Hi­ja de días tur­bu­len­tos

Trabajadores - - DEPORTES - | Da­niel Mar­tí­nez

Hay ideas que ilu­sio­nan, otras que nos ha­cen cues­tio­nar­nos. De es­tas, qui­zás las más loa­bles son las que obli­gan a ex­ca­var en lo más pro­fun­do de nues­tro ra­cio­ci­nio y pro­yec­tar un co­no­ci­do y a ve­ces in­com­pren­di­do sen­ti­mien­to.

Se­me­jan­te in­tro­duc­ción no pre­ten­de con­fun­dir­les, so­lo aden­trar­los en el de­ba­te. Pa­ra ese fin se pre­ci­sa de un ex­haus­ti­vo aná­li­sis, que de­be lle­var in­cor­po­ra­do, ade­más del obli­ga­to­rio des­tie­rro del apa­sio­na­mien­to, un hon­do sus­pi­ro.

Qui­sie­ra qui­tar­le el bo­zal a la po­lé­mi­ca con la ro­tun­da afir­ma­ción: es nues­tra pe­lo­ta por es­tas fe­chas hi­ja de días tur­bu­len­tos. Ello no se de­ri­va de los epi­ta­fios que bus­ca­mos an­tes o des­pués de sus in­cur­sio­nes in­ter­na­cio­na­les, sino de un mal que tie­ne su ori­gen en ca­sa y desata de­pre­sio­nes.

De­fien­do la teo­ría de que la co­ra­za de ta­len­to del béis­bol cu­bano es­tá co­si­da con só­li­das cos­tu­ras. Me res­guar­do no so­lo con el gran nú­me­ro de com­pa­trio­tas que mues­tran sus des­tre­zas en las más en­cum­bra­das jus­tas del mun­do, sino tam­bién con la im­por­tan­te su­ma de ap­ti­tud ju­ve­nil e in­fan­til, que año tras año aban­do­na el país (ro­bo de ta­len­tos, emi­gra­ción y reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar) pa­ra nu­trir la es­truc­tu­ra de po­de­ro­sos cir­cui­tos.

Es­tos true­nos da­ñan el pa­no­ra­ma do­més­ti­co, vul­ne­ran­do la cam­pa­ña na­cio­nal. Es justo aco­tar que a fal­ta de jue­go, el ím­pe­tu de sus pro­ta­go­nis­tas en oca­sio­nes per­mi­te des­cor­char la emo­ción.

Sin em­bar­go, lo an­te­rior no evita que las de­fi­cien­cias téc­ni­co–tác­ti­cas, in­dis­ci­pli­nas, des­co­no­ci­mien­to de las re­glas y los fun­da­men­tos del jue­go, ex­ce­so de equi­pos, pre­sen­cia de je­rar­quías y ni­ve­les que apa­ci­guan el desa­rro­llo (quien es­tá en la ci­ma se “achan­ta” pues ya lle­gó al to­pe), fal­ta de au­to­exi­gen­cia, y otras in­su­fi­cien­cias des­luz­can el es­pec­tácu­lo.

Ne­ce­si­ta el béis­bol cu­bano de un lú­ci­do y arduo pro­ce­so de re­cons­truc­ción en de­ter­mi­na­dos as­pec­tos vi­ta­les. La ma­yo­ría en los ci­mien­tos, azo­ta­dos por in­sa­tis­fac­cio­nes, pe­re­za, fal­ta de re­cur­sos y va­rios de­mo­nios.

Ca­pa­ci­dad y vien­tos de op­ti­mis­mo his­tó­ri­ca­men­te nos acom­pa­ñan, aun­que a ve­ces la es­pe­ran­za mu­ta en des­alien­to, que en for­ma de lá­ti­go azo­ta nues­tra es­pi­ri­tua­li­dad.

Ya ha­ce al­gu­nas es­ta­cio­nes que la Se­rie Na­cio­nal, po­bre­men­te amu­ra­lla­da con cier­tos arre­ba­tos de com­pe­ti­ti­vi­dad y go­teos de vir­tu­des, re­quie­re una me­ta­mor­fo­sis efi­caz.

Pa­ra con­su­mar el res­ca­te le que­da el consuelo de que el ta­len­to, a pe­sar del in­co­mo­do éxo­do, con­ti­núa bro­tan­do. No así el es­pec­tácu­lo, que pre­ci­sa de una re­con­quis­ta si­mi­lar a la de la no­via que mu­cho qui­si­mos y que por di­ver­sas ra­zo­nes per­di­mos pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.