Un pe­lo­tón sin­di­cal pa­ra com­ba­tir el ban­di­dis­mo

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Martínez Triay

Sur­gió co­mo acuer­do del XI Con­gre­so de la CTC

“En el día de hoy he­mos re­ci­bi­do la no­ti­cia de que un jo­ven bri­ga­dis­ta al­fa­be­ti­za­dor, de 16 años de edad, fue ase­si­na­do por ele­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en la fin­ca Pal­ma­ri­to, ba­rrio Río de Ay, tér­mino mu­ni­ci­pal de Trinidad, Las Vi­llas”. Esas fue­ron las pa­la­bras con las que el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz ini­ció la clau­su­ra del XI Con­gre­so de la CTC.

Era el 28 de no­viem­bre de 1961. El cri­men co­me­ti­do con­tra Ma­nuel As­cun­ce y el cam­pe­sino Pe­dro Lan­ti­gua se ha­bía pro­du­ci­do dos días atrás, por la ban­da de al­za­dos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en­ca­be­za­da por el san­gui­na­rio Ju­lio Emi­lio Ca­rre­te­ro.

Un de­le­ga­do a aquel con­gre­so, Víc­tor Hu­go Gon­zá­lez, re­la­tó que la no­ti­cia pro­du­jo una te­rri­ble con­mo­ción en los par­ti­ci­pan­tes en el even­to sin­di­cal, y lo ocu­rri­do en aque­lla jor­na­da de­jó pro­fun­das hue­llas en sus re­cuer­dos.

La his­to­ria re­co­ge que en me­dio de su in­ter­ven­ción, a Fi­del le lle­gó una no­ta de los asis­ten­tes, a la que le dio lec­tu­ra en al­ta voz: “Pro­pon­go —de­cía el es­cri­to— que de es­te Con­gre­so sal­ga­mos un ba­ta­llón pa­ra cap­tu­rar a esos ase­si­nos”, lo cual pro­vo­có en el auditorio aplau­sos pro­lon­ga­dos; a con­ti­nua­ción se­ña­la­ba el tex­to, que lo ha­cía en nom­bre de to­dos los de­le­ga­dos al Con­gre­so, y ex­pre­sa­ba: “De­seo ir en pri­mer lu­gar, pues ten­go un hi­jo bri­ga­dis­ta y ade­más yo par­ti­ci­pé en el ba­ta­llón de la ‘lim­pie­za del Es­cam­bray’ y co­noz­co al­go la zo­na”.

La idea fue aco­gi­da con gran­des mues­tras de apro­ba­ción, y Fi­del pre­ci­só: “Por lo me­nos, si no un ba­ta­llón, una re­pre­sen­ta­ción que re­co­ja el sen­ti­mien­to de es­te Con­gre­so; bas­ta­ría con una re­pre­sen­ta­ción, pues to­dos us­te­des com­pren­den per­fec­ta­men­te que tie­nen im­por­tan­tes obli­ga­cio­nes en sus cen­tros de tra­ba­jo. Y se­ría, por eso, me­jor que fue­ra un pe­lo­tón in­te­gra­do por us­te­des (…). Que sea es­co­gi­do, pues­to que to­dos se ofre­cen, por los com­pa­ñe­ros del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo de la CTC”.

Víc­tor Hu­go fue uno de los in­te­gran­tes de ese gru­po, lla­ma­do tam­bién Pe­lo­tón Es­cam­bray, cu­ya com­po­si­ción fue re­pre­sen­ta­ti­va de los 25 sin­di­ca­tos exis­ten­tes en­ton­ces. Lo cons­ti­tu­ye­ron 33 hom­bres y una mu­jer, la doc­to­ra Ro­sa Ca­ba­lle­ro. La je­fa­tu­ra se le con­fió a Ro­ge­lio Igle­sias Pa­ti­ño, Pao, quien aten­día la es­fe­ra de Asun­tos La­bo­ra­les y So­cia­les en la di­rec­ción na­cio­nal de la CTC y co­mo se­gun­do je­fe fue de­sig­na­do Pe­dro Ju­lio Gar­cía Ce­pe­da. Su mi­sión no so­lo era mi­li­tar, sino la de dar a co­no­cer los acuer­dos del Con­gre­so, el pri­me­ro des­pués de la pro­cla­ma­ción del carácter so­cia­lis­ta de la Re­vo­lu­ción y de la vic­to­ria de Pla­ya Gi­rón.

