Las cons­ti­tu­cio­nes mam­bi­sas

Trabajadores - - PORTADA - | Fran­cis­ca Ló­pez Ci­vei­ra 1Jo­sé Mar­tí: Obras com­ple­tas. Cen­tro de Es­tu­dios Mar­tia­nos, La Ha­ba­na, 2002, t 22, p. 235 2Ibíd., t 4, p. 195

LAS RE­VO­LU­CIO­NES in­de­pen­den­tis­tas en Cu­ba crea­ron una práctica cons­ti­tu­cio­nal des­de sus pri­me­ros mo­men­tos. Las cons­ti­tu­cio­nes ela­bo­ra­das en la ma­ni­gua nor­ma­ron la vi­da de los ciu­da­da­nos que vi­vían y lu­cha­ban en el te­rri­to­rio do­mi­na­do por los mam­bi­ses, lo que se acom­pa­ñó de un cuer­po de le­yes que re­gu­la­ban la vi­da en Cu­ba Li­bre. Es­te es­fuer­zo se rea­li­za­ba en las con­di­cio­nes de ines­ta­bi­li­dad de la gue­rra, lo que im­pli­ca­ba mo­vi­li­dad con­ti­nua; sin em­bar­go, fue­ron de al­to sig­ni­fi­ca­do pa­ra la na­ción cu­ba­na. Eran el anun­cio de la Re­pú­bli­ca a que se as­pi­ra­ba, aun­que en es­ce­na­rio bé­li­co.

La Cons­ti­tu­ción de Guái­ma­ro (1869), por su ca­rác­ter fun­da­cio­nal, tie­ne par­ti­cu­lar im­por­tan­cia. Allí se en­fren­ta­ron opi­nio­nes di­fe­ren­tes acer­ca de la for­ma y atri­bu­cio­nes que de­bía po­seer la má­xi­ma di­rec­ción del país, pues, fren­te al cri­te­rio cen­tra­li­za­dor de Cés­pe­des, se al­za­ba la con­cep­ción de li­mi­tar el po­der pre­si­den­cial, do­tan­do a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de las ma­yo­res fa­cul­ta­des. Jo­sé Mar­tí se­ña­ló en un frag­men­to re­fle­xi­vo, al re­fe­rir­se a es­tas di­fe­ren­cias, su jui­cio de que: “(Cés­pe­des) te­nía un fin rá­pi­do, úni­co: la in­de­pen­den­cia de la pa­tria. La Cá­ma­ra te­nía otro: lo que se­ría el país des­pués de la in­de­pen­den­cia. Los dos te­nían ra­zón; pe­ro en el mo­men­to de la lu­cha, la Cá­ma­ra la te­nía se­gun­da­men­te”.1

No obs­tan­te es­te jui­cio crí­ti­co, Mar­tí re­co­no­ció la im­por­tan­cia de aquel cuer­po de le­yes en el cam­bio de la vi­da de los cu­ba­nos ba­jo ta­les nor­ma­ti­vas, al de­cir que en ese te­rri­to­rio se vi­vió de ma­ne­ra di­fe­ren­te “al te­nor de le­yes pro­pias, ba­jo te­cho de guano dis­cu­ti­das, con sa­via de los ár­bo­les es­cri­tas, y so­bre ho­jas de ma­ya per­pe­tua­das; al te­nor de le­yes ge­ne­ro­sas, que crea­ron es­ta­do, que se eri­gie­ron en cos­tum­bres, que fue­ron dic­ta­das en ana­lo­gía con la na­tu­ra­le­za de los hom­bres li­bres, y que, en su im­per­fec­ta for­ma y en su in­com­ple­ta apli­ca­ción, die­ron sin em­bar­go en tie­rra con to­do lo exis­ten­te, y des­per­ta­ron en una gran par­te de la Is­la afi­cio­nes, creen­cias, sen­ti­mien­tos, de­re­chos y há­bi­tos...” nue­vos.2 Es de­cir, se ha­bía vi­vi­do den­tro del cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio.

