Pri­vi­le­gio de los cu­ba­nos

Trabajadores - - NACIONALES - Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

Los tra­ba­ja­do­res en es­te ar­chi­pié­la­go de­ci­den en el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial del país, y a fin de cum­plir esa en­co­mien­da, tie­nen el pri­vi­le­gio de dis­po­ner de es­pa­cios para ana­li­zar có­mo ha­cer­lo y, en con­so­nan­cia, dis­cu­tir los pro­ble­mas de to­do ti­po que obs­ta­cu­li­zan ese ob­je­ti­vo.

Uno de esos mo­men­tos tie­ne su ex­pre­sión por es­tos días, con el de­ba­te del do­cu­men­to Ba­ses para el For­ta­le­ci­mien­to de la Mi­sión del Mo­vi­mien­to Sin­di­cal Cu­bano. Por tan­to, la diana en esas reunio­nes va más allá de plan­tear lo que el em­plea­dor no ha he­cho o le fal­ta para pro­pen­der y via­bi­li­zar la efi­cien­cia en la pro­duc­ción y los ser­vi­cios; tam­bién pue­de cons­ti­tuir un ám­bi­to inigua­la­ble con vis­tas a exa­mi­nar el desem­pe­ño del eje­cu­ti­vo sin­di­cal y el pa­pel co­lec­ti­vo e in­di­vi­dual.

Si te­ne­mos en cuen­ta esas reali­da­des, siem­pre se­rán po­cos los even­tos de capacitación para di­ri­gen­tes sin­di­ca­les en to­das las ins­tan­cias y que sea una cons­tan­te su pre­pa­ra­ción, co­mo en el ca­so de los res­pon­sa­bi­li­za­dos con aten­der los asun­tos eco­nó­mi­cos y los la­bo­ra­les y so­cia­les.

Las estadísticas y tendencias re­fle­xio­na­das por es­tos úl­ti­mos as­pec­tos, ha­ce unos días, con­cre­tan la prue­ba de que per­sis­ten di­fi­cul­ta­des en la ac­ti­vi­dad in­ter­na de los eje­cu­ti­vos sin­di­ca­les y sub­sis­te el des­co­no­ci­mien­to de los tra­ba­ja­do­res en te­mas con­te­ni­dos en el Có­di­go de Tra­ba­jo. En­ton­ces, si tam­po­co el di­ri­gen­te sin­di­cal y el co­mi­té de ex­per­tos las ma­ne­jan y no pro­ce­den en con­se­cuen­cia con los he­chos, ¿qué se pue­de es­pe­rar?

¿De qué for­ma in­terio­ri­za­rán los tra­ba­ja­do­res que no es po­si­ble se­guir ac­tuan­do úni­ca­men­te cuan­do sien­tan el trueno? El es­ce­na­rio la­bo­ral en Cu­ba es di­fe­ren­te des­de que co­men­zó la ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y con él, la pro­mul­ga­ción de de­ce­nas de nor­mas ju­rí­di­cas vin­cu­la­das a di­cha ma­te­ria.

Por lo tan­to, su es­tu­dio no re­sul­ta so­lo com­pe­ten­cia de di­rec­ti­vos y cua­dros sin­di­ca­les, por­que de­be­res y de­re­chos han de an­dar jun­tos y es­tos hay que pre­ci­sar­los en los Con­ve­nios Co­lec­ti­vos de Tra­ba­jo (CCT) y en los Re­gla­men­tos in­ter­nos.

Si el prin­ci­pal ins­tru­men­to de lu­cha de los sin­di­ca­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal son los CCT, para exi­gir lo que en Cu­ba es­tá re­fren­da­do en ley, ¿por qué nos da­mos el lu­jo de re­dac­tar­los y apro­bar­los for­mal­men­te, al igual que los Re­gla­men­tos?

Es­cu­cha­mos en al­gu­nas asam­bleas don­de ya dis­cu­tie­ron el do­cu­men­to Ba­ses..., que las reunio­nes con­vo­ca­das para ana­li­zar el pre­su­pues­to y el plan de­bían te­ner el mis­mo ca­lor de las ci­ta­das para apro­bar el CCT, por­que es­tos tie­nen que ser el re­fle­jo de to­do lo ne­ce­sa­rio para el buen fun­cio­na­mien­to de ca­da cen­tro y la con­se­cu­ción de su ob­je­to so­cial.

En otras hu­bo au­to­crí­ti­cas acer­ca de Ór­ga­nos de Jus­ti­cia La­bo­ral (OJL) in­com­ple­tos, y de las vio­la­cio­nes de pro­ce­di­mien­tos a ese ni­vel que im­pli­can más de­mo­ras en el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción y de res­pues­ta al re­cla­man­te. Agre­ga­mos que nu­me­ro­sos em­plea­do­res in­cum­plen la de­ci­sión de ese me­dio de im­par­ti­ción de jus­ti­cia en la ba­se y de los Tri­bu­na­les Mu­ni­ci­pa­les y los afec­ta­dos van una y otra vez a ape­lar a la ins­tan­cia na­cio­nal de la CTC.

En el año 2017, el 57 % de los OJL dio la ra­zón to­tal o en par­te al de­man­dan­te, lo cual de­no­ta in­co­rrec­ta ti­pi­fi­ca­ción de las con­duc­tas por los apli­can­tes de la me­di­da, y que es­ta en mu­chas oca­sio­nes no se co­rres­pon­de con los he­chos co­me­ti­dos.

Asi­mis­mo, de las 2 mil 145 re­cla­ma­cio­nes so­lo el 37 % se de­cla­ró sin lu­gar, in­du­da­ble inob­ser­van­cia de la le­gis­la­ción vi­gen­te por las ad­mi­nis­tra­cio­nes y vio­la­cio­nes del de­re­cho del tra­ba­ja­dor.

Es in­cues­tio­na­ble que ha­ce fal­ta ge­ne­ra­li­zar la exis­ten­cia de un sin­di­ca­to fuer­te, pres­to siem­pre a echar la pe­lea, que po­sea ar­gu­men­tos pro­pios y co­no­ci­mien­tos para es­cu­char y tam­bién acla­rar, en evi­ta­ción de aná­li­sis par­cia­les y ten­den­tes a ver siem­pre el va­so a me­dio lle­nar.

Se ne­ce­si­ta un di­ri­gen­te sin­di­cal con li­de­raz­go y pro­ta­go­nis­mo, por eso el do­cu­men­to con­vo­ca a pen­sar y a res­pon­der sus in­te­rro­gan­tes, por­que nues­tro pa­pel es afian­zar el so­cia­lis­mo, nos co­men­ta­ba Gi­se­la Duar­te Váz­quez, miem­bro del Se­cre­ta­ria­do Na­cio­nal de la CTC.

Ese es el eje cen­tral de lo ex­pues­to en el do­cu­men­to Ba­ses..., que per­si­gue ge­ne­rar pro­pues­tas para en­ri­que­cer los in­for­mes a dis­cu­tir en las se­sio­nes fi­na­les del XXI Congreso de la or­ga­ni­za­ción, cu­ya pro­yec­ción le­gí­ti­ma es per­fec­cio­nar la la­bor del mo­vi­mien­to sin­di­cal, co­mo par­te de una so­cie­dad que, sus­ten­ta­da en su ri­ca his­to­ria, lu­cha to­dos los días para ha­cer más va­le­de­ras sus con­quis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.