Jor­na­da de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el Tra­ba­jo

A pro­pó­si­to de la Jor­na­da Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el Tra­ba­jo (del pri­me­ro al 30 de no­viem­bre), una mi­ra­da a la ac­ci­den­ta­li­dad mor­tal en lo que va de año

Trabajadores - - PORTADA - Ali­na M. Lot­ti

“El tra­ba­ja­dor tie­ne an­te to­do que pen­sar en sí mis­mo, en su fa­mi­lia, y exi­gir que las ad­mi­nis­tra­cio­nes ga­ran­ti­cen las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad y sa­lud en el tra­ba­jo”, fue la fra­se ca­te­gó­ri­ca de Dia­na Cas­so­la Ji­mé­nez al re­fe­rir­se a las cau­sas que in­ci­den en la ac­ci­den­ta­li­dad mor­tal.

Acer­ca del te­ma, la sub­di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Ins­pec­ción del Tra­ba­jo (Onit), ads­cri­ta al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial (MTSS), sub­ra­yó la im­por­tan­cia de eva­luar los ries­gos, pues a ve­ces so­lo se plan­tea la ne­ce­si­dad de rea­li­zar al­gu­na que otra in­ver­sión.

De igual ma­ne­ra, sin res­tar im­por­tan­cia a los equi­pos de pro­tec­ción, se­ña­ló que es­te es “el úl­ti­mo es­la­bón” den­tro de las ac­cio­nes que se pue­den to­mar pa­ra la pre­ven­ción, por­que lo fun­da­men­tal es ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad en el pues­to la­bo­ral. “¡Cla­ro, si el eléc­tri­co va a tra­ba­jar en una lí­nea en ca­lien­te pues obli­ga­to­ria­men­te de­be con­tar con ese me­dio!

“De ahí que el pro­gra­ma anual de ac­cio­nes pre­ven­ti­vas de­be con­ver­tir­se en un ins­tru­men­to pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes que es­tán en el de­ber de iden­ti­fi­car los ries­gos e ins­truir a los tra­ba­ja­do­res”.

Nu­me­ri­tos que due­len

Al cie­rre del mes de sep­tiem­bre del pre­sen­te año cul­mi­na­ron por par­te de las fi­lia­les pro­vin­cia­les de la Onit las in­ves­ti­ga­cio­nes de 60 ac­ci­den­tes mor­ta­les, lo cual per­mi­tió cla­si­fi­car­los de la si­guien­te ma­ne­ra: 43 co­mo ac­ci­den­tes de tra­ba­jo (15 de es­tos en la vía pú­bli­ca, en los que fa­lle­cie­ron 45 tra­ba­ja­do­res, pues dos fue­ron múl­ti­ples; es de­cir, per­dió la vi­da más de una per­so­na), 10 se con­si­de­ra­ron equi­pa­ra­dos de acuer­do a lo que es­ta­ble­ce la Ley de Se­gu­ri­dad So­cial (ocu­rrie­ron du­ran­te el tra­yec­to de ida y re­gre­so al tra­ba­jo), y sie­te co­mu­nes (sin re­la­ción cau­sal con el tra­ba­jo).

En es­te pe­río­do se con­cen­tran la ma­yor can­ti­dad de fa­lle­ci­dos en las pro­vin­cias de La Ha­ba­na (15), Vi­lla Cla­ra (6), Guan­tá­na­mo (5), Hol­guín y Ca­ma­güey (4 ca­da una), y en los mi­nis­te­rios de la Cons­truc­ción (12), Ener­gía y Mi­nas (6) e In­dus­tria Ali­men­ta­ria (4), Az­cu­ba (6) y en los Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción Pro­vin­cia­les (10, en di­ver­sos sec­to­res).

La fun­cio­na­ria del MTSS sub­ra­yó que el ma­yor por­cien­to de los oc­ci­sos ope­ra­ba equi­pos y con­du­cía vehícu­los au­to­mo­to­res. En tan­to, las prin­ci­pa­les for­mas de ac­ci­den­tes fue­ron de trán­si­to, caí­das de per­so­nas, gol­pea­du­ras y atra­pa­mien­tos.

En­tre las cau­sas de es­tos in­ci­den­tes fa­ta­les so­bre­sa­len fac­to­res or­ga­ni­za­ti­vos y de com­por­ta­mien­to, ta­les co­mo adop­tar po­si­cio­nes o ac­ti­tu­des pe­li­gro­sas, mé­to­dos y pro­ce­di­mien­tos de tra­ba­jo in­se­gu­ros, e in­cum­pli­mien­tos de las res­pon­sa­bi­li­da­des de los di­rec­ti­vos.

Por otra par­te, las cau­sas de las con­duc­tas de los se­res hu­ma­nos es­tu­vie­ron da­das, fun­da­men­tal­men­te, por las vio­la­cio­nes del Có­di­go de Via­li­dad y Trán­si­to, ade­más de otras nor­ma­ti­vas.

