EE. UU.: va­lo­ra­cio­nes des­pués de elec­cio­nes de me­dio tér­mino

Trabajadores - - PORTADA - | Jorge Hernández Mar­tí­nez*

LAS ELEC­CIO­NES de me­dio tér­mino, re­cien­te­men­te rea­li­za­das en los Es­ta­dos Uni­dos, son ob­je­to de aten­ción en nu­me­ro­sos ar­tícu­los en me­dios de pren­sa y tra­ba­jos aca­dé­mi­cos es­pe­cia­li­za­dos de­bi­do a su im­por­tan­cia pa­ra en­ten­der el mo­men­to ac­tual que vi­ve la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na y, so­bre to­do, su de­rro­te­ro in­me­dia­to y pers­pec­ti­vo.

Las ci­fras y las in­ter­pre­ta­cio­nes de­jan cla­ro que se ha pro­du­ci­do un reaco­mo­do de las po­si­cio­nes par­ti­dis­tas en el Con­gre­so co­mo cuer­po le­gis­la­ti­vo, evi­den­cián­do­se el pre­do­mi­nio de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pre­ser­ván­do­se el Se­na­do en ma­nos re­pu­bli­ca­nas, y una re­dis­tri­bu­ción de am­bos par­ti­dos en las go­ber­na­tu­ras de los es­ta­dos.

Des­de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino del 2010, a me­dia­dos de la pri­me­ra Ad­mi­nis­tra­ción de­mó­cra­ta del en­ton­ces pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano do­mi­na­ba las dos cámaras. En es­te sen­ti­do, el re­sul­ta­do de la an­te­rior se­ma­na lle­va con­si­go el sim­bo­lis­mo de que se que­bró la he­ge­mo­nía re­pu­bli­ca­na de ocho años en el Con­gre­so.

Con­vie­ne re­cor­dar que los dos par­ti­dos que in­te­gran el sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta nor­te­ame­ri­cano res­pon­den a un signo cla­sis­ta co­mún, el de una bur­gue­sía mo­no­pó­li­ca que no es ho­mo­gé­nea. Con res­pec­to a com­pro­mi­sos con sec­to­res di­fe­ren­cia­dos de la éli­te de po­der, sus di­ver­si­da­des ideo­ló­gi­cas son muy re­la­ti­vas, aso­cia­das a ca­rac­te­rís­ti­cas in­clu­so geo­grá­fi­cas y cul­tu­ra­les, cu­yo fun­cio­na­mien­to mo­vi­li­za mi­llo­na­rios re­cur­sos fi­nan­cie­ros. En am­bos par­ti­dos co­exis­ten li­be­ra­les y con­ser­va­do­res.

Los de­mó­cra­tas se identifican con el co­lor azul y con la ima­gen del asno, co­mo sím­bo­lo de hu­mil­dad, la­bo­rio­si­dad, per­se­ve­ran­cia, co­ra­je; si bien los re­pu­bli­ca­nos lo con­si­de­ran co­mo ex­pre­si­vo de la tor­pe­za, la to­zu­dez y lo sim­plón. Por su par­te, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano tie­ne co­mo sím­bo­lo al co­lor ro­jo y al ele­fan­te, en tan­to em­ble­ma de la fuer­za, la in­te­li­gen­cia, la dig­ni­dad. Pa­ra los de­mó­cra­tas es mues­tra de arro­gan­cia, tra­di­cio­na­lis­mo, par­si­mo­nia.

El pre­si­den­te Trump se ha­bía ocu­pa­do de de­cla­rar pre­via­men­te que los re­sul­ta­dos cons­ti­tui­rían una es­pe­cie de prue­ba an­te su desem­pe­ño e ima­gen. Lue­go de co­no­cer­los, el man­da­ta­rio, con su ha­bi­tual des­bor­da­mien­to re­tó­ri­co, los ca­li­fi­có de exi­to­sos. Era de es­pe­rar que se­ría así, fue­se fa­vo­ra­ble o ad­ver­so, da­do su com­por­ta­mien­to ex­cén­tri­co, pre­po­ten­te e his­trió­ni­co.

Si bien sus gra­dos de li­ber­tad aho­ra son me­no­res, el avan­ce de­mó­cra­ta es re­la­ti­vo. Se han pues­to de ma­ni­fies­to de­bi­li­da­des y con­tra­dic­cio­nes —reales y po­ten­cia­les—, en el ma­pa po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se, al­gu­nas vi­si­bles de an­te­mano, lo cual no se tra­du­ce, em­pe­ro, en una cri­sis pre­si­den­cial, co­mo tam­po­co su­po­ne el inevi­ta­ble jui­cio po­lí­ti­co a Trump, o un au­to­má­ti­co blo­queo de las ac­cio­nes que pro­mue­va en su im­pre­de­ci­ble desem­pe­ño.

