Con­vo­ca­to­ria a los ami­gos del mun­do

Trabajadores - - NACIONALES -

El Con­se­jo Na­cio­nal de la CTC apo­ya uná­ni­me­men­te la de­cla­ra­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca que dio por ter­mi­na­da la par­ti­ci­pa­ción cu­ba­na en el Pro­gra­ma Más Mé­di­cos de Bra­sil.

Por es­tos días una re­pre­sen­ta­ción del mo­vi­mien­to sin­di­cal ha es­ta­do pre­sen­te en ca­da lle­ga­da de los vue­los don­de re­tor­nan a la pa­tria los in­te­gran­tes del in­ven­ci­ble ejér­ci­to de ba­tas blan­cas, quie­nes traen en sus co­ra­zo­nes el do­lor de los pa­cien­tes que aho­ra se ven pri­va­dos de la aten­ción es­me­ra­da, el con­tac­to hu­mano y el ca­ri­ño con que han si­do tra­ta­dos, al­gu­nos por pri­me­ra vez en sus vi­das.

Es­ta co­la­bo­ra­ción cu­ba­na que se ex­ten­dió du­ran­te cin­co años, a par­tir de la ini­cia­ti­va de la ex­pre­si­den­ta del Gi­gan­te Su­r­ame­ri­cano Dil­ma Rous­seff, pro­pi­ció que por pri­me­ra vez más de 700 mu­ni­ci­pios tu­vie­ran un mé­di­co; mé­di­co cu­bano.

No obs­tan­te es­ta no­ble la­bor por la sa­lud de los po­bla­do­res más des­fa­vo­re­ci­dos de esa na­ción, se ha vis­to in­te­rrum­pi­da por la ac­ti­tud des­pec­ti­va y ame­na­zan­te del pre­si­den­te elec­to de Bra­sil Jair Bolsonaro, quien ha cues­tio­na­do la pro­fe­sio­na­li­dad de nues­tros mé­di­cos, re­co­no­ci­da no so­lo in­ter­na­cio­nal­men­te sino por sus pro­pios con­ciu­da­da­nos.

Los ga­le­nos cu­ba­nos han ga­na­do la ad­mi­ra­ción del mun­do por su con­tri­bu­ción a la sa­lud du­ran­te 55 años en 164 na­cio­nes, a ve­ces en con­di­cio­nes de gran ries­go co­mo lo hi­cie­ron en la lu­cha con­tra el ébo­la en Áfri­ca y el có­le­ra en Hai­tí.

Al­gu­nos de los que la­bo­ra­ron en Bra­sil acu­mu­la­ban ex­pe­rien­cia de más de una mi­sión y te­nían más de una es­pe­cia­li­dad. ¿Có­mo en­ton­ces cues­tio­nar su pre­pa­ra­ción e im­po­ner­les con­di­cio­nes inacep­ta­bles pa­ra con­ti­nuar en sue­lo bra­si­le­ño?

Bolsonaro no pien­sa en las per­so­nas de me­nos re­cur­sos que aho­ra ca­re­ce­rán de un ser­vi­cio que la in­men­sa ma­yo­ría de ellos es­tá im­po­si­bi­li­ta­da de pa­gar. El pre­si­den­te elec­to no tie­ne de­re­cho a ju­gar con la vi­da de su pue­blo.

Es­ta de­cla­ra­ción con­vo­ca a los ami­gos en to­das par­tes del or­be a des­en­mas­ca­rar tan su­cia ma­nio­bra que pre­ten­de des­acre­di­tar y des­pres­ti­giar a la sa­lud pú­bli­ca cu­ba­na y los ex­hor­ta a di­fun­dir por to­das las vías co­mu­ni­ca­cio­na­les po­si­bles la la­bor que du­ran­te dé­ca­das ha des­ple­ga­do Cu­ba en es­te cam­po y par­ti­cu­lar­men­te la ac­tua­ción de sus ga­le­nos en Bra­sil.

No hay oro del mun­do que pa­gue años de la­bor en con­di­cio­nes di­fí­ci­les, ale­ja­dos de la fa­mi­lia, ni que com­pre el al­truis­mo, la ge­ne­ro­si­dad y la la­bo­rio­si­dad de­mos­tra­dos por nues­tros tra­ba­ja­do­res en ca­da una de las mi­sio­nes cum­pli­das a lo lar­go de más de cin­co dé­ca­das. Son esos ga­le­nos que to­can a los pa­cien­tes, les mi­ran a los ojos, les echan el bra­zo so­bre los hom­bros, con­vi­ven con ellos, se preo­cu­pan por sus vi­das. Su re­com­pen­sa ma­yor son las exis­ten­cias sal­va­das, las son­ri­sas de quie­nes gra­cias a ellos han sen­ti­do ali­vio o so­lu­ción a sus do­len­cias.

Hoy re­ci­ben en la pa­tria el re­co­no­ci­mien­to de su pue­blo que los aco­ge de nue­vo en­tre sus bra­zos, or­gu­llo­so de su desem­pe­ño.

A ese abra­zo se su­ma la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba.

| fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.