Cu­ba y Mé­xi­co, her­man­dad a to­da prue­ba

De­cla­ra­cio­nes del em­ba­ja­dor cu­bano en Mé­xi­co so­bre las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses, que se for­ta­le­ce­rán con el nue­vo Go­bierno de Ló­pez Obra­dor

Trabajadores - - PORTADA - | Le­ti­cia Mar­tí­nez Her­nán­dez

Ciu­dad de Mé­xi­co.— A po­cos mi­nu­tos de arri­bar a es­ta agi­ta­da ca­pi­tal pa­ra asis­tir a la to­ma de po­se­sión de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el pre­si­den­te cu­bano, Mi­guel Díaz-Canel Ber­mú­dez, es­cri­bió de pri­sa en su cuen­ta de la red so­cial Twit­ter: “Lle­gan­do a Mé­xi­co en­tra­ña­ble. Aquí su­frió, amó y en­con­tró los me­jo­res ami­gos Mar­tí. Aquí lu­cha­ron y se ama­ron Me­lla y Tina. Aquí Fi­del, Raúl y sus com­pa­ñe­ros ges­ta­ron nues­tra li­ber­tad. Aquí nos han res­pe­ta­do y que­ri­do siem­pre”.

Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués, ya de re­gre­so en la is­la ma­yor del Ca­ri­be, vol­vió a tui­tear: “En vís­pe­ras de otro aniver­sa­rio del arri­bo del ya­te Gran­ma a Las Co­lo­ra­das, par­ti­mos de Mé­xi­co, con la emo­ción de ha­ber asis­ti­do a un ac­to his­tó­ri­co en el co­ra­zón de la fa­mi­lia la­ti­noa­me­ri­ca­na”.

El ad­je­ti­vo es­co­gi­do por el man­da­ta­rio cu­bano pa­ra ca­li­fi­car la to­ma de pro­tes­ta de Ló­pez Obra­dor —así se co­no­ce aquí a la ce­re­mo­nia de cam­bio de go­bierno—, no fue ele­gi­do al azar. Aún re­sue­na el men­sa­je de AMLO a su pue­blo, que lo eli­gió en las ur­nas con ci­fras que su­pe­ran los 30 mi­llo­nes de vo­tos, pa­ra con­ver­tir­lo en el pre­si­den­te más vo­ta­do en la his­to­ria del país.

“A par­tir de aho­ra se lle­va­rá a ca­bo una trans­for­ma­ción pa­cí­fi­ca y or­de­na­da, pe­ro al mis­mo tiem­po pro­fun­da y ra­di­cal, por­que se aca­ba­rá con la co­rrup­ción y con la im­pu­ni­dad que im­pi­den el re­na­ci­mien­to de Mé­xi­co”.

Su to­ma de po­se­sión se con­vir­tió tam­bién en es­pa­cio pa­ra la apues­ta por la uni­dad de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. No por gus­to una de­ce­na de je­fes de Es­ta­do de la re­gión se die­ron ci­ta en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo de San Lá­za­ro. A ellos di­jo: “Mé­xi­co no de­ja­rá de pen­sar en Simón Bo­lí­var y en Jo­sé Mar­tí, quie­nes jun­to con Be­ni­to Juá­rez, si­guen guian­do con sus ejem­plos de pa­trio­tis­mo el ca­mino a se­guir de pue­blos y de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos”.

De ma­ne­ra par­ti­cu­lar se re­fi­rió a Díaz-Canel cuan­do al pre­sen­tar­lo en la ce­re­mo­nia pro­to­co­lar lo nom­bró co­mo Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros de la “her­ma­na Re­pú­bli­ca de Cu­ba”, pa­la­bra que so­nó en­tra­ña­ble an­te aquel au­di­to­rio di­ver­so, en me­dio de un aplau­so tam­bién di­fe­ren­te, qui­zás has­ta cá­li­do.

So­bre esa cer­ca­nía con la Is­la con­ver­só lue­go Gran­ma con el em­ba­ja­dor de Cu­ba en Mé­xi­co, Pe­dro Nú­ñez Mos­que­ra, di­plo­má­ti­co de lar­ga da­ta, aún es­tre­me­ci­do por los acon­te­ci­mien­tos del pri­mer día de di­ciem­bre del 2018.

