In­va­so­res en el­cen­tro de Cu­ba

Trabajadores - - HISTORIA - | Fe­li­pa Suá­rez Ramos | fo­tos: Ar­chi­vo

Las in­cle­men­cias del tiem­po, el ham­bre, la sed y la cons­tan­te per­se­cu­ción por par­te del enemi­go, no pu­die­ron im­pe­dir que las co­lum­nas de Ca­mi­lo y Che cum­plie­ran su mi­sión

LOS DÍAS 7 y 12 de oc­tu­bre de 1958 las co­lum­nas in­va­so­ras no. 2 An­to­nio Ma­ceo, co­man­da­da por Ca­mi­lo Cien­fue­gos Go­rria­rán, y no. 8 Ci­ro Re­don­do, por Er­nes­to Gue­va­ra de la Ser­na, Che, pe­ne­tra­ron en te­rri­to­rio vi­lla­re­ño. De ese mo­do que­dó cum­pli­da la pri­me­ra eta­pa de la mi­sión a es­tas in­di­ca­da por el Co­man­dan­te en Jefe del Ejér­ci­to Re­bel­de, Fi­del Cas­tro Ruz. Am­bas co­lum­nas ha­bían par­ti­do de la Sie­rra Maes­tra: la pri­me­ra de El Sal­to, el 21 de agosto, y la se­gun­da de El Jí­ba­ro, 10 días más tar­de.

La co­lum­na An­to­nio Ma­ceo de­bía con­ti­nuar ha­cia Pi­nar del Río pa­ra abrir un nue­vo fren­te de com­ba­te, en tan­to la co­lum­na Ci­ro Re­don­do se asen­ta­ría en la re­gión cen­tral. Allí su co­man­dan­te asu­mi­ría el man­do po­lí­ti­co-mi­li­tar de to­das las fuer­zas lo­ca­li­za­das, im­plan­ta­ría las le­yes del Ejér­ci­to Re­bel­de, e im­pe­di­ría el en­vío de re­fuer­zos del ejér­ci­to ha­cia la pro­vin­cia orien­tal.

Ejér­ci­to vs. in­va­so­res

El 7 de sep­tiem­bre las dos co­lum­nas arri­ba­ron a Ca­ma­güey, se­de del 2.o Dis­tri­to Mi­li­tar y del Re­gi­mien­to no. 2 Agra­mon­te, de la Guar­dia Ru­ral, con mil 93 efec­ti­vos; don­de tam­bién ra­di­ca­ba la 2.a Di­vi­sión de la Po­li­cía Na­cio­nal, con 12 ofi­cia­les y 315 vi­gi­lan­tes. A par­tir de los me­ses de ju­nio y ju­lio de 1958 esas fuer­zas tu­vie­ron que en­fren­tar a dos gru­pos gue­rri­lle­ros en las zo­nas bos­co­sas del nor­te y el sur.

An­te la pre­sen­cia re­bel­de en la pro­vin­cia, el 14 de ju­lio el jefe del re­gi­mien­to, te­nien­te co­ro­nel Ar­man­do Suá­rez Su­quet, or­de­nó a los es­cua­dro­nes, ca­pi­ta­nías, te­nen­cias y pues­tos de la guar­dia ru­ral si­tuar em­bos­ca­das, efec­tuar re­co­rri­dos, pa­tru­lla­jes y re­gis­tros, y ubi­car con­fi­den­tes con el pro­pó­si­to de evi­tar que los sim­pa­ti­zan­tes con la re­vo­lu­ción pres­ta­ran ayu­da a los gue­rri­lle­ros.

Nom­bra­do seis días más tar­de co­mo jefe de la Zo­na de Ope­ra­cio­nes, Suá­rez Su­quet dis­pu­so ubi­car em­bos­ca­das en lu­ga­res y ca­mi­nos fac­ti­bles de ser uti­li­za­dos por los re­bel­des pa­ra sus ac­cio­nes; con­fec­cio­nar lis­ta­dos de con­fi­den­tes y per­so­nas adep­tas al ré­gi­men; y de las co­lo­nias, ca­se­ríos y otros pun­tos don­de pu­die­ran mo­ver­se aque­llos com­ba­tien­tes. Asi­mis­mo, su­gi­rió al al­to man­do sus­ti­tuir va­rios pues­tos, la par­ti­ci­pa­ción de los je­fes de uni­da­des en la­bo­res de pa­tru­lla­je y de no­che re­for­zar con 100 hombres los es­cua­dro­nes 25, de Guái­ma­ro, y 26, de Nue­vi­tas, en los lí­mi­tes con Orien­te, con vis­tas a im­pe­dir nue­vos en­víos de re­bel­des a te­rri­to­rio agra­mon­tino.

