Fi­del es Re­vo­lu­ción

Trabajadores - - TRABAJADORES - Ariad­na A. Pé­rez Cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

POR SUS res­pon­sa­bi­li­da­des, tan­to en el Par­ti­do co­mo en el mo­vi­mien­to sin­di­cal, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba, Uli­ses Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, tu­vo el pri­vi­le­gio de es­tar cer­ca de Fi­del Castro Ruz en di­sí­mi­les oca­sio­nes. So­bre sus vi­ven­cias, ac­ce­dió a con­ver­sar con Tra­ba­ja­do­res.

Gui­lar­te De Na­ci­mien­to no ol­vi­da al Fi­del de los du­ros años del pe­río­do especial, su vo­lun­tad fé­rrea y ca­pa­ci­dad pa­ra su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des por muy com­ple­jas que es­tas fue­ran. Un hom­bre por­ta­dor de al­ter­na­ti­vas y so­lu­cio­nes, que lo­gró con­ver­tir­se en “un po­lí­ti­co y es­ta­dis­ta de ta­lla mun­dial —va­lo­ró— y tam­bién en uno de los prin­ci­pa­les es­tra­te­gas de la geo­po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal del si­glo XX.

“Siem­pre tras­la­dó a nues­tro pue­blo su es­pí­ri­tu de con­fian­za ab­so­lu­ta, la con­vic­ción pro­fun­da de la va­lía de los ar­gu­men­tos, su vi­sión po­lí­ti­ca y su com­pro­mi­so con la ver­dad”.

A su cla­ri­dad y pre­vi­sión de­be­mos los ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­cio­nes agrí­co­las de La Ha­ba­na, pues en­ten­día que es­te era un sec­tor es­tra­té­gi­co pa­ra el de­sa­rro­llo del país. To­do ello pu­do com­pren­der­lo el di­ri­gen­te sin­di­cal cuan­do se desem­pe­ñó co­mo pri­mer se­cre­ta­rio del Par­ti­do en la an­ti­gua pro­vin­cia de La Ha­ba­na y pos­te­rior­men­te en la de Ar­te­mi­sa.

“Sus pro­gra­mas es­ta­ban di­ri­gi­dos no so­lo al fo­men­to y a la di­ver­si­fi­ca­ción de los cul­ti­vos va­rios, sino a desa­rro­llar una ga­na­de­ría de al­to po­ten­cial ge­né­ti­co, que per­mi­tie­ra la adap­ta­ción de las di­fe­ren­tes ra­zas a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de nues­tro país, con ele­va­dos ren­di­mien­tos en la pro­duc­ción de car­ne y de le­che; al mis­mo tiem­po la in­tro­duc­ción de ra­zas po­ten­cia­les en el ga­na­do me­nor. Co­mo re­sul­ta­do de su la­bor es­tán las em­pre­sas pe­cua­rias Ni­ña Bo­ni­ta, Va­lle del Pe­rú, Los Na­ran­jos y Ge­né­ti­ca del Es­te.

“Cons­ta­té el pen­sa­mien­to de avan­za­da de Fi­del so­bre el cui­da­do del me­dio am­bien­te. Ba­jo su di­rec­ción se cons­tru­yó el Di­que Sur, una obra in­ge­nie­ra de más de 57 km en­tre Ba­ta­ba­nó y Pla­ya Ma­ja­na en Ar­te­mi­sa, que ha ase­gu­ra­do la pro­tec­ción de los sue­los de la ero­sión.

“A él de­be­mos tam­bién la crea­ción de con­tin­gen­tes de la cons­truc­ción pa­ra im­pul­sar los pro­gra­mas es­tra­té­gi­cos en la in­dus­tria y el tu­ris­mo”, apun­tó Gui­lar­te De Na­ci­mien­to.

Los en­cuen­tros con Fi­del

El lí­der sin­di­cal re­cuer­da que es­tu­vo cer­ca del Co­man­dan­te en Je­fe por pri­me­ra vez en la clau­su­ra del XVI Con­gre­so de la CTC, en 1990. En esos años di­ri­gía un bu­ró sin­di­cal en la cons­truc­ción de la re­fi­ne­ría de Cien­fue­gos y le cau­só gran im­pac­to ver­lo pa­sear­se en­tre los de­le­ga­dos, mien­tras con­ver­sa­ba con to­dos y les ha­cía pre­gun­tas.

Otro de los mo­men­tos que con­ser­va con especial ad­mi­ra­ción fue el vi­vi­do en el año 2000 —en el tea­tro Lá­za­ro Pe­ña— al con­cluir una tri­bu­na abier­ta pa­ra de­nun­ciar una ma­nio­bra del im­pe­rio: la ex­pul­sión del cón­sul cu­bano Jo­sé Im­pe­ra­to­ri, de nues­tra em­ba­ja­da en Washington. Allí par­ti­ci­pa­ron des­ta­ca­dos je­fes y obre­ros de los con­tin­gen­tes de la cons­truc­ción.

“Al terminar el ac­to nos con­vo­có al sa­lón de pro­to­co­lo, don­de in­ter­cam­bia­mos por cer­ca de cuatro ho­ras. Ex­pu­so sus ideas de có­mo con­ti­nuar la am­plia­ción y el de­sa­rro­llo del pro­gra­ma del tu­ris­mo en la ca­ye­ría nor­te. Dio instrucciones y alen­tó de lo ar­duo y com­ple­jo de la ta­rea, pe­ro re­mar­có la alta im­por­tan­cia que ten­dría pa­ra el país. Al ver lo que se ha lo­gra­do hoy, uno se per­ca­ta de cuán­ta vi­sión te­nía Fi­del ha­cia el fu­tu­ro”, re­fi­rió.

