Tres sets con la his­to­ria

Trabajadores - - DEPORTES - Da­niel Martínez

Man­za­ni­llo.— To­das las ma­ña­nas el oc­to­ge­na­rio Jo­sé An­to­nio Ta­ti Men­do­za jue­ga al vo­lei­bol. Du­ran­te el tra­yec­to al par­que Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des re­me­mo­ra re­ma­tes y blo­queos. Su cam­po de ac­ción es un pu­ña­do de re­cuer­dos, dig­nos de re­ve­ren­cia y des­co­no­ci­dos pa­ra mu­chos. Es­tas evo­ca­cio­nes, ade­re­za­das con nos­tal­gias, de­pa­ran un diá­lo­go de emo­ción y apren­di­za­je. Lue­go de aco­mo­dar­se en un ban­co to­ma alien­to y co­mo por ar­te de fe­liz ma­gia sus me­mo­rias más sen­ti­das aflo­ran ro­bus­tas…

Pri­mer triun­fos set: el co­mien­zo, los

Re­fie­re nues­tro pro­ta­go­nis­ta que se ini­ció en la prác­ti­ca de es­te de­por­te con el con­jun­to Ju­ven­tud Ca­tó­li­ca al­re­de­dor de los años 50 del pa­sa­do si­glo. Des­pués in­te­gró el equi­po de Co­mer­cio, pues su pri­me­ra ca­rre­ra fue la Con­ta­bi­li­dad.

“Tran­si­té por va­rias eta­pas, ya que en Man­za­ni­llo du­ran­te un pe­río­do no fue po­si­ble ju­gar vo­lei­bol. Mar­ché ha­cia Ji­gua­ní, don­de con­ti­nué ha­cién­do­lo y pu­de par­ti­ci­par en una com­pe­ten­cia na­cio­nal. El desem­pe­ño allí me ga­ran­ti­zó in­te­grar la se­lec­ción cu­ba­na y ju­gar el Cam­peo­na­to Mun­dial de 1956 en Fran­cia. Ahí co­men­cé a ser re­co­no­ci­do en el ám­bi­to de­por­ti­vo”, ase­ve­ró.

Aña­dió que a par­tir de ese mo­men­to em­pe­zó un alu­vión de com­pro­mi­sos. Los más sig­ni­fi­ca­ti­vos, la ci­ta pa­na­me­ri­ca­na de Chica­go 1959 y los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be de Kings­ton, Ja­mai­ca, 1962.

“En la ci­ta ca­ri­be­ña tu­ve el ho­nor de asis­tir no so­lo co­mo atle­ta, sino tam­bién co­mo in­tér­pre­te de un re­co­no­ci­do téc­ni­co che­co, quien al re­gre­sar nos acom­pa­ñó por nues­tra geo­gra­fía pa­ra atraer fi­gu­ras ha­cia el equi­po na­cio­nal”.

Re­la­tó tam­bién que de los ta­len­tos cap­ta­dos se hi­zo una pre­se­lec­ción ju­ve­nil en la que se des­ta­ca­ban hom­bres co­mo Gil­ber­to He­rre­ra, Jor­ge Pé­rez Ven­to y Al­fre­do Blan­co, quie­nes se con­vir­tie­ron lue­go en for­mi­da­bles ju­ga­do­res.

“Re­cuer­do que He­rre­ra se me pre­sen­tó al en­tre­na­mien­to co­mo el ve­na­do del Ce­rro. Ve­nía con una ima­gen pe­cu­liar, pro­pia de su ba­rrio. Pre­ci­sa­men­te ahí es­tá una de las gran­des obras de la Re­vo­lu­ción, lo­grar que un mu­cha­cho de ori­gen hu­mil­de se su­pe­rara co­mo de­por­tis­ta y ser hu­mano. Hoy es un ex­ce­len­te pro­fe­sio­nal”, afir­mó mien­tras sus ojos bri­lla­ban in­ten­sa­men­te.

