Los sin­di­ca­tos tie­nen que ser ¡la Re­vo­lu­ción!

Trabajadores - - PORTADA - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Así los de­fi­nió Lá­za­ro Pe­ña y pa­ra avan­zar en la fun­ción de re­pre­sen­tar a los tra­ba­ja­do­res y en su ca­pa­ci­dad mo­vi­li­za­do­ra pa­ra las ta­reas que de­man­da hoy la ac­tua­li­za­ción de nues­tro mo­de­lo eco­nó­mi­co, se rea­li­za en to­do el país la dis­cu­sión del do­cu­men­to Ba­ses pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Mi­sión del Mo­vi­mien­to Sin­di­cal Cu­bano. Co­mo ex­pre­só el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, Ulises Gui­lar­te De Na­ci­mien­to es­tos aná­li­sis en la ba­se per­mi­ti­rán cons­truir con­sen­sos so­bre có­mo per­fec­cio­nar el tra­ba­jo de la or­ga­ni­za­ción, su prác­ti­ca y ac­ción an­te las trans­for­ma­cio­nes ac­tua­les. Las va­lo­ra­cio­nes re­sul­tan­tes de las asam­bleas —sub­ra­yó— en­ri­que­ce­rán el in­for­me cen­tral al Con­gre­so y los aná­li­sis de las co­mi­sio­nes de tra­ba­jo. Ca­da tra­ba­ja­dor tie­ne la pa­la­bra. Su Con­gre­so ya es­tá en mar­cha.

“Es me­jor que siem­pre se ha­ble, que siem­pre se dis­cu­ta, es me­jor que siem­pre ha­ya opi­nio­nes, es me­jor que se ma­ni­fies­te ca­da uno”, ex­pre­só Lá­za­ro Pe­ña so­bre la ne­ce­si­dad de que en las reunio­nes sin­di­ca­les to­dos se ma­ni­fes­ta­ran fran­ca y li­bre­men­te. Ese es un prin­ci­pio que de­be ca­rac­te­ri­zar a las asam­bleas XXI Con­gre­so de la CTC que ya se ini­cia­ron en los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les.

Se tra­ta de un co­lo­sal ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co de mi­llo­nes que me­di­rá el pul­so en torno a te­mas car­di­na­les del queha­cer sin­di­cal y la­bo­ral con­te­ni­dos en el do­cu­men­to Ba­ses pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Mi­sión del Mo­vi­mien­to Sin­di­cal Cu­bano.

So­me­ter a con­sul­ta de­ci­sio­nes me­du­la­res del país ha si­do una prác­ti­ca de la Re­vo­lu­ción, ba­sa­da en que los pro­ta­go­nis­tas de nues­tra so­cie­dad son los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo.

Mien­tras en otras na­cio­nes las cri­sis se so­lu­cio­nan ape­lan­do a te­ra­pias de cho­que de­ci­di­das en las cú­pu­las del po­der, aquí, en lo más du­ro del pe­río­do es­pe­cial, se re­cu­rrió a los de­no­mi­na­dos Par­la­men­tos obre­ros, que re­co­gie­ron el pa­re­cer de las ma­sas la­bo­rio­sas que el Es­ta­do to­mó en cuen­ta pa­ra adop­tar las me­di­das que nos per­mi­tie­ran sa­lir ade­lan­te en aque­lla di­fí­cil co­yun­tu­ra. An­tes de po­ner en vi­gor nues­tra pri­me­ra Cons­ti­tu­ción So­cia­lis­ta hu­bo un am­plio pro­ce­so de dis­cu­sión del que sur­gie­ron nu­me­ro­sas mo­di­fi­ca­cio­nes, de las cua­les se nu­trió el tex­to fi­nal so­me­ti­do a un re­fe­ren­do que tu­vo la apro­ba­ción de la in­men­sa ma­yo­ría de los cu­ba­nos, ex­pe­rien­cia que vi­vi­re­mos pró­xi­ma­men­te con el An­te­pro­yec­to de nue­va Car­ta Mag­na.

Las más im­por­tan­tes le­yes, en­tre es­tas el Có­di­go de Tra­ba­jo, se han pues­to a la con­si­de­ra­ción pre­via de los tra­ba­ja­do­res, y ex­ten­sos sec­to­res de la so­cie­dad han apor­ta­do cri­te­rios a tex­tos de tan­ta tras­cen­den­cia co­mo los do­cu­men­tos de los con­gre­sos del Par­ti­do.