Al­gu­nas ten­den­cias

Los años de­di­ca­dos a es­ta la­bor le per­mi­ten a la sub­di­rec­to­ra de la Onit —la ofi­ci­na tie­ne en­tre sus mi­sio­nes fis­ca­li­zar en las en­ti­da­des la im­ple­men­ta­ción del Có­di­go de Tra­ba­jo y su le­gis­la­ción com­ple­men­ta­ria— ha­blar con co­no­ci­mien­to de cau­sas, y pa­ra ello se apo­ya en las es­ta­dís­ti­cas que lle­va la en­ti­dad a pun­ta de lá­piz, co­mo se di­ce en buen cu­bano.

Al co­men­tar al­gu­nas de las ten­den­cias que ca­rac­te­ri­zan la ac­ci­den­ta­li­dad mor­tal de tra­ba­jo en Cu­ba di­jo que los or­ga­nis­mos —ló­gi­ca­men­te por su ob­je­to so­cial— que in­cu­rren con ma­yor fre­cuen­cia son los mi­nis­te­rios de Ener­gía y Mi­nas (so­bre to­do la Unión Eléc­tri­ca), Cons­truc­ción, Ali­men­ta­ria, In­dus­tria, la Agri­cul­tu­ra y Az­cu­ba.

Ex­pli­có que La Ha­ba­na, Vi­lla Cla­ra y Hol­guín son las pro­vin­cias más re­cu­rren­tes; los pi­cos se pre­sen­tan en los me­ses de enero, fe­bre­ro, sep­tiem­bre, no­viem­bre y di­ciem­bre, y el se­xo mas­cu­lino re­sul­ta el más afec­ta­do.

Pre­ci­só que lue­go de su­ce­di­do el ac­ci­den­te mor­tal las en­ti­da­des es­tán en la obli­ga­ción —en un tér­mino de 24 ho­ras— de in­for­mar­lo a las fi­lia­les pro­vin­cia­les de la Onit y es­tas cuen­tan con un pla­zo de 30 días pa­ra la in­ves­ti­ga­ción.

Con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les: pun­to y apar­te

Te­nien­do en cuen­ta la can­ti­dad de ac­ci­den­tes de tra­ba­jo en la vía las ins­pec­cio­nes se lle­van a ca­bo con una de­ter­mi­na­da in­ten­cio­na­li­dad. “Se les es­tá dan­do prio­ri­dad a la la­bor de los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les y a la pre­ven­ción vin­cu­la­da a la se­gu­ri­dad vial”.

Has­ta la fe­cha —co­men­tó— la Ofi­ci­na y sus fi­lia­les pro­vin­cia­les han efec­tua­do al­re­de­dor de 970 ins­pec­cio­nes en en­ti­da­des don­de la­bo­ran 5 mil 54 con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les. Sin em­bar­go, de esa ci­fra 304 no cum­plían lo es­ta­ble­ci­do en los Có­di­gos de Tra­ba­jo (Ley no. 116) y de Trán­si­to (Ley no. 109) en cuan­to a la ca­li­fi­ca­ción y re­ca­li­fi­ca­ción del per­so­nal.

Ta­les con­tro­les tam­bién de­tec­ta­ron que a un por­cien­to al­to de es­tos tra­ba­ja­do­res tam­po­co se les es­ta­ban ha­cien­do los che­queos mé­di­cos preem­pleo, psi­co­mé­tri­cos, que de­ben rea­li­zar­se de for­ma pe­rió­di­ca. Ade­más, se de­tec­ta­ron irre­gu­la­ri­da­des en re­la­ción con la re­vi­sión téc­ni­ca de los vehícu­los y con el ré­gi­men de tra­ba­jo y de des­can­so de los cho­fe­res, lo cual re­sul­ta im­pres­cin­di­ble cum­plir.

“Las ad­mi­nis­tra­cio­nes y los tra­ba­ja­do­res tie­nen en sus ma­nos las po­si­bi­li­da­des de evi­tar ac­ci­den­tes”, ase­ve­ró la es­pe­cia­lis­ta.

Cuan­do se la­bo­ra en con­di­cio­nes pe­li­gro­sas es im­por­tan­te pre­ver los ries­gos, pen­sar en sí mis­mos y en la fa­mi­lia. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­tán en el de­ber de iden­ti­fi­car los ries­gos e ins­truir a los tra­ba­ja­do­res, pre­ci­só Dia­na Cas­so­la Ji­mé­nez, sub­di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Onit. | fo­to: De la au­to­ra

Las cau­sas de los ac­ci­den­tes mor­ta­les de tra­ba­jo es­tán vin­cu­la­das con los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos o de ser­vi­cios. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.