A ries­go de es­que­ma­ti­zar, los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les po­drían re­su­mir­se de es­te mo­do: ¿ganancia de­mó­cra­ta?, sí. ¿Pér­di­das re­pu­bli­ca­nas?, tam­bién. ¿De­rro­ta re­pu­bli­ca­na?, no. ¿Reaco­mo­do en el ta­ble­ro le­gis­la­ti­vo, par­ti­dis­ta, tras­cen­den­te en ni­ve­les es­ta­dua­les y re­gio­na­les, con im­pli­ca­cio­nes na­cio­na­les?, sí. ¿Si­nó­ni­mo, anun­cio o ade­lan­to de lo que ocu­rri­rá en el 2020?, no. ¿For­ce­jeo y nue­vo ba­lan­ce de po­si­cio­nes y fuer­zas en el es­pec­tro po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co?, sí.

Las elec­cio­nes de me­dio tér­mino, co­mo lo in­di­ca su nom­bre, tie­nen lu­gar en­tre dos con­tien­das pre­si­den­cia­les. Se rea­li­zan a mi­tad de un man­da­to pre­si­den­cial y tie­nen gran sig­ni­fi­ca­do, to­da vez que en es­tas se de­ci­de la com­po­si­ción de las dos en­ti­da­des del Con­gre­so: la to­tal de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, y la de una ter­ce­ra par­te del Se­na­do, al mis­mo tiem­po que se eli­ge a una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de go­ber­na­do­res de los es­ta­dos, le­gis­la­do­res, así co­mo a fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les en ese ni­vel y tam­bién en el mu­ni­ci­pal.

Es­te pro­ce­so con­for­ma un es­pa­cio en el que se ma­ni­fies­tan res­pal­dos y re­cha­zos po­pu­la­res tan­to a la fi­gu­ra pre­si­den­cial co­mo al par­ti­do que re­pre­sen­ta. Ello apor­ta un va­lor agre­ga­do al eva­luar de con­jun­to la for­ta­le­za o de­bi­li­dad de un pre­si­den­te y de su Go­bierno, de ca­ra a su even­tual re­elec­ción, dos años des­pués, si bien no cons­ti­tu­yen una an­ti­ci­pa­ción o va­ti­ci­nio de lo que su­ce­de­rá en­ton­ces.

A di­fe­ren­cia de los co­mi­cios pre­si­den­cia­les, las re­cien­tes elec­cio­nes gi­ran en lo fun­da­men­tal en torno a te­mas de in­te­rés lo­cal, es­ta­dual, re­gio­nal, en tan­to cues­tio­nes na­cio­na­les co­mo la po­lí­ti­ca ex­te­rior o la ma­cro­eco­no­mía pa­san a un se­gun­do plano, y la asis­ten­cia de los elec­to­res a las ur­nas sue­le ser me­nor, sal­vo en cir­cuns­tan­cias en las que el en­torno na­cio­nal es­té sig­na­do por la cri­sis —o per­cep­cio­nes de cri­sis—, por un cli­ma ex­ten­di­do de in­sa­tis­fac­ción, des­con­fian­za, cues­tio­na­mien­to a la ges­tión gu­ber­na­men­tal y al li­de­raz­go pre­si­den­cial, acre­cen­tán­do­se la mo­ti­va­ción y dis­mi­nu­yen­do el abs­ten­cio­nis­mo.

El con­tex­to que ro­dea a las re­cien­tes elec­cio­nes de me­dio tér­mino res­pon­de, jus­ta­men­te, a una si­tua­ción co­mo la des­cri­ta. Las en­cues­tas re­fle­ja­ban un con­si­de­ra­ble ni­vel de crí­ti­ca y des­con­ten­to an­te el desem­pe­ño del pre­si­den­te Do­nald Trump. Sus pa­sos ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás, pal­pa­bles en los fre­cuen­tes nom­bra­mien­tos y des­ti­tu­cio­nes de fun­cio­na­rios, sus con­fron­ta­cio­nes con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia, los con­tras­tes en­tre sus reite­ra­das de­cla­ra­cio­nes gran­di­lo­cuen­tes y ame­na­zan­tes an­te pro­ble­mas in­ter­na­cio­na­les, de un la­do, y de otro, sus re­con­si­de­ra­cio­nes o rec­ti­fi­ca­cio­nes, di­bu­jan un cua­dro de in­cer­ti­dum­bre y des­con­cier­to, que se ve acom­pa­ña­do por el re­pu­dio que pro­vo­can sus pos­tu­ras mi­só­gi­nas, xe­nó­fo­bas, ra­cis­tas.

