V

Habanos - - Orígenes -

uel­ta­ba­jo es una re­gión his­tó­ri­co-cul­tu­ral. Es la tie­rra del me­jor ta­ba­co del mun­do. Allí los la­bo­rio­sos ve­gue­ros cul­ti­van la pre­cia­da ho­ja, úni­ca por su ca­li­dad, com­bus­ti­bi­li­dad, sa­bor y aroma, ma­te­ria pri­ma esen­cial pa­ra los pu­ros.

Pi­nar del Río, ca­pi­tal de Vuel­ta­ba­jo, ce­le­bró en 2017 el 150 aniver­sa­rio del otor­ga­mien­to del tí­tu­lo de Ciu­dad a la ur­be, con­ce­di­do por la Rei­na de Es­pa­ña Isa­bel II el 10 de sep­tiem­bre de 1867, gra­cias a las con­tri­bu­cio­nes que apor­ta­ba el ta­ba­co a la cor­te y la fama uni­ver­sal de los Ha­ba­nos, con­fec­cio­na­dos con las pro­duc­cio­nes de las ve­gas de San Juan y Mar­tí­nez, San Luis, Pi­nar del Río y Con­so­la­ción del Sur.

El mo­reno ta­ba­co con­quis­tó a Eu­ro­pa con el em­bru­jo de sus vo­lu­tas de hu­mo, las prohi­bi­cio­nes su­pe­ra­das y las de­man­das de los afa­ma­dos Ha­ba­nos. El Habano por ser tan ge­nui­na­men­te cu­bano, es sím­bo­lo de nues­tra cul­tu­ra y pa­tri­mo­nio de la na­ción.

¿Qué tie­ne Vuel­ta­ba­jo de es­pe­cial pa­ra con­si­de­rar­se la tie­rra del me­jor ta­ba­co del mun­do? En­tre sus po­ten­cia­li­da­des des­ta­ca la com­bi­na­ción irre­pe­ti­ble de cua­tro ele­men­tos esen­cia­les:

• El sue­lo de la lla­nu­ra sur fer­ti­li­za­do e irri­ga­do, con las esen­cias de la cor­di­lle­ra ma­jes­tuo­sa de Gua­ni­gua­ni­co, des­de Río Hon­do has­ta el Cu­ya­gua­te­je.

• El cli­ma que lo­gra es­ta­bi­li­dad ar­mo­nio­sa en las ve­gas, con sus tem­pe­ra­tu­ras os­ci­lan­tes y com­bi­na­das.

• Las va­rie­da­des de ca­li­dad y re­sis­ten­cia, de don­de sa­le la aro­má­ti­ca ho­ja, con la apli­ca­ción de la cien­cia, des­de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal de San Juan y Mar­tí­nez.

• El hom­bre, en­te de­ci­sor, do­ta­do de una cul­tu­ra se­cu­lar de la­bo­reo y ex­pe­rien­cias, ca­paz de sen­tir las plan­tas y las ho­jas cre­cer co­mo afir­ma­ba don Ale­jan­dro Ro­bai­na, en las ve­gas cu­bier­tas de tul, que apor­tan las ca­pas to­ca­das por las ma­nos pro­di­gio­sas de mu­je­res, en un pro­ce­so fa­bril mi­nu­cio­so e in­ten­so.

La ciu­dad de Pi­nar del Río de­be su di­ná­mi­ca so­cio­eco­nó­mi­ca al cul­ti­vo del ta­ba­co. Fue­ron los la­bo-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.