Mar­cos Ma­dri­gal tien­de un puen­te so­bre el Atlán­ti­co

Trabajadores - - CULTURA - Yu­ris Nó­ri­do

El re­co­no­ci­do pia­nis­ta cu­bano, ra­di­ca­do en Ro­ma, es uno de los or­ga­ni­za­do­res del Festival Ha­ba­na Clá­si­ca, que has­ta el pró­xi­mo do­min­go ocu­pa sa­las de con­cier­to del cen­tro his­tó­ri­co de la ca­pi­tal

Mar­cos Ma­dri­gal ape­nas tie­ne tiem­po pa­ra va­ca­cio­nes: la agen­da del lau­rea­do pia­nis­ta cu­bano es tan in­ten­sa, que pa­sa más de la mi­tad de su vi­da via­jan­do de país en país, ofre­cien­do con­cier­tos. Na­ció y des­cu­brió su vo­ca­ción en La Ha­ba­na, ciu­dad de gran­des mú­si­cos, y aho­ra vi­ve en una de las más im­por­tan­tes ca­pi­ta­les cul­tu­ra­les del mun­do: Ro­ma. El ar­tis­ta es cons­cien­te del pri­vi­le­gio, pe­ro no se con­for­ma con la ex­pe­rien­cia per­so­na­lí­si­ma: sien­te que de­be en­tre­gar.

Des­de el pa­sa­do 11 de no­viem­bre tie­ne lu­gar en sa­las de con­cier­to del cen­tro his­tó­ri­co de la ca­pi­tal el Festival Ha­ba­na Clá­si­ca, que reúne a excelentes in­tér­pre­tes de las dos ori­llas: Eu­ro­pa y Cu­ba. Or­ga­ni­zar­lo, con­cre­tar­lo, ha si­do el sue­ño y el em­pe­ño de Mar­cos Ma­dri­gal, en un tiem­po que muy bien pu­die­ra de­di­car a des­can­sar en fa­mi­lia.

¿Có­mo ha lo­gra­do in­ser­tar­se en un pa­no­ra­ma mu­si­cal tan se­lec­ti­vo co­mo el eu­ro­peo?

Pri­me­ro que to­do, tra­ba­jan­do sin des­can­so. De­mos­tran­do la ca­li­dad de mi for­ma­ción. Pa­ra mí fue una sor­pre­sa que sien­do un pia­nis­ta ca­ri­be­ño el cir­cui­to clá­si­co eu­ro­peo me abrie­ra las puer­tas de una for­ma tan aco­ge­do­ra. Al final, el Ca­ri­be y Cu­ba, en par­ti­cu­lar, me han ayu­da­do, me han iden­ti­fi­ca­do: es lo que re­pre­sen­to en ese mo­vi­mien­to tan am­plio de la pia­nís­ti­ca con­tem­po­rá­nea.

¿Có­mo se in­ser­ta Cu­ba en su pro­pues­ta co­ti­dia­na?

Es mi vi­da, es co­mo la mo­chi­la de ex­pe­rien­cias que me acom­pa­ña y que mues­tro al pú­bli­co en ge­ne­ral. An­tes que mú­si­cos so­mos ar­tis­tas, y an­tes que ar­tis­tas, hu­ma­nos. Así que el ser cu­bano es­tá pre­sen­te cuan­do to­co mú­si­ca de Beet­ho­ven, de Schu­mann o del mis­mí­si­mo Le­cuo­na.

Mi for­ma­ción, des­pués de Cu­ba, ha con­ti­nua­do en Eu­ro­pa y en Ru­sia, pe­ro si­go sien­do yo. Mar­cos Ma­dri­gal es cu­bano, es im­po­si­ble des­co­nec­tar, ig­no­rar quién soy, de dón­de ven­go, a la ho­ra de in­ter­pre­tar mú­si­ca clá­si­ca.

Es­te Festival Ha­ba­na Clá­si­ca es­ta­ble­ce un víncu­lo con­cre­to en­tre Eu­ro­pa y Cu­ba…

Ese siem­pre ha si­do mi sue­ño: crear un puen­te en­tre la reali­dad ar­tís­ti­ca de Eu­ro­pa y la de mi ciu­dad, La Ha­ba­na. Cu­ba es un país muy ri­co, cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca­men­te. Y se­ría muy pro­ve­cho­so mos­trar­le al pú­bli­co cu­bano qué es­tá pa­san­do en las ca­pi­ta­les eu­ro­peas en cuan­to a la mú­si­ca de con­cier­to, la mú­si­ca de cámara. Y al mis­mo tiem­po, mos­trar­les a los mú­si­cos eu­ro­peos, con los que tra­ba­jo to­do el año, lo que pa­sa con la mú­si­ca y la in­ter­pre­ta­ción cu­ba­na de aho­ra mis­mo.

De esa idea na­ció el pri­mer Festival Ha­ba­na Clá­si­ca. Y mien­tras lo ha­cía­mos, nos di­mos cuen­ta de que era una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria. Or­ga­ni­zar­lo es una la­bor que me qui­ta mu­cho tiem­po, que de­man­da mu­cho es­fuer­zo, pe­ro no es com­pa­ra­ble con lo que me da, con lo que me apor­ta.

Los asu­mo co­mo una ni­ña que ha na­ci­do, que uno la ve cre­cer y que se da cuen­ta de lo ma­ra­vi­llo­sa que es. Aquí ga­nan to­dos: el pú­bli­co y los ar­tis­tas.

| fo­to: Cor­te­sía del ar­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.