No­tas en­tre las cuer­das

Trabajadores - - DEPORTES - Da­niel Mar­tí­nez

El pre­sen­te y fu­tu­ro del bo­xeo cu­bano en­sa­yó la pa­sa­da se­ma­na al­gu­nas de sus usua­les y pro­me­te­do­ras ha­bi­li­da­des. La oca­sión per­fec­ta re­sul­tó la fi­nal de la Se­rie Na­cio­nal, lid aco­gi­da por la ca­pi­tal y en la que se apre­ció la ma­yo­ría del fi­lo que mues­tran en la ac­tua­li­dad los equi­pos más só­li­dos del país.

El es­ce­na­rio, que ra­ti­fi­có a Ca­ma­güey co­mo la se­lec­ción de me­jor blin­da­je, no fue una gue­rra fá­cil. Du­ran­te la bre­ga el rey se vio obli­ga­do a so­fo­car al­gu­nos in­cen­dios y a prac­ti­car ejer­ci­cios de me­mo­ria com­pe­ti­ti­va pa­ra con­su­mar el brin­dis.

Va­rios de sus ri­va­les lu­cie­ron opor­tu­nos, sín­to­ma que ga­ran­ti­za chis­pa de la bue­na, de ca­ra al Tor­neo Pla­ya Gi­rón, que del 14 al 22 de di­ciem­bre aco­ge­rá la tie­rra de los ti­na­jo­nes.

No so­lo el ti­tu­lar aca­pa­ró pro­ta­go­nis­mo. San­tia­go de Cu­ba y La Ha­ba­na (se­gun­do y ter­ce­ro) lu­cie­ron pe­lea­do­res ta­len­to­sos e in­sa­cia­bles, due­ños de fir­mes pla­nes de desa­rro­llo pa­ra cum­plir la asig­na­tu­ra fun­da­men­tal: ir por el ri­val, ata­car­lo, de­fen­der­se bien y co­rrer ries­gos, es­te úl­ti­mo in­gre­dien­te ne­ce­sa­rio fa­ro de re­fe­ren­cia pa­ra en oca­sio­nes lle­gar a fe­liz puer­to.

Con no­ta so­bre­sa­lien­te ba­jó del ring Hol­guín, que a fal­ta de só­li­dos cau­di­llos se amu­ra­lló en en­te­re­za e in­te­li­gen­cia, cla­ri­da­des que en los úl­ti­mos años han vi­go­ri­za­do gra­cias al se­rio tra­ba­jo en la ba­se.

La lid sir­vió, ade­más, pa­ra mo­ver pie­zas y tra­zar es­tra­te­gias, al tiem­po que per­mi­tió apre­ciar el re­torno del es­te­lar es­pi­ri­tuano Yos­ba­ni Vei­tía, quien co­mo re­fuer­zo del cam­peón mos­tró so­bre el cua­dri­lá­te­ro la ma­yor par­te de su ex­plo­si­vo ar­se­nal. Sus pres­tan­cias ga­ran­ti­za­rán me­tra­lla y emo­ción a los 52 ki­lo­gra­mos en el Gi­rón.

En di­fe­ren­tes car­te­les de la Se­rie Na­cio­nal lla­mó la aten­ción el rá­pi­do aban­dono de al­gu­nos atle­tas fren­te a pú­gi­les de ma­yor je­rar­quía.

La in­ten­ción no fue ase­gu­rar úni­ca­men­te la pun­tua­ción (al­go ló­gi­co), sino pre­ser­var­los. Así se evi­ta­ron tris­tes desen­la­ces y se res­guar­da­ron a fi­gu­ras que en el fu­tu­ro po­drían ser im­por­tan­tes pa­ra los te­rri­to­rios. A las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes les ur­ge en­con­trar al­ter­na­ti­vas que re­me­dien es­te as­pec­to, que des­lu­ce el es­pec­tácu­lo.

El de­fi­ni­ti­vo to­que de cor­ne­ta del bo­xeo cu­bano en el 2018 se­rá den­tro de un mes y dos días, cuan­do en pre­dios ca­ma­güe­ya­nos se den ci­ta un buen pu­ña­do de pro­me­sas, que re­ta­rán li­na­je y con­sa­gra­ción. Has­ta que sue­ne otra vez la cam­pa­na ha­brá tiem­po pa­ra tra­zar as­tu­cias y so­ñar en gran­de.

Yos­ba­ni Vei­tía. | fo­to: Ca­lix­to N. Llanes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.