P

Habanos - - Gourmet -

or to­dos es sa­bi­do que ta­ba­cos y pi­pas han acom­pa­ña­do du­ran­te años la his­to­ria de los ba­res más fa­mo­sos del mun­do. Tras las cortinas de hu­mo den­so han tran­si­ta­do per­so­na­jes de to­da ín­do­le, ávi­dos de com­bi­nar sus pre­cia­dos pu­ros con al­gu­na be­bi­da. Lue­go, al­guien en­con­tró la pa­la­bra “ma­ri­da­je” pa­ra des­cri­bir esa unión, a ve­ces per­fec­ta, de ai­re y lí­qui­do

Debo con­fe­sar que no año­ro aque­llos tiem­pos en los que co­men­cé mi ca­rre­ra co­mo bar­ten­der, don­de el hu­mo vo­la­ba a sus an­chas por los lo­ca­les don­de tra­ba­ja­ba. En paí­ses co­mo Es­pa­ña hoy exis­te una prohi­bi­ción to­tal de fu­mar en es­pa­cios ce­rra­dos co­mo los ba­res o res­tau­ran­tes, que ha me­jo­ra­do en gran me­di­da las con­di­cio­nes de tra­ba­jo del per­so­nal y, a la vez, ha he­cho más ama­ble la es­tan­cia pa­ra los no fu­ma­do­res.

Sin em­bar­go, mu­chos son los que en­cuen­tran en el ma­ri­da­je en­tre cóc­tel y ta­ba­co un ele­men­to de dis­fru­te digno de una oca­sión es­pe­cial, o sim­ple­men­te pa­ra un pe­que­ño mo­men­to de placer.

Ha­blar de ma­ri­dar es siem­pre ha­blar de mul­ti­pli­car sen­sa­cio­nes. Con es­ta prác­ti­ca con­se­gui­mos au­men­tar la per­cep­ción or­ga­no­lép­ti­ca y el dis­fru­te de am­bos ele­men­tos al dis­fru­tar­los con­jun­ta­men­te. En un ma­ri­da­je en­tre un Habano y un cóc­tel no nos con­for­ma­mos con com­bi­nar las no­tas de ca­ta de am­bos com­po­nen­tes, sino que ade­más tra­ta­mos de ha­cer aflo­rar aque­llos ma­ti­ces ocul­tos que apa­re­ce­rán con di­cha unión.

Lo ha­bi­tual es co­men­zar por ele­gir el Habano y, a par­tir de es­te, crear la be­bi­da uti­li­zan­do ha­bi­li­dad e ima­gi­na­ción. De­pen­dien­do de la vi­to­la ele­gi­da, en­con­tra­re­mos no­tas y ca­rác­te­res es­pe­cí­fi­cos que nos ser­vi­rán pa­ra de­ter­mi­nar los in­gre­dien­tes del cóc­tel.

Las no­tas a ca­fé, cho­co­la­te, ma­de­ra, hier­ba, flo­res, etc. nos guia­rán so­bre el per­fil aro­má­ti­co y de sa­bor pa­ra en­con­trar un per­fec­to ma­ri­da­je lí­qui­do, tal y co­mo ocu­rre en­tre un vino y un pla­to. Lo fá­cil y re­cu­rren­te es ser fie­les a las no­tas del Habano e intentar plas­mar no­tas pa­re­ci­das en el cóc­tel. Lo arries­ga­do, a la vez que in­tere­san­te, es ju­gar a en­con­trar opo­si­cio­nes que se com­ple­men­ten.

Sin em­bar­go, es en reali­dad el ca­rác­ter del Habano, su for­ta­le­za o sua­vi­dad el pun­to de par­ti­da: po­de­mos ha­cer que am­bos com­pi­tan en in­ten­si­dad o que la ma­yor sua­vi­dad de uno de ellos per­mi­ta bri­llar al otro ele­men­to y le sir­va de acom­pa­ñan­te dis­cre­to. Pe­ro en to­do mo­men­to ha de ser una elec­ción cons­cien­te o co­rre­mos el ries­go de que una exa­ge­ra­da des­pro­por­ción en­tre el ca­rác­ter de uno y otro nos jue­gue una ma­la pa­sa­da y el dis­fru­te no sea pleno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.