¡Sal­vad a Ga­za! ¡Sal­vad a Pa­les­ti­na!

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

Día tras día, y a pe­sar del re­pu­dio de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y de las re­so­lu­cio­nes, aler­tas y lla­ma­dos de Na­cio­nes Uni­das, el Es­ta­do de Is­rael pro­si­gue su sis­te­má­ti­ca lim­pie­za ét­ni­ca y el ex­ter­mi­nio de la po­bla­ción pa­les­ti­na en los te­rri­to­rios ocu­pa­dos de Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Ga­za.

Ga­za es hoy el me­jor ejem­plo del ge­no­ci­dio que el ejér­ci­to is­rae­lí per­pe­tra en es­te de­sér­ti­co tra­mo de ape­nas 350 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, don­de en po­bre­za ex­tre­ma se ha­ci­nan 2 mi­llo­nes de pa­les­ti­nos des­de ha­ce 11 años, cer­ca­dos por ai­re, mar y tie­rra, ex­pues­tos a in­hu­ma­nas ca­ren­cias y te­rri­bles con­di­cio­nes de vi­da.

El te­rri­to­rio es víc­ti­ma de cons­tan­tes bom­bar­deos de la avia­ción, así co­mo de la re­pre­sión y el te­rro­ris­mo is­rae­lí, que co­bran la vi­da de ni­ños, mu­je­res, an­cia­nos y de to­dos aque­llos que al­zan sus vo­ces y pu­ños en la de­no­mi­na­da Mar­cha del Re­torno pa­ra de­fen­der inalie­na­bles de­re­chos.

En Ga­za per­ma­ne­cen abier­tas aún las he­ri­das y pro­fun­das hue­llas de la de­vas­ta­ción pro­vo­ca­da por la agre­sión mi­li­tar is­rae­lí en ju­lio del 2014, que cau­só la muer­te a 2 mil 450 pa­les­ti­nos, de ellos 340 ni­ños. Tam­bién de­jó más de 11 mil 500 he­ri­dos.

El es­ta­do de si­tio, las res­tric­cio­nes sio­nis­tas y la to­tal ca­ren­cia de re­cur­sos eco­nó­mi­cos no han per­mi­ti­do la re­cons­truc­ción de la in­fraes­truc­tu­ra ci­vil arra­sa­da en el 14 %, ni las más de 11 mil vi­vien­das des­trui­das to­tal o par­cial­men­te. En igua­les con­di­cio­nes per­ma­ne­cen hos­pi­ta­les, pos­tas sa­ni­ta­rias, es­cue­las, la uni­ver­si­dad is­lá­mi­ca, mez­qui­tas, cen­tros de ener­gía eléc­tri­ca y de su­mi­nis­tros de alimentos.

El mar­ti­ro­lo­gio de los ha­bi­tan­tes de Ga­za se in­cre­men­ta an­te la ne­ga­ti­va de Tel Aviv de per­mi­tir la en­tra­da de alimentos, com­bus­ti­bles, agua po­ta­ble, su­mi­nis­tros mé­di­cos, ce­men­to, ex­ca­va­do­ras y otros equi­pos de cons­truc­ción.

Is­rael im­po­si­bi­li­ta, ade­más, el li­bre trán­si­to y ac­ce­so a las fuen­tes de su­mi­nis­tros a tra­vés del pa­so de Ra­fah, en la fron­te­ra con Egip­to. De he­cho Ga­za se ha con­ver­ti­do en la pri­sión sio­nis­ta a cie­lo abier­to más gran­de del mun­do.

Re­cien­tes re­por­tes de la Ofi­ci­na de Coor­di­na­ción de Asun­tos Hu­ma­ni­ta­rios de la ONU, ase­gu­ran que los cor­tes de elec­tri­ci­dad al­can­zan de 12 a 16 ho­ras dia­rias, mien­tras que el 97 % del agua —du­ran­te po­cas ho­ras lle­ga a los po­bla­do­res a tra­vés de tu­be­rías— no es ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­mano.

Ci­fras del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) re­por­tan que el des­em­pleo en­tre los jó­ve­nes so­bre­pa­sa el 60 % mien­tras que en­tre las mu­je­res al­can­za el 64 %, en una po­bla­ción don­de ca­si el 70 % de­pen­de de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

Al de­te­rio­ro de es­ta si­tua­ción ha con­tri­bui­do tam­bién la de­ci­sión del pre­si­den­te Do­nald Trump, pro­tec­tor in­con­di­cio­nal de Is­rael, de re­cor­tar más de 200 mi­llo­nes de dó­la­res de la ayu­da fi­nan­cie­ra a la Fran­ja de Ga­za que pro­por­cio­na­ba Es­ta­dos Uni­dos a la Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos Pa­les­ti­nos (UNRWA). Es­ta ac­ción ha si­do en­ten­di­da co­mo otra de las pre­sio­nes a la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na (ANP) pa­ra que re­to­me las con­ver­sa­cio­nes de paz con Is­rael sin con­di­cio­na­mien­tos, diá­lo­go que lle­va es­tan­ca­do más de 20 años, pe­ro esa po­si­bi­li­dad es re­cha­za­da por los pa­les­ti­nos que con­si­de­ran, al igual que ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les, lo cer­cano de una nue­va agre­sión mi­li­tar is­rae­lí a gran es­ca­la en la Fran­ja de Ga­za.

La inefec­ti­vi­dad de Na­cio­nes Uni­das pa­ra evi­tar los ase­si­na­tos de pa­les­ti­nos a ma­nos de las fuer­zas is­rae­líes y pro­te­ger sus de­re­chos hu­ma­nos, re­quie­ren una ur­gen­te mo­vi­li­za­ción de la co­mu­ni­dad mun­dial. Hay que sal­var no so­lo a Ga­za, sino a to­da Pa­les­ti­na de las ho­rren­das ma­sa­cres que nos re­mi­ten a los crí­me­nes na­zis con­tra la po­bla­ción ju­día en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

| fo­to: His­pan TV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.