­tre 23 y 21, es­tá de­co­ra­do al es­ti­lo clá­si­co. Ca­rac­te­ri­za­do por su ser­vi­cio a la fran­ce­sa, con gué­ri­don y cha­fing dis­hes, su ex­ce­len­te co­ci­na se acompaña de un fan­tás­ti­co es­pec­tácu­lo cu­li­na­rio, que per­mi­te apre­ciar el flameo de un so­lo­mi­llo, una bro­che­ta o un Ba­ked Alas­ka en su pro­pia me­sa. El si­tio ga­nó fama en los años 50 y 60 del si­glo XX por la pre­sen­cia de per­so­na­li­da­des co­mo Ele­na Bour­que, Mo­rai­ma Se­ca­da, Ni­co­lás Gui­llén, Ale­jo Car­pen­tier, Nat «King» Co­le, Errol Flynn, Pe­dro Var­gas, Li­ber­tad La­mar­que y Sa­ri­ta Mon­tiel, en­tre otros. Cé­le­bre por ha­ber si­do si­tio pre­fe­ri­do y ca­sa per­ma­nen­te del afa­ma­do pia­nis­ta y can­tan­te cu­bano Ig­na­cio Vi­lla, «Bo­la de Nie­ve», quien he­chi­za­ba el am­bien­te del res­tau­ran­te con sus des­car­gas e in­ter­pre­ta­cio­nes al piano, iden­ti­fi­can­do el lu­gar co­mo «La Ca­sa del Bo­la», don­de se da­ban ci­ta la al­ta so­cie­dad y la bohe­mia de aquel en­ton­ces. En la ac­tua­li­dad, su ima­gen y mú­si­ca im­pe­ran en el Mon­sig­neur, de la mano del vir­tuo­so pia­nis­ta Nel­son Ca­ma­cho que, ro­dea­do de idén­ti­ca au­reo­la, ame­ni­za las no­ches del res­tau­ran­te, don­de rei­na el más agra­da­ble con­fort y el más ex­qui­si­to ser­vi­cio gas­tro­nó­mi­co

Ubi­ca­do en los ba­jos del edi­fi­cio Foc­sa, una de las ma­ra­vi­llas de la in­ge­nie­ría ci­vil cu­ba­na, el res­tau­ran­te Em­pe­ra­dor cons­ti­tu­ye un es­pa­cio de le­yen­da. Por su lu­jo­sa de­co­ra­ción, en una ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, cons­ti­tu­ye un es­ce­na­rio de gran­de­za y es­plen­dor pa­ra quie­nes se aven­tu­ran a de­gus­tar su me­nú.

Fue con­ce­bi­do con el lu­jo y re­fi­na­mien­to pro­pios de la am­bien­ta­ción clá­si­ca de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo. A tra­vés de los años, y des­de el mo­men­to mis­mo de su fun­da­ción, fue vi­si­ta­do por nu­me­ro­sas per­so­na­li­da­des de Cu­ba y el mun­do, atraí­dos por la in­ti­mi­dad que brin­da su te­nue ilu­mi­na­ción y ex­ce­len­te mú­si­ca de fon­do.

El Em­pe­ra­dor ha man­te­ni­do su bien ga­na­da fama por su ex­qui­si­ta co­ci­na, su bien pen­sa­da Car­ta a ba­se de car­nes, pes­ca­dos y ma­ris­cos, y una coc­te­le­ría que ha si­do acree­do­ra de múl­ti­ples pre­mios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que jus­ti­fi­can su me­re­ci­da repu­tación co­mo una de las ba­rras más fa­mo­sas del si­glo XX en La Ha­ba­na, con­fir­man­do su slo­gan y man­te­nién­do­lo siem­pre en «la pre­fe­ren­cia de los que sa­ben es­co­ger».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.