El 5 de sep­tiem­bre, Suá­rez Su­quet in­for­mó por es­cri­to a la je­fa­tu­ra del Dis­tri­to Mi­li­tar, su cri­te­rio de que nin­gún gru­po re­bel­de se en­con­tra­ba por en­ton­ces en la re­gión; in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de em­bos­car efec­ti­vos en los lí­mi­tes de esa pro­vin­cia con la orien­tal, así co­mo de re­pa­rar con urgencia los ca­rros de re­co­no­ci­mien­to; y le so­li­ci­tó gra­na­das de mano, fu­si­les, lan­za­gra­na­das y otros me­dios.

Dos días más tar­de, las co­lum­nas in­va­so­ras pe­ne­tra­ron en Ca­ma­güey, pe­ro no fue has­ta des­pués de los com­ba­tes sos­te­ni­dos por la co­lum­na Ci­ro Re­don­do en La Fe­de­ral, el 9 de sep­tiem­bre, y en Cua­tro Com­pa­ñe­ros, cin­co días más tar­de, que el ejér­ci­to de la ti­ra­nía co­no­ció la pre­sen­cia de los in­va­so­res en la zo­na. Es­ta­ble­ci­do el iti­ne­ra­rio se­gui­do por am­bas tro­pas re­bel­des, el enemi­go pro­ce­dió a si­tuar una ca­de­na de em­bos­ca­das a to­do lo lar­go de la ru­ta que pre­su­mi­ble­men­te de­bían se­guir, muy es­pe­cial­men­te en la de Ba­ra­guá, don­de creó una lí­nea en for­ma de cer­co que, en su opi­nión, les re­sul­ta­ría in­fran­quea­ble.

Fuer­te des­plie­gue mi­li­tar

Des­de el día 17, la zo­na cos­te­ra ca­ma­güe­ya­na, en áreas del em­bar­ca­de­ro de San­ta Ma­ría y la Pun­ta de Ma­cu­ri­jes, eran cons­tan­te­men­te pa­tru­lla­das por la fra­ga­ta 301 Jo­sé Martí y el guar­da­cos­tas 101 Leon­cio Pra­do, re­co­rri­do am­plia­do tres días des­pués cuan­do la pri­me­ra, con 21 hombres más, cu­bría has­ta el sub­puer­to de Bo­ca Gran­de y las cer­ca­nías del em­bar­ca­de­ro.

A par­tir del 27, fue­ron con­cen­tra­das cua­tro com­pa­ñías des­de el cen­tral Ba­ra­guá has­ta el río Ita­bo, y dos en Cie­go de Ávi­la; dos avio­nes B-26 y uno de en­la­ce en la pis­ta del ci­ta­do cen­tral, y em­bos­ca­das en las lí­neas fé­rreas Ba­ra­guá-Ja­güe­yal, Ba­ra­guá-Co­lo­ra­do y Ba­ra­guá-em­bar­ca­de­ro de San­ta Ma­ría, así co­mo de Pa­len­que a Ca­yo To­ro, en la la­gu­na Pal­ma­ri­to y en El Pal­mar, creando de ese mo­do una fuer­te lí­nea de con­ten­ción.

Con fe­cha 29 de ese mes, el co­ro­nel Leo­pol­do Pé­rez Cou­jill —dos días an­tes nom­bra­do jefe del 2.o Dis­tri­to Mi­li­tar— in­for­mó al jefe del Es­ta­do Ma­yor Con­jun­to, ma­yor ge­ne­ral Fran­cis­co Ta­ber­ni­lla Dolz, que en el cer­co par­ti­ci­pa­ban el ba­ta­llón 22, cua­tro com­pa­ñías in­de­pen­dien­tes y 100 hombres más, apo­ya­dos por la Ma­ri­na de Gue­rra, a los que al día si­guien­te se su­ma­ría otra com­pa­ñía. En es­ta úl­ti­ma fe­cha fue­ron ubi­ca­das nue­vas uni­da­des en Pino Tres, el cen­tral Ma­ca­re­ño, San­ta Cruz del Sur, em­bar­ca­de­ro de San­ta Ma­ría, Pun­ta de Ma­cu­ri­jes, Pa­li­zón, San Mi­guel del Jun­co, Ro­sa­lín, Pa­len­que, Ma­rro­quí y Mon­te Ma­ri­ne­ro.

De­ses­pe­ra­do por de­te­ner el avan­ce de los in­va­so­res, el ejér­ci­to di­se­mi­nó sus uni­da­des más allá de las áreas por don­de es­pe­ra­ba que se des­pla­za­ran. Con ese ob­je­ti­vo, en sep­tiem­bre el al­to man­do in­cre­men­tó la can­ti­dad de efec­ti­vos del 2.o Dis­tri­to Mi­li­tar has­ta un to­tal de 127 ofi­cia­les, 285 cla­ses y 2 mil 110 sol­da­dos.