Es­te pro­ce­so que se ha ini­cia­do en los cen­tros la­bo­ra­les nos re­cuer­da la vas­ta y fe­cun­da dis­cu­sión que an­te­ce­dió al XIII Con­gre­so de la CTC, li­de­rea­do por Lá­za­ro Pe­ña, del que se cum­ple en es­te año el aniver­sa­rio 45.

Y es que la de­mo­cra­cia en es­ta tie­rra no es un con­cep­to va­cío, sino una reali­dad de­mos­tra­da con he­chos, de que la opi­nión de to­dos va­le a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes.

Con un ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co tan ma­si­vo co­mo el de las asam­bleas XXI Con­gre­so, ¡cuán­ta in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va y ex­pe­rien­cia de los tra­ba­ja­do­res pue­den nu­trir las se­sio­nes fi­na­les de la ci­ta!

Por­que en es­te pro­ce­so hay tres pa­la­bras cla­ve: par­ti­ci­pa­ción, apor­te y compromiso. No se tra­ta so­lo de con­vo­car­los pa­ra que asis­tan a es­tas reunio­nes, sino de crear las con­di­cio­nes pa­ra que ca­da quien pue­da ex­pre­sar sus ideas, no que­de un asun­to sin exa­mi­nar ni una in­quie­tud sin acla­rar, y si los pro­ble­mas no pue­den te­ner so­lu­ción in­me­dia­ta, de­be dár­se­les una ex­pli­ca­ción. Co­rres­pon­de a los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les or­ga­ni­zar las asam­bleas de ma­ne­ra tal que es­tos per­mi­tan la ca­na­li­za­ción de las opi­nio­nes y pro­pues­tas va­lio­sas con el fin de que se con­vier­tan en una con­tri­bu­ción del co­lec­ti­vo a la so­lu­ción de las di­fi­cul­ta­des.

En los de­ba­tes de­ben im­pe­rar, por par­te de los cua­dros sin­di­ca­les, los ar­gu­men­tos, la per­sua­sión, pa­ra con­ven­cer so­bre cuál es el ca­mino o la po­lí­ti­ca co­rrec­ta. De lo que se tra­ta, co­mo tam­bién sub­ra­yó Lá­za­ro Pe­ña, es de su­mar, de ga­nar a to­dos. Y en es­tos tiem­pos ello es esen­cial pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos que la na­ción se ha tra­za­do en la ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial cu­bano.

El aná­li­sis de las Ba­ses pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Mi­sión del Mo­vi­mien­to Sin­di­cal Cu­bano cons­ti­tu­ye una opor­tu­ni­dad pa­ra los cua­dros sin­di­ca­les y los tra­ba­ja­do­res de aden­trar­se, en­tre otros te­mas, en el fun­cio­na­mien­to sin­di­cal; ya que, co­mo re­fi­rió el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, Ulises Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, los tra­ba­ja­do­res “ne­ce­si­tan y abo­gan por la exis­ten­cia de un sin­di­ca­to más ape­ga­do a su mi­sión de re­pre­sen­tar y de­fen­der, con ma­yor par­ti­ci­pa­ción en los es­pa­cios de­ci­so­rios”.

El do­cu­men­to in­vi­ta a pro­fun­di­zar en la apli­ca­ción del Có­di­go de Tra­ba­jo, el pa­pel de los con­ve­nios co­lec­ti­vos, los pro­ce­sos de reor­de­na­mien­to la­bo­ral, el im­pe­ra­ti­vo de di­ver­si­fi­car las pro­duc­cio­nes fí­si­cas, po­ten­ciar los ren­glo­nes ex­por­ta­bles, sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes y ele­var la ca­li­dad del pro­ce­so in­ver­sio­nis­ta; la in­su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad de com­pra del sa­la­rio y las pen­sio­nes, las com­ple­ji­da­des de la dua­li­dad mo­ne­ta­ria y la ne­ce­si­dad de in­cen­ti­var las cua­li­da­des éti­cas y mo­ra­les que de­ben ca­rac­te­ri­zar a los tra­ba­ja­do­res cu­ba­nos, lo que trae apa­re­ja­do el en­fren­ta­mien­to a las in­dis­ci­pli­nas, el de­li­to y la co­rrup­ción.

Es­te pa­so del pro­ce­so or­gá­ni­co pon­drá al sin­di­ca­to en me­jo­res con­di­cio­nes de ejer­cer su pa­pel en el com­ple­jo es­ce­na­rio eco­nó­mi­co del país, man­te­nien­do la uni­dad co­mo prin­ci­pio cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.