La pre­sen­cia de Ali­cia

Trabajadores - - CULTURA - Yu­ris Nó­ri­do

Ali­cia Alon­so no pu­do asis­tir a las pre­sen­ta­cio­nes del XXVI Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ba­llet de La Ha­ba­na, pe­ro la gran bai­la­ri­na cu­ba­na fue pro­ta­go­nis­ta esen­cial de la ci­ta

En el des­fi­le inau­gu­ral del XXVI Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ba­llet de La Ha­ba­na Ali­cia Alon­so, fal­tó una fi­gu­ra esen­cial. Ella ha­bía ce­rra­do los des­fi­les de to­das las edi­cio­nes an­te­rio­res, en me­dio de la ova­ción emo­cio­na­da del pú­bli­co. To­das las mi­ra­das so­bre ella, que es sím­bo­lo vi­vo de un ar­te, de un em­pe­ño, de un sue­ño ma­te­ria­li­za­do. Por pro­ble­mas de sa­lud Ali­cia Alon­so no pu­do asis­tir a esa ga­la, ni a nin­gu­na otra fun­ción de es­te even­to: los mé­di­cos le re­co­men­da­ron que se man­tu­vie­ra en ca­sa y ella obe­de­ció, aun­que se­gu­ra­men­te con do­lor. Por­que no se pue­de con­ce­bir un Fes­ti­val de Ba­llet sin su pre­sen­cia.

Es­te fue un en­cuen­tro muy im­por­tan­te: la com­pa­ñía que fun­da­ra Ali­cia jun­to a los her­ma­nos Al­ber­to y Fernando Alon­so ce­le­bró su aniversario 70. Se di­ce fá­cil, pe­ro pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra los ini­cia­do­res tu­vie­ron en aquel mo­men­to cla­ra con­cien­cia de lo que sig­ni­fi­ca­ría pa­ra es­te país esa em­pre­sa. Lo cier­to es que el Ba­llet Ali­cia Alon­so, des­pués Ba­llet de Cu­ba y por fin, Ba­llet Na­cio­nal de Cu­ba, fue la pri­me­ra pie­dra de un edi­fi­cio só­li­do, que les ha da­do glo­ria a Cu­ba y a su pue­blo.

Pe­ro qui­zás lo más emo­ti­vo de es­te Fes­ti­val ha­ya si­do la evo­ca­ción de los 75 años del de­but de Ali­cia en Gi­se­lle, fes­te­ja­dos con una gran tem­po­ra­da en el Tea­tro Na­cio­nal.

La re­la­ción de la bai­la­ri­na cu­ba­na con el per­so­na­je y el ba­llet fue (es) lar­ga e in­ten­sa. Lo bai­ló cen­te­na­res de ve­ces, creó una ver­sión co­reo­grá­fi­ca que mu­chos crí­ti­cos con­si­de­ran una de las me­jo­res de to­da la his­to­ria, en­se­ñó y acon­se­jó a nu­me­ro­sas bai­la­ri­nas que co­men­za­ron a bai­lar­lo…

Ali­cia Alon­so si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes en to­do lo con­cer­nien­te a es­te ba­llet en com­pa­ñías y es­cue­las del mun­do. Es fá­cil com­pro­bar por qué. Bas­ta con ver cual­quie­ra de las tan­ta fil­ma­cio­nes que se le hi­cie­ron a lo lar­go de va­rias dé­ca­das.

