Díaz-Ca­nel en Pyong­yang

Trabajadores - - PORTADA - Ali­na Pe­re­ra Rob­bio, en­via­da es­pe­cial

Es­te do­min­go arri­bó a Pyong­yang el Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, co­mo par­te de su gi­ra ofi­cial ini­cia­da en Ru­sia y que in­clu­ye cua­tro paí­ses de Asia. Sos­tu­vo con­ver­sa­cio­nes ofi­cia­les con su ho­mó­lo­go Kim Jong Un

Pyong­yang.— To­do ha si­do in­ten­so y emo­ti­vo des­de el pri­mer mo­men­to y has­ta el más re­cien­te que pue­da re­por­tar­se so­bre la vi­si­ta del Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez, a la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea (RPDC).

Ya ha­bían trans­cu­rri­do es­te do­min­go unos mi­nu­tos des­pués de la una de la tar­de (ho­ra lo­cal), cuan­do el man­da­ta­rio cu­bano fue re­ci­bi­do en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Pyong­yang por su ho­mó­lo­go Kim Jong Un, Pre­si­den­te del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Co­rea (PTC), Pre­si­den­te del Co­mi­té de Es­ta­do de la RPDC, y Co­man­dan­te Su­pre­mo del Ejér­ci­to Po­pu­lar de Co­rea.

En un es­ce­na­rio im­preg­na­do por el rit­mo de una ban­da de mú­si­ca, y en­ga­la­na­do por la mar­cia­li­dad mi­li­tar de una guar­dia for­ma­da pa­ra la oca­sión —don­de cien­tos de per­so­nas agi­ta­ban flo­res co­lo­ri­das y al­za­ban sus vo­ces al uní­sono en ges­to de aco­gi­da—, Kim Jong Un fue al en­cuen­tro de Díaz-Ca­nel. Tras sa­lu­dar­se jo­vial y ale­gre­men­te, am­bos re­co­rrie­ron jun­tos unos 20 ki­ló­me­tros por ave­ni­das que en lar­gos tra­mos te­nían a ca­da la­do a mi­les de ciu­da­da­nos sa­lu­dan­do efu­si­va­men­te a los dos di­ri­gen­tes.

En un pun­to del ca­mino los man­da­ta­rios subie­ron a un co­che des­ca­po­ta­ble des­de el cual si­guie­ron avan­zan­do mien­tras sa­lu­da­ban al pue­blo. Des­de el prin­ci­pio del tra­yec­to po­dían avis­tar­se los ma­ti­ces gri­ses y ro­ji­zos de un pai­sa­je na­tu­ral tim­bra­do por bosques de una ve­ge­ta­ción her­mo­sí­si­ma. Y una vez en el cen­tro de la ciu­dad, se pre­sen­ta­ban en to­da su so­brie­dad y con es­pa­cios an­chu­ro­sos las obras ar­qui­tec­tó­ni­cas que for­man par­te del es­fuer­zo, la iden­ti­dad y el or­gu­llo del país ami­go.

Po­co des­pués tu­vie­ron lu­gar las con­ver­sa­cio­nes ofi­cia­les en­tre los pre­si­den­tes. El en­cuen­tro tu­vo en sí el es­pí­ri­tu de una cer­ca­nía que tien­de a acre­cen­tar­se. Las fra­ter­na­les re­la­cio­nes en­tre Cu­ba y la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea tie­nen un ca­rác­ter his­tó­ri­co ba­sa­das en la amis­tad en­tre el lí­der de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, Fi­del Cas­tro Ruz, y el gran lí­der Kim Il Sung.

Am­bos di­ri­gen­tes ac­tua­les ra­ti­fi­ca­ron la im­por­tan­cia que con­ce­den a la con­ti­nui­dad, for­ta­le­ci­mien­to y con­so­li­da­ción del diá­lo­go po­lí­ti­co, y los in­ter­cam­bios de al­to ni­vel co­mo vías pa­ra ga­ran­ti­zar la de­fen­sa de la cons­truc­ción de so­cie­da­des so­cia­lis­tas, así co­mo la tras­cen­den­cia de am­pliar los ne­xos bi­la­te­ra­les.

