Vi­si­bi­li­zar la Edu­ca­ción Su­pe­rior

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na M. Lot­ti

La pro­pues­ta de que las uni­ver­si­da­des y la Edu­ca­ción Su­pe­rior me­re­cen es­tar pre­sen­tes de una for­ma más ex­plí­ci­ta en la Cons­ti­tu­ción, con in­de­pen­den­cia de lo que apa­re­ce en el do­cu­men­to so­bre el sec­tor, fue uno de los cri­te­rios ex­pues­tos en es­te mi­nis­te­rio en el aná­li­sis del Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción.

Tra­ba­ja­do­res, fun­cio­na­rios y di­ri­gen­tes de las áreas de For­ma­ción de Pro­fe­sio­na­les, Ase­so­ría Ju­rí­di­ca y Co­mu­ni­ca­ción pro­pu­sie­ron mo­di­fi­ca­cio­nes, adi­cio­nes y rea­li­za­ron de ma­ne­ra ge­ne­ral co­men­ta­rios so­bre los sím­bo­los na­cio­na­les, la ciu­da­da­nía, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y los de­be­res ciu­da­da­nos, en­tre otros.

José Luis García Cue­vas, ase­sor del ti­tu­lar del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior (MES), sub­ra­yó que la Edu­ca­ción Su­pe­rior es­tá muy im­pli­ca­da en los pro­ce­sos de in­no­va­ción, por lo cual con­si­de­ró que “las uni­ver­si­da­des me­re­cen es­tar vi­si­bi­li­za­das en un pá­rra­fo, en un ca­pí­tu­lo in­de­pen­dien­te”.

Cohe­ren­te con es­te plan­tea­mien­to fue el de Yo­mé Mar­jo­ries Rodríguez De­lís, ase­so­ra téc­ni­co­do­cen­te de la di­rec­ción de For­ma­ción de Pro­fe­sio­na­les en es­te or­ga­nis­mo de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral del Es­ta­do. “El Ar­tícu­lo 84, en el pá­rra­fo 219, re­fie­re que la edu­ca­ción es un de­re­cho pe­ro no apa­re­ce la edu­ca­ción su­pe­rior. Por lo tan­to, pro­pon­go se in­clu­ya co­mo sis­te­ma”.

En ese pro­pio ar­tícu­lo co­men­tó el pá­rra­fo 220. “Ahí se se­ña­la que el Es­ta­do ga­ran­ti­za a sus ciu­da­da­nos ser­vi­cios de edu­ca­ción gra­tui­tos y ase­qui­bles, des­de el pres­co­lar y has­ta la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria de pre­gra­do, y con pos­te­rio­ri­dad al men­cio­nar la for­ma­ción pos­gra­dua­da no que­da cla­ro que es­ta es gra­tui­ta, por lo que su­gie­ro una mo­di­fi­ca­ción, en co­rres­pon­den­cia con el Ar­tícu­lo 95, que en uno de sus in­ci­sos plan­tea es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad in­ves­ti­ga­ti­va.

“En­ton­ces esa for­ma­ción pos­gra­dua­da de­be es­tar a tono con el desa­rro­llo cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­co que re­quie­re el país; no se tra­ta de in­ves­ti­gar por­que quie­ro ha­cer­lo, sino que eso de­be es­tar acor­de con lo que ne­ce­si­ta la so­cie­dad, a par­tir de la so­be­ra­nía y la in­de­pen­den­cia que nos es­ta­mos pro­po­nien­do”, en­fa­ti­zó.

En re­la­ción con la es­truc­tu­ra del Es­ta­do, Tí­tu­lo VI, Is­rael Évo­ra Ca­po­te ex­pu­so al­gu­nos ele­men­tos re­la­cio­na­dos con el fun­cio­na­mien­to de la Asamblea Na­cio­nal, co­mo el he­cho de que es­té ac­ti­va los 365 días del año.

Cons­cien­te de que los plan­tea­mien­tos de­ben ser re­co­gi­dos y no de­ba­ti­dos, María Jo­se­fa Ruiz Me­de­ros, quien du­ran­te años es­tu­vo vin­cu­la­da a la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria, sin­tió la ne­ce­si­dad de ex­pli­car que los dipu­tados en Cu­ba no per­ci­ben di­ne­ro por ello.

En otros paí­ses —ma­ni­fes­tó— es­tas per­so­nas de­ven­gan al­tos sa­la­rios y se sien­tan a apro­bar le­yes. Nues­tra Asamblea Na­cio­nal es una re­pre­sen­ta­ción ge­nui­na del pue­blo y cual­quier cu­bano, aun­que vi­va en una mon­ta­ña, sa­be que en ese es­pa­cio le­gis­la­ti­vo hay al­guien que pien­sa co­mo él, pues allí es­tán re­fle­ja­dos to­dos los sec­to­res.

Agre­gó que los dipu­tados son elec­tos por sus con­di­cio­nes y mé­ri­tos morales. “Pre­ten­de­mos que es­tos ciu­da­da­nos no vi­van de es­te tra­ba­jo, por eso exis­te en nues­tro país un Con­se­jo de Es­ta­do que se­sio­na con ca­rác­ter per­ma­nen­te”.

En el en­cuen­tro sos­te­ni­do en la se­de del MES tam­bién hu­bo opi­nión acer­ca del lla­ma­do Go­ber­na­dor Pro­vin­cial, tal y co­mo plan­tea el do­cu­men­to en su Ar­tícu­lo 170, don­de se re­ve­la que “es­te es de­sig­na­do, a pro­pues­ta del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca”.

Lue­go de al­gu­na que otra in­ter­ven­ción al res­pec­to, el vi­ce­mi­nis­tro Gil Ra­món Gon­zá­lez, con un len­gua­je muy pro­pio ase­gu­ró que “no de­ja­ría en el ai­re es­ta se­lec­ción”, y con­si­de­ró que los de­le­ga­dos de las asam­bleas mu­ni­ci­pa­les —te­nien­do en cuen­ta la ma­ne­ra en que ellos son se­lec­cio­na­dos en el seno del pue­blo— son quie­nes de­ben ele­gir a los go­ber­na­do­res.

Ins­tan­tes an­tes de que con­clu­ye­ra el fruc­tí­fe­ro y en­ri­que­ce­dor en­cuen­tro, Rei­mun­do Que­sa­da, je­fe de de­par­ta­men­to, reali­zó una es­pe­cie de re­su­men que —aplau­sos por me­dio— sig­ni­fi­có la apro­ba­ción de los pre­sen­tes en re­la­ción con la ac­tua­li­dad y la contextualización del Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción. “En sus pos­tu­la­dos se re­fren­dan los in­tere­ses de la na­ción y de su pue­blo, lo que ga­ran­ti­za el desa­rro­llo de las ac­tua­les y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”, ase­ve­ró.

| fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

El vi­ce­mi­nis­tro Gil Ra­món Gon­zá­lez con­si­de­ró que los de­le­ga­dos de las asam­bleas mu­ni­ci­pa­les de­ben ele­gir a los go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.