Ahí es­tán las cla­ves: pri­mo­ro­so do­mi­nio de las par­ti­cu­la­ri­da­des es­ti­lís­ti­cas del ro­man­ti­cis­mo en el ba­llet (la cur­va sua­ve y pro­di­gio­sa de los bra­zos, la in­cli­na­ción li­ge­ra del ta­lle, la sua­vi­dad de los mo­vi­mien­tos), com­pren­sión ple­na de la psi­co­lo­gía del per­so­na­je, ca­pa­ci­dad téc­ni­ca pa­ra asu­mir (co­mo si no cos­ta­ran) las se­cuen­cias más com­pli­ca­das de la co­reo­gra­fía…

La Gi­se­lle de Ali­cia, sin em­bar­go, era una cria­tu­ra ab­so­lu­ta­men­te ve­ro­sí­mil. Y no so­lo en el pri­mer ac­to, el más te­rre­nal; tam­bién en el se­gun­do, ám­bi­to irreal, ella con­ven­cía por la fuer­za de su hu­ma­ni­dad. Era un es­pí­ri­tu ala­do, sí; pe­ro ade­más una mu­jer que ama.

Al­gu­nos es­ti­man que el pun­to má­xi­mo de su eje­cu­ción era la cé­le­bre es­ce­na de la lo­cu­ra con que ter­mi­na el pri­mer ac­to. Cier­ta­men­te, el his­trio­nis­mo de Ali­cia (sin ne­ce­si­dad de lle­gar a ex­tre­mos, a én­fa­sis de du­do­so gus­to que com­pro­me­tie­ran el estilo) le otor­ga­ba un dra­ma­tis­mo sin­gu­lar a ese pa­sa­je.

Ella era una mu­cha­cha de­sen­ga­ña­da y de­ses­pe­ra­da, di­fí­cil­men­te el es­pec­ta­dor pu­die­ra que­dar­se im­pa­si­ble por la con­tun­den­cia del sen­ti­mien­to, por su ve­ro­si­mi­li­tud. Pe­ro na­da rom­pía los mol­des del ideal ro­mán­ti­co.

Esa es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas esen­cia­les de su ver­sión co­reo­grá­fi­ca: Ali­cia siem­pre su­po que el ba­llet no pue­de ser asu­mi­do co­mo un ar­te de mu­seo: de­be re­no­var­se, mar­char con los tiem­pos. Ella “ac­tua­li­zó” el ba­llet, in­tro­du­jo cam­bios pun­tua­les que acer­ca­ron al es­pec­ta­dor más con­tem­po­rá­neo, re­no­vó cier­tas ru­ti­nas téc­ni­cas... pe­ro res­pe­tó el estilo.

Dra­ma­túr­gi­ca­men­te su Gi­se­lle (el ba­llet) es una obra maes­tra: no hay ca­bos suel­tos, se res­pe­tan los mó­vi­les y reac­cio­nes ló­gi­cas de to­dos los per­so­na­jes, la na­rra­ción es diá­fa­na pe­ro no sim­plis­ta. De he­cho, exis­ten ca­rac­te­ri­za­cio­nes pro­fun­das del de­ve­nir de ca­da rol, que pue­den ser­vir de guía pa­ra cual­quier mon­ta­je.

No en vano gran­des com­pa­ñías (in­clui­da el cé­le­bre Ba­llet de la Ópera de Pa­rís, la cu­na de esa jo­ya del ro­man­ti­cis­mo) aco­gie­ron en al­gún mo­men­to la ver­sión de Ali­cia, que es la que si­gue bai­lan­do el Ba­llet Na­cio­nal de Cu­ba.

Lo han di­cho mu­chos: Ali­cia na­ció pa­ra que Gi­se­lle no mu­rie­ra. Qui­zás pu­die­ra pa­re­cer exa­ge­ra­da la afir­ma­ción, pe­ro lo que sí que­da cla­ro es que la Gi­se­lle de Ali­cia no mo­ri­rá nun­ca. For­ma­rá par­te del acer­vo esen­cial de la dan­za, se­gui­rá sien­do ejem­plo e ins­pi­ra­ción de mu­chí­si­mas bai­la­ri­nas que bai­lan y bai­la­rán el clá­si­co.

Una de las más cé­le­bres fo­to­gra­fías de Ali­cia en Gi­se­lle. | fo­to: Ti­to Álvarez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.