El ar­te, el me­jor len­gua­je

Co­mo un re­ga­lo del Pre­si­den­te del Co­mi­té de Es­ta­do de la RPDC al Pre­si­den­te de Cu­ba, tu­vo lu­gar la fun­ción con­jun­ta de can­cio­nes y bai­les de ar­tis­tas de Pyong­yang en el Es­ta­dio Ryung­yong Jong Ju Yong.

Va­lió la pe­na pre­sen­ciar la ga­la ar­tís­ti­ca de­di­ca­da a Díaz-Ca­nel y a la de­le­ga­ción que lo acom­pa­ña en su vi­si­ta ofi­cial: la mú­si­ca or­ques­tal y los co­ros allí es­cu­cha­dos re­sul­ta­ron ser, en honor a la ver­dad, de una ex­qui­si­tez in­ne­ga­ble. Se en­tre­la­za­ban ver­sio­nes de can­cio­nes cu­ba­nas con otras na­ci­das del país asiá­ti­co. Las vo­ces im­pe­ca­bles de los in­tér­pre­tes, y las me­lo­días don­de abun­da­ba el fino to­que de los vio­li­nes, ha­cían de la fun­ción un su­ce­so digno de ad­mi­rar.

Hu­bo va­rias no­tas al­tas de emo­cio­nes: la lle­ga­da al re­cin­to de los dos pre­si­den­tes; es­cu­char dos ver­sio­nes muy de­pu­ra­das de los him­nos de sen­dos paí­ses; pre­sen­ciar la in­ter­pre­ta­ción, por un co­ro, del Himno del 26 de Ju­lio, o de la Gua­ji­ra Guan­ta­na­me­ra, de Jo­seí­to Fer­nán­dez, o de Da­mi­se­la en­can­ta­do­ra, de Er­nes­to Le­cuo­na.

Cu­ba, qué lin­da es Cu­ba…, en­to­na­ron en al­gún mo­men­to de la fun­ción ar­tís­ti­ca unas jó­ve­nes co­rea­nas; y al­go co­mo eso, al igual que la can­ción des­de la cual se ex­pre­sa­ba “Cu­ba sí, yan­quis no”, en­ter­ne­cía el al­ma.

Es­pe­cial­men­te emo­ti­va re­sul­tó ser la evo­ca­ción al Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz. Mien­tras su ima­gen apa­re­cía en una pan­ta­lla ubi­ca­da des­de el es­ce­na­rio, y se pro­du­cía una ova­ción ce­rra­da, re­sul­ta­ba inevi­ta­ble pen­sar que aquí Cu­ba ins­pi­ra ad­mi­ra­ción y es­pe­cial ca­ri­ño.

Dos pre­si­den­tes ha­blan de la amis­tad

Al fi­nal de la jor­na­da del pri­mer día de Díaz-Ca­nel en tie­rra nor­co­rea­na, y du­ran­te una ce­na de bien­ve­ni­da ofre­ci­da por Kim Jong Un al Pre­si­den­te cu­bano y a la de­le­ga­ción que lo acom­pa­ña, la oca­sión re­sul­tó pro­pi­cia pa­ra que am­bos man­da­ta­rios com­par­tie­ran ideas so­bre el va­lor de es­ta vi­si­ta ofi­cial.

El man­da­ta­rio an­fi­trión di­jo a los pre­sen­tes: “Per­mí­ta­me apro­ve­char es­ta oca­sión des­bor­dan­te de sen­ti­mien­tos, com­pa­ñe­ris­mo y sin­ce­ri­dad, pa­ra ex­pre­sar las más ca­lu­ro­sas y sin­ce­ras bien­ve­ni­das al Pre­si­den­te que se en­cuen­tra de vi­si­ta en nues­tro país”.

Le con­fi­rió es­pe­cial va­lor, y así lo hi­zo sa­ber en la ce­na, a re­ci­bir por es­tos días, cuan­do su pue­blo ce­le­bra el aniver­sa­rio 70 de la fun­da­ción de su Es­ta­do, “a los que­ri­dos com­pa­ñe­ros cu­ba­nos”, quie­nes re­co­rrie­ron lar­gas dis­tan­cias pa­ra lle­gar.

