Al por­tua­rio hay que ha­blar­le mi­rán­do­lo de fren­te

Trabajadores - - NACIONALES - | Ga­bino Man­gue­la Díaz

Ase­gu­ra Gua­na­ba­coa, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to en el puer­to de La Habana y de­le­ga­do al XXI Con­gre­so de la CTC

Ha­bla con el de­jo pe­cu­liar del “am­bien­te”. Na­die lo lla­ma por Sil­ve­rio. To­dos lo co­no­cen por Gua­na­ba­coa, des­de que en 1976 se ini­ció co­mo es­ti­ba­dor en el puer­to de La Habana. Es di­ri­gen­te sin­di­cal des­de 1996, y dos años des­pués co­men­zó a di­ri­gir los des­ti­nos de la or­ga­ni­za­ción en un lu­gar al que mu­chos con­si­de­ran “com­pli­ca­do”. Hoy se ufa­na por ser de­le­ga­do al XXI Con­gre­so de la CTC, “por re­pre­sen­tar a mis tra­ba­ja­do­res”, ase­gu­ra.

“Na­da de ba­jo mun­do. A los tra­ba­ja­do­res del puer­to hay que ha­blar­les de fren­te, mi­rán­do­les a los ojos, sin in­ven­tar na­da, sin pro­me­ter lo que tú no tie­nes. Us­ted no pue­de ha­cer­se el ‘fino’ y tie­ne que tra­tar­los co­mo son. Esa es la úni­ca for­ma de res­pe­tar­los, y yo los res­pe­to. Si tú le di­ces al­go mal, se­gu­ri­to que ellos te di­cen: ‘oye, no sir­vió’. Es que el por­tua­rio ‘te la ti­ra por ahí’, co­mo de­ci­mos aquí”.

Gua­na­ba­coa lla­ma la aten­ción en cual­quier reunión sin­di­cal, del ni­vel que sea. Se ha­ce res­pe­tar. Tie­ne la fa­cul­tad de con­ven­cer, pues ha­bla con apa­sio­na­mien­to, sin me­dias tintas. El sá­ba­do úl­ti­mo se ga­nó el aplau­so de los asis­ten­tes a la Con­fe­ren­cia Pro­vin­cial de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba en La Habana.

“La eco­no­mía es­tá per­dien­do mu­cho di­ne­ro y no­so­tros de­ja­mos de ga­nar un ma­yor sa­la­rio; to­do ello por asun­tos que más tie­nen que ver con la or­ga­ni­za­ción. Fí­jen­se us­te­des que hoy la eco­no­mía cu­ba­na tie­ne que ero­gar 12 o 13 mi­llo­nes de dó­la­res al año por so­bre­es­ta­día. No pue­de dar­se el ca­so de que arri­ben en un mis­mo mo­men­to más bu­ques que los que po­de­mos des­car­gar.

“Si no po­de­mos pa­gar, el bar­co no des­car­ga y co­bra por es­ta­día. A lo que se unen las di­fi­cul­ta­des con el al­ma­ce­na­je. Por to­do ello hay que pro­fun­di­zar en la pla­ni­fi­ca­ción, en la or­ga­ni­za­ción y de­cir­les con cla­ri­dad a los tra­ba­ja­do­res lo que hay.

“Mi­ren, di­jo, mu­cha gen­te cría puer­cos y dan cual­quier co­sa por una la­ta del sub­pro­duc­to de la ha­ri­na, y en el puer­to co­men­za­ron a sur­gir nue­vos ‘nin­jas’. El Par­ti­do ha­bló con no­so­tros y to­dos, los aba­kuá, los re­li­gio­sos, los tra­ba­ja­do­res, nos pu­si­mos pa’las co­sas y en­tre to­dos aca­ba­mos con el ro­bo. Ese es mi co­lec­ti­vo de tra­ba­jo”.

| fo­to: Isa­bel Agui­le­ra Agui­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.