El tu­ris­mo ba­jo la lu­pa sin­di­cal

Trabajadores - - PORTADA - | Juanita Per­do­mo, Betty Bea­tón y José Luis Mar­tí­nez Ale­jo

Afec­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas en unas pro­vin­cias, y se­ña­les po­si­ti­vas en otras, mues­tran las dos ca­ras de la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va de los com­ple­jos tu­rís­ti­cos en el Gru­po Em­pre­sa­rial Ho­te­le­ro Is­la­zul. Tra­ba­ja­do­res se aden­tra en el aná­li­sis de es­ta fór­mu­la, cues­tio­na­da por la fal­ta de au­to­no­mía que su­po­ne pa­ra las ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras. Asun­tos de esa mag­ni­tud ocu­pa­rán tam­bién la agen­da de las se­sio­nes fi­na­les de la Se­gun­da Con­fe­ren­cia del Sindicato Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Ho­te­le­ría y el Tu­ris­mo, el 16 y 17 de no­viem­bre en La Ha­ba­na, ci­ta que re­uni­rá a 235 de­le­ga­dos de to­do el país.

COHE­REN­TE con las trans­for­ma­cio­nes im­pul­sa­das por el país, el Gru­po Em­pre­sa­rial Ho­te­le­ro Is­la­zul de­ci­dió apos­tar por la ex­ten­sión de la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va de los com­ple­jos, con­sis­ten­te en la aso­cia­ción de dos o más ins­ta­la­cio­nes que fun­gi­rían co­mo uni­da­des em­pre­sa­ria­les de ba­se (UEB).

Po­ten­ciar la ac­ti­vi­dad co­mer­cial y re­du­cir im­pro­duc­ti­vas plan­ti­llas, de­ter­mi­nó la fór­mu­la en bus­ca de apun­ta­lar la efi­cien­cia. A di­fe­ren­cia de otras ca­de­nas del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo (MINTUR), aquí la ma­yo­ría de los ho­te­les se agru­pa­ron en com­ple­jos.

El mo­de­lo, que eli­mi­nó ca­si to­das las em­pre­sas pro­vin­cia­les, co­nec­tó de ma­ne­ra ver­ti­cal a las UEB con la Os­de de Is­la­zul, la Or­ga­ni­za­ción Su­pe­rior de Di­rec­ción Em­pre­sa­rial.

A unos años de su ma­te­ria­li­za­ción, se cues­tio­na la per­ti­nen­cia de una ini­cia­ti­va que sa­cu­dió la vi­da de los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les. Al pa­re­cer, con­ti­núa vir­gen la re­sis­ten­cia a un cam­bio que unió en lo fí­si­co, no en los sen­ti­mien­tos. Se si­gue ha­blan­do de mi ho­tel, no de mi com­ple­jo. Se­rá por­que “el sen­ti­do de per­te­nen­cia” no se hos­pe­da aún en la es­truc­tu­ra. Se­rá por­que “la gen­te no se re­co­no­ce en ella”, con­fie­sa con la voz can­sa­da Sonia Ama­ble Mus­te­lier, del ho­tel San Juan.

Oyén­do­la ha­blar, lle­ga muy le­gi­ble el re­cuer­do de su in­ter­ven­ción en el ba­lan­ce anual del Sindicato Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Ho­te­le­ría y el Tu­ris­mo (SNTHT). En aquel mar­zo del 2017, ella ha­bía di­cho que la es­truc­tu­ra es in­sos­te­ni­ble. “Y lo man­ten­go. Los com­ple­jos son ni­ños en­fer­mos que no po­drán sal­var­se”.

En los úl­ti­mos me­ses el de­ba­te so­bre el con­tro­ver­sial tó­pi­co subió de per­fil con el pro­ce­so de la Se­gun­da Con­fe­ren­cia del SNTHT.

La re­cu­rren­cia de los re­cla­mos se en­tron­ca con fuer­za en la cen­tra­li­za­ción de la Os­de, en La Ha­ba­na. Allí sue­len de­ter­mi­nar­se con­tra­ta­cio­nes, la co­mer­cia­li­za­ción, en­tre otras de­ci­sio­nes.