Guái­ma­ro fue el ini­cio, al que si­guie­ron las cons­ti­tu­cio­nes mam­bi­sas de Ba­ra­guá (1878), Ji­ma­gua­yú (1895) y La Ya­ya (1897), las cua­les crea­ron una tra­di­ción in­ne­ga­ble en la na­ción cu­ba­na que pug­na­ba por crear su Es­ta­do independiente, en lo que se ins­cri­be el tra­ta­mien­to de igual­dad a los ciu­da­da­nos, den­tro de un con­cep­to re­pu­bli­cano ba­jo cri­te­rios li­be­ra­les, fun­da­men­tal­men­te. Es­ta plas­ma­ción, por otra par­te, es­ta­ba con­di­cio­na­da por la épo­ca, es­pe­cial­men­te por las cir­cuns­tan­cias de gue­rra in­ter­na y las con­cep­cio­nes pre­do­mi­nan­tes en lo que se veía co­mo el mun­do mo­derno, fren­te a las nor­ma­ti­vas co­lo­nia­les es­pa­ño­las.

Aque­llas cons­ti­tu­cio­nes mam­bi­sas reúnen ca­rac­te­rís­ti­cas que pue­den con­si­de­rar­se del si­guien­te mo­do:

•Pro­cla­ma­ron el pro­pó­si­to de libertad e in­de­pen­den­cia, acom­pa­ña­do de la plas­ma­ción ju­rí­di­ca del Es­ta­do na­cio­nal a que se as­pi­ra­ba.

•Se asu­mía el ca­rác­ter re­pu­bli­cano sin dis­cu­sión al­gu­na. En Guái­ma­ro no hu­bo fun­da­men­ta­ción doc­tri­nal, so­lo se in­cor­po­ra a lo lar­go del tex­to de ma­ne­ra na­tu­ral al re­fe­rir­se a los “ciu­da­da­nos de la Re­pú­bli­ca”, mien­tras en Ba­ra­guá se man­tu­vie­ron los prin­ci­pios ge­ne­ra­les de Guái­ma­ro. En Ji­ma­gua­yú por pri­me­ra vez se de­fi­ne ex­plí­ci­ta­men­te, al de­no­mi­nar al Es­ta­do li­bre e independiente co­mo “Re­pú­bli­ca de Cu­ba”. En La Ya­ya apa­re­ce otra no­ve­dad al in­cluir un tí­tu­lo pa­ra la Car­ta Mag­na: Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba. Tam­bién allí se de­fi­nió el te­rri­to­rio que com­pren­de esa Re­pú­bli­ca: la Is­la de Cu­ba y las is­las y ca­yos ad­ya­cen­tes. Co­mo pue­de apre­ciar­se, el ca­rác­ter re­pu­bli­cano es­ta­ba en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca del in­de­pen­den­tis­mo.

•La di­vi­sión de po­de­res en Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial es­tu­vo pre­sen­te des­de 1869, aun­que con ade­cua­cio­nes en los di­fe­ren­tes mo­men­tos de acuer­do con la experiencia y las ne­ce­si­da­des de la gue­rra. Es­ta clá­si­ca di­vi­sión de po­de­res se es­ta­ble­ció des­de Guái­ma­ro y se man­tu­vo pos­te­rior­men­te, de ma­ne­ra que in­te­gró la práctica cons­ti­tu­cio­nal cu­ba­na.

•La vi­sión de los ciu­da­da­nos y su plas­ma­ción cons­ti­tu­cio­nal re­vis­te es­pe­cial im­por­tan­cia, más aún cuan­do en 1869 per­sis­tía el ré­gi­men es­cla­vis­ta. En la Cons­ti­tu­ción de Guái­ma­ro se di­ce: “To­dos los ha­bi­tan­tes de la Re­pú­bli­ca son en­te­ra­men­te li­bres”, y “La Re­pú­bli­ca no re­co­no­ce dig­ni­da­des, ho­no­res es­pe­cia­les, ni pri­vi­le­gio al­guno”. Es­to tie­ne gran sig­ni­fi­ca­ción en la cons­truc­ción de la ima­gen de un Es­ta­do in­clu­yen­te e igua­li­ta­rio en de­re­chos, cues­tión fun­da­men­tal pa­ra los sec­to­res po­pu­la­res. En Ji­ma­gua­yú y La Ya­ya no se ha­ce de­cla­ra­ción ex­plí­ci­ta so­bre ello —ya se ha­bía abo­li­do la es­cla­vi­tud—, pe­ro apa­re­ce la fra­se “to­dos los cu­ba­nos”, pa­ra re­fe­rir­se a los de­re­chos in­di­vi­dua­les y po­lí­ti­cos, lo que im­pli­ca un sen­ti­do in­te­gra­dor en una so­cie­dad dis­cri­mi­na­do­ra por ra­zo­nes de cla­se, ra­za, se­xo y na­ción. Es­te as­pec­to re­sul­ta­ba cla­ve en las ex­pec­ta­ti­vas del pue­blo cu­bano res­pec­to a la crea­ción de su Es­ta­do na­cio­nal.