Pe­ro tan­to es­fuer­zo se vio frus­tra­do por el arro­jo y de­ci­sión de lle­gar has­ta el fi­nal, que ani­ma­ba a los com­ba­tien­tes de las co­lum­nas An­to­nio Ma­ceo y Ci­ro Re­don­do. La ci­ta­da lí­nea de con­ten­ción fue bur­la­da por la co­lum­na 2, cuan­do su jefe de­ci­dió cam­biar el rum­bo ha­cia el nor­te, y por la 8, al pa­sar la lí­nea de con­ten­ción cer­ca de un ki­ló­me­tro de la úl­ti­ma pos­ta, en una ac­ción so­bre la cual su jefe es­cri­bió: “(…). El cha­pa­leo, im­po­si­ble de evi­tar to­tal­men­te, y la lu­na cla­ra me ha­cen pen­sar con vi­sos de cer­te­za que el enemi­go se dio cuen­ta de nues­tra pre­sen­cia (…)”.

Tras­cen­den­tal vic­to­ria

En­tre 45 y 48 días de mar­cha ha­cia el cen­tro del país, las co­lum­nas in­va­so­ras re­co­rrie­ron más de 700 ki­ló­me­tros, la ma­yor par­te a pie.

La co­lum­na 8 sos­tu­vo dos com­ba­tes, en La Fe­de­ral y Cua­tro Com­pa­ñe­ros, los días 9 y 14 de sep­tiem­bre. En el pri­me­ro per­die­ron la vi­da los com­ba­tien­tes Mar­cos Borrero Fon­se­ca y Dar­cio Gu­tié­rrez Acos­ta, y re­sul­ta­ron he­ri­dos Her­man Mark y En­ri­que Ace­ve­do Gon­zá­lez, y le­sio­na­do Án­gel Frías Ro­ble­jo; en el se­gun­do mu­rió Juan B. Her­nán­dez Suá­rez y re­ci­bie­ron he­ri­das Jo­sé Ramón Sil­va Be­rroa, Emi­lio Oli­va Her­nán­dez y Re­né Ro­drí­guez Acos­ta. El sal­do del enemi­go fue en to­tal de cin­co muer­tos, dos he­ri­dos y tres pri­sio­ne­ros. En tres en­fren­ta­mien­tos sos­te­ni­dos con el ejér­ci­to la co­lum­na 2 no su­frió ba­jas, pe­ro tu­vo que la­men­tar la pér­di­da de los com­pa­ñe­ros Ze­nén Me­ri­ño Var­gas y Del­fín Mo­reno Váz­quez, ase­si­na­dos por el enemi­go en dis­tin­tos mo­men­tos cuan­do cum­plían mi­sio­nes de la je­fa­tu­ra.

El 15 de oc­tu­bre, la co­lum­na 2 lle­gó a La Ca­ri­dad, en la zo­na de Ya­gua­jay, en ese si­tio Ca­mi­lo es­ta­ble­ció la co­man­dan­cia y de­ci­dió es­pe­rar has­ta te­ner no­ti­cias de la co­lum­na 8; días des­pués Fi­del le or­de­nó per­ma­ne­cer allí has­ta tan­to el Che lo­gra­ra po­ner or­den en el te­rri­to­rio. En igual fe­cha arri­bó la co­lum­na Ci­ro Re­don­do a Loma del Obis­po, en la re­gión de San­cti Spí­ri­tus, des­de don­de, mien­tras avan­za­ba, Che co­men­zó a cum­plir las mi­sio­nes a él con­fia­das y or­de­nó la bús­que­da de un lu­gar ade­cua­do pa­ra es­ta­ble­cer la co­man­dan­cia, pos­te­rior­men­te ins­ta­la­da en Ca­ba­lle­te de Ca­sa.

La co­lum­na co­man­da­da por Ca­mi­lo Cien­fue­gos de­bía lle­gar has­ta Pi­nar del Río, pe­ro Fi­del le or­de­nó per­ma­ne­cer en Las Vi­llas has­ta que el Che so­lu­cio­na­ra los pro­ble­mas exis­ten­tes allí en­tre las fuer­zas re­vo­lu­cio­na­rias.

Una vez en Las Vi­llas, el co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra de­bía asu­mir el man­do po­lí­ti­co-mi­li­tar de la pro­vin­cia, apli­car las le­yes del Ejér­ci­to Re­bel­de, e im­pe­dir el pa­so de tro­pas enemi­gas ha­cia las pro­vin­cias orien­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.