De­mo­ra en la res­truc­tu­ra­ción de unos pre­cios, afec­ta­ron las ven­tas ve­ra­nie­gas del Apart­ho­tel Azul, justo la eta­pa don­de ge­ne­ran sus ma­yo­res in­gre­sos, re­zon­ga el di­rec­tor avi­le­ño Yo­va­ni Hernández.

“Es­tá de­mos­tra­do que la fal­ta de au­to­no­mía en los ho­te­les im­pac­ta en los re­sul­ta­dos ge­ne­ra­les”, re­su­me Alys García Hernández, de­le­ga­da de Is­la­zul en Cie­go de Ávi­la, pro­vin­cia mar­ca­da por las mer­mas eco­nó­mi­cas. El Mo­rón-San Fernando ce­rró sep­tiem­bre con más pér­di­das en su mo­ne­da to­tal que las que acu­mu­ló en el 2017.

A otros te­rri­to­rios tam­bién via­ja el ne­ga­ti­vo sal­do. En Acua­zul-Club Ka­rey-Pun­ta Blan­ca, Va­ra­de­ro, a Ro­lan­do Bueno y Ri­go­ber­to Echar­te, di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, el asun­to les in­quie­ta. Y es ló­gi­co. Con un pa­no­ra­ma así, im­po­si­ble que el sa­la­rio en­gor­de.

Po­bres sal­dos, po­bres sa­la­rios

Al tér­mino del pri­mer se­mes­tre del año, el sa­la­rio de los em­plea­dos en Is­la­zul pro­me­dió 418 pe­sos.

La Re­so­lu­ción 6 (R6) pa­ra los ho­te­les que co­bran en efec­ti­vo (con­ven­cio­na­les), la com­pen­sa­ción del 2 % de las uti­li­da­des en los To­do In­clui­do, y el pa­go del es­tí­mu­lo por la efi­cien­cia, son las tres vías pa­ra abul­tar car­te­ras y bol­si­llos en Is­la­zul.

En ho­te­les co­mo el san­tia­gue­ro San Juan, ce­le­bra­cio­nes de 15 años, de bo­das, la pre­fe­ren­cia de las em­pre­sas por el si­tio, y ar­tis­tas de gi­ra que eli­gen hos­pe­dar­se allí, sal­van sus fi­nan­zas. Así y to­do, no se re­cuer­da la úl­ti­ma vez que vie­ron un pe­so por en­ci­ma del sa­la­rio.

No obs­tan­te los so­bre­cum­pli­mien­tos de Vi­lla Ar­tís­ti­ca, no siem­pre les pa­gan por los re­sul­ta­dos. Su ho­mó­lo­go, el Ca­ni­mao, no apor­ta en igual pro­por­ción, y ello dis­mi­nu­ye o li­mi­ta la sis­te­ma­ti­ci­dad de las ero­ga­cio­nes.

Co­mo re­gla, los com­ple­jos ama­rra­ron la dis­tri­bu­ción al cum­pli­mien­to de to­das sus uni­da­des. No bas­ta con que una cum­pla, “al­go in­jus­to por pri­var a los tra­ba­ja­do­res del de­re­cho de re­ci­bir pa­gos se­gún sus apor­tes”, se­ña­la la ma­tan­ce­ra Mar­ta Ya­ris­ley­dis To­rrien­te Sán­chez.

La con­cep­ción des­es­ti­mu­la a los afi­lia­dos y aten­ta con­tra la efec­ti­vi­dad de la re­pre­sen­ta­ción sin­di­cal, coin­ci­den los en­tre­vis­ta­dos. Sin em­bar­go, Víc­tor Soto Bell, miem­bro del Se­cre­ta­ria­do Na­cio­nal del SNTHT, su­gie­re ele­var la exi­gen­cia en la ba­se. “La or­ga­ni­za­ción de­be ase­gu­rar­se de la jus­te­za de los re­gla­men­tos de dis­tri­bu­ción. Ahí se ga­na la par­ti­da”, afir­ma. Lo otro, ar­gu­men­ta, es es­ta­ble­cer­lo en los con­ve­nios co­lec­ti­vos de tra­ba­jo.

