Con la historia y los his­to­ria­do­res

Trabajadores - - TRABAJADORES -

po­lí­ti­ca que im­ple­men­tó en­ton­ces los Es­ta­dos Uni­dos.

Res­pec­to al pa­pel es­ta­dou­ni­den­se, no hu­bo men­ción di­rec­ta has­ta que, ante la cam­pa­ña que em­pe­zó a ha­cer­se des­de el país ve­cino so­bre los jui­cios a los tor­tu­ra­do­res y ase­si­nos, abor­dó la ex­pe­rien­cia histórica de la ac­tua­ción nor­te­ame­ri­ca­na de for­ma más cla­ra. En la com­pa­re­cen­cia ante el Club Ro­ta­rio de La Ha­ba­na, el 15 de enero de 1959, Fi­del re­cor­dó la ac­ti­tud hos­til de aquel país ante las lu­chas in­de­pen­den­tis­tas en Cu­ba, y có­mo al final im­pi­die­ron que los cu­ba­nos re­co­gie­ran el fru­to de su vic­to­ria con las con­se­cuen­cias mo­ra­les de aque­llo; y se de­tu­vo en par­ti­cu­lar en los su­ce­sos de 1933, cuan­do ha­bló del go­bierno pro­vi­sio­nal pre­si­di­do por Grau San Mar­tín, la ac­tua­ción del em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se y su re­la­ción con Ba­tis­ta, y el de­rro­ca­mien­to de aquel go­bierno que ha­bía afec­ta­do in­tere­ses ex­tran­je­ros. El sen­ti­do de es­te re­cuen­to era aler­tar al pue­blo cu­bano en las cir­cuns­tan­cias que se vi­vían; es de­cir, la mi­ra­da histórica te­nía una evi­den­te in­ten­ción ha­cia el pre­sen­te. Fi­del reite­ró esa ex­pli­ca­ción de la co­yun­tu­ra de 1933 en Ve­ne­zue­la, el 23 de enero, don­de ade­más, hi­zo re­fe­ren­cia a la im­po­si­ción de la En­mien­da Platt, co­mo par­te de la de­mos­tra­ción histórica del pa­pel de los Es­ta­dos Uni­dos en Cu­ba.

La historia te­nía un sen­ti­do muy im­por­tan­te pa­ra el lí­der re­vo­lu­cio­na­rio, ya que allí es­ta­ban las raí­ces de lo cu­bano, de los pro­ble­mas que de­bía en­fren­tar y re­sol­ver la re­vo­lu­ción una vez al­can­za­do el po­der; igual­men­te, veía su re­le­van­cia pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de la iden­ti­dad y la de­fen­sa de la pa­tria, pa­ra la tra­di­ción, la he­ren­cia pa­trió­ti­ca y re­vo­lu­cio­na­ria, a la vez que apor­ta­ba la ex­pe­rien­cia de acier­tos y erro­res, y del pa­pel de las di­fe­ren­tes cla­ses y gru­pos in­ter­nos y ex­ter­nos en la evo­lu­ción de Cu­ba. Den­tro de esa re­cu­rren­cia a la historia, Jo­sé Martí ocu­pó un lu­gar muy des­ta­ca­do.

Cuan­do en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na, en 1995, Fi­del afir­mó que allí se ha­bía he­cho mar­tiano, so­cia­lis­ta, re­vo­lu­cio­na­rio, es­ta­ba otor­gan­do un pa­pel de pri­mer or­den a la con­di­ción de mar­tiano y, por tan­to, a Martí pro­pia­men­te; de ahí la significación que con­ce­día al co­no­ci­mien­to de Martí, aun­que tam­bién vio en el es­tu­dio de la historia de nues­tras ges­tas in­de­pen­den­tis­tas un fac­tor de al­to va­lor pa­ra el pue­blo. Es­to se pu­so fun­da­men­tal­men­te de ma­ni­fies­to en el cen­te­na­rio del 10 de oc­tu­bre de 1868.