Se­gun­do set: to­can­do la his­to­ria

La con­ver­sa­ción con Ta­ti es ágil y vi­va. Des­te­rra­da de pol­vos. Su ver­bo se­me­ja un pin­cel, que de for­ma sin­ce­ra plas­ma sus emo­cio­nes. To­dos los in­tér­pre­tes tie­nen ros­tros e his­to­rias. De re­pen­te un nom­bre le de­vuel­ve a un via­je emo­cio­nal, a las ci­ca­tri­ces del pa­sa­do: el co­man­dan­te Ma­nuel Piti Fa­jar­do…

“A pe­sar de ser man­za­ni­lle­ro, Piti no desa­rro­lló su ca­rre­ra de vo­lei­bo­lis­ta acá, sino en La Ha­ba­na, don­de es­tu­dió Me­di­ci­na. Aquí so­lo en­tre­na­ba. In­te­gró el Fial Lux, uno de los con­jun­tos tra­di­cio­na­les de la épo­ca. Ju­gó con los her­ma­nos Eu­ge­nio y Ei­der Geor­ge. Quie­nes no lo co­no­cie­ron pen­sa­rán que era al­to y for­ni­do; sin em­bar­go era del­ga­do y de es­ta­tu­ra me­dia, pe­ro due­ño de una re­cia per­so­na­li­dad y una in­te­li­gen­cia pe­cu­liar”, re­cor­dó en tan­to su ros­tro re­lu­cía.

En un ins­tan­te de pro­fun­da re­fle­xión le­gi­ti­mó que si le so­li­ci­ta­ran un pa­ra­dig­ma pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les es­co­ge­ría a Piti. “Él ate­so­ra­ba to­dos los re­qui­si­tos, buen hi­jo y es­tu­dian­te, aman­te de su pue­blo y su pa­tria. Gra­cias a los va­lo­res que le in­cul­có su ma­dre fue un ex­ce­len­te ser hu­mano.

“Lue­go del triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio di­se­ñó los uni­for­mes que se uti­li­za­ron en el cam­peo­na­to na­cio­nal. Ade­más reali­zó un im­por­tan­te apo­yo eco­nó­mi­co y en­tre­gó su pro­pio au­to pa­ra di­li­gen­cias de la com­pe­ten­cia. El vo­lei­bol le de­be mu­cho.

“Su caí­da en com­ba­te re­sul­tó do­lo­ro­sa. El en­tie­rro fue una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res más gran­des que vi­vió Man­za­ni­llo. To­do el pue­blo lo llo­ró”, ates­ti­guó con evi­den­te nos­tal­gia.

Ter­cer set: re­cuer­dos, le­ga­do

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta, co­mo hi­jo de su tiem­po, se for­jó ins­pi­ra­do en las ideas re­no­va­do­ras de su ge­ne­ra­ción. Con te­na­ci­dad su­peró obs­tácu­los y sin­sa­bo­res, pa­ra des­pe­dir­se con­ven­ci­do de que cum­plió.

“Coin­ci­dí con Eu­ge­nio Geor­ge en los ini­cios de la di­rec­ción del equi­po na­cio­nal ju­ve­nil. En una oca­sión par­tí al ex­tran­je­ro y él per­ma­ne­ció tra­ba­jan­do en Cu­ba. Al re­gre­so en­fren­té pro­ble­mas fa­mi­lia­res y tu­ve que re­gre­sar de­fi­ni­ti­va­men­te a mi te­rru­ño. Él con­ti­nuó la ta­rea.

“Fui­mos ad­ver­sa­rios en la can­cha, pe­ro jun­tos nu­clea­mos un va­lio­so gru­po de ju­ga­do­res que nos re­pre­sen­ta­ron dig­na­men­te. Eso me hi­zo muy fe­liz”, agre­gó mien­tras re­mo­vía sus pen­sa­mien­tos más pro­fun­dos.

So­bre el es­ta­do ac­tual del vo­lei­bol en Cu­ba lu­ció cer­te­ro. “Te­ne­mos ta­len­to, pe­ro hay que tra­ba­jar con ma­yor ahín­co. La Re­vo­lu­ción brin­da mu­chas opor­tu­ni­da­des; no obs­tan­te, de­be­mos apo­yar­nos más en la fa­mi­lia, que es la que in­cul­ca los va­lo­res, un ar­ma que his­tó­ri­ca­men­te brin­dó bue­nos re­sul­ta­dos”.

Jo­sé An­to­nio Ta­ti Men­do­za es una de las nu­me­ro­sas glo­rias de­por­ti­vas de nues­tro país. A su avan­za­da edad, su sa­bi­du­ría y leal­tad to­da­vía tie­nen el fi­lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­go­ri­zar al mo­vi­mien­to de­por­ti­vo en las ba­ta­llas ac­tua­les y las que se ave­ci­nan.

Ta­ti se­ña­la al co­man­dan­te Ma­nuel Ro­drí­guez Ro­ble­da Piti Fa­jar­do en su eta­pa co­mo atle­ta. | fo­tos: Jo­sé Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.