“En­tre Cu­ba y Mé­xi­co exis­ten pro­fun­das raí­ces his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les que se for­ta­le­cen con la vi­si­ta de nues­tro Pre­si­den­te. No es ca­sua­li­dad que Ló­pez Obra­dor en su to­ma de po­se­sión se ha­ya re­fe­ri­do a Cu­ba co­mo her­ma­na”.

Cuan­do a Be­ni­to Juá­rez lo de­por­tan de Mé­xi­co a Fran­cia, re­cuer­da el em­ba­ja­dor, lo man­dan a Cu­ba pa­ra que es­pe­ra­ra el bar­co que lo lle­va­ría a Eu­ro­pa. An­te la de­mo­ra de la em­bar­ca­ción, el en­ton­ces Ca­pi­tán Ge­ne­ral lo en­vía a Nue­va Or­leans. Allí co­no­ce a los com­pa­ñe­ros de la Jun­ta Pa­trió­ti­ca Cu­ba­na y a quien se­ría su se­cre­ta­rio pri­va­do al ha­cer­se pre­si­den­te de Mé­xi­co, el san­tia­gue­ro Pe­dro San­ta­ci­lia.

“Des­de en­ton­ces, to­dos los cu­ba­nos que a lo lar­go del si­glo XIX y tam­bién del XX que­rían ha­cer Pa­tria ve­nían a es­te país. Aquí es­tu­vie­ron Jo­sé Ma­ría He­re­dia, Mar­tí, Me­lla y Fi­del; de aquí sa­lió el Gran­ma con sus ex­pe­di­cio­na­rios pa­ra li­be­rar de­fi­ni­ti­va­men­te a Cu­ba”.

Son in­ten­sos los la­zos que nos unen, en­rai­za­dos en si­glos de his­to­rias, que hoy se ro­bus­te­cen: “En la ac­tua­li­dad, Mé­xi­co es el se­gun­do so­cio co­mer­cial de Cu­ba en el área de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be”.

Ese in­ter­cam­bio, ase­gu­ró Nú­ñez Mos­que­ra, de­be for­ta­le­cer­se mu­cho más a par­tir de aho­ra. Un ejem­plo de ello es el re­cien­te re­gis­tro del He­ber­prot-P, me­di­ca­men­to cu­bano, no­ve­do­so y úni­co, pres­cri­to pa­ra la te­ra­pia de la úl­ce­ra del pie dia­bé­ti­co, que fue­ra tam­bién in­clui­do en el cua­dro bá­si­co de me­di­ca­men­tos de Mé­xi­co, don­de la dia­be­tes es un fe­nó­meno que gol­pea fuer­te­men­te, con más de 70 mil ampu­tacio­nes al año por ese mo­ti­vo.

A la par de­ben desa­rro­llar­se más las in­ver­sio­nes me­xi­ca­nas en Cu­ba, ase­ve­ró el di­plo­má­ti­co. La pri­me­ra in­ver­sión asen­ta­da en la Zo­na Es­pe­cial de Desa­rro­llo Ma­riel, re­se­ñó, es me­xi­ca­na y exis­ten otras nue­ve en pro­ce­so. Asi­mis­mo, el tu­ris­mo se ha in­cre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te. Es­te año de­be­mos ce­rrar con al­re­de­dor de 160 mil me­xi­ca­nos vi­si­tan­do Cu­ba, “van a un país her­mano, don­de en­cuen­tran no so­lo se­gu­ri­dad, sino tam­bién hos­pi­ta­li­dad y her­man­dad”.

“Creo que las raí­ces his­tó­ri­cas, cul­tu­ra­les, esa re­la­ción de her­ma­nos con el nue­vo go­bierno van a con­ti­nuar me­jo­ran­do. No ten­go du­da de que la elec­ción de Ló­pez Obra­dor abre un ca­mino de es­pe­ran­za pa­ra el pue­blo me­xi­cano y pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Se for­ta­le­ce­rá la in­te­gra­ción por la que abo­gó Mar­tí, la uni­dad en la di­ver­si­dad y tra­ba­ja­re­mos por unir­nos en con­tra de los mu­ros que quie­ren di­vi­dir­nos y de los blo­queos con los que se pre­ten­de as­fi­xiar­nos”. | To­ma­do del periódico Gran­ma

| fo­to: Es­tu­dios Re­vo­lu­ción

Po­co an­tes de re­gre­sar a Cu­ba, Díaz-Canel sos­tu­vo un en­cuen­tro con el nue­vo pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.