L

Habanos - - Orígenes -

os ani­llos, ani­llas o sor­ti­jas ca­si siem­pre tie­nen im­pre­sa en el pa­pel el nom­bre de la mar­ca de los Ha­ba­nos o bien, ha­cia el cen­tro, en un círcu­lo, el ros­tro de los per­so­na­jes uti­li­za­dos en las eti­que­tas o ale­go­rías. Cal­cu­la­mos que las ani­llas co­men­za­ron su uso a ple­ni­tud, al­re­de­dor de los años se­ten­ta y ochen­ta del si­glo XIX con las lla­ma­das ha­bi­li­ta­cio­nes o con­jun­to de di­ver­sas eti­que­tas usa­das pa­ra ves­tir los en­va­ses de los Ha­ba­nos, y a ca­da Habano en par­ti­cu­lar, que es el ca­so de las ani­llas.

Ros­tros de per­so­na­li­da­des mun­dia­les de­di­ca­das a di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des se han aso­cia­do a la crea­ción de una mar­ca de Ha­ba­nos se­gún el mer­ca­do que que­rían pe­ne­trar, en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca o el res­to de Amé­ri­ca. Ejem­plos de es­tas te­ne­mos la se­rie de­di­ca­da a Mo­nar­cas co­mo la rei­na Vic­to­ria y su hi­jo Eduar­do VII de In­gla­te­rra, los re­yes de Es­pa­ña Al­fon­so XIII quien apa­re­ce en di­fe­ren­tes eta­pas de su vi­da. Del ám­bi­to ame­ri­cano te­ne­mos la ima­gen del Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var, has­ta lle­gar a Roo­se­velt y al pri­mer mi­nis­tro in­glés du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Wis­ton Chur­chill, in­ve­te­ra­do fu­ma­dor de nues­tros Ha­ba­nos.

Tam­bién en las ani­llas era usual pre­sen­tar nom­bres de lu­ga­res, co­mo aso­cia­cio­nes, clu­bes ele­gan­tes, even­tos di­ver­sos (jue­gos de ba­se­ball, ca­rre­ras de ca­ba­llos, pues­tas en es­ce­na, tea­tros, etc).

No es erró­neo en­ton­ces aso­ciar el ar­te de la li­to­gra­fía con los pu­ros. To­do co­men­zó en 1822, cuan­do el fran­cés San­tia­go Les­sieur y Du­rand abrió un ta­ller con el ob­je­ti­vo de re­pro­du­cir obras mu­si­ca­les en el Pe­rió­di­co Mu­si­cal en unión del mú­si­co es­pa­ñol Enrique Gon­zá­lez.

Des­de un si­glo an­tes, des­de 1717, el ta­ba­co so­lo po­día ven­der­se en Es­pa­ña a tra­vés de tres puer­tos por los que se abas­te­cía la an­ti­gua fá­bri­ca de Se­vi­lla. De­bi­do a ese em­bar­go en Cu­ba, se in­cre­men­tó el comercio de con­tra­ban­do, bus­ca­do con afán por nues­tras cos­tas por bar­cos ex­tran­je­ros y cu­ba­nos, pues cre­ció el uso del ta­ba­co en Eu­ro­pa en di­fe­ren­tes for­mas: en pol­vo, ra­pé, en las lla­ma­das ca­rro­tas por su for­ma si­mi­lar a una za­naho­ria, en pi­ca­du­ra y co­mo ta­ba­co ela­bo­ra­do o tor­ci­do en las lla­ma­das vitolas, que es el nom­bre es­pe­cí­fi­co que tie­ne el ta­ba­co se­gún sus di­fe­ren­tes ta­ma­ños y for­ma. Ca­da Habano se dis­tin­guía tan­to por su lar­go co­mo por su gro­sor y for­ma es­pe­cí­fi­ca.

Los Ha­ba­nos re­ci­bie­ron es­te nom­bre, por el puer­to don­de sa­lían al ex­te­rior, el puer­to de La Ha­ba­na. Se en­va­sa­ban se­gún su

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.