1901: Una Cons­ti­tu­ción en­ca­de­na­da

Trabajadores - - HISTORIA - Fran­cis­ca Ló­pez Ci­vei­ra

En 1900, en el con­tex­to de la ocu­pa­ción mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se de Cu­ba, se con­vo­có a elec­cio­nes para de­le­ga­dos a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que co­men­za­ría sus la­bo­res el 5 de no­viem­bre. Era una si­tua­ción muy com­ple­ja pues la si­tua­ción de país ocupado con­di­cio­na­ba pers­pec­ti­vas e in­cer­ti­dum­bres, ade­más de que la con­vo­ca­to­ria es­ta­ble­cía la obli­ga­to­rie­dad de re­dac­tar una cons­ti­tu­ción y, co­mo par­te de ella, de­ter­mi­nar las re­la­cio­nes que ha­brían de exis­tir en­tre Cu­ba y los Es­ta­dos Uni­dos.

La com­po­si­ción de los 31 de­le­ga­dos te­nía ab­so­lu­ta ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta, pe­ro con di­fe­ren­tes pro­yec­cio­nes en torno a la re­pú­bli­ca que de­bía ser, lo cual se per­ci­bió en las dis­cu­sio­nes y acuer­dos. En las ex­pec­ta­ti­vas, te­nía pre­sen­cia im­por­tan­te la tra­di­ción ema­na­da de las lu­chas in­de­pen­den­tis­tas y el cuer­po ju­rí­di­co en­ton­ces crea­do. Los te­mas más de­ba­ti­dos fue­ron:

•La po­si­ble im­pug­na­ción al dis­cur­so inau­gu­ral del go­ber­na­dor mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se Leo­nar­do Wood, y qué se de­bía dis­cu­tir pri­me­ro: el te­ma de las re­la­cio­nes o la ela­bo­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción. Se acor­dó ela­bo­rar el tex­to cons­ti­tu­cio­nal y no im­pug­nar al go­ber­na­dor mi­li­tar.

•La in­vo­ca­ción a Dios en el tex­to pre­sen­ta­do. Des­pués de un fuer­te de­ba­te, ven­cie­ron los par­ti­da­rios de man­te­ner­la, lo que con­tra­de­cía las po­si­cio­nes li­be­ra­les lai­cas.

•La re­la­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do. Ga­nó su se­pa­ra­ción y la for­ma­ción de un Es­ta­do lai­co, con li­ber­tad re­li­gio­sa, pe­ro con la aco­ta­ción: “sin otra li­mi­tan­te que el res­pe­to a la mo­ral cris­tia­na y al or­den pú­bli­co”, lo cual im­pli­ca­ba una li­mi­tan­te a la li­ber­tad se­ña­la­da.

•La re­la­ción en­tre las pro­vin­cias y el go­bierno cen­tral. El en­fren­ta­mien­to en­tre los par­ti­da­rios de am­plia au­to­no­mía y del cen­tra­lis­mo ter­mi­nó con un im­por­tan­te gra­do de des­cen­tra­li­za­ción des­de los Con­se­jos pro­vin­cia­les y la re­pre­sen­ta­ción en el Congreso.

•Los de­re­chos ciu­da­da­nos. En es­te as­pec­to pre­va­le­ció el cri­te­rio li­be­ral de igual­dad an­te la ley, res­pe­to a la pro­pie­dad, el su­fra­gio uni­ver­sal mas­cu­lino, la obli­ga­to­rie­dad de la en­se­ñan­za y otros.

•La ciu­da­da­nía. Se re­gu­ló la con­di­ción de cu­bano por na­ci­mien­to y na­tu­ra­li­za­ción, así co­mo la pér­di­da de la ciu­da­da­nía, en lo cual la pri­me­ra cau­sa era la adop­ción de una ciu­da­da­nía ex­tran­je­ra.

•La obli­ga­ción de los cu­ba­nos de ser­vir a la pa­tria con las ar­mas y de con­tri­buir a los gas­tos pú­bli­cos.

•La di­vi­sión de po­de­res en Eje­cu­ti­vo (Pre­si­den­te), Le­gis­la­ti­vo (una Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y un Se­na­do) y Ju­di­cial. Tam­bién se re­gu­la­ron los re­gí­me­nes provincial y mu­ni­ci­pal.

Uno de los as­pec­tos más dis­cu­ti­dos fue la for­ma de elec­ción para el Se­na­do y la Pre­si­den­cia. Si el su­fra­gio uni­ver­sal ha­bía pre­va­le­ci­do fren­te a los par­ti­da­rios de la res­tric­ción del vo­to, en es­te as­pec­to vol­vió a aflo­rar la con­tra­dic­ción, pues en el fon­do se dis­cu­tía la re­pú­bli­ca in­clu­yen­te o no. En el de­ba­te ven­ció la po­si­ción de ele­gir a am­bas ins­tan­cias por vo­to de se­gun­do gra­do y con re­qui­si­tos adi­cio­na­les, pues el Se­na­do (4 se­na­do­res por pro­vin­cia) se ele­gi­ría por los Con­se­je­ros pro­vin­cia­les y do­ble nú­me­ro de com­pro­mi­sa­rios, que se­rían: una mi­tad ma­yo­res con­tri­bu­yen­tes y la otra mi­tad por ca­pa­ci­dad, de acuer­do con lo que de­ter­mi­na­ra la ley. El Pre­si­den­te tam­bién se ele­gía en se­gun­do gra­do.

Es­ta Cons­ti­tu­ción pro­cla­mó la so­be­ra­nía del Es­ta­do cu­bano; sin em­bar­go, la im­po­si­ción de la En­mien­da Platt co­mo apén­di­ce cons­ti­tu­cio­nal se­ría una li­mi­tan­te en to­dos los ór­de­nes para la Re­pú­bli­ca por na­cer.

La Cons­ti­tu­ción, apro­ba­da el 21 de fe­bre­ro de 1901, a la que se aña­dió el apén­di­ce im­pues­to por el go­bierno in­ter­ven­tor, mos­tró las di­ver­gen­cias con­cep­tua­les de sus de­le­ga­dos, aun­que ma­yo­ri­ta­ria­men­te sa­li­dos de las fi­las in­de­pen­den­tis­tas, así co­mo las con­di­cio­nan­tes que im­po­nía la si­tua­ción de país ocupado. La tra­di­ción mam­bi­sa se re­co­gió par­cial­men­te y su es­pí­ri­tu li­be­ral es­tu­vo mo­de­ra­do por las po­si­cio­nes con­ser­va­do­ras. No se ha­bía plas­ma­do el cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio.

Así re­fle­jó la pren­sa cu­ba­na de la épo­ca la im­po­si­ción por Es­ta­dos Uni­dos de la En­mien­da Platt, que las­tró la Cons­ti­tu­ción de 1901 y `por en­de el na­ci­mien­to de la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.