De­ba­te con op­ti­mis­mo, con­fian­za y uni­dad

Trabajadores - - NACIONALES -

Los más de 120 mil tra­ba­ja­do­res afi­lia­dos al Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de In­dus­trias (SNTI) se apres­tan a ce­le­brar su II Con­fe­ren­cia Na­cio­nal, cu­ya eta­pa pre­via se ex­ten­de­rá du­ran­te un año y abar­ca­rá las sec­cio­nes sin­di­ca­les, mu­ni­ci­pios y pro­vin­cias, con las se­sio­nes fi­na­les en el mes de sep­tiem­bre del 2019.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de esa or­ga­ni­za­ción, Ar­tu­ro Ro­drí­guez Font, ex­pre­só que la ci­ta más im­por­tan­te del sec­tor pro­pi­cia­rá de­ba­tir con op­ti­mis­mo, con­fian­za y uni­dad cuán­to más po­de­mos ha­cer en ca­da co­lec­ti­vo a par­tir de la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas y so­lu­cio­nes que den res­pues­tas pro­duc­ti­vas a los com­pro­mi­sos con la eco­no­mía.

La con­vo­ca­to­ria

Es­pe­cial sig­ni­fi­ca­ción tie­ne que se con­vo­que en el año del 65 aniver­sa­rio de los asal­tos a los cuar­te­les Mon­ca­da y Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des; del 90 del na­ta­li­cio del Co­man­dan­te Er­nes­to Che Gue­va­ra, pri­mer mi­nis­tro de In­dus­trias; del 60 de la Re­vo­lu­ción, en­ca­be­za­da por el lí­der his­tó­ri­co, Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz; e in­mer­sos en el pro­ce­so or­gá­ni­co del XXI Con­gre­so de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba, a 80 años de su fun­da­ción, cons­ti­tui­da y li­de­rea­da por el Ca­pi­tán de la Cla­se Obre­ra, Lá­za­ro Pe­ña Gon­zá­lez.

Han trans­cu­rri­do cin­co años de la crea­ción del SNTI en sep­tiem­bre del 2013, que agru­pó a tra­ba­ja­do­res de las in­dus­trias Li­ge­ra, Si­de­ro-Me­cá­ni­ca, Elec­tró­ni­ca, Quí­mi­ca, In­dus­trias Lo­ca­les, no es­ta­ta­les de las ac­ti­vi­da­des afi­nes, ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos, que man­tie­ne la uni­dad en torno al Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba y la Re­vo­lu­ción, y la de­ci­sión de sal­va­guar­dar sus con­quis­tas y ser fie­les al con­cep­to de Re­vo­lu­ción.

Se lle­ga a es­ta Con­fe­ren­cia con una pro­yec­ción de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial y po­lí­ti­co y con una pla­ta­for­ma le­gal-la­bo­ral que lo res­pal­da, to­do ello con­te­ni­do en la Con­cep­tua­li­za­ción del Mo­de­lo Eco­nó­mi­co y So­cial Cu­bano, y en las Ba­ses Ge­ne­ra­les del Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial has­ta el 2030; los que cuen­tan con el in­cues­tio­na­ble apo­yo de los tra­ba­ja­do­res pa­ra su ma­te­ria­li­za­ción.

El SNTI, de con­jun­to con el Mi­nis­te­rio y las or­ga­ni­za­cio­nes su­pe­rio­res de di­rec­ción, han tra­ba­ja­do y se­gui­rán tra­ba­jan­do por mo­vi­li­zar a los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les en la im­ple­men­ta­ción de los Li­nea­mien­tos de la Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y So­cial del Par­ti­do y la Re­vo­lu­ción, re­la­cio­na­dos con el sec­tor in­dus­trial y las po­lí­ti­cas apro­ba­das; en­tre ellas, el in­cre­men­to del re­ci­cla­je de ma­te­rias pri­mas; el desa­rro­llo de la in­dus­tria pro­duc­to­ra de en­va­ses y em­ba­la­jes, y el reor­de­na­mien­to y uso efi­cien­te de má­qui­nas he­rra­mien­tas y equi­pos en la eco­no­mía na­cio­nal, las que mues­tran re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles; así co­mo otras en desa­rro­llo co­mo man­te­ni­mien­to in­dus­trial, la po­lí­ti­ca de au­to­má­ti­ca y lo re­la­cio­na­do con la ac­ti­vi­dad de re­ca­pe.

