Ga­nan­cia ne­ta

Trabajadores - - NACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Bas­tan­te im­pre­sio­nan­te re­sul­tó ver en un ilus­tra­dor pro­gra­ma te­le­vi­si­vo la ru­ta que se­guía ca­da plan­tea­mien­to de la ciu­da­da­nía du­ran­te la con­sul­ta po­pu­lar del Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción que con­clu­yó la se­ma­na an­te­rior.

Per­so­na a per­so­na, ca­da una de las más de 600 mil pro­pues­tas —he­chas en las reunio­nes en los ba­rrios y cen­tros de tra­ba­jo has­ta aquel corte par­cial el pa­sa­do 2 de no­viem­bre— re­ci­bían un nú­me­ro y una des­crip­ción en un ex­haus­ti­vo sis­te­ma in­for­má­ti­co, pa­ra lue­go com­pen­diar­los y ser­vir de in­su­mos a la co­mi­sión de aná­li­sis.

Ese pro­ce­so de de­ba­te, que co­men­za­ra el 13 de agos­to úl­ti­mo, nos de­ja un im­por­tan­te cú­mu­lo de lec­cio­nes y re­sul­ta­dos, más allá del pro­fun­do ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co que le ha si­do re­co­no­ci­do a par­tir de la par­ti­ci­pa­ción de más de 7 mi­llo­nes de cu­ba­nos y mi­llón y me­dio de in­ter­ven­cio­nes.

Lo pri­me­ro que qui­zás sal­ta a la vis­ta es el va­lor de esa apro­pia­ción co­lec­ti­va de un do­cu­men­to ex­ten­so, com­ple­jo, con una ter­mi­no­lo­gía ju­rí­di­ca que pa­ra una ma­yo­ría de nues­tra po­bla­ción cons­ti­tu­ye, cuan­do me­nos, una no­ve­dad.

La ma­du­rez cí­vi­ca y po­lí­ti­ca que de­no­ta tal ejer­ci­cio de lec­tu­ra crí­ti­ca por am­plios sec­to­res de la so­cie­dad evi­den­cia no so­lo ni­vel de ins­truc­ción y una aún per­fec­ti­ble cul­tu­ra ge­ne­ral, sino so­bre to­do sen­ti­do de per­te­nen­cia, res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so con la obra de la Re­vo­lu­ción y su fu­tu­ro de­sa­rro­llo.

El he­cho de que so­lo ocho de to­dos sus pá­rra­fos no sus­ci­ta­ran su­ge­ren­cias de me­jo­ra has­ta ini­cios de es­te mes tam­bién in­di­ca lo acu­cio­so y na­da com­pla­cien­te de es­te es­cru­ti­nio a fon­do de los 224 ar­tícu­los del pro­yec­to cons­ti­tu­cio­nal.

No quie­re de­cir es­to, por su­pues­to, que va­ya a pro­ce­der co­mo una in­cor­po­ra­ción al tex­to to­do lo di­cho y re­co­gi­do en ac­ta, pe­ro es esen­cial per­ca­tar­nos de que el re­co­no­ci­mien­to y la acep­ta­ción de nues­tros acuer­dos y desacuer­dos, in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vos, tam­bién con­tri­bu­yen a una ma­yor so­li­dez del con­sen­so final que per­si­gue la con­sul­ta po­pu­lar.

Y aquí es pre­ci­so des­ta­car otros al­can­ces de es­te pro­ce­so, que van mu­cho más allá de la fa­mi­lia­ri­za­ción y el per­fec­cio­na­mien­to de nues­tra pró­xi­ma Ley de le­yes en el con­te­ni­do es­tric­to de su le­tra.

La ri­ca dis­cu­sión des­bor­dó el ya bas­tan­te am­plio mar­co de los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra aus­cul­tar la vo­lun­tad so­be­ra­na del pue­blo, con sus in­quie­tu­des y du­das, in­sa­tis­fac­cio­nes y sue­ños, acer­ca de nues­tro im­per­fec­to y con­tra­dic­to­rio pre­sen­te, y de los siem­pre es­pe­ran­za­do­res tiem­pos ve­ni­de­ros.

Por otra par­te, la con­cer­ta­ción de opi­nio­nes y acciones fue­ra in­clu­so del es­pa­cio y el mo­men­to de las asam­bleas por par­te de di­fe­ren­tes sec­to­res o gru­pos po­bla­cio­na­les, ya sea pa­ra apo­yar de­ter­mi­na­das trans­for­ma­cio­nes o pa­ra re­cha­zar­las, nos de­be­ría de­jar no po­cas aler­tas y en­se­ñan­zas.

Es­ta gran im­pli­ca­ción, a ve­ces in­clu­so ar­dien­te y apa­sio­na­da, en la de­fen­sa de agen­das es­pe­cí­fi­cas, cons­ti­tu­ye una evi­den­cia muy po­si­ti­va de un ci­vis­mo fuer­te y mi­li­tan­te en­tre una gran par­te de la gen­te, in­clui­da la ju­ven­tud, lo cual des­mien­te cual­quier mal­sa­na su­po­si­ción de apa­tía o de­sen­ten­di­mien­to ha­cia es­te pro­ce­so so­cial.

No obs­tan­te, esa efer­ves­cen­cia pro­po­si­ti­va e im­pron­ta or­ga­ni­za­ti­va que mos­tra­ron va­rios seg­men­tos ciu­da­da­nos pa­ra de­fen­der sus pun­tos de vis­ta du­ran­te la con­sul­ta po­pu­lar, tam­bién nos en­se­ña ca­mi­nos e ini­cia­ti­vas por re­co­rrer en aras de un for­ta­le­ci­mien­to de la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción, di­ver­si­dad y li­de­raz­go de nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil, así co­mo li­mi­ta­cio­nes que to­da­vía te­ne­mos en el ám­bi­to de la co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca.

Ga­nan­cia ne­ta se­ría el tér­mino que re­su­me, pues, lo vi­vi­do has­ta aho­ra. Por de­lan­te nos que­dan va­rios mo­men­tos no me­nos tras­cen­den­tes en es­te pro­ce­so de re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal.

La sín­te­sis de to­da esa sa­bi­du­ría co­ral y las ex­pli­ca­cio­nes per­ti­nen­tes por par­te de la co­mi­sión re­dac­to­ra del pro­yec­to, ade­más de la de­li­be­ra­ción al res­pec­to en la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar, avi­zo­ran en­ton­ces otros ins­tan­tes de im­pli­ca­ción y to­ma de con­cien­cia ciu­da­da­na, pa­ra ase­gu­rar la uni­dad que de­be pre­do­mi­nar en torno a nues­tra pró­xi­ma Car­ta Mag­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.