Vol­ver

Trabajadores - - PORTADA - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Sal­va­dor Val­dés Me­sa, miem­bro del Bu­ró Po­lí­ti­co y Pri­mer Vi­ce­pre­si­den­te cu­bano, y Jo­sé Án­gel Por­tal Mi­ran­da, mi­nis­tro de Sa­lud Pú­bli­ca, acu­die­ron es­te do­min­go a dar la bien­ve­ni­da al quin­to vue­lo de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que la­bo­ra­ron en el pro­gra­ma Más Mé­di­cos en Bra­sil

Es par­te de nues­tra con­di­ción hu­ma­na que siem­pre es­te­mos de una u otra for­ma, muy en la in­ti­mi­dad, vol­vien­do de al­go. Re­gre­sar pue­de re­sul­tar pa­ra las per­so­nas, más que una ac­ción fí­si­ca, un sen­ti­mien­to de reen­cuen­tro, de re­cu­pe­ra­da per­te­nen­cia, con cual­quie­ra de sus múl­ti­ples orí­ge­nes. La vuel­ta a la pa­tria qui­zás sea en­ton­ces uno de los más in­des­crip­ti­bles de esos in­fi­ni­tos re­tor­nos. Cuan­do por la ven­ta­ni­lla del avión aso­ma a lo le­jos el ver­dor del ar­chi­pié­la­go o las lu­ces ti­ti­lan­tes de la ciu­dad, una olea­da de emo­cio­nes, ine­na­rra­ble, nos re­co­rre. So­lo quien lo ha vi­vi­do pue­de com­pren­der­lo. Vol­ver a Cu­ba no ad­mi­te fin­gi­mien­tos, ni im­pos­tu­ras, ni in­ter­pre­ta­cio­nes. No ne­ce­si­ta dis­cur­sos, po­ses ni ex­pli­ca­cio­nes. Bas­ta con ver­le el ros­tro a esa gen­te bue­na que re­gre­sa, pa­ra sa­ber que es­ta­mos, ca­si en su es­ta­do más pu­ro, fren­te a la fe­li­ci­dad. Y ese fue el es­ta­do de gra­cia, alien­to má­gi­co, que pu­di­mos per­ci­bir en la ma­ña­na de es­te do­min­go en ca­da doc­to­ra y doc­tor que lle­ga­ba a la ter­mi­nal 3 del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Jo­sé Mar­tí, co­mo par­te del quin­to vue­lo de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que la­bo­ra­ban en el pro­gra­ma Más Mé­di­cos en Bra­sil. Ocho ho­ras de via­je des­de São Pau­lo so­lo fue­ron un pes­ta­ña­zo en el al­ma de mu­je­res y hom­bres, la ma­yo­ría jó­ve­nes, que arri­ba­ban con an­sie­dad de via­jan­tes, y ga­llar­día de hé­roes y he­roí­nas. La san­tia­gue­ra Is­mel­da Pe­ña San­ta­na, lue­go de dos años fue­ra, con la có­mi­ca ra­na de pe­lu­che en bra­zos pa­ra su so­bri­na Ana Lía. Elai­ne Gar­cía Car­ba­llea, de Pi­nar del Río, con un tierno oso pa­ra la Cu­qui, tam­bién so­bri­na. Des­de Cien­fue­gos, Amaury Váz­quez Díaz, aba­lan­zán­do­se so­bre el pri­mer te­lé­fono pú­bli­co que ha­lló, a un cos­ta­do de la sa­la don­de los re­ci­bie­ron las au­to­ri­da­des del Es­ta­do y del Go­bierno, pa­ra dar fe de vi­da a su fa­mi­lia ex­pec­tan­te. Así, amo­ro­sas y úni­cas, hu­bié­ra­mos po­di­do des­gra­nar las 203 his­to­rias de vi­da de quie­nes aho­ra vol­vían. De­trás que­da­ba una ri­ca ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal y hu­ma­na, jun­to con la preo­cu­pa­ción que aso­mó in­clu­so en al­gu­na que otra lá­gri­ma con­te­ni­da, al re­cor­dar al hu­mil­de pue­blo bra­si­le­ño que los aco­gió y re­ci­bió sus cui­da­dos, aten­cio­nes mé­di­cas que muy pro­ba­ble­men­te ya no ten­drán más. No por gus­to, co­mo pri­mer ges­to de gra­ti­tud y re­afir­ma­ción en tie­rra cu­ba­na, ta­les hi­jas e hi­jos es­pi­ri­tua­les de Fi­del guar­da­ron un mi­nu­to de si­len­cio co­mo ho­me­na­je al Co­man­dan­te en Je­fe, a dos años de su fí­si­ca par­ti­da, ¿o se­ría me­jor de­cir, del ini­cio tam­bién de su pe­ren­ne re­gre­so?

| fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.