En los úl­ti­mos años es­te sin­di­ca­to ha po­ten­cia­do la la­bor mo­vi­li­za­ti­va por ha­cer avan­zar la eco­no­mía, fun­da­men­tal­men­te en la em­pre­sa es­ta­tal so­cia­lis­ta, ade­más de pres­tar aten­ción a las nue­vas for­mas de ges­tión. Sin em­bar­go, es­te mo­men­to exi­ge de los tra­ba­ja­do­res re­for­zar la efi­cien­cia, la ca­li­dad en las pro­duc­cio­nes y los ser­vi­cios, la ex­por­ta­ción y la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, fa­vo­re­cer la ele­va­ción de la pro­duc­ti­vi­dad, po­ten­ciar el aho­rro pa­ra be­ne­fi­ciar la la­bor de los in­no­va­do­res y ra­cio­na­li­za­do­res, pres­tar es­pe­cial aten­ción a los pro­ce­sos in­ver­sio­nis­tas y lu­char enér­gi­ca­men­te con­tra las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ro­bo, ile­ga­li­da­des y co­rrup­ción que tan­to da­ño ha­cen a la eco­no­mía y a los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les.

Los tra­ba­ja­do­res son pro­ta­go­nis­tas de la ma­te­ria­li­za­ción de los prin­ci­pa­les pro­gra­mas pro­duc­ti­vos en que par­ti­ci­pa el sec­tor de In­dus­trias en el país. Es de­ter­mi­nan­te su con­tri­bu­ción ac­ti­va, dis­ci­pli­na­da, cons­cien­te y un al­to ni­vel de com­pro­mi­so. Sus cri­te­rios, preo­cu­pa­cio­nes, pro­pues­tas de so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas ten­drán un re­fle­jo di­rec­to en los re­sul­ta­dos y en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vi­da, así co­mo, el in­cre­men­to de los in­gre­sos pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des y las de sus fa­mi­lias. Es­tos pro­gra­mas son: desa­rro­llo del tu­ris­mo, aho­rro energético, ma­te­ria­les de la cons­truc­ción, me­di­ca­men­tos, la agri­cul­tu­ra, el ase­gu­ra­mien­to a pro­duc­tos de la ca­nas­ta fa­mi­liar nor­ma­da, el trans­por­te de pa­sa­je­ros y mer­can­cías, la za­fra, la sa­lud, la edu­ca­ción, la de­fen­sa, el aho­rro y el uso efi­cien­te del agua, en­tre otros.

En el se­gun­do se­mes­tre del año 2017 y en el pre­sen­te, en­fren­ta­mos una si­tua­ción muy com­ple­ja en el or­den eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ro, y otros que han li­mi­ta­do la en­tra­da de ma­te­rias pri­mas y pie­zas de re­pues­tos, que afec­tan com­pro­mi­sos pro­duc­ti­vos y en al­gu­nos ca­sos pa­ra­li­za­cio­nes de ac­ti­vi­da­des con un im­pac­to en los re­cur­sos hu­ma­nos, con la con­se­cuen­te ele­va­ción de las ci­fras de tra­ba­ja­do­res dis­po­ni­bles e in­te­rrup­tos. No obs­tan­te, de con­jun­to con las ad­mi­nis­tra­cio­nes, se han en­con­tra­do al­ter­na­ti­vas de so­lu­cio­nes pa­ra se­guir avan­zan­do, trans­mi­tien­do op­ti­mis­mo y con­fian­za, con la se­gu­ri­dad de que exis­ten re­ser­vas y va­rian­tes pa­ra sa­lir vic­to­rio­sos.