En pre­dios avi­le­ños, don­de el sa­la­rio me­dio ce­rró sep­tiem­bre en 367 pe­sos con 80 cen­ta­vos, la de­le­ga­da de Is­la­zul es una con­ven­ci­da de que aún abun­dan re­ser­vas de efi­cien­cia en pos de in­cre­men­tar los in­gre­sos, y de ges­tio­nar me­jor los cos­tos y los gas­tos.

Aun­que con ella con­cuer­da el san­tia­gue­ro Cé­sar Uli­ses La­rrea Rodríguez, es­pe­cia­lis­ta prin­ci­pal de Eco­no­mía en Las Amé­ri­cas-Ran­cho Club-San Juan, a él le preo­cu­pa la per­sis­ten­cia de erro­res aso­cia­dos a la pla­ni­fi­ca­ción. “Los pla­nes no siem­pre son ob­je­ti­vos, al­can­za­bles, y por ahí co­mien­za a tor­pe­dear­se la Re­so­lu­ción 6, que mi­de el cre­ci­mien­to de los in­gre­sos de una eta­pa com­pa­ra­da con su pre­ce­den­te”.

Da­lia Co­ca, de ese mis­mo com­ple­jo, re­cuer­da que “hi­ci­mos un es­tu­dio, una pro­pues­ta de al­ter­na­ti­va que pu­die­ra ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra la en­ti­dad y los tra­ba­ja­do­res… Nun­ca re­ci­bi­mos res­pues­ta”, se que­ja. En ese com­ple­jo el sa­la­rio me­dio de oc­tu­bre pro­me­dió 331 pe­sos.

Si esa reali­dad afec­ta a los ho­te­les del lla­ma­do sis­te­ma con­ven­cio­nal, a los To­do In­clui­do tam­po­co les va bien. Ellos, ex­cep­tua­dos de la apli­ca­ción de la R6, es­tán obli­ga­dos a ge­ne­rar uti­li­da­des en CUC, pa­ra, de ahí, re­par­tir el 2 % de esas ga­nan­cias.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas ma­ne­ja­das en el SNTHT, al tér­mino de sep­tiem­bre, so­lo se ha­bía be­ne­fi­cia­do el 36,7 % de los 776 tra­ba­ja­do­res del sis­te­ma To­do In­clui­do. El pa­go, efec­tua­do so­la­men­te en dos oca­sio­nes, pro­me­dió 7,12 CUC.

Has­ta don­de pu­di­mos ave­ri­guar, los com­ple­jos no pa­gan el es­tí­mu­lo por la efi­cien­cia eco­nó­mi­ca, el lla­ma­do mes 13, im­pe­di­men­to que agra­va la per­cep­ción de co­brar muy po­co en una ca­de­na don­de de­caí­da an­da su lon­ge­va po­bla­ción la­bo­ral.

Lue­go de ca­si 40 años co­mo ca­pi­tán de ser­vi­cio gas­tro­nó­mi­co en el ho­tel Mo­rón, el avi­le­ño Luis Pérez Benavides pre­su­me re­ti­rar­se con 200 y pi­co de pe­sos, can­ti­dad que es po­si­ble re­ci­ba tam­bién Vir­gen Si­le­ga, del san­tia­gue­ro ho­tel San Juan. “Ya pre­sen­té la ju­bi­la­ción y sé que se­rá muy po­co mi pa­ga”, di­ce con tono ape­sa­dum­bra­do.

En la pro­pia ins­ta­la­ción, el co­ci­ne­ro Ale­xis Ta­ma­yo son­ríe pa­ra no llo­rar, di­ría cual­quie­ra. El hom­bre, que ha de­vuel­to los mi­les de pe­sos que se ha en­con­tra­do en 43 años de la­bor en el MINTUR, se pre­gun­ta: ¿Y la mía, de cuán­to se­rá mi che­que­ra?