A pe­sar de la co­se­cha que ha ob­te­ni­do en sus dos años de Go­bierno, al re­du­cir, por ejem­plo, el ni­vel de des­em­pleo, el apo­yo a Trump en es­tos co­mi­cios se ve­ría li­mi­ta­do a las ba­ses so­cia­les y elec­to­ra­les que hi­cie­ron po­si­ble su elec­ción en el 2016 (sec­to­res de cla­se me­dia y obre­ros, de po­bla­ción blan­ca adul­ta, de áreas ru­ra­les y sub­ur­ba­nas que vie­ron afec­ta­dos su ni­vel de vi­da por po­lí­ti­cas an­te­rio­res, jun­to a ex­po­nen­tes del ca­pi­tal in­dus­trial li­ga­dos a bie­nes raí­ces, cons­truc­ción, ener­gía, agri­cul­tu­ra y es­fe­ra mi­li­tar). En ta­les sec­to­res se pro­du­jo un re­for­za­mien­to cua­li­ta­ti­vo del apo­yo a Trump.

La par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en las elec­cio­nes fue ele­va­da, ex­pli­cán­do­se ello por el con­tex­to alu­di­do, y por la na­tu­ra­le­za so­cial de los te­mas que mo­vi­li­za­ron el vo­to: sa­lud, in­mi­gra­ción, eco­no­mía per­so­nal y fa­mi­liar, in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca aso­cia­da a la vio­len­cia y las ar­mas. Ese en­torno es­tu­vo mar­ca­do por la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, la cri­sis cul­tu­ral, la sen­sa­ción de que el país ha per­di­do el rum­bo y de que la brú­ju­la pre­si­den­cial ha ex­tra­via­do los pun­tos car­di­na­les.

No po­cos aná­li­sis con­si­de­ra­ron que di­chas elec­cio­nes re­pre­sen­ta­rían una es­pe­cie de ple­bis­ci­to o re­fe­ren­do, cu­yos re­sul­ta­dos de­ja­rían cla­ro si Trump se man­ten­dría du­ran­te los dos años que res­tan has­ta la pró­xi­ma elec­ción, en el 2020. En ri­gor, se­me­jan­te pun­to de vis­ta so­bre­di­men­sio­na su sig­ni­fi­ca­ción.

Los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les re­fle­ja­ron in­con­for­mi­dad con Trump, pe­ro a la vez, con el Par­ti­do Re­pu­bli­cano que ocu­pa la Ca­sa Blan­ca. Qui­zás más de es­to úl­ti­mo, en la me­di­da que los de­mó­cra­tas fue­ron per­ci­bi­dos co­mo una al­ter­na­ti­va.

A con­tra­pe­lo de una cier­ta pau­ta que vi­sua­li­zan los ana­lis­tas es­pe­cia­li­za­dos cuan­do exa­mi­nan las elec­cio­nes de me­dio tér­mino, se­gún la cual el par­ti­do en la opo­si­ción tien­de a im­po­ner­se en las dos cámaras del Po­der Le­gis­la­ti­vo co­mo me­ca­nis­mo com­pen­sa­to­rio del lu­gar que el par­ti­do del pre­si­den­te ocu­pa en el Po­der Eje­cu­ti­vo, ello no ocu­rrió. De ahí que val­ga la pe­na in­sis­tir en el ca­rác­ter re­la­ti­vo o li­mi­ta­do de la vic­to­ria de­mó­cra­ta, res­trin­gi­da a la Cá­ma­ra Ba­ja. En sín­te­sis, no se pro­du­jo la po­si­ble “ola azul”. La en­ver­ga­du­ra del gi­ro no re­sul­tó tan de­fi­ni­da co­mo mu­chos es­pe­ra­ban.

Las atri­bu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de am­bas cámaras y la co­rres­pon­dien­te pre­emi­nen­cia de­mó­cra­ta o re­pu­bli­ca­na en ellas pro­drían pro­pi­ciar un con­tra­pun­teo en­tre el es­tan­ca­mien­to y la iner­cia de­bi­do a las po­si­bi­li­da­des de que, por una par­te, se obs­ta­cu­li­ce la agen­da re­pu­bli­ca­na y pre­si­den­cial, mien­tras que por otra se fa­ci­li­te la con­fir­ma­ción de los fun­cio­na­rios eje­cu­ti­vos o ju­di­cia­les que pro­pon­ga Trump.

*Pro­fe­sor del Cen­tro de Es­tu­dios He­mis­fé­ri­cos y so­bre Es­ta­dos Uni­dos (CEHSEU) y pre­si­den­te de la Cá­te­dra Nues­tra Amé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos, de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na

El re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino en Es­ta­dos Uni­dos lle­va con­si­go el sim­bo­lis­mo de que, lue­go de ocho años, se que­bró la he­ge­mo­nía re­pu­bli­ca­na en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.