En el desa­rro­llo de es­te even­to po­lí­ti­co y sin­di­cal, hay que de­ba­tir acer­ca del ac­cio­nar en ca­da sec­ción sin­di­cal; có­mo ele­var su aten­ción y res­pues­ta a los plan­tea­mien­tos de los tra­ba­ja­do­res, es­ti­mu­lar mo­ral y ma­te­rial­men­te a los que más apor­tan, con én­fa­sis en los aniris­tas que tan­tas so­lu­cio­nes brin­dan con sus in­no­va­cio­nes, así co­mo for­ta­le­cer su rol de re­pre­sen­tan­te de los tra­ba­ja­do­res y avan­zar en la con­cre­ción de un mo­vi­mien­to sin­di­cal más or­ga­ni­za­do, in­flu­yen­te y ca­paz.

Es de­ci­si­vo se­guir tra­ba­jan­do en el per­fec­cio­na­mien­to de las asam­bleas de afi­lia­dos y tra­ba­ja­do­res, en la bús­que­da de una ma­yor aten­ción a la ba­se, me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to, con­so­li­dar en tér­mi­nos cua­li­ta­ti­vos la afi­lia­ción sin­di­cal y la po­lí­ti­ca de cua­dros que ga­ran­ti­ce el li­de­raz­go que de­man­dan nues­tros afi­lia­dos, in­ten­cio­nan­do la in­cor­po­ra­ción de jó­ve­nes que en­fren­ten es­ta la­bor en las con­di­cio­nes ac­tua­les.

Tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res:

Cu­ba en­fren­ta la po­lí­ti­ca agre­si­va de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se, que ha en­tor­pe­ci­do los li­mi­ta­dos avan­ces al­can­za­dos en las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses y ha re­cru­de­ci­do el cri­mi­nal blo­queo eco­nó­mi­co, co­mer­cial y fi­nan­cie­ro que por más de 50 años se le ha im­pues­to a Cu­ba. No se pue­de ol­vi­dar que es­ta­mos so­me­ti­dos a una gue­rra tan pe­li­gro­sa co­mo la con­ven­cio­nal, en la que es­tá en jue­go la su­per­vi­ven­cia co­mo na­ción y don­de es in­dis­pen­sa­ble de­fen­der la his­to­ria, la in­de­pen­den­cia y la so­be­ra­nía al­can­za­das.

La II Con­fe­ren­cia ten­drá lu­gar en un con­tex­to in­ter­na­cio­nal ca­rac­te­ri­za­do por un in­cre­men­to de las agre­sio­nes en­tre na­cio­nes, no obs­tan­te el lla­ma­mien­to a la paz, la coope­ra­ción y la so­li­da­ri­dad. En Amé­ri­ca La­ti­na se pro­du­ce una ofen­si­va de las fuer­zas de de­re­cha cu­yos im­pac­tos han re­ver­ti­do los avan­ces lo­gra­dos por go­bier­nos pro­gre­sis­tas, ge­ne­ran­do nue­vas ame­na­zas con­tra la es­ta­bi­li­dad de la re­gión.

Los tra­ba­ja­do­res de In­dus­trias de­mos­tra­re­mos que no les te­me­mos a las ame­na­zas ni a las pro­vo­ca­cio­nes de los enemi­gos y se­re­mos fie­les a los prin­ci­pios de la Re­vo­lu­ción, al so­cia­lis­mo, a sus lí­de­res y a la nue­va di­rec­ción del país; da­re­mos nues­tro res­pal­do in­con­di­cio­nal a la dis­cu­sión y apro­ba­ción de la nue­va Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, y con la con­fian­za y se­gu­ri­dad en la vic­to­ria que nos le­gó por siem­pre nues­tro in­vic­to Co­man­dan­te en Je­fe, se­gui­re­mos cons­tru­yen­do una na­ción so­be­ra­na, in­de­pen­dien­te, so­cia­lis­ta, de­mo­crá­ti­ca, prós­pe­ra y sos­te­ni­ble.

Ar­tu­ro Ro­drí­guez Font, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de In­dus­trias, ex­pre­só que la ci­ta más im­por­tan­te del sec­tor pro­pi­cia­rá de­ba­tir con op­ti­mis­mo, con­fian­za y uni­dad cuán­to más po­de­mos ha­cer en ca­da co­lec­ti­vo. | fo­to: Emi­lio Pé­rez Es­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.