En con­tra de la fór­mu­la

En el ca­mino de su im­ple­men­ta­ción al­gu­nos fac­to­res se ubi­ca­ron del la­do con­tra­rio y jue­gan en con­tra de es­ta fór­mu­la. La ex­clu­sión de pues­tos cla­ves en eco­no­mía, ca­li­dad o en el con­trol de los por­ta­do­res ener­gé­ti­cos, se di­ce que no fue in­te­li­gen­te.

De­jar me­nos ca­ma­re­ras en el San Juan in­cre­men­tó la car­ga de es­tas em­plea­das san­tia­gue­ras. Hoy, la si­tua­ción es otra, “se lo de­be­mos al sindicato del ho­tel, que echó la pe­lea y la ga­nó”, re­fie­re sa­tis­fe­cha Ya­net Pérez, je­fa de brigada.

A jui­cio de la in­dó­mi­ta Inal­vis Ayar­de Gue­va­ra, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Bu­ró Pro­vin­cial la es­truc­tu­ra de­bi­li­tó el con­trol in­terno, puer­ta por don­de se cue­lan los de­li­tos.

De­sa­gui­sa­dos en la po­lí­ti­ca de cua­dros se ano­ta en la re­la­ción de in­con­ve­nien­tes. Sie­te di­rec­to­res han pa­sa­do por el ma­tan­ce­ro Club Ka­rey en los úl­ti­mos tres años, lo ates­ti­gua Fi­li­ber­to Va­len­cia Sal­di­ña, uno de los se­cre­ta­rios del nú­cleo del PCC.

A la es­truc­tu­ra tam­bién la da­ña la dis­tan­cia en­tre los es­ta­ble­ci­mien­tos de un mis­mo com­ple­jo. La ca­ren­cia de trans­por­te agra­va la si­tua­ción.

Más de 40 km en­tre Vi­lla Ar­tís­ti­ca, en Cár­de­nas, y el Ca­ni­mao, en Ma­tan­zas, es mu­cho; igual que en­tre Cos­ta Morena y La Gran Pie­dra, en San­tia­go de Cu­ba, se­pa­ra­ción que al de­cir del ma­tan­ce­ro Ri­go­ber­to Echar­te, “ale­ja la aten­ción di­rec­ta al per­so­nal, el fac­tor hu­mano se afec­ta. Que­da muy le­jos quien de­ci­de”.

En pre­dios yu­mu­ri­nos, el fun­cio­na­mien­to sin­di­cal tam­bién se re­cien­te con tan­ta le­ja­nía, di­fi­cul­tad acen­tua­da por la inexis­ten­cia de una or­ga­ni­za­ción pa­re­ci­da a la es­truc­tu­ra de los com­ple­jos.

A cri­te­rio de la ma­tan­ce­ra Mar­ta Ya­ris­ley­dis To­rrien­te Sán­chez, miem­bro del Bu­ró Pro­vin­cial del SNTHT, un asun­to que des­de su con­cep­ción mis­ma com­pro­me­te las fi­nan­zas ra­di­ca en que “la di­rec­ción de los com­ple­jos ab­sor­be el 10 % de los in­gre­sos de ca­da una de sus en­ti­da­des. No se le con­ci­bió pre­su­pues­to, y hay que sol­ven­tar­le los gas­tos”.

La otra ca­ra de los com­ple­jos

Mai­té Pe­rei­ra Con­de, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Bu­ró Pro­vin­cial del SNTHT en tie­rra es­pi­ri­tua­na, con­si­de­ra que las me­jo­res lu­ces bri­llan en el Pla­za-Ri­jo, ho­tel es­te úl­ti­mo pre­mia­do en el exi­gen­te mo­vi­mien­to emu­la­ti­vo de Lí­der de la Ca­li­dad.

Su ho­mó­lo­ga tu­ne­ra, Maribel Ri­ve­ra Ordóñez, afir­ma que aun­que la pro­vin­cia no es pre­ci­sa­men­te un em­po­rio tu­rís­ti­co, allí se cons­pi­ra pa­ra que cual­quier cen­tro sea de ex­ce­len­cia.