Par­tie­ron pa­ra San­ta Cla­ra y allí el co­man­dan­te Juan Al­mei­da, je­fe del Ejér­ci­to del Cen­tro, los pu­so ba­jo las ór­de­nes del ca­pi­tán Or­lan­do Lo­ren­zo Cas­tro, Pi­neo.

De un li­bro bio­grá­fi­co de es­te úl­ti­mo, ya fa­lle­ci­do, quien den­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das lle­gó a con­quis­tar los gra­dos de ge­ne­ral de bri­ga­da, Víc­tor Hu­go ci­ta el mo­men­to en que los sin­di­ca­lis­tas de­ve­ni­dos com­ba­tien­tes fue­ron re­ci­bi­dos por él: “En la zo­na de los Ca­na­rreos y el Qui­rro la ope­ra­ción mi­li­tar con­ti­nua­ba, unos días des­pués se nos in­cor­po­ró un pe­lo­tón de la CTC, en­via­do por nues­tro Co­man­dan­te en Je­fe, Fi­del Cas­tro Ruz”.

Años más tar­de, Pe­dro Ju­lio, el se­gun­do je­fe del Pe­lo­tón na­rró a Tra­ba­ja­do­res que jun­to al le­gen­da­rio Pi­neo par­ti­ci­pa­ron en pei­nes, cer­cos y em­bos­ca­das, y en las ope­ra­cio­nes que tu­vie­ron lu­gar en Po­lo Viejo, Ve­ga de Pe­ña, Las Pi­ñas y Ma­gua. Y otro de los in­te­gran­tes, Hu­go Gon­zá­lez Aguilera, pre­ci­só que tam­bién se mo­vie­ron por Char­co Azul, Li­mo­nes Can­te­ro, San Juan de Le­trán, Cua­tro Vien­tos, El Ni­cho, Con­da­do, las ri­be­ras del río Ca­bur­ní y el sal­to del Ha­na­ba­ni­lla, en­tre otros lu­ga­res.

Los miem­bros del Pe­lo­tón Es­cam­bray no so­lo cum­plie­ron ejem­plar­men­te el man­da­to del XI Con­gre­so, sino rea­li­za­ron ade­más un in­ten­so tra­ba­jo po­lí­ti­co de divulgación de los acuer­dos del cón­cla­ve y en fa­vor de la alian­za obre­ro-cam­pe­si­na, que la con­tra­rre­vo­lu­ción in­ten­ta­ba que­bran­tar en aque­llas zo­nas.

Qui­so la his­to­ria, se­ña­ló Víc­tor Hu­go, que el des­ta­ca­men­to obre­ro se en­la­za­ra co­mo sím­bo­lo de la es­tre­cha alian­za obre­ro-cam­pe­si­na, en mo­men­to y lu­gar di­fe­ren­tes, con la glo­rio­sa mi­li­cia de los Ma­la­go­nes, cam­pe­si­nos pi­na­re­ños que se or­ga­ni­za­ron pa­ra com­ba­tir el ban­di­dis­mo, pues am­bos des­ta­ca­men­tos cum­plie­ron análo­gas mi­sio­nes en­co­men­da­das por el lí­der de la Re­vo­lu­ción.

La idea de la crea­ción del Pe­lo­tón Es­cam­bray sur­gió en el XI Con­gre­so de la CTC, y fue apo­ya­da por el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz.

Ro­ge­lio Igle­sias Pa­ti­ño, Pao, je­fe del Pe­lo­tón Es­cam­bray. Fa­lle­ció el 13 de fe­bre­ro de 1983 mien­tras cum­plía una mi­sión co­mo agen­te de la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do cu­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.