Ya más re­cien­te­men­te, en el 2012 com­par­tió con él du­ran­te más de seis ho­ras, en una vi­si­ta que Fi­del reali­zó a Ar­te­mi­sa, y lue­go en su ca­sa.

“En el ameno en­cuen­tro me ex­pli­có de las po­ten­cia­li­da­des nu­tri­cio­na­les de la mo­rin­ga y la mo­re­ra, así co­mo de los re­sul­ta­dos ini­cia­les de los ex­pe­ri­men­tos que ve­nían desa­rro­llán­do­se en la coope­ra­ti­va Hé­roes de Ya­gua­jay en Al­quí­zar. Fi­del im­pul­só la ge­ne­ra­li­za­ción de esos cul­ti­vos en va­rias re­gio­nes del país.

“Ha­bla­mos de có­mo es­ta­ban las em­pre­sas de ge­né­ti­ca de La Ha­ba­na, de la la­bor de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción del arroz, del ta­ba­co, la uni­dad de in­ves­ti­ga­cio­nes de los cul­ti­vos, del agua­ca­te, las ace­ro­las, el Cen­tro Na­cio­nal de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria y el Ins­ti­tu­to de Cien­cia Ani­mal, en­tre otros asun­tos”.

Co­mo di­ri­gen­te, ¿qué en­se­ñan­zas le trans­mi­tió el Co­man­dan­te?

Nos de­jó un le­ga­do en tér­mi­nos de prác­ti­ca y ac­ción di­ri­gi­da a man­te­ner la per­ma­nen­te vin­cu­la­ción con los tra­ba­ja­do­res y las or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se, co­mo el más ri­co sus­ten­to a la re­tro­ali­men­ta­ción de las orien­ta­cio­nes.

In­sis­tía mu­cho en que na­da sus­ti­tu­ye el in­ter­cam­bio di­rec­to y per­ma­nen­te con aque­llos que ha­cen la Re­vo­lu­ción con sus ma­nos. Nos de­jó un com­pro­mi­so con los va­lo­res: la hu­mil­dad, el ejem­plo per­so­nal, la honradez, la fi­de­li­dad.

¿Cuá­les son, a su jui­cio, las prin­ci­pa­les mi­sio­nes que le­gó Fi­del al mo­vi­mien­to sin­di­cal?

La mi­sión más im­por­tan­te y de­ci­so­ria que el lí­der his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ción le­gó al mo­vi­mien­to sin­di­cal es di­ri­gir la mo­vi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res a ge­ne­rar las ri­que­zas esen­cia­les que de­man­da hoy el de­sa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co del país, co­mo fuen­te pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des cre­cien­tes de nues­tro pue­blo, tal y co­mo re­co­no­ce el pro­yec­to so­cial so­cia­lis­ta que he­mos de­ci­di­do se­guir cons­tru­yen­do.

Re­pre­sen­tar y sal­va­guar­dar siem­pre a la Re­vo­lu­ción, que es igual a de­cir de­fen­der los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res; por­que so­lo con ella la cla­se obre­ra cu­ba­na ha lle­ga­do y ac­túa des­de el po­der y es la Re­vo­lu­ción la que se ha ocu­pa­do siem­pre de ase­gu­rar el bie­nes­tar y la me­jo­ra con­ti­nua del pue­blo.

Y que res­pal­de­mos la po­lí­ti­ca apro­ba­da por nues­tro Go­bierno, des­de el fo­men­to de la uni­dad, el de­ba­te in­clu­si­vo y la par­ti­ci­pa­ción ca­da vez más ac­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca de los tra­ba­ja­do­res en la cons­truc­ción de los con­sen­sos.

Cuan­do se men­cio­na a Fi­del, ¿qué es lo pri­me­ro que pien­sa?

En la Re­vo­lu­ción. Fi­del es la Re­vo­lu­ción, por­que ade­más de su tras­cen­den­tal pla­ta­for­ma teó­ri­ca y de un ri­co pen­sa­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio, fue ca­paz de iden­ti­fi­car que el enemi­go ver­da­de­ro de la iz­quier­da mun­dial es el im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, su po­lí­ti­ca neo­li­be­ral y los im­pac­tos ca­da vez más di­rec­tos que tie­nen en la pér­di­da de las con­quis­tas so­cia­les de las gran­des ma­sas de tra­ba­ja­do­res del mun­do.

Y ese pen­sa­mien­to, esa ba­se teó­ri­ca de pro­fun­das con­vic­cio­nes fue la que, sin du­da, dio luz a nues­tra Re­vo­lu­ción, que al mar­gen de los pro­ble­mas, las in­su­fi­cien­cias y las crí­ti­cas que re­ci­bi­mos, con­ti­núa sien­do pa­ra un gru­po ma­yo­ri­ta­rio de los paí­ses en el mun­do un ejem­plo de dig­ni­dad, so­be­ra­nía, jus­ti­cia so­cial y de in­ter­na­cio­na­lis­mo.

Uli­ses Gui­lar­te De Na­ci­mien­to ex­hi­be con or­gu­llo en su ofi­ci­na en la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba las ins­tan­tá­neas que re­cuer­dan su úl­ti­mo en­cuen­tro con el lí­der his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ción.

En sus in­ter­cam­bios, la agri­cul­tu­ra y los re­sul­ta­dos de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción que fun­dó Fi­del en la an­ti­gua pro­vin­cia de La Ha­ba­na fue­ron los te­mas prin­ci­pa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.