La Se­rie se aho­ga

Trabajadores - - DEPORTES - | Er­nes­to León

La Se­rie Na­cio­nal de Béis­bol se aho­ga en me­dio de su pro­pia co­rrien­te. Si­gue sien­do el prin­ci­pal es­pec­tácu­lo so­cio­cul­tu­ral y de­por­ti­vo del país, pe­ro año tras año las es­ta­dís­ti­cas de pit­cheo, ofen­si­va y de­fen­sa, las au­sen­cias de li­de­raz­gos de­por­ti­vos, los erro­res men­ta­les y téc­ni­cos, la com­pa­ra­ción con el pa­sa­do y la di­cho­sa es­truc­tu­ra la lle­van a una la­gu­na de se­rias crí­ti­cas.

El sis­te­ma de com­pe­ten­cia im­ple­men­ta­do ha­ce sie­te cam­pa­ñas (dos fa­ses, se­lec­ción de re­fuer­zos y play off) cuen­ta con una cla­ra ra­ya en su con­tra: la po­ca can­ti­dad de par­ti­dos en la pri­me­ra eta­pa (45), lo cual ha­ce que más de 300 pe­lo­te­ros y 10 pro­vin­cias so­lo ten­gan béis­bol de pri­me­ra ca­te­go­ría dos me­ses y me­dio por año.

Una so­lu­ción al al­can­ce de la mano pa­re­ce aso­mar­se. Tem­po­ra­da re­gu­lar de 60 o 75 par­ti­dos con dis­cu­sión del tí­tu­lo y, pos­te­rior­men­te, una Li­ga Cu­ba­na con re­fuer­zos y di­fe­ren­cia de es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio pa­ra los seis u ocho equi­pos in­vo­lu­cra­dos, que pue­den ser los pri­me­ros de la ta­bla de po­si­cio­nes del cam­peo­na­to na­cio­nal.

Pe­ro la Se­rie se aho­ga por más mo­ti­vos. Ca­da tem­po­ra­da son más los es­ta­dios con pro­ble­mas en las lu­ces y por tan­to au­men­tan los jue­gos ves­per­ti­nos con la con­si­guien­te afec­ta­ción de los en­tre­na­mien­tos y el es­pec­tácu­lo. Asi­mis­mo, pe­lo­te­ros ve­te­ra­nos no se re­ti­ran (al­gu­nos has­ta re­gre­san a pe­sar de que sus me­jo­res años pa­sa­ron) por no per­der el es­ti­pen­dio que re­ci­ben mien­tras es­tén en ac­ti­vo. Y esas dos co­sas las­ti­man la año­ra­da ca­li­dad.

El ar­bi­tra­je tam­bién pro­pi­cia som­bras, aun­que me­jo­ra al­go en com­pa­ra­ción con edi­cio­nes pre­ce­den­tes. To­da­vía se apre­cian ma­las ubi­ca­cio­nes de los hom­bres de ne­gro en las ba­ses, que se tra­du­ce en de­ci­sio­nes erra­das. Co­mo si to­do lo an­te­rior fue­ra po­co, el des­con­trol de los lan­za­do­res con­ti­núa sien­do una es­pi­na cla­va­da, la de­fen­sa em­peo­ra por múl­ti­ples fac­to­res, y los ín­di­ces de ro­bos de ba­se y jon­ro­nes dis­mi­nu­yen en nú­me­ros y pro­ta­go­nis­tas.

Al­go sí hay que re­co­no­cer. En me­dio de es­te vino amar­go des­cri­to, no fal­ta en nues­tra Se­rie la com­pe­ti­ti­vi­dad, la ri­va­li­dad y la en­tre­ga de pe­lo­te­ros, en­tre­na­do­res, men­to­res y per­so­nal de apo­yo. Co­mo tam­po­co el pú­bli­co de­ja de se­guir­la, in­clu­so con más afi­cio­na­dos en los par­ques, so­bre to­do cuan­do se ini­cia la se­gun­da fa­se.

Hay otros as­pec­tos que tras­cien­den a los di­rec­ti­vos del béis­bol, pe­ro igual re­per­cu­te en el dis­fru­te de la Se­rie Na­cio­nal. Es­ta­dios con ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas in­su­fi­cien­tes, do­gouts sin fru­tas pa­ra los equi­pos, po­bre con­cep­ción de un es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo más allá de la pre­sen­ta­ción for­mal de los con­jun­tos o una ta­bla gim­nás­ti­ca el día inau­gu­ral, por so­lo ci­tar tres ejem­plos. Se aho­ga, pe­ro res­pi­ra, di­ce el re­fra­ne­ro po­pu­lar. Y tie­ne ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.