¿Qué que­re­mos, qué po­de­mos?

Trabajadores - - DEPORTES -

en­tre los co­lec­ti­vos. Ba­lon­ces­to y voleibol apun­tan con fi­lo pa­ra la ve­ni­de­ra edi­ción (en el ca­so del pri­me­ro se­ría pru­den­te pen­sar en la mo­da­li­dad 3x3), aun­que en la mirilla de los or­ga­ni­za­do­res no de­be fal­tar una fu­tu­ra in­clu­sión del te­nis de me­sa, fút­bol sa­la y has­ta do­mi­nó, de gran im­pac­to y con cen­te­na­res de prac­ti­can­tes en el país.

El éxi­to de un cer­ta­men co­mo es­te des­can­sa en que su­me­mos a la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas en los even­tos de ba­se y mu­ni­ci­pio (en 1985 se con­ta­bi­li­za­ron ca­si 1 mi­llón de tra­ba­ja­do­res in­vo­lu­cra­dos), a la vez que tam­bién exis­ta la po­si­bi­li­dad de re­unir a los cla­si­fi­ca­dos pa­ra la eta­pa éli­te (nun­ca su­pe­rior a 300 per­so­nas) en un pla­zo que no ex­ce­da las cin­co jor­na­das en un te­rri­to­rio con ins­ta­la­cio­nes e in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra eso.

La so­lu­ción en­con­tra­da por la CTC de frag­men­tar esa fa­se fi­nal por dis­ci­pli­nas y pro­vin­cias se jus­ti­fi­ca por te­mas de alo­ja­mien­to y lo­gís­ti­ca, pe­ro qui­zás la dé­ci­ma edi­ción sir­va pa­ra ex­pe­ri­men­tar unos jue­gos con inau­gu­ra­ción, dis­cu­sión de me­da­llas y clau­su­ra en una pro­vin­cia, cual tras­cen­den­tal fies­ta de los tra­ba­ja­do­res, tal y co­mo su­ce­de hoy con una con­fe­ren­cia na­cio­nal de un sin­di­ca­to u otras ac­ti­vi­da­des centrales.

Res­pec­to a los par­ti­ci­pan­tes, ves­tua­rio y apo­yo del In­der son evi­den­tes las fi­su­ras por ce­rrar. Si to­ma­mos en cuen­ta que lo más im­por­tan­te fue sa­car­los del ol­vi­do tras 12 años de au­sen­cia, lo vi­vi­do es­te 2018 sig­ni­fi­ca ex­pe­rien­cia y lec­cio­nes.

Hay que des­te­rrar los frau­des de ins­cri­bir por un sin­di­ca­to a quien no per­te­ne­ce en fun­ción de cum­plir o ga­nar a to­da cos­ta. Hay que sal­var los jue­gos del fe­nó­meno de cham­peo­nis­mo, pues si bien el de­por­te es pa­ra ga­nar o per­der, el ob­je­ti­vo su­pre­mo es otro, ex­pre­sa­do ha­ce 45 años por el Ca­pi­tán de la Cla­se Obre­ra. En la uni­for­mi­dad hay que apli­car más lo es­ta­ble­ci­do en la ma­yo­ría de los Con­ve­nios Co­lec­ti­vos de Tra­ba­jo: que la ad­mi­nis­tra­ción apo­ye en la com­pra de ves­tua­rios de­por­ti­vos.

El no­veno ca­pí­tu­lo de es­ta jus­ta es ya his­to­ria. Des­per­tar un gi­gan­te de­por­ti­vo en­tre la ma­sa de obre­ros, cien­tí­fi­cos, in­te­lec­tua­les, mu­je­res, hom­bres, jó­ve­nes y ve­te­ra­nos no se lo­gra de la no­che al día sin sa­cu­dir los ci­mien­tos de lo que pue­de apor­tar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca a los cum­pli­mien­tos de pro­duc­ción y al cli­ma la­bo­ral.

Ade­más de tra­ba­ja­do­res más sa­lu­da­bles y com­pro­me­ti­dos, ten­dre­mos co­lec­ti­vos más ale­gres, or­gu­llo­sos y mo­ti­va­dos. Que­da tinta en el tin­te­ro pa­ra otros te­mas, co­mo el res­ca­te de las Es­par­ta­quia­das del Ní­quel y el ejem­plo de la Li­ga Azu­ca­re­ra con 38 ediciones. El es­pa­cio es fi­ni­to. Los sue­ños y el op­ti­mis­mo enor­mes.

El atle­tis­mo es bien­ve­ni­do en los jue­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.