Tec­no­lo­gía ho­lan­de­sa con ma­nos san­tia­gue­ras

Trabajadores - - NACIONALES - Betty Bea­tón Ruiz De la au­to­ra

Da­men, gru­po in­ter­na­cio­nal de as­ti­lle­ros con se­de en Ho­lan­da, apos­tó por la Ma­yor de las An­ti­llas y a ca­si 20 años de pre­sen­cia en San­tia­go de Cu­ba de­vie­ne ejem­plo de in­ver­sión ex­tran­je­ra en el país

DES­DE la le­ja­na Europa, y a pe­sar de los di­fí­ci­les mo­men­tos que atra­ve­sa­ba Cu­ba allá por la dé­ca­da de los no­ven­ta, Da­men Ship­yards Group no du­dó en mi­rar ha­cia es­ta por­ción del Ca­ri­be, muy en par­ti­cu­lar al su­ro­rien­tal te­rri­to­rio san­tia­gue­ro, y de­ci­dió asen­tar­se aquí pa­ra rea­li­zar la­bo­res de cons­truc­ción, in­ge­nie­ría y re­pa­ra­ción na­val ba­jo el nom­bre Da­mex Ship­buil­ding & En­gi­nee­ring.

En enero de 1995 ini­cia­ron las ope­ra­cio­nes por in­ter­me­dio de un con­tra­to de pro­duc­ción coope­ra­da y lue­go de re­sul­ta­dos de ex­ce­len­cia, en abril del año 2000, se con­cre­tó co­mo em­pre­sa de ca­pi­tal to­tal­men­te ex­tran­je­ro, au­to­ri­za­da por 20 años.

“To­dos siem­pre me han pre­gun­ta­do por qué San­tia­go de Cu­ba —co­men­ta a Isi­dro Cam­pos Cas­tro, ge­ren­te ge­ne­ral de Da­mex—, por qué no en otro lu­gar, con me­jo­res be­ne­fi­cios en ma­te­ria de fa­ci­li­da­des de co­ne­xión pa­ra la lle­ga­da de los re­cur­sos, pe­ro siem­pre di­go que los bar­cos se ha­cen con las ma­nos y la gen­te de aquí de­mos­tró des­de un prin­ci­pio ele­va­da ca­li­fi­ca­ción y com­pe­ten­cia, vi­mos que va­lía la pe­na y de­ci­di­mos que­dar­nos.

“El pro­ble­ma que tie­ne Cu­ba es con la dis­po­ni­bi­li­dad de ma­te­rias pri­mas pa­ra fa­bri­car un pro­duc­to, por eso no­so­tros po­ne­mos el di­se­ño, los re­cur­sos y el clien­te en to­do un pa­que­te, y con las ma­nos de los san­tia­gue­ros ha­ce­mos los bar­cos cre­cien­do año por año, con be­ne­fi­cio pa­ra las dos par­tes”.

Ba­jo el prin­ci­pio fun­da­cio­nal de Da­men: “La me­jor ca­li­dad, di­se­ños pro­ba­dos, pla­zos de en­tre­ga cor­tos, ba­jo man­te­ni­mien­to y ex­ce­len­te va­lor de re­ven­ta”, Da­mex fue en­cum­brán­do­se pel­da­ño a pel­da­ño pa­ra lle­gar has­ta el pre­sen­te con 61 em­bar­ca­cio­nes cons­trui­das —en­tre ca­ta­ma­ra­nes, pa­tru­lle­ras, re­mol­ca­do­res, des­de 12 me­tros has­ta 30 me­tros, car­gue­ros ro-ro, bar­cos pes­que­ros, fe­rris y tan­que­ros— así co­mo 183 na­víos re­pa­ra­dos, al­gu­nos en más de una oca­sión.

Los co­no­ce­do­res del te­ma en el área de Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be sa­ben que ex­pe­rien­cia, agi­li­dad y efi­cien­cia dis­tin­guen a es­ta en­ti­dad, en­cla­va­da en los as­ti­lle­ros El Nís­pe­ro, de la ca­rre­te­ra de Pun­ta Gor­da, en la ciu­dad san­tia­gue­ra, y cer­ti­fi­ca­da con las Nor­mas ISO 9001:2015.

“No por gus­to clien­tes de Tri­ni­dad y To­ba­go, Baha­mas, Ja­mai­ca, Hai­tí, Cu­ra­zao, Ve­ne­zue­la, Cos­ta Ri­ca, Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má, y Mé­xi­co, ade­más de

Tra­ba­ja­do­res,

Cu­ba, nos han con­fia­do la cons­truc­ción o re­pa­ra­ción de na­ves de di­fe­ren­tes ti­pos y nues­tro per­so­nal ha pres­ta­do ayu­da téc­ni­ca en as­ti­lle­ros de Co­lom­bia, Ecua­dor y Pe­rú”, co­men­ta Xio­ma­ra Ro­drí­guez Cu­ba, ge­ren­te eco­nó­mi­ca, y una de las seis mu­je­res en­tre los 133 tra­ba­ja­do­res de Da­mex.

“Acá —aco­ta la di­rec­ti­va— se da prio­ri­dad a la ca­pa­ci­ta­ción es­pe­cia­li­za­da, tan­to den­tro co­mo fue­ra del país, por eso mu­chos tra­ba­ja­do­res han pa­sa­do cur­sos en Ho­lan­da pa­ra pre­pa­rar­se en el uso de nue­vas téc­ni­cas y tec­no­lo­gías de avan­za­da que dis­po­ne­mos en nues­tros ta­lle­res”.