En la con­me­mo­ra­ción del ini­cio de las gue­rras de in­de­pen­den­cia cu­ba­nas, Fi­del afir­mó, co­mo ha re­sul­ta­do muy re­cu­rren­te en las ci­tas de es­te dis­cur­so, que nues­tra re­vo­lu­ción te­nía raí­ces bien pro­fun­das en la historia de la pa­tria y que en Cu­ba so­lo se ha­bía pro­du­ci­do una re­vo­lu­ción, la que ha­bía co­men­za­do Car­los Ma­nuel de Céspedes y que el pue­blo con­ti­nua­ba. En­ton­ces, ha­bló de la im­por­tan­cia del es­tu­dio de la historia de nues­tro pue­blo, de sus raí­ces re­vo­lu­cio­na­rias, pa­ra en­ten­der qué quie­re de­cir re­vo­lu­ción. A par­tir de ta­les afir­ma­cio­nes, se aden­tró en una ex­po­si­ción del de­cur­so de la so­cie­dad cu­ba­na des­de ini­cios del si­glo XIX, de la evo­lu­ción de sus ideas y sus con­flic­tos so­cia­les, has­ta lle­gar a las gue­rras in­de­pen­den­tis­tas, su de­sa­rro­llo y re­sul­ta­dos. Y, so­bre to­do, a Martí, a quien en­fa­ti­zó y lla­mó a ahon­dar en sus ideas co­mo una ne­ce­si­dad pa­ra la Re­vo­lu­ción. El re­cuen­to, que lle­gó al si­glo XX, sig­ni­fi­có una ex­hor­ta­ción a la in­ves­ti­ga­ción y el es­tu­dio de la historia de Cu­ba.

En 1973 Fi­del pro­nun­ció dis­cur­sos esen­cia­les vin­cu­la­dos con la historia, tal es el ca­so del co­rres­pon­dien­te al cen­te­na­rio de la caída en com­ba­te de Ig­na­cio Agra­mon­te y el del XX ani­ver­sa­rio del 26 de Ju­lio. En el pri­me­ro, de­di­có es­pa­cio al aná­li­sis de las cla­ses so­cia­les y sus po­si­cio­nes ante la in­de­pen­den­cia, la he­te­ro­ge­nei­dad re­gio­nal e ideo­ló­gi­ca, las di­fe­ren­cias en con­cep­cio­nes de có­mo ha­cer la gue­rra y or­ga­ni­zar la di­rec­ción; asi­mis­mo, abor­dó el cam­bio de com­po­si­ción so­cial en la di­rec­ción pa­ra la nue­va gue­rra, en­tre otros asun­tos. En el ca­so del ani­ver­sa­rio del Mon­ca­da, reali­zó pre­ci­sio­nes car­di­na­les en cuan­to a la va­ria­ción de con­te­ni­do de las dis­tin­tas eta­pas de la lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria cu­ba­na des­de 1868, lue­go 1895 y des­pués en el si­glo XX, cuan­do al com­ba­te por la so­be­ra­nía se aña­día el pro­ble­ma so­cial de esos tiem­pos, lo que mar­ca­ba el ca­rác­ter de la nue­va re­vo­lu­ción.

El in­te­rés de Fi­del por la historia, su in­ves­ti­ga­ción, es­tu­dio y di­vul­ga­ción, se man­tu­vo a tra­vés del tiem­po. En oc­tu­bre del 2000, la Unión de His­to­ria­do­res de Cu­ba (UNHIC) reali­zó el ta­ller na­cio­nal La historia, el his­to­ria­dor, la so­cie­dad cu­ba­na ac­tual y los re­tos del nue­vo mi­le­nio, don­de el Co­man­dan­te en Je­fe asis­tió el día 16 a la se­sión de­di­ca­da a la en­se­ñan­za de la historia. Allí en­ta­bló un diá­lo­go con los asis­ten­tes en torno a la tras­cen­den­cia de la historia, de los his­to­ria­do­res y de la UNHIC.

En aquel en­cuen­tro, Fi­del plan­teó:

“La historia tie­ne mu­chí­si­mo va­lor, es muy im­por­tan­te y muy útil pa­ra la na­ción y pa­ra el pue­blo.

“Les pue­do de­cir que qui­zás la ma­te­ria más im­por­tan­te pa­ra la cul­tu­ra ge­ne­ral in­te­gral es la historia.

“Te­ne­mos que sa­ber mu­cho de la historia de Cu­ba por una cues­tión de iden­ti­dad, pa­ra que nos se­pa­mos va­lo­rar a no­so­tros mis­mos, pa­ra que nues­tro pue­blo se va­lo­re a sí mis­mo…”.1

Co­mo pue­de ob­ser­var­se, la historia fue par­te sus­tan­cial del aná­li­sis fi­de­lis­ta de la Re­vo­lu­ción pa­ra en­ten­der sus raí­ces y sus re­tos. El pre­sen­te es re­sul­ta­do del pa­sa­do, a la vez que ese pa­sa­do apor­ta la com­pren­sión de lo que so­mos y lo que de­fen­de­mos. Des­de esa pers­pec­ti­va, quien fue Pre­mio Na­cio­nal de Historia 2008, nos lla­mó a la in­ves­ti­ga­ción y al es­tu­dio de la historia de Cu­ba co­mo ne­ce­si­dad de la na­ción cu­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.