El Pio­ne­ro, ejem­plo de tra­ba­ja­dor del tu­ris­mo

Trabajadores - - NACIONALES - | Lour­des Rey Vei­tía

El sec­tor del tu­ris­mo tie­ne en Ma­nuel So­li­ño Gue­va­ra un pa­ra­dig­ma: can­ti­ne­ro, de­pen­dien­te, hom­bre ama­ble, ser­vi­cial, so­lí­ci­to pa­ra com­pla­cer al clien­te, y tam­bién ma­che­te­ro du­ran­te más de dos dé­ca­das.

Le di­cen el Pio­ne­ro, por ha­ber in­te­gra­do con so­lo 16 años la brigada Mal Tiem­po y lue­go fun­dar la su­ya, la brigada El­pi­dio So­sa, in­sig­ne de su sindicato y del país.

El can­ti­ne­ro ma­che­te­ro

Ma­nuel dio su dis­po­si­ción a ir vo­lun­ta­ria­men­te a la zafra de 1990, tra­ba­ja­ba en ese en­ton­ces en el ho­tel San­ta Cla­ra Libre, an­tes ha­bía si­do de­pen­dien­te en el ho­tel Es­pa­ña, de Cai­ba­rién, y se ha­bía pre­pa­ra­do en es­ta pro­fe­sión en ins­ta­la­cio­nes de Va­ra­de­ro.

Era ca­si un ni­ño y no sa­bía lo que afron­ta­ba cuan­do dio “el pa­so al fren­te pa­ra cor­tar”, afir­mó, y aún es vi­si­ble en su ros­tro el sus­to del pri­mer ma­che­ta­zo.

Por suer­te se in­te­gra a la brigada Mal Tiem­po, en aquel mo­men­to una de las más des­ta­ca­das del país, que di­ri­gió Ra­món Cla­ve­lo, Hé­roe del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, ya fa­lle­ci­do y a quien con­si­de­ra su maes­tro en el cor­te.

“Cla­ve­lo era mi ins­pi­ra­ción, cuan­do lle­gué a su brigada me da­ba pe­na, dia­ria­men­te se po­nía en una pi­za­rra la lis­ta de los ma­che­te­ros, yo es­ta­ba en el nú­me­ro 20. Me de­cía pa­ra mis aden­tros ‘gua­pea, tienes que ser de los pri­me­ros’. Pa­ra lo­grar­lo creé mi es­tra­te­gia: ca­si no des­can­sa­ba en los me­dio­días ni los fi­nes de se­ma­na, has­ta que ter­mi­né la zafra en el nú­me­ro cin­co. Yo nun­ca he si­do ni más gor­do ni más fuer­te de lo que soy aho­ra, so­lo que te­nía la vo­lun­tad de su­pe­rar­me a mí mis­mo, no po­día es­tar en­tre los úl­ti­mos”.

En 1997 cons­ti­tu­yó la brigada El­pi­dio So­sa, per­te­ne­cien­te al sindicato del tu­ris­mo, des­ta­ca­da a ni­vel na­cio­nal y mi­llo­na­ria en va­rias oca­sio­nes. “En ese en­ton­ces Cla­ve­lo y yo no con­ver­ti­mos en enemi­gos fra­ter­na­les, la emu­la­ción fue en­tre bri­ga­das y nos su­pe­rá­ba­mos a dia­rio”.

En­tre el Pio­ne­ro y Cla­ve­lo era fre­cuen­te es­cu­char ja­ra­nas, con­tro­ver­sias y re­tos. En am­bos co­lec­ti­vos se es­ta­ble­ció una fra­ter­nal, aun­que fir­me emu­la­ción pa­ra ver cuál era la pri­me­ra brigada mi­llo­na­ria de Vi­lla Cla­ra, se­gún Ma­nuel la su­ya lle­gó a su­pe­rar la de su pro­fe­sor, ex­pre­só la fra­se con una son­ri­sa en el ros­tro y el res­pe­to ab­so­lu­to a quien fue su ins­pi­ra­dor.

