Sub­si­dio en su la­be­rin­to

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

Con 76 años y ve­ci­na de Pe­dro­so 10, en­tre In­fan­ta y Cruz del Pa­dre, en el Ce­rro, La Ha­ba­na, Ze­nai­da Gó­mez Ver­ga­ra nos es­cri­be pa­ra dar­nos a co­no­cer que en ma­yo del 2014 so­li­ci­tó un sub­si­dio, al ser dam­ni­fi­ca­da por un in­cen­dio de­bi­do a un ac­ci­den­te do­més­ti­co.

A ese sub­si­dio le asig­na­ron el nú­me­ro 673, y ca­da vez que pre­gun­ta­ba “nun­ca me de­cían por dón­de iban los nú­me­ros de los ex­pe­dien­tes. Da­ban ex­cu­sas, y pa­ra que no pre­gun­ta­ra más me de­cían “que to­do es­ta­ba pa­ra­do por fal­ta de pre­su­pues­to”.

Ella de­nun­cia que “a otros ex­pe­dien­tes pos­te­rio­res al mío les han da­do el sub­si­dio, es de­cir, en­tre los nú­me­ros 600 y 800, pe­ro sin dar­me ex­pli­ca­ción por qué no al mío”.

So­li­ci­ta que se in­ves­ti­gue el asun­to y pre­gun­ta ¿dón­de es­tá que no apa­re­ce?

Ze­nai­da na­rra otras ges­tio­nes, pe­ro to­das la lle­va­ban al mis­mo lu­gar. Na­die sa­be na­da. Na­die re­suel­ve na­da. Y…

“Lo más in­só­li­to —con­clu­ye— aho­ra me di­cen que de­bo ir nue­va­men­te a Vi­vien­da pa­ra so­li­ci­tar un nue­vo sub­si­dio y que no po­día ha­cer otra co­sa por­que los ex­pe­dien­tes del 2014 al 2017 ha­bían ca­du­ca­do”.

En su primera so­li­ci­tud de sub­si­dio la aten­die­ron tres fun­cio­na­rias: Rai­za, Ileana y Pa­tria. Es­ta úl­ti­ma lle­gó aho­ra a de­cir­me que “po­dría man­dar cuan­tas car­tas qui­sie­ra e ir a ver a quien yo qui­sie­ra, que to­do al fi­nal iba a pa­rar a Vi­vien­da, es de­cir, a sus ma­nos”. El 10 de sep­tiem­bre pu­bli­ca­mos una que­ja ba­jo el tí­tu­lo Lla­ma­do a la sa­lu­bri­dad, he­cha por los ve­ci­nos de ca­lle 120 y ave­ni­da 63, Ma­ria­nao.

En aquel mo­men­to ellos plan­tea­ban que “aguas al­ba­ña­les co­rren li­bre­men­te por de­lan­te de una es­cue­la pri­ma­ria y es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se ven­den ali­men­tos, has­ta la ca­lle 59, pa­ra acu­mu­lar­se en la ave­ni­da 116”.

Y pre­ci­sa­ban, “tan­to o más mo­les­to y pe­li­gro­so re­sul­ta que en es­te úl­ti­mo si­tio hay un sa­li­de­ro de agua po­ta­ble y exis­te la po­si­bi­li­dad de que ocu­rra una con­ta­mi­na­ción”.

Pues bien, aho­ra te­ne­mos la res­pues­ta de Aguas de La Ha­ba­na, fir­ma­da por los di­rec­ti­vos del De­par­ta­men­to de Aten­ción al Clien­te y del di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to del or­ga­nis­mo, Leo­nel Díaz Her­nán­dez, quien dio su vis­to bueno a lo rea­li­za­do.

Pri­me­ro hi­cie­ron una ins­pec­ción 3 días des­pués de ser pu­bli­ca­da la que­ja, com­pro­bán­do­se “lo ex­pues­to por los ve­ci­nos”.

Acla­ran que “la afec­ta­ción se de­bía al de­te­rio­ro que pre­sen­ta­ba un tra­mo de la lí­nea de al­can­ta­ri­lla­do en ca­lle 120 en­tre 59 y 61, que fue re­pa­ra­do el 29 de sep­tiem­bre, dán­do­le so­lu­ción al pro­ble­ma ex­pues­to”.

Y con­clu­yen, al se­ña­lar la con­for­mi­dad de “Ge­rar­do Gue­rre­ro, quien re­pre­sen­ta a los de­más ve­ci­nos del lu­gar”.

¡Qué bueno! En to­tal 16 días pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma que en otras par­tes ha du­ra­do mu­cho, pe­ro mu­cho más.

La fe­li­ci­ta­ción pa­ra los tra­ba­ja­do­res de Aguas de La Ha­ba­na y tam­bién pa­ra los ve­ci­nos que en­con­tra­ron so­lu­ción del pro­ble­ma que les preo­cu­pa­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.