N

Habanos - - Pentagrama -

ació al la­do de la ha­ma­ca, en la que su abue­lo lo me­cía mien­tras le can­ta­ba dé­ci­mas y so­nes fu­man­do ta­ba­co. Cons­ti­tu­ye ese, uno de los me­jo­res re­cuer­dos de su in­fan­cia. “Su aroma siem­pre me tras­la­da a esos mo­men­tos en que, sen­ta­do en su re­ga­zo, es­cu­cha­ba sus his­to­rias y can­cio­nes”.

En Ma­na­ca Iz­na­ga, cer­ca de Tri­ni­dad, des­cu­brió sien­do un ni­ño, que la mú­si­ca la lle­va­ba por den­tro. Y aun­que al­gu­nos se asom­bren hoy de su po­ten­te voz, lo cier­to es que an­tes de apren­der a to­car el pun­to gua­ji­ro en una gui­ta­rra que sus pa­dres le re­ga­la­ron y de to­mar­se en se­rio los es­tu­dios de ese y otros ins­tru­men­tos, Alain Pé­rez co­men­zó can­tan­do.

So­lo nue­ve años te­nía cuan­do via­jó a Cien­fue­gos a po­ner a prue­ba sus cua­li­da­des vo­ca­les y no re­gre­só. Allí ini­ció su tra­ba­jo en la agru­pa­ción in­fan­til Cie­li­to lin­do, cuan­do aún des­co­no­cía que de­di­car­se a la mú­si­ca exi­ge sa­cri­fi­cio, es­fuer­zo, dis­ci­pli­na. Des­pués se con­cen­tró en los es­tu­dios aca­dé­mi­cos de gui­ta­rra, y “co­mo la voz es el me­jor ins­tru­men­to pa­ra es­par­cir to­do lo que se tie­ne en el co­ra­zón”, creó Alain y su sín­co­pa jun­to a mu­chos ami­gos de la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­te.

Alain Pé­rez em­pe­zó a andar por el ca­mino mu­si­cal con éxi­to y re­co­no­ci­mien­to, cuan­do la suer­te le pu­so a Chu­cho Val­dés de­lan­te con la pro­pues­ta de in­te­grar Ira­ke­re co­mo can­tan­te y te­cla­dis­ta. Fue la puer­ta. Lue­go tu­vo la in­vi­ta­ción de tra­ba­jar co­mo ba­jis­ta de la ban­da de Isaac Del­ga­do, cuan­do ya su in­te­rés por to­car otros ins­tru­men­tos se con­vir­tió en reali­dad.

Desafío es la pri­me­ra pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca que co­mo so­lis­ta lan­zó Alain Pé­rez en Es­pa­ña, lue­go de de­ci­dir que era el mo­men­to pa­ra ello. Ter­mi­nó la gi­ra con Isaac Del­ga­do y sus mú­si­cos y echó a andar en es­ta aven­tu­ra mu­si­cal que le tra­jo no so­lo la opor­tu­ni­dad de lan­zar sus dis­cos En el ai­re, Ape­te­ci­ble y Ha­blan­do con Jua­na, sino an­te to­do la po­si­bi­li­dad de apren­der y com­par­tir con mú­si­cos ex­ce­len­tes de di­fe­ren­tes gé­ne­ros.

“Tú vas a ter­mi­nar can­tan­do”, le au­gu­ró el Maestro Pa­co de Lu­cía, con quien Alain tra­ba­jó co­mo ba­jis­ta du­ran­te una dé­ca­da, y quien le inocu­ló el “vi­rus” del fla­men­co, vi­si­ble tal vez no en sus in­ter­pre­ta­cio­nes vo­ca­les, pe­ro sí en las com­po­si­cio­nes y arre­glos.

Re­gre­sar a Cu­ba era un an­he­lo y la muer­te del que­ri­do gui­ta­rris­ta es­pa­ñol fue el aci­ca­te pa­ra ha­cer­lo. Alain Pé­rez vino a su tie­rra pa­ra se­guir ha­cien­do de la mú­si­ca su for­ma de vi­da, pa­ra con­ti­nuar con el le­ga­do y la tra­di­ción de los gran­des que tan­to ad­mi­ra, pa­ra ha­cer su apor­te en la es­ce­na mu­si­cal y pa­ra las gran­des ge­ne­ra­cio­nes.

