Las glo­rias de to­dos

Trabajadores - - DEPORTES - | Joel Gar­cía

Una de las di­fe­ren­cias cla­ve en­tre los prin­ci­pios del de­por­te cu­bano y sus si­mi­la­res en el mun­do es no con­ce­bir ja­más al atle­ta co­mo una mer­can­cía, des­de sus pri­me­ros es­ti­ra­mien­tos de múscu­los has­ta des­pués del úl­ti­mo aplau­so o el me­re­ci­do re­ti­ro. El pro­pio lí­der his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ción, Fidel Cas­tro Ruz, pres­tó es­pe­cial aten­ción al te­ma y tra­zó pau­tas bien cla­ras pa­ra una aten­ción in­te­gral a las glo­rias de­por­ti­vas.

To­do co­mien­za por la pre­pa­ra­ción edu­ca­cio­nal y cul­tu­ral du­ran­te su ca­rre­ra ac­ti­va pa­ra no ser me­ros ro­bots atlé­ti­cos una vez con­clui­da esa eta­pa; y atra­vie­sa lue­go la aten­ción ma­te­rial y re­co­no­ci­mien­to so­cial a par­tir de sus re­sul­ta­dos, no so­lo con la entrega de di­plo­mas y me­da­llas, sino tam­bién de au­tos, casas y un es­ti­pen­dio o re­mu­ne­ra­ción mo­ne­ta­ria, es­to úl­ti­mo vi­gen­te des­de ini­cios del si­glo XXI, a par­tir de la nue­va reali­dad so­cio­eco­nó­mi­ca del país.

No han si­do po­cos los atle­tas res­ca­ta­dos del pol­vo so­ño­lien­to de la his­to­ria a par­tir de las co­mi­sio­nes de aten­ción crea­das en to­das las ins­tan­cias: municipal, pro­vin­cial y na­cio­nal; así co­mo los ser­vi­cios de sa­lud, post­gra­dos y has­ta la­bo­ra­les so­lu­cio­na­dos por esas vías.

Pro­gra­mas de te­le­vi­sión, li­bros per­so­na­les, en­cuen­tros anua­les e in­vi­ta­cio­nes a even­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les no han fal­ta­do tam­po­co, co­mo son aplau­di­bles sus char­las a las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes de sus res­pec­ti­vas dis­ci­pli­nas y el acom­pa­ña­mien­to de al me­nos una de­ce­na de es­tas fi­gu­ras en de­le­ga­cio­nes que par­ti­ci­pan en ci­tas mul­ti­de­por­ti­vas, leá­se, Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, Pa­na­me­ri­ca­nos u Olím­pi­cos.

Las pro­yec­cio­nes de cuán­to más pu­die­ra ha­cer­se en fun­ción de su­mar, aga­sa­jar y dar­les el lu­gar que les co­rres­pon­de a es­tas glo­rias de­ben te­ner pre­sen­te que más allá del di­ne­ro (300 CUC pa­ra los oros olím­pi­cos, 200 pa­ra las pla­tas y 150 pa­ra el bron­ce; 150 pa­ra los cam­peo­nes mun­dia­les, 100 pa­ra el se­gun­do lu­gar a es­te ni­vel y 50 pa­ra los ter­ce­ros pues­tos); lo que nun­ca de­be fa­llar es la pa­la­bra em­pe­ña­da por la Re­vo­lu­ción de ha­cer­los úti­les y que­ri­dos por su pue­blo des­pués de ha­ber­le en­tre­ga­do su ta­len­to, ju­ven­tud y al­ma.

Se im­po­ne coor­di­nar más ac­cio­nes pa­ra mul­ti­pli­car los apor­tes téc­ni­cos, ideo­ló­gi­cos y humanos que pue­dan ha­cer nues­tras glo­rias de­por­ti­vas, so­bre to­do en tiem­pos don­de la uto­pía con que ellos con­si­guie­ron sus cum­bres se pier­de pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes o al me­nos pa­ra al­gu­nos so­lo se tra­du­ce en re­ci­bir di­ne­ro y di­ne­ro, no en dar amor y ca­ri­ño pa­ra su gen­te, la más gran­de me­da­lla.

Hay ur­gen­cias de tra­ba­jo pa­ra se­guir me­di­tan­do. Re­ti­ros ofi­cia­les que no se han he­cho; ex­pli­ca­cio­nes a so­li­ci­tu­des per­so­na­les que no se dan o re­tar­dan sin sen­ti­do; au­sen­cias in­con­ce­bi­bles por fal­ta de una in­vi­ta­ción o lla­ma­da te­le­fó­ni­ca. La glo­ria es de to­dos. Im­po­si­ble ol­vi­dar eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.