•El te­ma re­li­gio­so tam­bién fue par­te de los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les mam­bi­ses, ba­jo la con­cep­ción de Es­ta­do lai­co y con libertad de cul­tos. En Guái­ma­ro, el ar­tícu­lo 28 plas­mó que “la Cá­ma­ra no po­drá ata­car las li­ber­ta­des de cul­to” en­tre los de­re­chos del pue­blo que re­co­no­cía, lo que era re­le­van­te en una so­cie­dad de va­ria­da re­li­gio­si­dad po­pu­lar, no siem­pre ins­ti­tu­cio­na­li­za­da. En Ji­ma­gua­yú no se tra­tó el te­ma y en La Ya­ya se plan­teó la libertad de opi­nio­nes re­li­gio­sas y su ejer­ci­cio en los cul­tos, mien­tras “no se opon­gan a la mo­ral pú­bli­ca”, lo cual po­día ser am­bi­guo en cuan­to a su al­can­ce, pe­ro no tu­vo re­le­van­cia en me­dio de la si­tua­ción bé­li­ca.

•En cuan­to al ejer­ci­cio del su­fra­gio, en Guái­ma­ro se plan­tea en tér­mi­nos de igual­dad de con­di­cio­nes pa­ra ele­gir y pa­ra ser elec­to Re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra, aun­que con re­qui­si­tos de ser ma­yor de 20 años y, pa­ra Pre­si­den­te, te­ner 30 años y ha­ber na­ci­do en Cu­ba. En La Ya­ya se avan­zó en la for­mu­la­ción cuan­do su ar­tícu­lo 10 con­sa­gró el su­fra­gio uni­ver­sal. Aun­que no se plas­mó en la Cons­ti­tu­ción, la Ley elec­to­ral de enero de 1897 ha­bía otor­ga­do el de­re­cho de elec­tor a to­dos los cu­ba­nos, va­ro­nes, ma­yo­res de 16 años que re­si­die­ran en el te­rri­to­rio de la Re­pú­bli­ca y es­ta­ble­cía la edad de 25 años pa­ra ser ele­gi­ble. El cri­te­rio asu­mi­do fue el de su­fra­gio uni­ver­sal mas­cu­lino, lo que co­rres­pon­día con la épo­ca y la com­po­si­ción del mam­bi­sa­do.

•En las con­di­cio­nes de gue­rra las cons­ti­tu­cio­nes nor­ma­ban los de­be­res de los cu­ba­nos: “To­dos los ciu­da­da­nos de la Re­pú­bli­ca se con­si­de­ran sol­da­dos del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor” (1869), “To­dos los Cu­ba­nos es­tán obli­ga­dos a ser­vir a la Re­vo­lu­ción” (1895), y “To­dos los cu­ba­nos es­tán obli­ga­dos a ser­vir a la pa­tria” (1897).

La re­vo­lu­ción creó su cuer­po de le­yes des­de las con­di­cio­nes de gue­rra en que se desa­rro­lla­ba. La Re­pú­bli­ca in­clu­yen­te era lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo y, con ello, fun­dó una tra­di­ción de cam­bio en be­ne­fi­cio de los cu­ba­nos y de de­be­res en ser­vi­cio de la pa­tria.

| fo­to: Co­pia del ac­ta ori­gi­nal. Cá­ma­ra Cons­ti­tu­yen­te. Guái­ma­ro, 11 de abril de 1869. Fuen­te: Ar­chi­vo Na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.