Anai­sis: ip­pón de su­pera­ción

Trabajadores - - CULTURA-DEPORTES - | Joel Gar­cía

Por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo Anai­sis Hernández es­tu­vo en un cam­peo­na­to mun­dial de judo sin en­trar al ta­ta­mi que tan­tas medallas le dio: bron­ce uni­ver­sal en Mú­nich 2001, pla­ta olím­pi­ca en Bei­jing 2008, do­ble mo­nar­ca con­ti­nen­tal, por so­lo ci­tar al­gu­nos pre­mios. Eso sí, apo­yó con de­vo­ción y con­se­jos a las se­lec­cio­nes cu­ba­nas y has­ta una lá­gri­ma sa­lió cuan­do vio a Ida­lis Ortiz en el po­dio por sép­ti­ma oca­sión.

Su pre­sen­cia en Bu­da­pest 2017 y en Ba­kú 2018 se de­bió a su con­di­ción de alum­na de la Aca­de­mia de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Judo (IJF), un pro­yec­to na­ci­do en el 2013 pa­ra for­mar ins­truc­to­res, en­tre­na­do­res y má­na­ger, que lue­go po­drán ser em­plea­dos por las fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les o la en­ti­dad rec­to­ra de es­te de­por­te en el mun­do pa­ra ex­ten­der la prác­ti­ca de la dis­ci­pli­na a na­cio­nes que lo re­quie­ran.

La cien­fue­gue­ra es la úni­ca cu­ba­na hoy en el pres­ti­gio­so cen­tro y ha ven­ci­do dos de los tres ni­ve­les exi­gi­dos, por lo que es­tá acre­di­ta­da ya co­mo en­tre­na­do­ra in­ter­na­cio­nal pa­ra tra­ba­jar des­de la ca­te­go­ría in­fan­til has­ta la de ma­yo­res. “Es­toy aho­ra cur­san­do la es­pe­cia­li­za­ción, equi­va­len­te a un más­ter, que te ha­bi­li­ta pa­ra ser su­per­vi­so­ra o ge­ren­ciar clu­bes, cen­tros de en­tre­na­mien­tos y even­tos or­ga­ni­za­dos por la IJF”, co­men­tó sa­tis­fe­cha.

“Se es­tu­dian ca­si las mis­mas ma­te­rias que da­mos en la Uni­ver­si­dad de Cul­tu­ra Fí­si­ca, pe­ro con más exi­gen­cia y ac­tua­li­za­ción. La for­ma de exa­mi­nar es on-li­ne y te dan los re­sul­ta­dos al mo­men­to que lo rea­li­zas”, ex­pli­có la jo­ven de 37 años, quien com­par­te su vi­da en­tre Cu­ba e Ita­lia, a par­tir de su ma­tri­mo­nio ac­tual.

“Tras apro­bar las prue­bas se­ma­na­les (vía di­gi­tal) tie­nes que ir a un país que de­ci­de la Aca­de­mia pa­ra ha­cer la prue­ba fi­nal, que con­sis­te en res­pon­der 70 pre­gun­tas de bio­me­cá­ni­ca, pla­ni­fi­ca­ción y me­to­do­lo­gía de entrenamiento, bio­quí­mi­ca, en­tre otras asig­na­tu­ras. To­do eso en una ho­ra. Lue­go se ha­ce una prue­ba téc­ni­ca, en la que de­bes de­mos­trar lo apren­di­do. Es­to úl­ti­mo es eva­lua­do por pro­fe­so­res y di­rec­ti­vos muy exi­gen­tes. El apro­ba­do es 60 pun­tos y la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción 100.

“Ha si­do un re­to muy al­to, pe­ro he con­ta­do des­de el pri­mer mo­men­to con la ayu­da de mi fa­mi­lia y tam­bién de la IJF pa­ra cos­tear los via­jes”, se­ña­ló Anai­sis, es­pe­ran­za­da en que esos sa­be­res pue­da com­par­tir­los en Cu­ba una vez con­clui­dos sus es­tu­dios en el 2019, aun­que ha re­ci­bi­do ya pro­pues­tas pa­ra di­ri­gir equi­pos na­cio­na­les en di­ver­sos paí­ses afri­ca­nos.

Po­ten­ciar la su­pera­ción y es­ti­mu­lar a una nue­va ge­ne­ra­ción de en­tre­na­do­res de to­do el mun­do, ávi­da de un co­no­ci­mien­to pro­fun­do y cien­tí­fi­co so­bre es­ta dis­ci­pli­na, son las ideas que im­pul­sa­ron el ti­tu­lar de la IJF, Ma­rius Vi­zer, a crear el cen­tro, del cual se han gra­dua­do unos 500 es­tu­dian­tes en los tres ni­ve­les de es­tu­dio y la ma­trí­cu­la ac­tual as­cien­de a más de mil 700 de 78 na­cio­nes.

Sin per­der nues­tro en­can­to

En un stand ubi­ca­do en el área de ca­len­ta­mien­to, Anai­sis fun­gía co­mo pro­mo­to­ra de la Aca­de­mia pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca en el re­cien­te Mun­dial de Ba­kú, con ex­pli­ca­cio­nes a va­rios paí­ses y en­tre­na­do­res so­bre la im­por­tan­cia de la ca­pa­ci­ta­ción y su­pera­ción en una ins­ti­tu­ción so­ña­da por mu­chos des­de ini­cios del si­glo XX.

Y en me­dio de su la­bor no fal­tó el en­cuen­tro con sus otro­ras com­pa­ñe­ras de se­lec­ción y el se­gui­mien­to de los re­sul­ta­dos. “Es­toy muy con­ten­ta de apo­yar­las. Al­gu­nas son muy jó­ve­nes y lo ne­ce­si­tan, co­mo tam­bién apre­cio que de­ben ga­nar más en con­cen­tra­ción. May­lín, por ejem­plo, com­pi­tió muy bien, es jo­ven y aun­que per­dió dis­cu­tien­do el bron­ce sé que po­drá lle­gar a medallas mun­dia­les y olímpicas. Tam­bién es­pe­ra­ba la ac­tua­ción de Ida­lis. Con­ver­sa­mos mu­cho y es un or­gu­llo ver­la su­bir otra vez al po­dio”.

¿Có­mo se vi­ve un mun­dial des­de fue­ra del ta­ta­mi?, me atre­ví a pre­gun­tar­le a una pro­ta­go­nis­ta en va­rios de es­tos even­tos.

“Es un po­co fuer­te, por­que siem­pre uno re­cuer­da cuan­do es­ta­ba ba­jo la di­rec­ción del pro­fe­sor Vei­tía y te­nía­mos una vi­da del ho­tel a la com­pe­ten­cia y es­tá­ba­mos cen­tra­das en ga­nar y ayu­dar a nues­tras com­pa­ñe­ras. Aho­ra uno pue­de ver otras co­sas, có­mo se or­ga­ni­za un mun­dial y có­mo el judo pue­de ser el sen­ti­do de la vi­da de mu­chas per­so­nas, co­mo lo es pa­ra no­so­tras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.