S

Habanos - - Curiosidades -

i bien el pri­mer fe­rro­ca­rril cu­bano es­tu­vo li­ga­do al trans­por­te de azú­car, el pri­mer trans­por­te au­to­mo­tor de mer­can­cía en La Ha­ba­na fue de ta­ba­cos y ci­ga­rri­llos. Es­ta his­to­ria em­pie­za a fi­na­les del si­glo XIX con la lle­ga­da del pri­mer au­to­mó­vil a La Ha­ba­na.

Con­clui­da la úl­ti­ma gue­rra his­pano-cu­ba­na (1895-1898), Jo­sé Mu­ñoz, que ha­bía pa­sa­do los años de con­tien­da en Pa­rís, re­gre­só a Cu­ba con lo úl­ti­mo de la mo­da fran­ce­sa: un au­to­mó­vil. En di­ciem­bre de 1898 co­men­zó a ro­dar por las ca­lles de La Ha­ba­na el nue­vo ar­te­fac­to, que más bien pa­re­cía un co­che sin ca­ba­llo.

Iden­ti­fi­ca­do a su pa­so por el rui­do del mo­tor, el au­to­mó­vil de Mu­ñoz era el show del mo­men­to. Mu­ñoz era un hom­bre de ne­go­cios y no so­lo tra­jo el au­to­mó­vil a La Ha­ba­na con el fin de pa­sear, sino pa­ra ven­der­lo y, por ello, era el re­pre­sen­tan­te lo­cal de la mar­ca fran­ce­sa en Cu­ba.

Pa­ri­sien­ne era un fa­bri­can­te fran­cés de bi­ci­cle­tas, ve­lo­cípe­dos y tri­ci­clos que en 1894 cons­tru­yó su pri­mer pro­to­ti­po de au­to­mó­vil, sin éxi­to. Y no es has­ta 1896 que con­si­gue co­mer­cia­li­zar sus vehícu­los mo­to­ri­za­dos. Mu­ñoz lo­gra ven­der su pri­mer Pa­ri­sien­ne en 1899 a la em­pre­sa Guar­dia y Com­pa­ñía, la cual lo uti­li­za­ría pa­ra el trans­por­te de ta­ba­cos y ci­ga­rri­llos.

La ta­ba­que­ría H. Ca­ba­ñas y Car­va­jal ha­bía si­do fun­da­da en el año 1797 por el ha­ba­ne­ro Fran­cis­co Ál­va­rez Ca­ba­ñas, en la ca­lle Je­sús Ma­ría. Su hi­ja se ca­só con Ma­nuel Gon­zá­lez Car­va­jal en 1825 y en 1848, con la am­plia­ción de la fá­bri­ca en la ca­lle Lam­pa­ri­lla, se lla­mó Hi­ja de Ca­ba­ñas y Car­va­jal. Por eso el ró­tu­lo de la fur­go­ne­ta era H. de Ca­ba­ñas y Car­va­jal.

La fur­go­ne­ta Pa­ri­sien­ne, más ro­bus­ta y po­ten­te que el au­to­mó­vil de Mu­ñoz, po­día car­gar has­ta me­dia to­ne­la­da (1 000 lb) y aun­que sa­be­mos el pre­cio del au­to de Mu­ñoz (unos 6 000 fran­cos, al­re­de­dor de mil pe­sos de la épo­ca), se des­co­no­ce el costo de la fur­go­ne­ta. Te­nía un mo­tor de 2,9 L y una po­ten­cia de 4,5 hp.

Lo que sí se sa­be, es que el ca­mion­ci­to de H. de Ca­ba­ñas y Car­va­jal fue el ter­cer vehícu­lo a mo­tor que ro­dó en La Ha­ba­na. El se­gun­do, tam­bién fran­cés (de Lyon: mar­caRo­chet y Sch­nei­der) era del bo­ti­ca­rio Er­nes­to Sa­rrá, pe­ro ya esa es otra his­to­ria que con­ta­re­mos más ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.