A

Habanos - - Personalidades -

rte. Cuan­do se ha­bla de ta­les tér­mi­nos el de­ba­te es­tá ser­vi­do. Pa­ra unos alu­de a lo me­ra­men­te es­té­ti­co, mien­tras en otros ca­sos re­fie­re a un pro­duc­to na­ci­do del es­me­ro, la de­di­ca­ción, el ta­len­to y la téc­ni­ca. Ha­bría que ha­blar tam­bién de los ar­tis­tas: esa plé­ya­de de se­res sen­si­bles, ca­pa­ces de atra­par lo sub­je­ti­vo, con­ver­tir­lo en obra im­pe­re­ce­de­ra y ha­cer­nos vi­brar en los to­nos mis­mos del al­ma. Po­cas ve­ces los ge­nios coin­ci­den, pe­ro cuan­do lo ha­cen el mo­ti­vo es apa­sio­nan­te. Al me­nos ese es el sa­bor que de­ja el Fes­ti­val del Habano en ca­da una de sus edi­cio­nes, a juz­gar por la can­ti­dad de per­so­na­li­da­des de­di­ca­das a la cul­tu­ra que via­jan a La Ha­ba­na se­du­ci­das por la mís­ti­ca de los pu­ros cu­ba­nos.

Y es que, pa­ra sus se­gui­do­res, el Habano tie­ne mu­chas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen tras­cen­den­te una obra de ar­te y, si no, que lo di­gan pin­to­res co­mo Nel­son Do­mín­guez o mú­si­cos de la ta­lla de Chu­cho Val­dés, Oma­ra Por­tuon­do, Leo Brou­wer, Ma­ri­za, Jack Bru­ce, Phil Man­za­ne­ra, Jor­ge Drex­ler, Ara Ma­li­kian o el que fue­ra uno de sus más ca­ris­má­ti­cos em­ba­ja­do­res: Fran­cis­co Re­pi­la­do (Com­pay Se­gun­do). In­clu­so has­ta sus pre­dios lle­gó Ga­briel Gar­cía Már­quez pa­ra des­cu­brir, de cuer­po pre­sen­te, es­ta otra for­ma de rea­lis­mo­má­gi­co.

No es pa­ra me­nos. Ca­da Habano se idea siem­pre co­mo pie­za úni­ca. Sus ho­jas se en­tre­mez­clan en una sin­fo­nía lle­na de ma­ti­ces y co­lo­res pro­pios. Fir­me se tra­za la for­ma. De­li­ca­dos ges­tos, co­mo pin­ce­la­das, van ar­man­do es­ta com­po­si­ción, que en­cuen­tra en el fue­go y el hu­mo una es­pe­cie de voz pro­pia. La ca­la­da de­vie­ne cap­tu­ra de un mo­men­to, fo­to­gra­fía, de­lei­te que en­se­gui­da con­du­ce a la nos­tal­gia, una nos­tal­gia so­la­men­te re­fre­na­da por otra li­ba­ción. Ci­né­ti­cas, las vo­lu­tas de hu­mo se al­zan an­te los ojos ávi­dos del es­pec­ta­dor, y el Habano, co­mo no pue­de ser de otra ma­ne­ra, se tor­na obra en sí mis­ma al po­ner­se en con­tac­to con su pú­bli­co, co­mo si de un or­ga­no­lép­ti­co per­for­man­ce se tra­ta­ra.

Qui­zás por ello en es­tos 20 años de Fes­ti­val tam­po­co los ac­to­res o mo­de­los han po­di­do man­te­ner­se al mar­gen de los in­flu­jos del Habano. Gran­des del ci­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.