En el ci­be­res­pa­cio

Trabajadores - - NACIONALES - Ga­bino Man­gue­la Díaz

En­tre los te­mas más “lle­va­dos y traí­dos” de las úl­ti­mas se­ma­nas en el país se in­clu­ye por de­re­cho pro­pio el de la pro­tec­ción al con­su­mi­dor. Ra­zo­nes pue­den ha­ber mu­chas, y asu­mo que ello se de­be al in­te­rés des­per­ta­do por la en­tra­da en vi­gor de la Re­so­lu­ción 54 —un do­cu­men­to le­gal en aras de or­ga­ni­zar y eje­cu­tar la de­fen­sa del clien­te— y, ade­más, por ser ma­yo­ri­ta­rio el cri­te­rio de que el ciu­da­dano no es fa­vo­re­ci­do en asun­tos del co­mer­cio mi­no­ris­ta, ya sea en su bo­de­ga o car­ni­ce­ría, en la ca­fe­te­ría, en la lla­ma­da tien­da re­cau­da­do­ra de di­vi­sas, en fin, en cual­quier uni­dad de ven­ta.

En­ton­ces uti­li­zan cual­quier téc­ni­ca para “de­fen­der­se” —aun­que no to­das, la­men­ta­ble­men­te—, en­tre es­tas el víncu­lo di­rec­to con el ór­gano de pren­sa, vía te­lé­fono o co­rreo elec­tró­ni­co.

Por ejem­plo, Eu­ge­nio Vi­ce­do To­mey nos co­men­ta que al­gu­nas au­to­ri­da­des con­ti­nua­men­te su­gie­ren a los ciu­da­da­nos que se que­jen e in­clu­so ofre­cen lis­tas de te­lé­fo­nos a don­de lla­mar.

“Los ‘lla­ma­dos’ no son el camino, ni las que­jas tam­po­co —di­ce—, pues ja­más van a enal­te­cer al ciu­da­dano, in­clu­so los de ma­yor vi­si­bi­li­dad so­cial no tie­nen in­cor­po­ra­da esa prác­ti­ca.

“Quien ro­ba de­trás de un mos­tra­dor —agre­ga— se en­cuen­tra más pre­pa­ra­do para ro­bar que el ciu­da­dano para en­fren­tar­se a él”. Su­gie­re apli­car el prin­ci­pio de que “el que pe­sa no co­bra, y ven­der pro­duc­tos preem­pa­ca­dos, con pe­so y pre­cio in­di­ca­dos”.

Án­gel Tamayo re­fie­re que la Re­so­lu­ción 54 es una mag­ní­fi­ca no­ti­cia que el pue­blo apo­ya­rá. Y di­ce que los di­ri­gen­tes de los mi­nis­te­rios y to­da su di­rec­ti­va de­ben in­vo­lu­crar­se más di­rec­ta­men­te en es­tos te­mas, de­jar un ra­to el bu­ró y ver su com­pe­ne­tra­ción con la ma­sa tra­ba­ja­do­ra, pues es­tos pro­ble­mas, a ve­ces “pe­que­ños de­ta­lles”, nos ha­cen ser me­nos con­se­cuen­tes y fir­mes.

Por su par­te, Mi­nur­kis nos plan­tea que en asun­tos de pro­tec­ción a la po­bla­ción se de­be­rían au­di­tar sor­pre­si­va­men­te a las di­rec­cio­nes de la vi­vien­da, pla­ni­fi­ca­ción fí­si­ca y las di­rec­cio­nes de al­ber­gue de ca­da mu­ni­ci­pio, “pues es­toy más que se­gu­ra de que en­con­tra­rán mu­chas sor­pre­si­tas muy gra­ves”.

Mien­tras, Jor­ge Tra­vel ex­pre­sa, re­fi­rién­do­se a vio­la­cio­nes detectadas por es­te se­ma­na­rio en re­cien­te re­co­rri­do por mer­ca­dos agro­pe­cua­rios de la ca­pi­tal que “es más de lo mis­mo; abu­rre un te­ma sin so­lu­ción, bo­ni­tas fo­tos de los de­pen­dien­tes con los so­ba­cos al ai­re, la vul­ga­ri­dad es ram­pan­te”.

