¿Le­ña pa­ra un cam­peón?

Trabajadores - - DEPORTES - | Joel Gar­cía

Si al­gu­na le­ña pa­re­ce es­tar lis­ta pa­ra ar­der co­mo ti­tu­lar na­cio­nal en la tem­po­ra­da beis­bo­le­ra proviene de Las Tu­nas. El pa­sa­do año es­tu­vie­ron a pun­to de ha­cer­lo en su pro­pio bos­que fren­te a los Ala­za­nes de Gran­ma; sin em­bar­go, aho­ra lu­cen más só­li­dos, con más im­pul­so y, so­bre to­do, con la in­te­li­gen­cia im­pres­cin­di­ble pa­ra usar el ha­cha en fun­ción de un ce­tro ja­más dis­fru­ta­do por esa pro­vin­cia des­de que de­bu­ta­ran en 1977.

Pa­blo Ci­vil si­gue en­se­ñan­do do­tes de má­na­ger aglu­ti­na­dor y es­tu­dio­so del béis­bol (me­re­ció di­ri­gir un equi­po na­cio­nal a un even­to in­ter­na­cio­nal tras la pla­ta de la 57 Se­rie Na­cio­nal); en tan­to sus dis­cí­pu­los más aven­ta­ja­dos si­guen sien­do Yos­va­ni Alar­cón, Da­nel Cas­tro, Yu­niesky Lar­duet, Jor­ge Jhon­son, An­drés Quia­la, Yoal­kis Cruz y Yu­dier Ro­drí­guez. Con ellos avan­zó por ter­ce­ra oca­sión a la se­gun­da fa­se, en la cual re­for­zó con ju­ga­do­res de lu­jo: Ale­xan­der Aya­la, Jor­ge En­ri­que Alo­má, Ya­dián Martínez y Da­riel Góngora.

Ofen­si­va fe­roz, pit­cheo su­fi­cien­te pa­ra la ca­li­dad de es­ta cam­pa­ña y una de­fen­sa so­bre la me­dia del tor­neo (974 con 20 erro­res en es­ta se­gun­da eta­pa) son cua­li­da­des que ha­cen al con­jun­to tu­ne­ro te­ner ca­si re­ser­va­dos un asien­to pa­ra la se­mi­fi­nal de enero, pues so­lo ne­ce­si­tan unas ocho vic­to­rias, lo cual no se­rá di­fí­cil de con­ti­nuar con el ren­di­mien­to ac­tual.

A la le­ña tu­ne­ra le afec­tan dos obs­tácu­los sal­va­bles: im­pa­cien­cia e in­dis­ci­pli­na (la san­ción a Yor­da­nis Alar­cón fue la­men­ta­ble por el rol que desem­pe­ña­ba en el elen­co), atri­bu­tos que trai­cio­nan la ho­ra ce­ro y que cues­tan cam­peo­na­tos. Su afi­ción es de las me­jo­res del país en cuan­to a res­pal­do y co­no­ci­mien­to. To­da­vía en es­ta vi­ve la re­mon­ta­da con­tra In­dus­tria­les en la pa­sa­da edi­ción y su sue­ño ma­yor es sal­tar so­bre la gra­ma del es­ta­dio Ju­lio An­to­nio Me­lla con un éxi­to his­tó­ri­co.

Por su­pues­to, se­ría in­com­ple­to cual­quier aná­li­sis si no hablamos del cuer­po de en­tre­na­do­res que acom­pa­ña a Ci­vil (con es­tra­te­gias y me­to­do­lo­gías de en­tre­na­mien­to muy ac­tua­li­za­das), de una tra­yec­to­ria im­bo­rra­ble que vie­ne des­de Er­mi­de­lio y Osmani Urru­tia, y de los com­po­nen­tes psi­co­ló­gi­cos, fa­mi­lia­res y mo­ti­va­cio­na­les que mu­chas ve­ces se sub­es­ti­man en el de­por­te, pe­ro que aquí an­dan bien arri­ba.

Qui­zás la cá­ba­la de que el equi­po pun­te­ro en la se­gun­da fa­se nun­ca es el mo­nar­ca pue­da caer aho­ra con Las Tu­nas. Por si aca­so, les acon­se­jo a to­dos, ga­llos es­pi­ri­tua­nos, azu­ca­re­ros vi­lla­cla­re­ños y ti­gres avi­le­ños (leo­nes in­dus­tria­lis­tas y ca­cho­rros hol­gui­ne­ros se ale­jan pe­li­gro­sa­men­te de los play off) que pre­pa­ren mu­cho fue­go pa­ra que­mar le­ña si quie­ren su­pe­rar a la se­lec­ción más es­ta­ble del cam­peo­na­to, que pien­sa en el tí­tu­lo des­de el pri­mer día y aho­ra que lo tie­nen muy cer­ca no as­pi­ran a de­jar­lo es­ca­par.

El do­lor de apla­zar un Co­lo­quio

La no­ti­cia, por ines­pe­ra­da, no de­jó de ser do­lo­ro­sa­men­te cier­ta. A 48 ho­ras de ce­le­brar­se el II Co­lo­quio Mu­seo y Sa­lón de la Fa­ma del Béis­bol Cu­bano, la Fe­de­ra­ción Cu­ba­na de la dis­ci­pli­na y su di­rec­ción na­cio­nal se reunió con el gru­po de tra­ba­jo or­ga­ni­za­dor del even­to y le in­for­mó su apla­za­mien­to.

Las ra­zo­nes ex­pues­tas en la no­ta ofi­cial emi­ti­da más tar­de eran en­ten­di­bles, com­pren­si­bles y cier­tas tam­bién, so­lo que la me­to­do­lo­gía y el im­pac­to vol­vie­ron a ser cues­tio­na­dos, pues tras sie­te me­ses de la­bor, con de­ce­nas de dis­cu­sio­nes y aná­li­sis, con mu­cha re­tro­ali­men­ta­ción y mo­ti­va­ción de las par­tes y, so­bre to­do, con una es­pe­ran­za so­cial de que vol­ve­ría­mos a te­ner nue­vos exal­ta­dos en es­te re­cin­to mo­ral y es­pi­ri­tual, pa­re­cía una bro­ma de mal gus­to re­tra­sar más tiem­po al­go que el béis­bol cu­bano le de­be a sus pe­lo­te­ros, a su afi­ción y a la cul­tu­ra na­cio­nal.

| fo­to: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.