Así lo de­mos­tró en el 2016 du­ran­te la edi­ción XVIII del Fes­ti­val del Habano. Fue esa su pri­me­ra par­ti­ci­pa­ción en el even­to y ad­mi­te ha­ber­se sen­ti­do “afor­tu­na­do”, pues com­par­tió es­ce­na­rio con mú­si­cos de la ta­lla de Chu­cho Val­dés y el can­tau­tor uru­gua­yo Jor­ge Drex­ler.

“Ne­ce­si­to ha­cer mú­si­ca por­que eso me ha­ce fe­liz. A la mú­si­ca le agra­dez­co lo que soy, lo que he he­cho. A ge­nios co­mo Mi­guel Ma­ta­mo­ros, Ce­les­te Men­do­za, Ar­se­nio Ro­drí­guez, Ce­lia Cruz, Juan For­mell, Benny Mo­ré, Oma­ra Por­tuon­do y otros, les debo res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Por ese com­pro­mi­so mo­ral y es­pi­ri­tual que ad­qui­rí des­pués de nu­trir­me de su sa­via y de com­par­tir, in­clu­so, con mu­chos de ellos, cui­do mu­cho mis tex­tos y me­lo­días, pa­ra sen­tir­me bien con­mi­go mis­mo y ofre­cer­le al pú­bli­co los mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra que al ca­bo de cin­co o diez años re­cuer­den mi tra­ba­jo”.

Alain Pé­rez es in­can­sa­ble en la bús­que­da de su pro­pia so­no­ri­dad, esa que mar­que la di­fe­ren­cia en el pa­no­ra­ma mu­si­cal cu­bano. Su más re­cien­te fo­no­gra­ma, ADN, se acer­ca en gran me­di­da a lo que desea. “El dis­co con­so­li­da el so­ni­do que mos­tré en el an­te­rior, pe­ro tie­ne más cu­ba­nía, más ener­gía de es­te país y de es­te pue­blo, por­que es un ál­bum he­cho to­tal­men­te en Cu­ba”.

“Es es­te ál­bum, el de los 40”, co­mo di­ce. “Es­tá ben­de­ci­do, no por la no­mi­na­ción re­cien­te a los Grammy, sino por­que can­to un te­ma con Oma­ra Por­tuon­do, por­que tam­bién me acom­pa­ña­ron Ru­bén Bla­des, el Gua­ji­ro Mi­ra­bal, Bar­ba­ri­to To­rres, El Mi­cha, Wi­lliam Ro­ble­jo, Ro­lan­do Lu­na, la cla­ri­ne­tis­ta Co­qui... to­dos ex­ce­len­tes mú­si­cos. Es el dis­co en el que pre­sen­to lo que quie­ro ha­cer, en el que lo arries­gué to­do por el so­ni­do Alain Pé­rez”.

Su pa­dre, Gra­de­lio Pé­rez, ha si­do en gran par­te el guio­nis­ta de es­ta his­to­ria mu­si­cal que Alain con­ti­núa dis­fru­tan­do. Es el com­po­si­tor que, aún com­bi­nan­do su es­ti­lo con el tro­va­dor es­pi­ri­tuano Juan An­to­nio Gómez Gil, le im­pri­me un se­llo par­ti­cu­lar a los te­mas que de­fien­de su hi­jo.

To­do lo que se tra­duz­ca en mú­si­ca y au­ten­ti­ci­dad lo in­vo­lu­cra. Por ello su par­ti­ci­pa­ción en es­ta XX edi­ción del Fes­ti­val Ha­ba­nos, en la que pre­sen­ta­rá el te­ma Bem­ba co­lo­rá, de su úl­ti­mo dis­co, y da­rá la pri­mi­cia de to­car el tres en un es­ce­na­rio por vez pri­me­ra.

“Cuan­do se ha­ce la mú­si­ca de co­ra­zón, cuan­do se es fe­liz com­par­tien­do la cu­ba­nía del ADN que co­rre por mis venas, na­da pue­de de­te­ner­me”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.