El com­ple­jo Is­la­zul lo es, afir­ma, en re­fe­ren­cia a Las Tu­nas-Ca­di­llac, el due­to que la directora Odal­mis Martín Hi­dal­go y su equi­po lo­gró sa­car de la pér­di­da eco­nó­mi­ca, y hoy ex­hi­be, con le­gí­ti­mo or­gu­llo, la Con­di­ción de Van­guar­dia Na­cio­nal por los tres úl­ti­mos años.

Unos sie­te km se­pa­ran los dos es­ta­ble­ci­mien­tos. El se­cre­to es­tá, di­ce, Odal­mis, en con­ver­tir lo par­ti­cu­lar en especial, en ofre­cer en un ho­tel, lo que el otro no brin­da, com­ple­men­tar­los, pa­ra que se pa­rez­can a lo que son, a lo que ven­de la pro­mo­ción.

Con dos au­di­to­rías sa­tis­fac­to­rias, la for­ta­le­za de Las Tu­na­sCa­di­llac es­tá en el “amor a la ta­rea sem­bra­da en los tra­ba­ja­do­res y en la es­ta­bi­li­dad de los cua­dros y del con­se­jo de di­rec­ción, fé­rreo en la pos­tu­ra de ce­rrar cual­quier cau­sa que pro­vo­que de­li­tos. To­do no es­tá lo­gra­do, pe­ro avan­za­mos”.

El Ro­yal­ton Ba­ya­mo es una de las jo­yas de la ho­te­le­ría en Gran­ma. Es­te lí­der de la ca­li­dad es tam­bién po­see­dor del re­co­no­ci­mien­to Por las Sen­das del Triun­fo. ¿Por qué en unos com­ple­jos sí y en otros no? “La ca­li­dad y ca­pa­ci­dad de los cua­dros, eso mar­ca la di­fe­ren­cia”, sen­ten­cia el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del SNTHT, Víc­tor Le­mag­ne Sán­chez.

Tan óp­ti­mas se­ña­les no es­con­den la reali­dad. Los com­ple­jos no han re­por­ta­do los ob­je­ti­vos que ins­pi­ra­ron su ma­si­fi­ca­ción en Is­la­zul, pre­su­me el san­tia­gue­ro Cé­sar Uli­ses La­rrea Rodríguez.

Hoy, se di­ce, la es­truc­tu­ra se­rá mo­di­fi­ca­da. La pér­di­da de au­to­no­mía en la ba­se, “li­mi­ta la par­ti­ci­pa­ción de los afi­lia­dos en la to­ma de las prin­ci­pa­les de­ci­sio­nes, al­go que aten­ta con­tra el pro­pó­si­to de lo­grar me­jor ges­tión eco­nó­mi­ca…”, apun­ta Víc­tor Soto Bell, miem­bro del Se­cre­ta­ria­do Na­cio­nal del SNTHT.

En las se­sio­nes fi­na­les de la Se­gun­da Con­fe­ren­cia del SNTHT, del 16 al 17 de es­ta se­ma­na, qui­zás se arro­je más luz so­bre un asun­to que si­gue sa­cu­dien­do la vi­da de no po­cos co­lec­ti­vos la­bo­ra­les.

Por lo pron­to, coin­ci­den en­tre­vis­ta­dos, la tem­po­ra­da de al­za tu­rís­ti­ca se pre­sen­ta co­mo la me­jor opor­tu­ni­dad de se­guir apos­tan­do por un tu­ris­mo que rin­da igual a sus po­ten­cia­li­da­des. Un pro­pó­si­to al que, con com­ple­jos o sin ellos, Is­la­zul de­be­rá tri­bu­tar.

| fo­to: Nor­yis

Los ba­jos sa­la­rios es preo­cu­pa­ción cons­tan­te en­tre los tra­ba­ja­do­res.

| fo­to: José Luis Mar­tí­nez Ale­jo

El com­ple­jo ho­tel Mo­rón-San Fernando, de Cie­go de Ávi­la, acu­mu­la pér­di­das eco­nó­mi­cas, un pro­ble­ma que afec­ta a al­gu­nas UEB.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.