So­li­ño lle­gó a ser el me­jor ma­che­te­ro jo­ven del país, ob­tu­vo la me­da­lla Ha­za­ña La­bo­ral, la Dis­tin­ción El­pi­dio So­sa y la me­da­lla Je­sús Me­nén­dez, en­tre otras con­de­co­ra­cio­nes.

El Pio­ne­ro con­fie­sa que ex­tra­ña el ca­ña­ve­ral, pe­ro su pro­fe­sión le ca­la muy aden­tro.

El Pio­ne­ro de Pal­ma­res

Por ser ma­che­te­ro du­ran­te 22 años es­te hom­bre de­jó de per­ci­bir pro­pi­nas que pu­die­ron acu­mu­lar un mon­to ex­tra­or­di­na­rio, mas con­fie­sa que pre­fi­rió la ad­mi­ra­ción y el re­co­no­ci­mien­to del pue­blo.

Se le ve so­lí­ci­to, de­di­ca­do, con to­tal pro­fe­sio­na­li­dad aten­dien­do a los clien­tes, pri­me­ro en la car­pa La Pla­za, lue­go co­mo ca­pi­tán del sa­lón del res­tau­ran­te La Con­cha y aho­ra en el Ran­chón Pa­ra­dor 259 y en San­ta Ro­sa­lía, de la su­cur­sal Pal­ma­res.

Bri­lló su al­truis­mo al de­vol­ver­le a un tu­ris­ta una car­te­ra con 3 mil eu­ros: “Ser hon­ra­do es una vir­tud y un va­lor”, pre­ci­só con to­tal in­di­fe­ren­cia al di­ne­ro.

Ade­más, ha si­do pro­ta­go­nis­ta de do­na­cio­nes de pro­pi­nas, pa­ra apo­yar pro­gra­mas de sa­lud, así co­mo de san­gre; y brin­dó su apor­te du­ran­te el hu­ra­cán Irma.

El Pio­ne­ro es un em­pu­je, siem­pre dis­pues­to, lo ha­ce to­do bien, se­ña­ló Ro­ge­lio Gon­zá­lez, uno de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo; otro ase­ve­ró que es una bu­jía que in­yec­ta ener­gías y to­dos lo con­si­de­ran un ejem­plo.

El obs­tácu­lo

Re­cien­te­men­te la vi­da le ju­gó una ma­la pa­sa­da, sin em­bar­go, se ha so­bre­pues­to al obs­tácu­lo.

“Un día me sor­pren­dí san­gran­do por la na­riz, creí que no era na­da y ter­mi­né sien­do pa­cien­te oncológico. En­fer­mé de un cán­cer en la na­so­fa­rin­ge, se di­ce que me afec­tó la acu­mu­la­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos, se pien­sa que el hu­mo de la ca­ña quemada pu­do in­fluir, pe­ro la vi­da es com­pli­ca­da.

“No es ho­ra de bus­car cul­pa­bles, me­nos al cor­te de ca­ña que fue la eta­pa mas her­mo­sa y com­pro­me­ti­da de mi vi­da, que me hi­zo la per­so­na que soy. So­lo pien­so en cu­rar­me y se­guir ba­ta­llan­do, y ade­más mis mé­di­cos son es­pec­ta­cu­la­res, ca­si me han re­ci­cla­do”, di­ce y con­ta­gia con su op­ti­mis­mo.

El Pio­ne­ro es un hom­bre ín­te­gro, con una fa­mi­lia her­mo­sa que le apo­ya a con­ti­nuar ba­ta­llan­do por lo que cree. Hoy, a es­te hom­bre se le ve con en­tu­sias­mo, la­bo­ra con ama­bi­li­dad y es­tá or­gu­llo­so por su par­ti­ci­pa­ción en reunio­nes y con­fe­ren­cias sin­di­ca­les de su sec­tor.

El Pio­ne­ro se en­tre­ga por en­te­ro a su pro­fe­sión en el res­tau­ran­te San­ta Ro­sa­lía, de San­ta Cla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.