Los ope­ra­rios To­más Mar­tén, Ra­fael Hernández e Ibrahín Dip, elec­tri­cis­ta, sol­da­dor y me­cá­ni­co, res­pec­ti­va­men­te, así co­mo el in­ge­nie­ro Fer­nan­do Bros­sard, se cuen­tan en­tre aque­llos que han te­ni­do la po­si­bi­li­dad de su­pe­rar­se téc­ni­ca y pro­fe­sio­nal­men­te en los Paí­ses Ba­jos, y va­lo­ran en muy al­to gra­do los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos.

“Re­sul­tan im­pres­cin­di­bles por el ri­gor que se exi­ge en es­te as­ti­lle­ro”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro Bros­sard, uno de los fun­da­do­res, “por ejem­plo, so­mos lí­de­res en la cons­truc­ción de em­bar­ca­cio­nes de alu­mi­nio, y apli­ca­mos sol­da­du­ras muy es­pe­cia­li­za­das, las cua­les se so­me­ten a ri­gu­ro­sos con­tro­les, con ul­tra­so­ni­dos y ra­yos X, que ve­ri­fi­can la no exis­ten­cia de po­ros en las sol­da­du­ras, así co­mo la re­sis­ten­cia de es­tas, en to­dos es­tos años nun­ca he­mos te­ni­do que­jas o re­cla­mos por la ca­li­dad de lo que ha­ce­mos”.

Otros mo­ti­vos de or­gu­llo mar­can al co­lec­ti­vo de Da­mex, en­tre es­tos los apor­tes al cui­da­do del me­dio am­bien­te, con el cum­pli­mien­to es­tric­to de las me­di­das es­ta­ble­ci­das en tal sen­ti­do, o los re­sul­ta­dos en la apli­ca­ción de las nor­mas de se­gu­ri­dad y sa­lud en el tra­ba­jo, sin re­gis­tros de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, a pe­sar de los ries­gos y pe­li­gros que en­tra­ñan las la­bo­res en un as­ti­lle­ro.

A eso se le une el he­cho de ser un cen­tro que aco­ge a es­tu­dian­tes de per­fi­les de obre­ro ca­li­fi­ca­do y téc­ni­co de ni­vel me­dio pa­ra que reali­cen sus prác­ti­cas, e in­clu­so los em­plan­ti­lla una vez gra­dua­dos, co­mo es el ca­so de Os­car Luis Ba­tis­ta y Nor­ge Ro­bai­na.

Am­bos han te­ni­do el apo­yo del co­lec­ti­vo, pe­ro en es­pe­cial de Ale­jan­dro Alfonso Ca­rri­llo, ex­pe­ri­men­ta­do mon­ta­dor na­val y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to, una or­ga­ni­za­ción que fun­cio­na y se ha­ce sen­tir.

“Es que nos he­mos sa­bi­do ga­nar un res­pe­to, to­dos cum­plen con las ta­reas y se nos tie­ne en cuen­ta por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción.

“Hay apo­yo y res­pues­ta opor­tu­na pa­ra asun­tos co­mo la ca­pa­ci­ta­ción, la pro­tec­ción e hi­gie­ne, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, la ali­men­ta­ción, e in­clu­so la re­crea­ción de los tra­ba­ja­do­res y sus fa­mi­lia­res en la eta­pa va­ca­cio­nal, ade­más de la ce­le­bra­ción o con­me­mo­ra­ción de fe­chas im­por­tan­tes.

“So­lo exis­te in­sa­tis­fac­ción con el sa­la­rio, apun­ta el di­ri­gen­te sin­di­cal, un re­cla­mo cons­tan­te de nues­tros afi­lia­dos, pues es­te pu­die­ra ser su­pe­rior si pa­ra su for­ma­ción se apli­ca­ra un coe­fi­cien­te de cálcu­lo igual o cer­cano al de la Zo­na Es­pe­cial de Desa­rro­llo Ma­riel, que co­mo no­so­tros tie­ne ré­gi­men de ca­pi­tal cien­to por cien­to ex­tran­je­ro.

“El te­ma lo he­mos dis­cu­ti­do a di­fe­ren­tes ins­tan­cias, y no ce­sa­mos de de­ba­tir­lo, no obs­tan­te, mien­tras lle­ga la so­lu­ción no fla­quea­mos en apor­tar a nues­tra mi­sión prin­ci­pal: cons­truir y re­pa­rar em­bar­ca­cio­nes con tec­no­lo­gía ho­lan­de­sa he­cha por ma­nos cu­ba­nas”.

He ahí la pre­mi­sa de Da­mex y su apues­ta por es­te te­rri­to­rio del su­ro­rien­te del país des­de don­de los be­ne­fi­cios y re­sul­ta­dos de la in­ver­sión ex­tran­je­ra se ha­cen tan­gi­bles.

Di­rec­ti­vos y es­pe­cia­lis­tas ho­lan­de­ses y cu­ba­nos man­tie­nen un cons­tan­te in­ter­cam­bio a fa­vor de im­pul­sar el cum­pli­mien­to de ca­da uno de los pla­nes (de iz­quier­da a de­re­cha el in­ge­nie­ro Bros­sard, Isi­dro Cam­pos, ge­ren­te ge­ne­ral; y Xio­ma­ra Ro­drí­guez, ge­ren­te eco­nó­mi­ca).

Ale­jan­dro Alfonso, ex­pe­ri­men­ta­do mon­ta­dor na­val, y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to asu­me con gus­to la tu­to­ría la­bo­ral de los jó­ve­nes re­cién gra­dua­dos.

Da­mex cons­tru­ye y re­pa­ra em­bar­ca­cio­nes de di­ver­sos ti­pos, en­tre es­tas las de prác­ti­cos de puer­to en Cu­ba, pa­ra el trans­por­te de pa­sa­je­ros en­tre Ba­ta­ba­nó y Nue­va Gerona, y pa­ra la Ar­ma­da Ve­ne­zo­la­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.