“Si nues­tro pri­mer en­cuen­tro de ha­ce tres años, di­jo Kim Jong Un, fue una oca­sión his­tó­ri­ca y pro­me­te­do­ra en las re­la­cio­nes en­tre Co­rea y Cu­ba, el de hoy se­rá his­tó­ri­co pun­to de­ci­si­vo que ma­ni­fies­ta la fir­me vo­lun­tad de los dos par­ti­dos y pue­blos que desean desa­rro­llar in­va­ria­ble y eter­na­men­te la tra­di­ción y la his­to­ria de amis­tad”.

El man­da­ta­rio des­ta­có que las re­la­cio­nes de amis­tad en­tre am­bos par­ti­dos y pue­blos se desa­rro­lla­ron en­rai­za­das en las re­la­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias, mo­ra­les y de ca­ma­ra­de­ría es­ta­ble­ci­das en­tre los lí­de­res de am­bos paí­ses.

Igual­men­te de­fi­nió a la lu­cha an­tim­pe­ria­lis­ta co­mo una lu­cha co­mún en­tre las dos na­cio­nes. Y afir­mó a Díaz-Ca­nel en otro mo­men­to de sus pa­la­bras: “Me sien­to re­go­ci­ja­do por po­der ase­gu­rar­le que el por­ve­nir de nues­tros dos paí­ses sea ayu­dar­nos mu­tua­men­te”.

Por su par­te Díaz-Ca­nel ha­bló del al­tí­si­mo honor por es­tar nue­va­men­te de vi­si­ta en es­ta her­ma­na Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea. Y se­gui­da­men­te ex­pre­só: “Soy por­ta­dor de un ca­lu­ro­so abra­zo pa­ra el pue­blo nor­co­reano, de par­te del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz y de to­do el pue­blo de Cu­ba.

“Nues­tras re­la­cio­nes son his­tó­ri­cas y se ba­san en el res­pe­to mu­tuo y la ad­mi­ra­ción. Esas his­tó­ri­cas re­la­cio­nes fue­ron fun­da­das por la amis­tad del Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz y del gran lí­der, Kim Il Sun, que han si­do con­ti­nua­das y for­ta­le­ci­das por la la­bor de Kim Jong Il y del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz; y tan­to el ca­ma­ra­da Kim Jong Un co­mo yo en las con­ver­sa­cio­nes ofi­cia­les que sos­tu­vi­mos hoy en ho­ras la tar­de, nos he­mos com­pro­me­ti­do a con­ti­nuar for­ta­le­cien­do y am­plian­do esas re­la­cio­nes pa­ra que per­du­ren por to­da la vi­da.

“Es­ta es una vi­si­ta, se­ña­ló, de con­ti­nui­dad, de ra­ti­fi­ca­ción y de com­pro­mi­so”.

El Pre­si­den­te cu­bano agra­de­ció el ma­si­vo re­ci­bi­mien­to, la her­mo­sa ga­la ar­tís­ti­ca, y to­das las mues­tras de amis­tad y sim­pa­tía del pue­blo nor­co­reano. Son mo­men­tos, di­jo, que no ol­vi­da­re­mos en nues­tras vi­das. Y no pa­só por al­to el apo­yo que Cu­ba ha te­ni­do del país asiá­ti­co en su lu­cha con­tra el blo­queo.

So­bre las con­ver­sa­cio­nes ofi­cia­les sos­te­ni­das es­te do­min­go con su ho­mó­lo­go, el Pre­si­den­te cu­bano las ca­li­fi­có de “in­tere­san­tes, fran­cas, ame­nas y ho­nes­tas”, en las cua­les se ra­ti­fi­có se­guir tra­ba­jan­do pa­ra for­ta­le­cer las re­la­cio­nes mu­tuas.

| fo­to: Es­tu­dios Re­vo­lu­ción

Mo­men­to de la ga­la de­di­ca­da al Pre­si­den­te cu­bano. | fotos: Es­tu­dios Re­vo­lu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.