So­bre tal asun­to —el ci­ta­do re­co­rri­do por mer­ca­dos— una ci­ber­nau­ta, Mag­da, nos es­cri­be que “co­mo par­te del pue­blo, les agra­dez­co por de­fen­der los in­tere­ses de to­dos, pe­ro ha­ce fal­ta que se man­ten­ga es­te con­trol. Le pro­pon­go que reali­cen una vi­si­ta al mer­ca­do agro­pe­cua­rio de la Pal­ma y al de Es­pe­cia­li­da­des (uno al la­do del otro) en Arro­yo Naranjo, a ver si nos be­ne­fi­cia­mos con el pe­sa­je co­rrec­to y la ca­li­dad de los pro­duc­tos que se ofer­tan.

Otra ci­ber­nau­ta, Ke­nia, nos sub­ra­ya que “to­do lo ex­pues­to es­tá per­fec­to, pe­ro lo que ha­ce fal­ta es no ol­vi­dar lo fun­da­men­tal que es con­tro­lar, ve­ri­fi­car que se cum­plan las me­di­das y se­guir vi­si­tan­do mer­ca­dos en la ciu­dad, por­que hay otros que tam­bién in­cum­plen lo es­ta­ble­ci­do.

“Me sa­tis­fa­ce que se efec­túen ac­cio­nes de con­trol a los es­ta­ble­ci­mien­tos es­ta­ta­les y no es­ta­ta­les que ven­den a la po­bla­ción y su­gie­ro que lo mis­mo que se reali­zó en La Ha­ba­na, don­de se de­tec­ta­ron un sin­nú­me­ro de de­fi­cien­cias, lo ha­gan en to­das las pro­vin­cias del país, por­que de­fi­ni­ti­va­men­te los tra­ba­ja­do­res que de­pen­de­mos de un sa­la­rio so­mos los per­ju­di­ca­dos”, nos co­men­tó Ma­ría.

Nos lla­mó la aten­ción el cri­te­rio de RRL, quien fir­mó así y di­jo no ser de los que co­mul­gan a fa­vor de sa­car en la pren­sa el nom­bre de los res­pon­sa­bles de la fal­ta de abas­te­ci­mien­to, vio­la­cio­nes de pre­cios, etc. “No me ale­gro del mal ajeno… pe­ro cuan­do por otro la­do se pu­dren las mer­can­cías, lle­gan en mal es­ta­do o no lle­gan, sim­ple­men­te los res­pon­sa­bles de ello no tie­nen con­cien­cia, y no pue­den man­te­ner­se en nin­gún car­go”.

La­lo, tam­bién vía co­rreo elec­tró­ni­co, ase­gu­ra que “el pue­blo nun­ca va a per­der la esperanza de que las co­sas se arre­glen, pe­ro va a ser muy di­fí­cil; el há­bi­to de ro­bar­le al pue­blo es­tá en­rai­za­do en mu­chas per­so­nas, que lo jus­ti­fi­can por los ba­jos sa­la­rios, mas co­noz­co lu­ga­res don­de los sa­la­rios no son ba­jos e igual roban”.

Ma­ría, por su par­te, pi­de que para pro­te­ger me­jor a los clien­tes, cuan­do las au­to­ri­da­des va­yan a con­tro­lar en las uni­da­des, “por fa­vor, lle­guen sin avi­sar, esa es la clave para po­der ver al­go, así siem­pre co­ge­rán al­go mal he­cho”.

Por ra­zo­nes de es­pa­cio no po­de­mos re­fe­rir to­das las opiniones de los ci­ber­nau­tas. Para con­cluir to­ma­mos so­lo un pá­rra­fo del cri­te­rio que nos ofre­ce Leo­nar­do: “¿Por qué hay que es­pe­rar a que pa­se la pren­sa para sa­ber de las vio­la­cio­nes? ¿Dón­de es­tán los di­rec­ti­vos de or­ga­nis­mos que en su ma­yo­ría cuen­tan con trans­por­te y com­bus­ti­ble? ¿Y qué de­cir del cuer­po de ins­pec­to­res? Para mí los con­su­mi­do­res se­gui­mos sin pro­tec­ción”.

| fo­to: To­ma­do de Pa­lan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.