Ca­ma­güey: don­de so­bre­sa­le la ca­li­dad

Trabajadores - - NACIONALES - | Gre­tel Díaz Mon­tal­vo

Ella y él bien pu­die­ran es­cri­bir un li­bro so­bre có­mo ser éti­cos, có­mo tra­ba­jar con la gen­te y ser res­pon­sa­bles. Ca­da día de­di­can sus ho­ras de tra­ba­jo, y más, a ser­vir y orien­tar. Fue la pro­fe­sión que es­co­gie­ron, y les gus­ta ayu­dar a los ca­ma­güe­ya­nos en sus ges­tio­nes fi­nan­cie­ras.

El tra­ba­jo si no es per­fec­to...

Fé­lix Ra­fael Mo­ya Con­cep­ción lle­va unos 25 años en la di­rec­ción pro­vin­cial del Ban­co de Cré­di­to y Co­mer­cio (Ban­dec) de Ca­ma­güey, lu­gar don­de se ha des­ta­ca­do co­mo buen tra­ba­ja­dor y di­ri­gen­te sin­di­cal por más de una dé­ca­da.

Un día de­ci­dió ju­bi­lar­se de la vi­da mi­li­tar y en­ton­ces eli­gió un pues­to co­mo cus­to­dio en la en­ti­dad ban­ca­ria. De ahí pa­só a se­gu­ri­dad in­ter­na y lue­go a aten­der asun­tos vin­cu­la­dos con la de­fen­sa. Aun cuan­do ya celebra sus 76 años y los acha­ques le qui­ten agi­li­dad no pien­sa en cam­biar de pues­to de la­bor y mu­cho me­nos en la ju­bi­la­ción.

“El Ban­co es lo que nos en­se­ñó el Che —ex­pli­ca Mo­yi­ta, co­mo lo co­no­cen sus com­pa­ñe­ros—; un or­ga­nis­mo se­rio, res­pon­sa­ble y nos edu­ca ca­da día a có­mo de­be ser un tra­ba­ja­dor re­vo­lu­cio­na­rio. En el sis­te­ma ban­ca­rio se en­cuen­tran los va­lo­res de nues­tro pue­blo y em­pre­sas, co­sas que de­be­mos cui­dar.

“Es por eso que creo que nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es sig­ni­fi­ca­ti­va y a la ho­ra de rea­li­zar las fun­cio­nes que nos co­rres­pon­den de­be­mos ser éti­cos, pro­fe­sio­na­les, de­mos­trar amor y ha­cer­lo con ca­li­dad, si no, no es efec­ti­vo. Na­da es per­fec­to, pe­ro el sis­te­ma ban­ca­rio tie­ne un con­trol es­tric­to que nos di­fe­ren­cia”.

Jó­ve­nes, pe­ro ex­pe­ri­men­ta­dos

La Em­pre­sa Pro­vin­cial de Con­sul­to­ría Ju­rí­di­ca de Ca­ma­güey tie­ne so­lo tres años de crea­da y gra­cias a su desem­pe­ño se en­se­ño­rean co­mo Van­guar­dia Na­cio­nal y son car­ta de pre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en el te­rri­to­rio.

“Co­men­za­mos en ju­nio del 2015 co­mo em­pre­sa. Nos au­to­fi­nan­ciá­ba­mos, y los li­nea­mien­tos así lo ava­la­ban. Pe­ro no éra­mos inex­per­tos, por­que to­do el per­so­nal que se unió pro­ce­día de las con­sul­to­rías ads­cri­tas a Jus­ti­cia, por lo que traía­mos mu­cha experiencia. So­lo era un cam­bio de es­truc­tu­ra”, ase­gu­ra Lá­za­ra Váz­quez Ve­laz­co, di­rec­to­ra de la Em­pre­sa de Con­sul­to­ría Ju­rí­di­ca.

“La em­pre­sa pres­ta ser­vi­cios de asis­ten­cia y ase­so­ría a per­so­nas ju­rí­di­cas —aña­de—; so­mos los abo­ga­dos los que ve­la­mos por el cum­pli­mien­to de la le­ga­li­dad en las en­ti­da­des es­ta­ta­les y en las coope­ra­ti­vas no agro­pe­cua­rias.

“Cla­ro, es un tra­ba­jo com­ple­jo y sa­cri­fi­ca­do, que de­man­da bas­tan­te pre­pa­ra­ción, por­que abar­ca to­das las par­tes del de­re­cho y mu­chos ele­men­tos eco­nó­mi­cos. Pe­ro nues­tro tra­ba­jo es ayu­dar a que las em­pre­sas sean efi­cien­tes y fun­cio­nen bien. Por eso no nos pue­de fal­tar la éti­ca, el es­tu­dio cons­tan­te y la pre­pa­ra­ción, pues la le­gis­la­ción en Cu­ba es­tá cam­bian­do con­si­de­ra­ble­men­te. En to­do ello “el buen tra­to y la ca­li­dad a la ho­ra de tra­ba­jar de­ben pri­mar”.

El ser­vi­cio tan­to en el Ban­dec co­mo en la Em­pre­sa de Con­sul­to­ría Ju­rí­di­ca, se ca­rac­te­ri­za por la ca­li­dad. | fo­to: Lean­dro Ar­man­do Pé­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.